Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

El Gobierno de Sudán ha adoptado una serie de reformas económicas en los últimos años, dentro de las cuales se incluyen las relacionadas con la importación y exportación.

Los importadores y exportadores sudaneses deben estar inscritos en el Registro de Importadores y Exportadores.

Sudán no aplica ningún tipo de restricción cuantitativa a las importaciones. Hay libertad de importación de bienes, salvo para aquellos productos que están prohibidos por el Islam: bebidas alcohólicas, narcóticos y productos relacionados con el juego. Asimismo está prohibida la importación de armas y municiones.

Sin embargo, tras la secesión del Sur, y debido a la falta de divisas en Sudán por no percibir ya ingresos del petróleo, el Gobierno Sudanés ha hecho unos listados de productos que no se consideran esenciales y para los cuales no habrá divisas disponibles, de forma que no se podrán importar por el momento. En realidad no está prohibida su importación, pero de hecho ésta no es posible. Los productos incluidos en la lista son:

-         muebles

-         animales vivos que no sean pollos, vacas o cabras destinados a la cría

-         bebidas

-         carne fresca o congelada

-         pescado

-         productos de pastelería

-         vehículos de segunda mano, según la decisión 274 de 26 de septiembre de 2010

-         pinturas

-         melazas

-         pasta y almidón derivado de la harina

-         cueros y pieles

-         seda

-         flores artificiales y plumas

-         paraguas y bastones

-         manufacturas de paja y caña

-         lácteos y huevos (excepto leche en polvo)

-         manufacturas de plástico

-         plantas, árboles y flores, con excepción de las plantas de semillero

-         otros productos de origen animal

Sólo en el caso de exportaciones por las que no existen pagos registrados se debe solicitar una licencia de exportación, que es emitida por el Ministerio de Comercio Exterior y el Banco Central. El contrato de venta debe ser sellado por el Ministerio de Comercio Exterior.

Por otro lado, existe un embargo americano que establece que no se podrán exportar bienes que total o parcialmente tengan origen estadounidense. Las empresas que incumplan este embargo podrían ser sancionadas en EE.UU., salvo en las operaciones con el sur de Sudán y con el sector privado sudanés.

Dicho embargo complica los pagos a los exportadores europeos, se bloquean las transferencias bancarias desde y hacia Europa - con excepción de las que tengan por banco sudanés de referencia al Bank of Khatoum, que ha sido liberado recientemente del embargo norteamericano- . En general, las cartas de crédito tienen que abrirse en bancos libaneses, egipcios, saudíes o países del Golfo Pérsico y no funcionan las tarjetas de crédito en el país. A continuación se presenta un ejemplo de operación con Sudán a través de un banco libanés:

“Por la presente, solicito una transferencia a la corriente en el Byblos Bank of ***** con los datos que a continuación cito:

-         Cuenta de Cargo: **********

-         Titular: *******

-         Importe: xxxxx euros

-         Código Swift: BYBLOS BANK (SAL)

-         Byblos Tower, Elias Sarkis Ave.

     Beirut. Lebanon.

-         Cuenta: 1000165789002

-         SWIFT: BYBALBBX

CONCEPTO: TRANSFER TO (Nº CUENTA SUDÁN) NOMBRE DEL TITULAR”

MUY IMPORTANTE: El concepto es básico para hacer seguir los fondos a su destino. En ningún caso poner en ningún campo de la transferencia referencia alguna a JARTUM o SUDAN.

Asimismo, la Unión Europea tiene impuesto un embargo de armas a Sudán desde 1994 y mantiene suspendida toda asistencia técnica y financiera, exceptuando los casos de ayuda humanitaria.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

Además del pago de los aranceles fijados para la importación, que oscilan entre el 0% y el 40%, se añade una tasa de entre el 5 y el 150% a 122 productos. Se aplica un 10% adicional sobre el valor CIF y otras tasas en concepto de impuesto sobre el consumo. Las medicinas están exentas del pago de este 10% y productos como el café, té, leche en polvo y envases y embalajes para la industria tabaquera y petrolera están sujetos sólo a un 2%.

Las exportaciones también están gravadas por impuestos ad valorem sobre el valor FAS. Productos como la goma arábiga y el algodón soportan un 10%, mientras que el resto de productos pagan un 5%. Se añade a estas tasas un 1,2% por el uso del muelle del puerto.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

Las empresas españolas que intentan exportar a Sudán se enfrentan principalmente a problemas de consecución de financiación y de riesgo país. Este último obstáculo se ve intensificado desde el cese del gobierno de Omar al-Bashir, que ha derivado en un periodo de incertidumbre política y económica a falta de un relevo en el poder.

Tras la secesión del Sur, y debido a la acuciante falta de divisas, el Gobierno sudanés estableció unos listados de productos que no se consideraban esenciales y para cuya importación no se concedían divisas. En realidad, no estaba explícitamente prohibida su importación, pero de facto esta no era posible. La mayor parte de los productos incluidos en la lista eran agroalimentarios y de consumo (bebidas, carne, pescado, muebles o cueros se encuentran entre los productos incluidos; los vehículos de segunda mano también se han visto afectados).

En años posteriores, el Gobierno Sudanés ha seguido con esta política de restricción de importaciones, de forma que, a día de hoy, todas las operaciones de importación tienen que contar con la autorización del Banco Central Sudanés (BCS). Se trata de una medida que forma parte de la estrategia gubernamental para luchar contra la escasez de divisas que sufre el país, ante la caída de las reservas de divisa del BCS.

Además, el 7 de diciembre de 2017 se aprobó la Decisión Ministerial de prohibición temporal de la importación de 19 productos. En virtud de esta Decisión, el Ministerio de Comercio prohibió temporalmente la importación de los siguientes 19 productos: productos cárnicos, ganado, productos lácteos (excepto leche desnatada en polvo y leche para niños), todo tipo de zumos, salsa de sésamo (tahina), pescado, fruta, verduras y hortalizas, productos de cacao, pasta (espagueti, macarrones, etc.), aceite comestible, flores artificiales, productos relacionados con las uñas, productos relacionados con juegos y entretenimiento, pájaros, flores y plantas, sombrillas y paraguas, detergentes para limpiar ropa y colchones esponjosos. Posteriormente, a finales de 2018 se derogó esta Decisión Ministerial y los únicos productos cuya importación está prohibida son armas, bebidas alcohólicas y drogas. 

Por otro lado, existen una serie de productos prioritarios para la importación, en particular gasolinas, trigo, azúcar y medicinas. 

Las aduanas sudanesas son extremadamente arbitrarias, y con cierta frecuencia no aplican el tipo arancelario que correspondería, por ello es importante contar con un importador que domine el medio.

A pesar del levantamiento de las sanciones en 2017 siguen existiendo problemas en relación con los pagos a los exportadores europeos, ya que se bloquean las transferencias bancarias con Europa (con excepción de las que se dirijan al Bank of Khartum), de forma que las cartas de crédito tienen que abrirse en bancos libaneses, egipcios, saudíes o de países del Golfo Pérsico y no funcionan las tarjetas de crédito. Los acuerdos de corresponsalía entre bancos europeos y sudaneses siguen siendo muy escasos, solo los hay con algunos bancos alemanes, franceses e italianos. Hoy en día, los empresarios sudaneses generalmente realizan sus pagos a los exportadores europeos por medio de un sistema de triangulación de pagos a través de determinados países árabes (Arabia Saudí, Qatar, países del Golfo, Líbano, etc.).

Los importadores sudaneses deben estar inscritos en el Registro de Importadores. No se necesitan licencias de importación y normalmente se exigen certificados de origen. Las importaciones de determinados productos están prohibidas por razones religiosas (bebidas alcohólicas, productos del cerdo, etc.).

La falta de divisas que tienen los importadores se agravó desde que en abril de 2011 se obligó a los exportadores (que también son las empresas que importan) a vender las divisas obtenidas por operaciones de exportación a bancos locales al tipo de cambio oficial.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación