Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

No existen importantes barreras no arancelarias al comercio en El Salvador, aunque sí existen algunos requisitos que cumplir para la importación de determinados productos.

En cuanto a la reglamentación del comercio exterior, independientemente de su origen, las importaciones están sujetas al pago de impuestos internos, en particular, un impuesto al valor agregado (IVA) del 13%, aplicable al valor "Cost, Insurance and Freight" ( CIF) de las mercancías importadas. Además, varios productos como las bebidas alcohólicas, el cemento y los vehículos, están sujetos a impuestos específicos al consumo.

Todos los importadores deben registrarse y obtener una licencia de importador otorgada por el Ministerio de Economía.

Para obtener la Tarjeta de Registro de Importador se ha de presentar el formulario F-210 debidamente cumplimentado y con el comprobante de pago de los derechos en el Ministerio de Economía. Allí le entregarán una tarjeta NIT (Número de Identificación Tributaria) de importador.

Para exportar fuera del área centroamericana también es necesario tener un número de registro. Este se obtiene en el Ministerio de Economía previa presentación del formulario "Tarjeta de Registro de Exportador" debidamente cumplimentado, original y fotocopia del carnet del Número de Identificación Tributaria (NIT) normal, original y fotocopia de las Cédulas de identidad Personal o pasaporte, original y carnet de contribuyente IVA, original y original y fotocopia de la escritura de constitución de la empresa y poder en donde aparezca la representación legal de la empresa, en el caso de solicitar el registro una empresa.

Los importadores y distribuidores de productos alimenticios deben registrarse y obtener una licencia sanitaria del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, Departamento de higiene de los alimentos.

Para la importación de animales vivos, productos y subproductos de origen animal y de alimentos preparados para animales, es necesaria autorización que se tramita en la Dirección General de Sanidad Vegetal y Animal del Ministerio de Agricultura y Ganadería.

La importación de productos frescos de orígenes vegetales y sucedáneos necesita el permiso fitosanitario para la importación de vegetales, productos, subproductos y semillas el Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Para la distribución de cualquier producto alimenticio y bebidas, se necesita haber obtenido previamente el registro sanitario de cada uno de los productos en las diferentes presentaciones, en la Sección de Higiene de los alimentos del Departamento de Saneamiento Ambiental, Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social.

La distribución de medicamentos o de productos de higiene personal y tocador, preparaciones de perfumería de tocador o de cosmética, jabón y preparaciones para lavar o de plaguicidas de uso casero y repelentes, es necesario el correspondiente registro en la Junta de Vigilancia de la Profesión Químico Farmacéutica. Este es el mismo trámite que tienen que seguir los productos químicos radiactivos e isótopos radiactivos y residuos que contengan estos productos.

Los medicamentos de uso veterinario necesitan un registro sanitario en la Dirección General de Sanidad Vegetal y Animal del Ministerio de Agricultura y Ganadería.

La importación de agroquímicos, materia prima para formular abonos o fertilizantes, materia prima para formular plaguicidas, también requiere de registro previo de la empresa importadora ante la Dirección General de Sanidad Vegetal y Animal del Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Los productos como pólvora y explosivos y artículos de pirotecnia, y armas y municiones y sus partes, requieren un permiso de importación del Ministerio de Defensa.

La madera también precisa de un permiso de importación expedido por la Dirección General de Sanidad Vegetal y Animal del Ministerio de Agricultura y Ganadería.

En la práctica, la importación al país de cualquier mercancía procedente de cualquier lugar del mundo exige dos documentos, la factura comercial y el documento de embarque legalizados por la Embajada de El Salvador en el país de origen de la mercancía.

Para la tramitación de la importación se requieren los servicios de un agente de aduanas en El Salvador. Las importaciones antes de pasar por aduanas, se almacenarán en un Depósito Aduanal y para poder ser distribuidos en el país se requiere la tramitación de la declaración aduanera de importación y el pago de los derechos arancelarios correspondientes.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

El Salvador aplica aranceles preferenciales a los países del Mecado Común Centroamericano (MCCA) Estados Unidos, México, República Dominicana, Panamá y Chile.

El proceso de integración centroamericana en el marco del Mercado Común Centroamericano (MCCA) ha sufrido múltiples altibajos de acuerdo con las dificultades de los países miembros para avanzar en la integración, los presidentes del Triángulo Norte de Centroamérica, Guatemala, Honduras y El Salvador, suscribieron en el 2000 un acuerdo que facilitase el control aduanero, movimientos de capital y aspectos sanitarios entre los firmantes.

Los cinco países miembros de la integración económica han desarrollado una zona de libre comercio y disponen de un Arancel Externo Común para el 94% de las Partidas Arancelarias. Los cinco países que forman el Subsistema de Integración Económica han establecido un Área de Libre Comercio casi total, al haber eliminado los aranceles aplicados sobre el comercio intrazona a una gran mayoría de productos, quedando como única excepción general al libre comercio el azúcar y el café (para los que se permite la fijación de aranceles entre los cinco países), y otras excepciones de algún país respecto de los demás. La apertura comercial unilateral en el marco del Mercado Común Centroamericano implicó la eliminación total, desde el 1 de enero de 2000, de los aranceles a la importación para las materias primas y los bienes de capital y la imposición casi generalizada de un arancel de importación techo del 15% para bienes de consumo final, con la excepción de una serie de limitaciones a la importación de ciertos bienes y servicios (combustible, asfalto, cemento, textiles, azúcar, productos lácteos, carne, vino). De esta forma, el arancel promedio actual resultante es del 7,5% pero persisten las crestas arancelarias.

En cuanto a la Nomenclatura Arancelaria Común, Centroamérica ha avanzado sustancialmente en la consecución de un Arancel Exterior Común: La nomenclatura es ya común excepto en el sector vehículos.

Igualmente, los derechos arancelarios se están unificando, la armonización arancelaria alcanza al 94 % del universo arancelario. Aparte del sector automovilístico quedan pendientes los Productos Agrícolas, Medicamentos, Textil y excepciones de otros capítulos.

Los tres países del norte están trabajando más rápidamente para hacer realidad la Unión Aduanera de forma que desde 2004 se han creado, a los efectos de coordinar y simplificar los procedimientos aduaneros, cuatro aduanas integradas, Las Chinamas, El Amatillo, El Poy y Guasaule.

Además, se ha logrado el reconocimiento mutuo del registro sanitario para alimentos procesados y originarios de los países de la Región, y para medicamentos; y se ha avanzado en la homologación de productos sanitarios y fitosanitarios, así como de importación y distribución de hidrocarburos.

Igualmente, se han identificado los impuestos que deben ser armonizados, tanto en las importaciones como en las transacciones intrarregionales y ya se ha aprobado el mecanismo de recaudación y distribución de los ingresos.

El Salvador tiene Tratados de Libre Comercio con diferentes países, entre ellos México, Chile, República Dominicana y Panamá y, junto con los demás países centroamericanos y la República Dominicana, ha negociado un Tratado de Libre Comercio con EE.UU., el CAFTA, en vigor desde 2006. Los últimos TLCs los ha firmado con Colombia y con Taiwán. Igualmente cuenta desde el 1 de octubre de 2013 con un Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea lo que implica la creación de una Zona de Libre Comercio y en paralelo negocia otro TLC con el Comunidad del Caribe. Asimismo, El Salvador, se encuentra en fase de adhesión a Petrocaribe.

Con un arancel medio del 7,5%, resultado del proceso de reducción de aranceles para todos los productos, que se completó el 1 de enero de 2000 y en el que se imponen muy pocas limitaciones a las importaciones de bienes y servicios (combustible, asfalto, textiles, azúcar), El Salvador mantiene un régimen principalmente liberal de acceso a los mercados para las mercancías. Los aranceles constituyen el principal instrumento de la protección en frontera. El tipo Nación Más Favorecida medio aplicado es el 7,4%; el promedio de los productos no agrícolas es el 6,7%, mientras que el de los productos agrícolas es del 12%. La estructura arancelaria se caracteriza por una progresividad significativa. Todos los aranceles están consolidados; la mayoría están consolidados en un tipo máximo del 40 %, por lo cual hay una gran disparidad entre los tipos aplicados y los consolidados que puede perjudicar la previsibilidad de las condiciones de acceso a los mercados. Sin embargo, todavía son necesarios esfuerzos para clarificar el régimen de inversiones, el refuerzo de la política de defensa de la competencia y mejorar la aplicación de la legislación en cuanto a contrataciones del Estado con empresas extranjeras y una mayor protección de los derechos de propiedad intelectual.

Se espera que con el Acuerdo de Asociación suscrito entre la Unión Europea y Centroamérica, en vigor desde el 1 de octubre de 2013, se garantice el libre tránsito de los productos a través del istmo y que estos paguen un único arancel a su entrada en la región, y no tarifas diferentes en cada uno de los países.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

El marco legal básico en lo concerniente a normalización, certificación, verificación y metrología es la Ley del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y el Acuerdo sobre Barreras Técnicas al Comercio de la OMC. El Salvador también ha suscrito el Código de Buenas Prácticas de la OMC en esta materia. Además, en lo que se refiere a comercio regional, El Salvador aplica el Reglamento Centroamericano de Medidas de Normalización, Metrología y Procedimientos de Autorización.

Dentro del CONACYT, el Centro Nacional de Normas es el organismo responsable de coordinar las actividades con otras instituciones para la elaboración y adopción de normas técnicas nacionales; proponer las normas técnicas nacionales, para su aprobación por el Ejecutivo por medio del Ministro de Economía; velar por el cumplimiento de las normas técnicas nacionales; constituir los Comités Técnicos para el estudio, elaboración y modificación de normas técnicas oficiales y coordinar sus actividades; acreditar y llevar registros de los laboratorios acreditados; y colaborar con entidades del país y de otros países así como con otras instituciones internacionales relacionadas.

La legislación salvadoreña define dos tipos de normas: las normas salvadoreñas obligatorias (NSO) y las normas salvadoreñas recomendadas (NSR). Las NSO incluyen: las normas que rigen el Sistema Internacional de Unidades; las que se refieren a materiales, procedimientos, productos y servicios que puedan afectar a la vida, la seguridad y la integridad de las personas, de otros organismos vivos y las relacionadas con la protección del medio ambiente; y las que se establezcan por considerar el Ejecutivo que convienen a la economía o son de interés público.

Las NSR se refieren a las normas de materiales, procedimientos, productos y servicios no cubiertos por una NSO; son optativas en las negociaciones privadas, pero tienen carácter obligatorio en todas las adquisiciones de bienes y servicios, efectuadas por las entidades estatales, autónomas o descentralizadas, en las cuales tanto el proveedor como los responsables de la compra, quedan obligados a su aplicación. Por ley, el CONACYT debe procurar que las normas adoptadas se puedan armonizar, coordinar y unificar, principalmente con las de los demás países centroamericanos, a fin de facilitar el intercambio comercial; además, en cumplimiento de los objetivos del programa de Integración Económica Centroamericana y la realización del Mercado Común, debe esforzarse para que dichas normas se armonicen con las de otros países, aparte de los centroamericanos.

La Junta Directiva de CONACYT es la entidad responsable de crear los Comités Técnicos de Normalización encargados del estudio y elaboración de proyectos de NSO y NSR. Los Comités están integrados por representantes del Gobierno y cualquier otro sector interesado en la norma específica que se ha de desarrollar.

Los productos importados a El Salvador no requieren un certificado de cumplimiento con las NSO. La verificación del cumplimiento de dichos productos con las NSO se realiza al azar.

La categoría de la Clasificación Internacional de Normas (ICS) con el mayor número de NSO es tecnología de los alimentos. Le siguen tecnología petrolera y agricultura. El resto pertenece a las siguientes categorías: generalidades, medio ambiente y protección de la salud, metrología y mediciones, sistemas mecánicos y componentes, sistemas fluidos y componentes, tecnología textil y del cuero, industria de la confección y tecnología química.

El centro Nacional de Normas cuenta con el catálogo de las Normas Salvadoreñas (NSR y NSO), y las normas internacionales International Standarization Organization (ISO) y Codex. Además, dispone del catálogo de los laboratorios acreditados en El Salvador.

En materia de acreditación, El Salvador pertenece al IAAC (Cooperación Interamericana de Acreditación) y al ILAC (Acreditación Internacional de Laboratorios). Con respecto a la acreditación, el CONACYT ha acreditado 12 laboratorios. Cada laboratorio está acreditado para una serie de pruebas específicas. Por ejemplo, el único laboratorio acreditado para realizar análisis de plaguicidas es el laboratorio del Ministerio de Agricultura.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

Hasta ahora, no ha habido obstáculos graves de acceso al mercado y no existen contenciosos comerciales de importancia con El Salvador. Sin embargo hay que señalar que algunas empresas españolas han encontrado dificultades a la hora de introducir su mercancía en el país, debido fundamentalmente a una aplicación errónea de la normativa aduanera y de la normativa fitosanitaria, causando perjuicios económicos por los retrasos.

También puede mencionarse que hay una creciente percepción por parte de la empresas participantes en licitaciones públicas de falta de transparencia en el desarrollo de las mismas, en cuanto a los criterios seguidos por sus autoridades no sólo en la adjudicación, sino también en lo relativo a la ejecución de los contratos adjudicados, y en una incorrecta aplicación del Convenio de Doble Imposición.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

Al ser El Salvador miembro de la Organización Mundial de Comercio (OMC) tuvo que cambiar todos los obstáculos no arancelarios por aranceles. Según la OMC El Salvador cuenta con 11 contingentes arancelarios. Si bien se recomienda visitar el sitio web de aduanas a este respecto o bien a través del siguiente link:

http://www.transparenciafiscal.gob.sv/downloads/pdf/DC9271_DACG_002-2015.pdf 

Hasta ahora, no ha habido obstáculos graves de acceso al mercado ni tenemos contenciosos comerciales de importancia con El Salvador. Existen problemas puntuales derivados de la exigencia errática del cumplimiento de normas sanitarias o fitosanitarias. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación