Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

El régimen de comercio exterior que predomina en Serbia es el de libre importación y exportación de bienes, con excepciones para ciertas mercancías (p.ej. armas o sustancias nocivas) que requieren autorizaciones especiales. La normativa está en su mayor armonizada con la Organización Mundial del Comercio (OMC), pese a que Serbia todavía no es estado miembro de dicha organización, así como con la normativa de la Unión Europea en virtud del Acuerdo interino y del Acuerdo de Estabilización y Asociación de 2008. La nomenclatura arancelaria que utiliza Serbia está recogida en la Ley de Aduanas de 1992 y sus modificaciones posteriores y se encuentra alineada con el Sistema Armonizado de la OMC y con la Nomenclatura Combinada (TARIC) de la Unión Europea, La última actualización de las tarifas aduaneras se aprobó a finales de 2015 para su aplicación en 2016 y hace especial hincapié en la clasificación de bienes para su importación en Serbia y en los procedimientos aduaneros específicos para determinados tipos de bienes.Además, la administración de aduanas inició el 25 de enero de 2015 la aplicación nacional total del sistema de tránsito informatizado. La regulación básica de las operaciones aduaneras se encuentra en las normas y reglamentos siguientes:

  • Ley de Comercio Exterior de 2009 y sus modificaciones posteriores (Zakon o Spoljnotrgovinskom Poslovanju).
  • Ley de Aduanas de 1992 (Carinski Zakon),  modificada en 2003 y 2006. Dejó de aplicarse en 2010, salvo los artículos 252 a 329. Se basa en la nomenclatura de la Convención sobre Armonización y en la nomenclatura de la Unión Europea y recoge 8.545 posiciones arancelarias.
  • Ley de Aranceles de Aduanas de 2005 y sus modificaciones posteriores.

Es muy importante para el importador comprobar si las mercancías pueden beneficiarse de alguno de los acuerdos de preferencias comerciales suscritos por Serbia (p.ej. Acuerdo interino y Acuerdo de Estabilización y Asociación con la Unión Europea), ya que estos acuerdos suelen establecer reducciones o exenciones arancelarias y otras ventajas aduaneras, aunque puede haber restricciones para algunos bienes según las cantidades importadas. Las mercancías que entran o salen del territorio aduanero de Serbia están sujetas a vigilancia aduanera y a las medidas aduaneras de verificación que puedan establecer las autoridades. La entidad responsable del control aduanero es la Administración Aduanera (www.carina.rs), organización dependiente del Ministerio de Finanzas que autoriza las operaciones de importación. La tramitación de las importaciones ante la Administración aduanera puede realizarla directamente el importador (persona jurídica o natural a quien van dirigidas las mercancías) o un agente de aduanas especializado en la realización de este trámite, que podrá actuar en nombre y por cuenta del importador (representación directa) o en nombre propio (representación indirecta). El agente de aduanas deberá tener su sede o residencia en Serbia, excepto en caso de mercancías en tránsito o de  importación temporal. Dependiendo de la mercancía en cuestión la tramitación puede requerir una mayor o menor carga administrativa, de ahí que muchas empresas utilicen agentes de aduanas para sus importaciones. La tramitación requiere presentar los documentos siguientes:

  • Documento Único Administrativo (DUA): a la entrada de las mercancías debe presentarse una declaración resumida o declaración de tránsito para el almacenamiento temporal de las mercancías, lo cual puede hacerse por escrito o por medios electrónicos mediante un Documento Único Administrativo similar al utilizado en la Unión Europea. En Serbia todavía no es posible presentar la declaración previamente al embarque de la mercancía. Este documento tiene que estar firmado y contener toda la información necesaria para la aplicación de las normas que regulan la importación de la mercancía en cuestión.
  • Factura de compraventa: es la base para la valoración de la mercancía y el establecimiento, en su caso, de los aranceles, accisas e impuestos aplicables.
  • Documento de transporte: será la específica en función de la forma de expedición y transporte de la mercancía (aérea, marítima, terrestre, etc.).
  • Certificado de tramitación electrónica. Aprobación para presentar declaraciones de aduana en forma electrónica a través del Sistema de Información de la Dirección General de Aduanas (SICS).
  • Documento de registro de la compañía. La normativa local exige a las empresas que quieran acceder al mercado serbio, que se registren en su territorio.
  • Certificado de origen: no es un documento obligatorio, pero sí es de importancia esencial para el importador, ya que indica el posible origen preferencial de las mercancías y por lo tanto reduce los costes de despacho de aduana. El certificado de origen debe ser emitido por la autoridad competente del país de origen de las mercancías.
  • Certificado veterinario o fitosanitario (para productos agrícolas): es un documento obligatorio que debe acompañar a los productos de origen vegetal o animal así como para la entrada de fertilizantes. Además, los exportadores de productos de origen animal y animales de la UE, deben estar registrados en el TRACES (ec.europa.eu)
  • Certificado de análisis de radioactividad. Desde septiembre de 2015 se exige en relación con la inspección de las mercancías que contienen radionucleidos para ser importados en Serbia.
  • Licencia de importación (para productos sometidos a cuota): la importación de ciertos tipos de bienes, normalmente bienes agrícolas y alimentos, requiere una licencia de importación debido a su naturaleza específica.
  • Licencias para la importación de equipo armamentístico y militar. El permiso ha de ser otorgado por el Ministerio de Defensa.

En general, todos los documentos tienen que ser enviados al mismo tiempo que los bienes que se quieren importar en Serbia y deben presentarse en la misma oficina donde se encuentra la mercancía. En casos excepcionales puede permitirse que se envíe la documentación antes que la mercancía y se da un plazo de 3 días para el envío de esta. Si no se cumple se entiende que la documentación enviada en primer lugar no ha sido entregada. Una vez recibidos todos estos documentos, la Administración Aduanera emitirá una declaración arancelaria y un certificado para el pago de aranceles, en su caso, por parte del importador. El pago de aranceles deberá realizarse en los ocho días siguientes a este trámite. Una vez realizado por el importador el pago de aranceles y presentada por el importador prueba del mismo mediante la aplicación telemática de la Administración Aduanera, las mercancías quedan liberadas y adquieren la condición de bienes nacionales, quedando en libre circulación en el territorio aduanero de Serbia. En caso de controversias sobre el procedimiento aduanero, el operador puede interponer recurso de alzada ante la Comisión de Apelaciones de la Administración Aduanera. La decisión del órgano de apelación debe publicarse en un plazo máximo de 30 días y es recurrible ante los tribunales administrativos de Serbia, de conformidad con la Ley de Disputas Administrativas (BO 111/2009).

La Administración Aduanera está desarrollando un procedimiento aduanero simplificado que permite a las empresas operadoras agilizar los plazos de expedición de mercancías, con un menor coste de tramitación. Este procedimiento permite a los operadores previamente autorizados llevar a cabo el despacho aduanero mediante la presentación de factura y en las instalaciones del expedidor o destinatario. Para beneficiarse de este procedimiento, en primer lugar debe obtenerse la condición de operador económico autorizado (authorized economic operator, AEO) en cualquiera de sus modalidades; AEO-C para la simplificación aduanera; AEO-M para los procedimientos de seguridad y salubridad; y AEO-P, que combina los dos anteriores. Para registrarse como operador económico autorizado, deben cumplirse los requisitos siguientes: estar domiciliado en el territorio aduanero de Serbia, movitar una justificación económica para el uso del procedimiento, remitir la documentación aduanera por vía electrónica, presentar registro electrónico de mercancías, cumplir estrictamente la normativa de transporte de mercancías, y elaborar instrucciones sobre el establecimiento de vehículos de transporte para inspección aduanera, entre otras. (CORD, Streamlining Customs Procedures, julio 2016).

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

Aranceles aduaneros. De acuerdo con la normativa en vigor, los derechos de aduana o aranceles aduaneros se calculan en base al valor en aduana de los bienes importados. Serbia aplica reglas de valoración de aceptación internacional, como por ejemplo las del Acuerdo General de Comercio de Bienes de la OMC, que han sido traspuestas a la legislación nacional. En general, los derechos de aduana son el resultado de aplicar los tipos previstos en la Ley de Aranceles Aduaneros  al valor de los bienes (ad valorem). Los tipos arancelarios van del 0% al 57,6%, según el producto en cuestión: los mayores aranceles se aplican a los bienes considerados sensibles (productos agrícolas, cueros, mobiliario, textiles y aparatos eléctricos), mientras que son reducidos para las materias primas y productos semiterminados (aluminio, hilados, metalurgia, etc.). El arancel se incrementa en un 70% para los países que no disfrutan de cláusula de nación más favorecida por no tener acuerdos bilaterales de ningún tipo con Serbia, si bien en la práctica esto sólo afecta a Taiwán. En virtud del Acuerdo interino y del Acuerdo de Estabilización y Asociación de 2008, Serbia ha levantado los aranceles a la mayor parte de los bienes originarios de la Unión Europea, con algunas excepciones en productos sensibles. El periodo transitorio para la plena liberalización del comercio bilateral entre Serbia y la Unión Europea expiró el 1 de septiembre de 2013.

Impuestos especiales (accisas). Serbia aplica impuestos especiales sobre la importación o producción local de determinados productos, como derivados del petróleo, tabacos, bebidas alcohólicas o café, entre otros. La Ley de Accisas (Zakon o akcizama) establece el método de cálculo de estos impuestos, que gravan el volumen (derivados del petróleo, bebidas alcohólicas, cigarros), el valor (café y tabaco de liar) o una combinación de ambos elementos (cigarrillos). Estos impuestos son pagaderos en el momento de la puesta a la venta (producción local) o de la importación (bienes extranjeros). Existen ciertas excepciones, de modo que no se pagan accisas cuando el fabricante reexporta estos productos, en las importaciones para la venta en establecimientos exentos de derechos de aduana, en productos importados por misiones y personal diplomático, en importaciones para ayuda humanitaria a cargo de Cruz Roja o de otras organizaciones sociales, etc.

Impuesto sobre el valor añadido (IVA). Todas las importaciones deben pagar el impuesto sobre el valor añadido, que se calcula conjuntamente con el arancel. El impuesto se establece aplicando el tipo impositivo sobre el valor en aduana (incluidos aranceles y accisas). En la actualidad el tipo general del IVA es del 20%, con un tipo reducido del 10% y algunos bienes exentos.

Tasas administrativas. Cuando la mercancía requiere que la Administración Aduanera expida algún certificado o realice algún procedimiento especial, puede ser necesario abonar una tasa administrativa.  No obstante, estas tasas son por lo general reducidas.

Régimen de importación temporal. Este régimen aduanero permite la importación de bienes total o parcialmente exentos de aranceles y de IVA, con vistas a su posterior exportación sin ninguna transformación de los mismos. En este caso solo debe abonarse un 3% (mensual) del arancel ordinario. Previamente la Administración Aduanera habrá fijado el periodo máximo de importación temporal, que no será superior a 24 meses, salvo en casos excepcionales. Para ello debe justificarse el motivo de la importación temporal, lo que normalmente se consigue con un contrato de alquiler. Es igualmente recomendable facilitar a la Administración Aduanera una factura proforma que refleje el valor de los bienes para calcular el arancel.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

Conforme avanza en el proceso de adhesión Serbia está armonizando gradualmente sus requisitos técnicos, sanitarios y fitosanitarios con la Unión Europea, aunque todavía subsisten requisitos puramente nacionales que afectan fundamentalmente a productos agroalimentarios, medicamentos y otros productos que pueden afectar a la salud humana. A veces además nos encontramos con requisitos técnicos excesivos para la importación de ciertos productos como es el caso de medicamentos o productos de acero. A continuación se proporciona cierta información a título orientativo, si bien para conocer los requisitos que afectan a un producto concreto se recomienda consultar con la Administración Aduanera (www.carina.rs) y con la Oficina Económica y Comercial de España en Belgrado.

Requisitos técnicos. La Administración Aduanera es bastante rigurosa en la observación de los requisitos técnicos, por lo que se recomienda a los importadores informarse adecuadamente de la normativa que afecta a los distintos productos. La legislación serbia señala al importador, como responsable de la puesta en circulación en el mercado local de un producto, del cumplimiento de todos los requisitos técnicos. En términos generales, cabe distinguir requisitos verticales, que afectan exclusivamente a un grupo de productos según su naturaleza y que están regulados por la normativa del Ministerio correspondiente; y requisitos horizontales que establecen los procedimientos aplicables a todos los productos que se ponen en circulación en el mercado, y que incluirán los siguientes aspectos: requisitos de seguridad del producto; controles regulares y extraordinarios de los productos, requisitos de etiquetado y embalado; obligaciones de los proveedores de los productos; conformidad de los procedimientos de valoración e inspección; obtención de certificados de conformidad y documentación para acreditar el cumplimiento de la normativa técnica, etc.

Los productos solo pueden ponerse en circulación en el mercado si su conformidad con la normativa local ha sido evaluada favorablemente, de acuerdo con el procedimiento establecido, o han sido declarados conformes por la autoridad competente. Ello requiere tres documentos. Primero, un informe de evaluación positivo expedido por la autoridad competente. Segundo, un certificado de conformidad, expedido también por la autoridad competente. Y tercero, una declaración de conformidad del productor o proveedor del producto, en la que confirme controlar todas las actividades relacionadas con la seguridad del producto, poseer toda la documentación necesaria sobre las pruebas que garantizan la conformidad del producto con la normativa local, y asumir la responsabilidad sobre la seguridad del producto. Con estos tres documentos, la autoridad competente expide una licencia de conformidad, el productor o importador puede etiquetar el producto con la señal de conformidad técnica que corresponda (CE, E u otra) y el producto puede ponerse en circulación en el mercado. Lay de aduanas también tiene previsto un procedimiento simplificado para agilizar el proceso, aunque no especifica en que casos se aplica, por lo que con carácter general es recomendable ser riguroso con todos los documentos y permisos requeridos en todas las fases.

Las autoridades competentes para evaluar la conformidad de un producto varían según las características del mismo, y están detalladas en la Decisión de determinación de las mercancías para cuya importación se requiere la obtención de licencias o certificados. La entidad responsable de la mayoría de productos es el Instituto de Estandarización de Serbia (www.iss.rs) que actualmente está armonizado con las reglas del Comité Europeo de Estandarización (CEN) y el Comité Europeo para la Estandarización Electrónica (CENELEC).También son autoridades competentes la Agencia de Registro de Medicamentos (productos farmacéuticos), la Agencia de Seguridad de Tráfico (vehículos), el Departamento Veterinario del Ministerio de Agricultura, etc.

Normalmente la Administración Aduanera serbia no inspecciona la conformidad técnica de los productos en frontera, pero si sospecha que una mercancía supone una amenaza para la seguridad o la salud de los consumidores, no ha sido debidamente etiquetada o embalada o no presenta documentación conforme, puede retenerla e informar a las autoridades competentes para su inspección.  Si durante esta inspección se determina que el producto no es conforme con los requerimientos técnicos de Serbia, las autoridades podrán requerir la eliminación de etiquetas irregulares, prohibir o restringir la venta del producto u ordenar su retirada del mercado. También pueden prohibir la venta y retirar del mercado aquellos productos que, siendo conformes con los requerimientos técnicos, durante la inspección se demuestran como peligrosos para la vida o la salud de personas, animales o plantas o para la propiedad privada o el medio ambiente.

Requisitos de etiquetado y embalado. La normativa local exige que la etiqueta, envoltorio o pegatina de cada producto contenga la siguiente información: denominación del producto; nombre o marca comercial; nombre y sede social del fabricante; país de origen y en su caso la indicación de la pertenencia a la UE; nombre y sede social del importador; fecha de producción y caducidad; composición del producto; Información sobre la cantidad, calidad, tipo y modelo de la mercancía, instrucciones de uso, consumo y modo de conservación; y advertencias sobre los riesgos potenciales relacionados con un mal uso, según el tipo de mercancía. Además se exigen otras indicaciones y modelos de embalaje en función del tipo del producto como es el caso de medicamentos, productos textiles o ciertos tipos de plantas. Esta información tiene que estar claramente indicada, en letras impresas, en idioma serbio y en signos adecuados para personas con problemas graves de vista. Desafortunadamente en muchas ocasiones estos requerimientos no se cumplen y los productos se comercializan con sus etiquetas originales, adhiriendo una etiqueta con la traducción en serbio o incluso en inglés, lo que podría ser objeto de sanción. 

Requisitos sanitarios (productos alimentarios). Los productos alimentarios están sujetos a requerimientos específicos y normalmente deben acompañarse por un certificado veterinario, salvo que un acuerdo internacional dicte específicamente lo contrario. Este certificado debe ser original, marcado con un número de serie, cumplimentado y firmado por la autoridad competente del país de origen (p.ej. Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente de España) y en la forma apropiada. Para la importación de mercancías, el certificado debe estar expedido en idioma serbio y en el idioma del país de origen. Las autoridades serbias pueden establecer condiciones especiales para la importación y tránsitos de los envíos de alimentos y piensos, de acuerdo con las recomendaciones internacionales. En el caso de alimentos, se pueden tomar hasta tres muestras en las mismas condiciones y cantidades prescritas para el análisis. El número de muestras, tiempo y cantidades depende del material disponible, del carácter perecedero de la mercancía y de otros factores. Si el cargamento no cumple con los requisitos determinados, el inspector veterinario fronterizo puede no permitir la importación (temporal o definitivamente). En este caso, los inspectores deciden si retornar o destruir el cargamento a petición del importador. El envío debe estar bajo la supervisión de las autoridades aduaneras y los inspectores veterinarios hasta que se tome una decisión final sobre su destino. Los costes incurridos en el proceso de reenvío o destrucción del cargamento corren a cargo del importador.

Requisitos veterinarios (animales vivos). La autoridad competente para esta materia es el Departamento Veterinario del Ministerio de Agricultura. Cualquier envío de animales, semen, óvulos y embriones, así como productos de origen animal a Serbia para su importación está sujeto a inspecciones veterinarias realizadas por el inspector veterinario fronterizo. Estos cargamentos deben notificarse a los inspectores veterinarios fronterizos al menos 24 horas antes de la llegada al punto de la inspección. A la llegada del cargamento notificado al punto de la inspección, el importador o su representante debe entregar una solicitud para la inspección fronteriza en la forma y modo descrita por el Departamento Veterinario. Junto con la solicitud deben entregarse el certificado veterinario expedido por la autoridad competente del país de origen, la aprobación del Departamento Veterinario serbio y la documentación de transporte, además de una lista para identificar a los animales (en su caso). La normativa serbia define condiciones para la cuarentena de animales vivos. El Departamento Veterinario establecerá el lugar, el tipo de control y las condiciones de dicha cuarentena. La importación de especies animales foráneas requiere la aprobación previa del Ministerio de Agricultura. Cuando los animales estén destinados a su participación en competiciones deportivas, exhibiciones y ferias, por un periodo máximo de 15 días, y cuando se trate de animales ungulados, aves de corral y conejos importados para su matanza, el Departamento Veterinario puede eximirles de cuarentena, si la situación epizoótica del país de origen es tal que no existe peligro de enfermedades contagiosas. Actualmente también se exige a los exportadores de animales o productos de origen animal que pertenezcan a la UE, el registro en la plataforma electrónica TRACES (European Trade Control and Expert System)

Requisitos fitosanitarios (productos vegetales). La Administración Fitosanitaria es la autoridad competente para la aplicación de la normativa en esta materia. Los cargamentos sujetos a control fitosanitario deben ser examinados en el punto fronterizo por un inspector fitosanitario. Los importadores o sus representantes deben entrar una solicitud de control fitosanitario de la mercancía, trámite obligatorio para productos vegetales sujetos a control, solicitud que debe formularse por escrito e incorporar todos los documentos que acompañen al cargamento. La solicitud debe presentarse con una antelación mínima de 24 horas previamente a la llegada al punto fronterizo. El cargamento deberá permanecer bajo custodia de la Administración Aduanera hasta que el inspector fitosanitario confirme que la inspección ha sido completada. Este inspector deberá verificar el certificado fitosanitario expedido por la autoridad competente del país de origen, la aprobación de la Administración Fitosanitaria y la documentación de transporte. En el caso de que el cargamento de plantas o el embalaje haya sido contaminado con cualquier organismo peligroso, el inspector fitosanitario prohibirá su importación. Igualmente, si el cargamento ha sido contaminado con ciertos organismos peligrosos por encima de un porcentaje determinado, el inspector fitosanitario podrá ordenar otras medidas fitosanitarias. Si, tras examinar los bienes se determina que el cargamento no ha sido contaminado, el inspector, estampando un sello en la declaración de aduanas u otro documento que acompañe al cargamento, confirmará que la importación está permitida. En el caso de omisiones o documentos incompletos, el importador está obligado a facilitar los documentos que falten, y el cargamento estará inmovilizado hasta la obtención de esos documentos. Si los documentos están completos, y se dan las circunstancias determinadas, el inspector fitosanitario continuará con la inspección física y la identificación del cargamento. El inspector fitosanitario llevará a cabo la inspección física y la identificación del cargamento en ese mismo lugar, en el punto fronterizo, si las condiciones lo permiten o si no es así lo realizará en el almacén de la aduana. Es posible  que además se exija un certificado de fumigación o el registrarse como importador de ciertos productos de tipo vegetal.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

Serbia no presenta demasiadas barreras comerciales a la entrada de bienes y servicios españoles. El comercio con la Unión Europea, en virtud del Acuerdo Interino y del Acuerdo de Estabilización y Asociación de 2008, se realiza en su mayor parte en régimen de libre importación y exportación de mercancías. El periodo transitorio para la plena liberalización de los productos sensibles (principalmente carnes, frutas y verduras) se mantendrá hasta el acceso de Serbia a la UE. Eso sí, de vez en cuando se levanta alguna barrera de forma temporal y persisten algunas regulaciones técnicas, fitosanitarias y en compras públicas no compatibles con la práctica comunitaria.

En lo que respecta a las exportaciones de bienes, cabe destacar la referida a los Organismos genéticamente modificados (GMO). La Ley de organismos genéticamente modificados de 2009 prohibe la importación, el cultivo con fines comerciales, el comercio y el transporte de organismos vivos modificados o derivados de organismos modificados. Dado que esta norma no es compatible con el marco de la Organización Mundial del Comercio y de la Unión Europea, su modificación es requisito imprescindible para el acceso de Serbia a estas organizaciones. 

Sin embargo, si bien las barreras normativas se han eliminado en su mayor parte, los exportadores españoles suelen referirse a otro tipo de barreras institucionales, financieras y logísticas que dificultan el comercio con Serbia, como son los costes de aseguramiento, de financiación, de transporte y de viaje relativamente elevados, la falta de presencia institucional o las barreras administrativas, en concreto en las inspecciones aduaneras o en otros trámites.

En cuanto a las barreras a la exportación de servicios, el modo 4 de prestación (mediante movimiento de personas naturales) es la forma más restringida, ya que Serbia exige a dichos profesionales obtener un permiso de trabajo antes de comenzar su trabajo en Serbia, incluso en el caso de contratos de corta duración (p.ej. trabajadores de la construcción desplazados durante semanas). Otra barrera es la falta de reconocimiento de numerosas titulaciones profesionales, especialmente en sectores regulados como la sanidad, la construcción, la arquitectura y la abogacía. En relación con algunos de estos sectores, existen restricciones particulares:

  • Construcción. Las empresas de obra civil suelen realizar estos servicios mediante presencia comercial o movimiento de trabajadores. mientras que las empresas de ingeniería y arquitectura utilizan con más frecuencia la prestación transfronteriza (modo 1). No obstante, Serbia no permite la prestación transfronteriza de servicios en este sector y exige el establecimiento de una presencia comercial (modo 3), además otros requisitos. Las empresas extranjeras deben, en primer lugar, registrarse en el correspondiente Registro Mercantil. En segundo lugar, deberán obtener una licencia para realizar servicios de construcción, para lo cual deben cumplir determinadas condiciones de número y calificaciones de su personal; ello normalmente exige disponer de empleados cuyas titulaciones hayan sido reconocidas por las administraciones serbias. Finalmente, deberán obtener los permisos de trabajo necesarios para desplazar a los empleados extranjeros que quieren emplear en Serbia.
  • Transporte por carretera. El sector está regulado prolijamente con una normativa detallada sobre requisitos técnicos, de seguridad y financieros. La provisión transfronteriza de servicios está regulada por acuerdos bilaterales entre Serbia y terceros países, los cuales establecen el número de licencias que se conceden según tipo de transporte, vehículo, duración y mercancías. Serbia no exige licencias para el transporte interior de mercancías, pero sí para el transporte internacional, para cuya obtención deben cumplirse requisitos de número de empleados, capacidad y calidad de los vehículos, capacidad financiera y otros factores.
  • Abogacía. En general el sector está estrictamente regulado, con la excepción de los servicios de asesoramiento legal que pueden prestarse sin mayores restricciones. Los ciudadanos extranjeros (salvo de Montenegro) tienen prohibida la prestación transfronteriza de servicios. Serbia no restringe la prestación de servicios mediante establecimiento comercial, pero las empresas extranjeras deben contratar a ciudadanos serbios para llevar a cabo su labor, ya que los profesionales extranjeros no pueden obtener licencias para el ejercicio de la abogacía. Por este motivo, el comercio internacional de servicios de abogacía es limitado, y los despachos recurren a acuerdos formales de cooperación para salvar estas restricciones.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

Pese a que el grueso del comercio exterior de Serbia se realiza en régimen de libre importación y exportación de mercancías, subsisten algunas barreras no arancelarias, tales como contingentes y licencias de importación, que afectan a un número limitado de mercancías. En general la normativa que regula estas excepciones está armonizada con la Organización Mundial del Comercio (OMC) y con la Unión Europea, pero cabe recordar que Serbia todavía no es miembro de ninguna de estas dos organizaciones, por lo que debe consultarse en cada caso la legislación nacional. Más información sobre las barreras no arancelarias existentes puede encontrarse en las bases de datos Market Access Database de la Comisión Europea (http://madb.europa.eu) y Barreras Comerciales de la Secretaría de Estado de Comercio de España (www.barrerascomerciales.es). A las empresas que trasladen mercancías entre Serbia y otros países de los Balcanes interesarles también la base de datos Market Access Database del área de libre comercio CEFTA (http://ceftatransparency.com).

Como en otros casos, es muy importante comprobar si las mercancías en cuestión pueden beneficiarse de alguno de los acuerdos de los acuerdos comerciales suscritos por Serbia (p.ej. Acuerdo interno y Acuerdo de Estabilización y Asociación con la Unión Europea en el caso de las mercancías europeas). Estos acuerdos comerciales con frecuencia contienen restricciones cuantitativas al comercio de determinados bienes. En ese caso, las importaciones pueden beneficiarse de exenciones o reducciones arancelarias hasta alcanzar una determinada cuota o contingente arancelario, como por ejemplo para la importación de animales vivos y productos de origen animal. Una vez cubierto el contingente, las importaciones posteriores estarán sujetas al régimen de comercio general (erga omnes). Los importadores deben solicitar que se les aplique el trato preferencial de la cuota en su declaración aduanera. La Administración Aduanera asignará las cuotas por estricto orden de aceptación de dicha declaración, y en la medida en que el saldo de dicho contingente lo permita. Las declaraciones aceptadas en la misma fecha se consideran entregadas en el mismo momento. Si el volumen de importaciones que solicitada la aplicación de la cuota es superior al saldo disponible, la asignación se realiza de forma proporcional a la cuota solicitada (regla de prorrata). La Administración Aduanera considera que las cuotas han alcanzado un volumen crítico cuando han alcanzado el 90% de su saldo total.

Además de las cuotas, se requieren licencias específicas para la importación de determinados productos que se consideran sensibles, normalmente porque pueden entrañar riesgos para la salud humana o animal, el patrimonio cultural o la seguridad. La entidad responsable de otorgar la mayoría de estas licencias es el Ministerio de Comercio, pero debe consultarse caso por caso en función del producto.

  • Armamento y equipo militar y bienes de doble uso. En general, la importación de armas, municiones, material militar y productos de doble uso sólo es posible con un permiso de importación correspondiente. Por otra parte, el importador de los productos sometidos a control deben estar registrados en el Ministerio de Comercio, Turismo y Telecomunicaciones. Una vez en Sebria tambein están sujetas a control de inspección.
  • Residuos peligrosos. La importación de residuos peligrosos para su eliminación y el uso para fines energéticos está prohibido. Sin embargo, ciertos tipos de residuos peligrosos pueden ser importados a Serbia como materias primas secundarias para la industria de transformación bajo el permiso del Ministerio de Medio Ambiente.
  • Medicamentos y material médico. Los importadores tienen que obtener una licencia con el fin de llevar a cabo actividades de comercio al por mayor con medicamentos y productos sanitarios en Serbia. Además, se requiere un permiso de importación de estupefacientes, sustancias psicotrópicas, precursores y materias primas destinadas a la producción de medicamentos.
  • Productos con peligro de radioactividad. La Agencia Nacional de Seguridad Nuclear otorga las licencias para la importación de residuos, materiales y fuentes de radiación ionizante radiactivos;
  • Especies de animales y plantas en peligro de extinción. Precisan la licencia del Ministerio de Agricultura para su entrada en el territorio serbio.
  • Productos con riesgo medioambiental. El Ministerio de Medio Ambiente tiene que otorgar un permiso para la importación de sustancias que agotan la capa de ozono, bienes que produzcan gases de efecto invernadero.
  • Bienes culturales. El Instituto para la Proteccion de los Monumentos Culturales es responsable de la concesión de licencias para la exportación permanente o temporal del patrimonio cultural mientras que la Biblioteca Nacional de Serbia es el responsable de la importación y exportación de artículos de interés artístico, cultural, histórico y arqueológico. Se precisa licencia para la exportación de bienes que estvieran bajo protección de propiedad intelectual previamente.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex