Sectores de oportunidad

Sectores más interesantes para nuestro comercio

Los sectores de bienes de consumo requieren una atención a corto plazo ante las oportunidades que supone la apertura comercial del Acuerdo de Cooperación Económica (EPA) entre Japón y la U.E. que entró en vigor en febrero de 2019. Las actividades de promoción comercial y cooperación empresarial deberían focalizarse en los mismos.

El sector agroalimentario es uno de los que posee mayores perspectivas en Japón al estar particularmente favorecido por la reducción arancelaria del reciente acuerdo comercial EU-Japón (EPA). Desde su firma se han eliminado los aranceles para algunas partidas arancelarias (por ejemplo el vino, del 15% al 0%), y han hecho aumentar las ventas europeas en Japón un 23% durante los últimos 10 meses tras el EPA. Los aranceles de otras partidas se reducirán paulatinamente, como en el caso de los productos cárnicos y lácteos. Las ventas de carne de cerdo en Japón provenientes de la UE han aumentado un 11,9% durante los últimos diez meses tras el EPA.

De modo similar, los productos de consumo relacionados con el textil y el calzado constituyen un sector de oportunidad de negocio. Si bien las importaciones japonesas son bastante estables, España ha ido incrementando su cuota en los últimos años y se verá beneficiado por el impacto del EPA.

Entre los sectores con mayor interés, especialmente tras la crisis sanitaria, destacan los relacionados con las industrias de la salud. Los productos farmacéuticos, química orgánica, biotecnología son sectores en crecimiento constante y donde Japón tiene importantes cadenas de valor establecidas.

Los sectores energéticos y en particular el de energías renovables ofrecen importantes oportunidades de negocio en Japón, especialmente tras la crisis nuclear de Fukushima. El nuevo Plan Básico de Energía de Japón, publicado en 2018, otorga un papel más relevante a las energías renovables. La estrategia a seguir implica un aumento considerable de la generación fotovoltaica y eólica, especialmente la offshore, en el mix energético japonés (entre un 22% y 24% en 2030). El sector de la energía nuclear también presenta oportunidades para las empresas españolas. El programa del Gobierno de Japón prevé tanto la recuperación progresiva de determinadas centrales nucleares como el desmantelamiento de otras.

La cooperación industrial y en infraestructuras en terceros mercados es uno de los ámbitos de mayor interés en la agenda bilateral. La UE anunció el pasado octubre una agenda de conectividad Asia/UE, con el anuncio de un fondo de 60.000 millones de €. La UE y Japón han mostrado su intención de colaborar en proyectos conjuntos, fundamentalmente en las áreas de electricidad, transporte, telecomunicaciones y agua y saneamiento. Esta iniciativa está todavía muy poco madura, pretende ser una réplica a la China BRIC, y un complemento a la EEUU-Australia-Japón Free and Open Indo-Pacific Initiative, e irá concretándose en los próximos años.

Japón es un país particularmente cerrado en los sectores relacionados con las obras públicas, aunque la cooperación industrial y de construcción de infraestructuras con empresas extranjeras en terceros mercados está aumentando. El modelo de cooperación entre Sogo Shosha japonesa (grandes corporaciones comerciales multinacionales con negocio diversificado, Mitsubishi, Mitsui, Itochu, etc.) y epecista es habitual.

Por otro lado, el sector de la automoción sigue siendo un sector clave en las relaciones comerciales bilaterales. Sólo mencionar que tres grandes empresas españolas (Gestamp, Ficosa y Antolín) facturan conjuntamente más de 1.000 millones de euros a las cadenas de valor japonesas en todo el mundo.
 

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex