Sectores de oportunidad

Sectores más interesantes para nuestro comercio

Tradicionalmente los sectores prioritarios han sido:

  • Petróleo y Gas. Con la crisis de 2020 se han paralizado todas las inversiones.
  • Energía. La generación de electricidad sigue siendo uno de los escollos para el desarrollo económico del país. Tras la reforma del sector eléctrico, actualmente la mayor parte de la generación está en manos del sector privado a través de las plantas eléctricas independientes (IPPs). Con la crisis del 2020 ha caído el consumo y se han parado todos los proyectos en cartera.
  • Agua. Los escasos recursos hídricos del país y el crecimiento de la población hacen que el agua sea un elemento estratégico clave para el desarrollo del país. Al igual que en el sector eléctrico, las plantas de desalación son de capital privado. Aunque está prevista la construcción de nuevos proyectos de plantas de desalación, la actual crisis ha pospuesto y ralentizado el proceso.
  • Tratamiento de residuos sólidos. Hay un ambicioso plan para modernizar el sector con el fin de que la propiedad y la gestión de las infraestructuras sean de carácter privado. El proyecto está muy avanzado, hasta el 100% en la mayoría de las gobernaciones, excepto en Mascate, donde sigue al 65%.
  • Construcción y gestión hospitalaria. Si bien hay necesidades no cubiertas en el sector, la reducción de la población por la salida de expatriados y la caída del poder adquisitivo de los consumidores desalentará la inversión privada hasta que se recupere el crecimiento económico, previsiblemente a partir de 2021.
  • Turismo. Es una prioridad el desarrollo turístico impulsado por el sector privado y, en particular, con experiencia de gestión. Si bien el impacto del Covid-19 ha paralizado todos los planes su ejecución se podría retomar una vez que se recupere la senda del crecimiento, eventualmente, en 2021.
  • Industrial y logística. Los ambiciosos proyectos portuarios en Sohar, Duqm y Salalah están actuando como polos de desarrollo del sector industrial. En particular, las industrias de la minería, la petroquímica y la metalurgia. La situación geográfica del país, entre tres continentes y a escasas millas náuticas de la ruta marítima que une Asia a Europa, hace de Omán un interesante destino para las empresas de logística.
  • Agricultura, acuicultura y pesca. La escasa producción local de alimentos, la necesidad de mantener la seguridad alimentaria del país y la urgencia de crear empleo en zonas rurales han fomentado los planes de inversión público-privados en explotaciones agrícolas y de acuicultura, que avanzan a un ritmo lento.

 

En conclusión, durante 2020 como consecuencia de la grave crisis económica no se van a cumplir los objetivos previstos por el gobierno. Por una parte, el desplome de los precios del petróleo, que ha impactado muy negativamente en las finanzas públicas y, por otra, el confinamiento de la población y el cierre del país como medidas de prevención frente al virus Covid-19, han mantenido la actividad económica casi paralizada. Por todo ello, la mayoría de las inversiones y proyectos no prioritarios (como utilities) se han pospuesto sine die.

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex