Sectores de oportunidad

Sectores más interesantes para nuestro comercio

En cuanto a oportunidades sectoriales, el anterior Gobierno había determinado claramente cuales eran los proyectos que consideraban prioritarios (algunos de ellos se tendrían que haber terminado en la legislatura anterior, pero diversos retrasos lo impidieron). Entre los sectores prioritarios para el gobierno anterior podríamos comentar los siguientes:

El sector de las Energías Renovables ha sido muy importante en la última década. La matriz energética uruguaya ha experimentado en los últimos años el cambio cuantitativo y cualitativo más importante de los tiempos modernos, basado esencialmente en el establecimiento de diversas plantas de energías renovables, y más en particular de energía eólica, aunque también en la solar fotovoltaica y en la biomasa. Este proceso se había traducido en una mayor demanda de equipamientos para los diferentes subsectores eléctricos que han aumentado muy sensiblemente las exportaciones españolas en 2015 y 2016. En 2017, sin embargo, el programa de fomento de las Energías renovables, y el proceso de establecimiento de estas plantas, se da ya por terminado. Uno de los efectos que se han observado es la caída en partidas tales como los aerogeneradores, que habían pasado a ser la primera partida de exportación española a Uruguay en 2015 y 2016, que ha pasado de 50 millones de US$ en 2016 a prácticamente desaparecer en 2017.Continua habiendo un potencial significativo en plantas más pequeñas para el sector industrial privado, y de algunos componentes de control y distribución eléctrica, sin embargo, pero el gran auge de proyectos de energías renovables parece haber terminado, aunque recientemente el Presidente de la UTE (monopolio público de distribución de energía eléctrica) el Ing. Casaravilla, señaló que tenía planes de expandir la generación mediante plantas de energía solar. Se considera que las plantas de energía solar son complementarias de las eólicas, ya que cuando no hay viento en Uruguay suele ser en días soleados y de muy buen tiempo, que serían favorables a la energía solar... lo que haría tener que utilizar menos las plantas térmicas convencionales, tanto de gas como de petróleo, ambos importados.

La apertura de las inversiones públicas al nuevo esquema de las Participaciones Público Privadas (PPP) para infraestructuras, hacen este sector muy atractivo para las empresas españolas. Mención aparte en este aspecto merece el sector de carreteras, que ha sido la primera prioridad en infraestructuras durante la anterior legislatura, y posiblemente continúe teniendo un protagonismo relevante en la actual legislatura.

También el sector ferroviario, ya que el sector se verá dinamizado, con la construcción/rehabilitación de una línea ferroviaria central, de unos 273 km. entre una eventual nueva planta de pasta de celulosa en Ciudad de Paso de los Toros y el puerto de Montevideo, con un coste aproximado de US$ 825 millones, que ha sido licitado y adjudicado en 2018 (se adjudicó al consorcio formado por SACYR-SACEEM-Berkes-NGE, en modalidad de PPP, y cuyo comienzo de los trabajos se ha iniciado en julio de 2019). Los programas PPP se han convertido en uno de los principales mecanismos de financiación de la Administración uruguaya, habida cuenta de la necesidad de modernizar y expandir sus infraestructuras, y de las restricciones financieras que impone la necesidad acuciante de reducir el déficit público. Se ha alcanzado ya el límite de financiación por PPP, que está marcado en el 7% del PIB del año anterior, por lo que el uso de las PPP en 2020 se considera será prácticamente nulo.

En el sector de puertos existe un programa de modernización y ampliación de los puertos uruguayos, llevado a cabo por la Administración Nacional de Puertos (ANP), que incluso contempla la construcción de un puerto de aguas profundas en la costa atlántica del Uruguay, si bien es cierto que la posibilidad de que este puerto se realice es prácticamente nula corto plazo, a pesar de la congestión del puerto principal del país, el de Montevideo. Sí se prevé la ampliación de alguno de los puertos existentes, y la modernización de los mismos, así como el traslado del puerto pesquero de Montevideo (para dejar sitio para la construcción de una terminal para la exportación de la celulosa producida por la nueva planta de UPM, que llegaría al Puerto de Montevideo gracias al tren mencionado en el párrafo anterior). Así, la flota pesquera pasaría a ubicarse en el Puerto Capurro, cerca de Montevideo, algo más aguas arriba en el Río de la Plata, donde se construirá un muelle y una terminal nueva para la flota pesquera.

También son importantes las necesidades de equipamiento vinculado a la inversión en saneamiento, de reciclaje de residuos sólidos, suministro de agua, y en el sector de telecomunicaciones (desde terminales hasta cableado, tecnología de red, etc.). Son, asimismo, sectores de interés, el Software de gestión y los servicios de consultoría vinculados a la reforma institucional de la mayor parte de las instituciones/empresas públicas. No pueden dejar de mencionarse las oportunidades que ya existen en viviendas sociales y en edificación pública (hospitales, escuelas, centros de asistencia...), normalmente también en régimen de PPP... en cuyos proyectos adjudicados hay varias empresas españolas.

El Gobierno actual, desde la Oficina de Planeamiento y Presupuesto y el Ministerio de Industria Energía y Minas  debe relanzar el sector productivo del Uruguay y  desarrollar la infraestructura productiva del país, un proceso en el que, lógicamente, habrán de darse oportunidades en el futuro, aunque a corto plazo es poco posible que se lancen ya que tomará un tiempo hasta la elaboración de los proyectos, que podrían darse en los siguientes sectores:

  • Bioeconomía (Producción primaria, Salud humana y animal, Producción Manufacturera y Biocombustibles y energía a partir de la biomasa)
  • TIC (Software, Electrónica y Telecomunicaciones)
  • Alimentos
  • Forestal - madera - celulosa
  • Minería y Metalúrgica naval
  • Producción energética no renovable (petróleo y gas)
  • Producción energética renovable (eólica, solar e hidráulica)
  • Industrias creativas
  • Servicios globales de exportación
  • Turismo y Hostelería (tanto en construcción de hoteles como en gestión hotelera, aunque la crisis del COVID-19 supondrá un retraso para los planes de expansión del sector)
  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex