Sectores de oportunidad

Sectores más interesantes para nuestro comercio

Oportunidades para la exportación 

El mercado sudafricano es grande y diversificado, ofreciendo grandes oportunidades a las empresas españolas en una variedad de sectores.

Uno de los sectores que más oportunidades genera para las empresas españolas es el de las energías renovables, tanto en la vertiente de servicios: consultoría, ingeniería y construcción, como en equipos e instalación y mantenimiento. Con la puesta en marcha del programa de licitaciones periódicas de proyectos de energía renovable (REIPPP), el Gobierno ha abierto la puerta a productores de energía independiente (IPP). Hasta la fecha, las empresas de la UE han invertido en el proyecto alrededor de 42.000 millones de rands, un 50% del total de inversión extranjera. Se prevé que el Gobierno, tras la publicación de la nueva estrategia energética (IRP 2019), lance la quinta ronda de licitaciones en diciembre de 2020. Las empresas españolas tuvieron una participación destacada (22 de los 92 proyectos) en las anteriores rondas con tres tipos de tecnologías: fotovoltaica, eólica y termosolar.

Además, parte de su estrategia de diversificación energética pone énfasis en el gas. El Gobierno se ha puesto como objetivo que el 15,7% de la producción de electricidad para 2030 se obtenga mediante gas. Para ello, será necesario la construcción y operación de plantas de regasificación de gas natural licuado importado y de plantas de ciclo combinado.

Por otra parte, los problemas continuos de suministro eléctrico del país han derivado en una mayor flexibilización por parte del Gobierno en regímenes de autoconsumo para grandes usuarios industriales. Con todo, los grandes consumidores, como las mineras, están abriendo licitaciones con el fin de tener sus propias plantas y no depender de la electricidad de ESKOM, lo que genera grandes oportunidades para las empresas españolas.

El sector del agua también presenta oportunidades en infraestructuras. Sudáfrica tiene un sistema de infraestructuras para la gestión de sus recursos hídricos muy desarrollado pero la mayoría de ellas tiene una antigüedad de más de 20 años y su mantenimiento y gestión es ineficiente, por lo que el país necesita una reforma urgente. En los últimos años el país ha invertido en la construcción de nuevas plantas de tratamiento de aguas y desalinizadoras, mantenimiento y reparación de las ya existentes, sistemas de distribución, así como en bienes del sector: tuberías y otros equipos relacionados.

Más allá del sector energético y las infraestructuras, el sector industrial resulta clave para la economía sudafricana y requiere de bienes de equipos sofisticados para industrias como la del automóvil, la eléctrica, la química, la minera o la farmacéutica. Las empresas españolas cuentan con un know-how, experiencia y una imagen consolidada en estos campos, generándoles una ventaja competitiva frente a otros competidores internacionales.

La partida que España exporta más es la de equipos y componentes de automoción. Para las empresas españolas, la mayor oportunidad está en los componentes originales de automoción homologados, mercado en el que cuentan con una percepción de calidad europea. Además, este sector es considerado prioritario para el gobierno sudafricano. Aunque es un sector maduro hay muchas empresas europeas presentes en el país (Volkswagen, BMW, Mercedes Benz) que continúan invirtiendo en sus plantas de producción y de montaje sudafricanas. Otras empresas importantes con plantas de montaje son: Nissan, General Motors, Ford y Toyota. A menudo, los acuerdos comerciales en Sudáfrica con los grandes fabricantes replican acuerdos comerciales que ya operan en las fábricas europeas.

Las empresas españolas pueden encontrar oportunidades en la comercialización de bienes industriales españoles como la maquinaria para el procesado y embalaje de alimentos, la maquinaria para la gestión de fluidos y la maquinaria agrícola. Además, debe mencionarse que la crisis sanitaria ha generado una demanda de equipos de protección individual y otros bienes y tecnologías médicas.

Dentro del sector de bienes de consumo, existen oportunidades en el sector de la piedra natural, los recubrimientos cerámicos y las baldosas de diseño. Aunque existe una fuerte competencia italiana y de otros países como China (muy presente en el país y uno de los principales socios comerciales de Sudáfrica en todos los sectores), los productos españoles tienen una buena acogida entre los importadores y distribuidores sudafricanos.

 

En el sector agroalimentario, la experiencia española en el cultivo de vides, frutas y hortalizas y la contra estacionalidad con Sudáfrica, facilitan la entrada de los productos españoles. Los que más se exportan son: aceites de soja y girasol, carne aviar, café y vinos de denominación de origen y a granel. Estos últimos han experimentado una de las mayores subidas en los últimos años junto a los piensos, conservas cárnicas, ajos y cebollas.

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex