Marco jurídico

Resumen del marco jurídico para los negocios

Dinamarca forma parte de la UE y por tanto no existen limitaciones a la libre circulación de capitales con el resto de países comunitarios.

Volver a índice de Marco jurídico

Contratación Pública. Criterios de adjudicación de contratos

Toda la información relevante al respecto está recogida en la web www.udbud.dk. Desde el 1 de enero de 2016 todas las licitaciones públicas de bienes y servicios deben ser incluidas en este servicio.

En Dinamarca se aplica la legislación de la UE en los asuntos relacionados con la contratación pública, por lo que también se encuentran ofertas relativas a la contratación pública en el Diario electrónico de licitaciones europeas (TED)

El órgano de la Administración danesa encargado de la aplicación de la legislación comunitaria  así como del control e identificación de infracciones es la Dirección General de Competencia y Consumo (Konkurrencestyrelsen og Forbrugerstyrelsen) integrada en el Ministerio de Empresas (Erhvervsministeriets www.ovm.dk). De su competencia es también la asistencia a las empresas danesas cuando se encuentran con dificultades o barreras para la licitación en otros países comunitarios.

Existe también un Consejo de Reclamaciones de Contratación Pública (Klagenævnet for Udbud) que es un órgano independiente encargado de resolver en los casos de supuestas violaciones de la legislación. Dichos casos también se pueden llevar a los tribunales ordinarios de justicia.

Volver a índice de Marco jurídico

Régimen de inversiones

La libre circulación de capitales refrendada en el art. 56 del Tratado de Maastricht es plenamente operativa en este país.

Volver a índice de Marco jurídico

Propiedad inmobiliaria

Los no residentes en Dinamarca y aquellos otros que tengan un periodo de residencia inferior a 5 años,  sólo pueden adquirir títulos de propiedad inmobiliaria, tanto si se trata de vivivienda habitual como de segunda residencia,  previa autorización del Ministerio de Justicia.

Volver a índice de Marco jurídico

Incentivos a la inversión (fiscales, sectoriales, regionales y locales)

Las autoridades danesas consideran que el mejor incentivo que pueden ofrecer para atraer inversiones extranjeras son las propias condiciones del país: buen clima de negocios, alto nivel tecnológico, buen sistema de comunicaciones, excelente ubicación geográfica, prácticas administrativas que reducen enormemente los trámites burocráticos, población cualificada, etc. De aquí que no sean muy activas a la hora de ofrecer incentivos de otro tipo para captar inversiones, por lo que no existe un sistema de ayudas directas o subvenciones gestionadas a nivel estatal o local para el establecimiento de empresas extranjeras, práctica que por otra parte resulta extraña en el país y sobre la que no hay tradición. Las únicas ayudas que podría haber en este sentido son las reguladas específicamente a nivel comunitario y, por tanto, válidas para el conjunto de la UE.

Tampoco los municipios o regiones están facultados para incentivar inversiones en su territorio por medio de deducciones o rebajas fiscales en el impuesto sobre sociedades, pero es posible negociar con ellos  el precio de los terrenos municipales en el caso de grandes proyectos de interés para la zona que requieran instalaciones permanentes.

Uno de los mayores incentivos fiscales en lo que se refiere a esta figura impositiva hace referencia a las empresas holding. Entre las ventajas que ofrecen este tipo de sociedades en Dinamarca, habría que mencionar la posibilidad que tienen las matrices danesas con subsidiarias en el extranjero, de optar por incluir en su base imponible las bases imponibles de todas sus subsidiarias, permitiéndoles por tanto compensar eventuales pérdidas. En lo que se refiere a las ganancias de capital como consecuencia de la venta de acciones de las subsidiarias, estas no estarían sujetas a imposición en Dinamarca, con independencia del porcentaje de participación que la matriz danesa tenga en la empresa extranjera. Y lo mismo ocurriría con los dividendos recibidos de empresas subsidiarias extranjeras, los cuales estarían exentos de tributar por el impuesto sobre sociedades siempre que el porcentaje de participación de la matriz danesa en la subsidiaria sea como mínimo del 10% del capital de esta última. Los ingresos obtenidos como consecuencia de la liquidación de empresas subsidiarias en el extranjero, tendrán la consideración de reparto de dividendos y por tanto tampoco estarían sujetas al impuesto.

En lo que se refiere al impuesto sobre la renta, Dinamarca mantiene uno de los sistemas con mayor presión fiscal sobre el contribuyente. Por ello no es de extrañar que algunos de los incentivos fiscales establecidos para favorecer la inversión de empresas en capital humano con una especial cualificación incidan precisamente en el Impuesto sobre la renta y en concreto en los impuestos que el personal desplazado a Dinamarca debe abonar. El régimen de impatriados significa que los acogidos al mismo (directivos extranjeros, investigadores y otros empleos con un sueldo mínimo y otras condiciones establecidas en el régimen) satisfacen sólo el 26% de las remuneraciones brutas, aunque en contrapartida no pueden beneficiarse de desgravaciones personales o familiares de ningún tipo. Adicionalmente estarán sujetos a la contribución del mercado de trabajo (8% del salario bruto). El período para poder beneficiarse de este régimen especial es de un máximo de 60 meses (pudiendo distribuirse este tiempo en diversos períodos y existiendo la propuesta de ampliar este plazo a 84 meses).

A nivel sectorial, ya se ha señalado que Dinamarca carece de una cultura del subsidio a nivel empresarial y, por tanto, obtener ayudas públicas a fondo perdido en cualquier fase del proceso queda fuera de cualquier consideración. No obstante, sí es necesario mencionar en términos de incentivo sectorial la región del Øresund y su área “Medicon Valley” –www.mediconvalley.com-, una de las regiones más prósperas de Europa y con mayor capacidad de atracción de empresas del sector de la medicina y biotecnología. Las empresas que opten por instalarse en esta región podrán, además de acceder a un mercado de trabajo altamente cualificado, obtener financiación específica en forma de préstamos o participaciones temporales en el capital a través de fondos de inversión de titularidad pública (Væsktfonden -literalmente fondos de crecimiento-). Estos fondos están previstos sobre todo para las fases iniciales de proyectos encuadrados en los sectores de biofarmacia, biotecnología, equipamiento médico, diagnóstico y biotecnología aplicada al campo de la agricultura.

Otros polos de atracción empresarial de interés son Symbion Science Park (Copenhague), Novi Science Park (Alborg) o Incuba Science Park (Aarhus).

Existe además un muy desarrollado sector de negocios en forma de incubadoras de inversión y que se encargan de apoyar financiera y administrativamente en las primeras etapas de proyectos encuadrados en sectores de alto componente tecnológico. Las más importantes son: TEKNOLOGISK INNOVATION, y DTU INNOVATION A/S. Se trata de una opción muy atractiva para aquellas empresas que carentes de recursos, cuentan con ideas atractivas susceptibles de convertirse en realidad con el adecuado apoyo inicial.

Volver a índice de Marco jurídico

Representación y agencia

Las oficinas de representación se utilizan normalmente como primer paso antes de constituir una figura más estable en el país, no teniendo la obligación de presentar cuentas anuales. Para su constitución no se exige un capital mínimo inicial ni proceder a su registro. Tampoco existen requerimientos en lo que se refiere al número, nacionalidad o residencia de sus administradores.

Las oficinas de representación no tienen la consideración de empresa danesa a los efectos del pago de impuestos, siempre que no lleven actividades de venta o post-venta en Dinamarca. La responsabilidad recaerá siempre en la empresa extranjera a la que representa.

Volver a índice de Marco jurídico

Formación de "joint-ventures". Socios locales

Normalmente las Joint ventures se constituyen bien como sociedades limitadas (Anpartsselskaber, ApS) o bien como sociedades anónimas (Aktieselskaber, A/S), no existiendo legislación específica para este tipo de acuerdos entre empresas.

Volver a índice de Marco jurídico

Tipos de sociedades

Las modalidades societarias básicas que existen en Dinamarca y que pudieran ser de mayor interés son las siguientes:

  • Anpartsselskab (ApS). Si intentamos fijar una equivalencia, esta figura jurídica vendría a ser similar a la Sociedad de Responsabilidad  Limitada. Las características fundamentales son las siguientes:
    • Se utiliza generalmente para pequeñas y medianas empresas ya que su funcionamiento y constitución requiere menos formalidades
    • El capital social mínimo es de 50.000 coronas danesas (unos 6,711,41 €). El 25% de este importe deberá estar suscrito y desembolsado en el momento de la constitución.
    • La responsabilidad de los socios es solidaria y limitada al capital aportado por cada uno de ellos.
    • No existen requerimientos especiales en lo que se refiere a la dirección de la sociedad, ni respecto a su lugar de residencia, ya que el director o directores ejecutivos podrán residir incluso en el extranjero.
    • Existe la obligación de presentar cuentas anuales, aunque no tienen por qué estar auditadas.
    • El impuesto de sociedades aplicable es del 22%.
  • Aktieselskab (A/S). Equivalente a la Sociedad Anónima. En casi todos los aspectos muy similar a las ApS, aunque con las siguientes diferencias:
    • El capital mínimo es de 500.000 DKK (unos 67.114 €), si bien se ha propuesto reducirlo a 53.691 a partir del año 2018
    • Su gobierno se ha de ejercer a través de una Dirección, que es quien ejerce las labores ejecutivas, y un Consejo de Administración encargado de fijar la estrategia de la empresa y que ha de contar con un mínimo de 3 miembros.
    • Debe presentar cuentas anuales auditadas y está sometida a un impuesto sobre sociedades del 22%.

Las dos formas anteriores son las más comunes. No obstante, existen otras formas societarias que pueden ser utilizadas en su caso, destacando entre ellas las “start up” (Iværksætterselskab). Se trataría de una variedad de ApS y por tanto seguiría en principio las mismas reglas que esta. No obstante, estaría sometida a mayores controles contables que las ApS, ya que para su constitución el capital mínimo exigido se reduce a 1 DKK (0,13 €) exigiéndose a cambio que el 25% de los beneficios de la sociedad vayan destinados a ir cubriendo el capital social mínimo hasta alcanzar el exigido a las ApS. Una vez conseguida dicha suma, será necesario reconvertir la empresa a una ApS, teniendo en cuenta que hasta que esto no ocurra, la sociedad no podrá ir distribuyendo dividendos.

En todos los casos, (con la excepción de los empresarios autónomos), es necesario registrar la sociedad ante la Dirección General de Empresa (Erhvervsstyrelsen).

Constitución y registro de sociedades

La autoridad encargada de tramitar la constitución de empresas en Dinamarca es la Dirección General de Empresa (Erhvervsstyrelsen) https://erhvervsstyrelsen.dk/. Para facilitar este proceso ha creado la ventanilla única https://indberet.virk.dk/, en donde se puede encontrar no sólo información relevante sobre las diferentes formas jurídicas, sino también proceder al registro de la misma. Se puede acceder a la información disponible en inglés.

En Dinamarca no existe el trámite notarial. La constitución y registro se llevan a cabo ante la Dirección General mencionada o a través de la ventanilla única digital: https://indberet.virk.dk. Con el registro se obtiene también un número de IVA (MOMS) y un número CVR (Central Virksomhed Register), absolutamente necesario para operar en el país.

El tiempo que se tardaría entre el momento que se inicie el procedimiento de registro y el momento en que se podría comenzar con las actividades, sería de unas pocas horas si los trámites se llevan a cabo online. Este plazo se dilataría a unas dos o tres semanas si se optara por llevar a cabo el registro utilizando el sistema tradicional –presencial-. La inscripción en el registro de una empresa extranjera o de una nueva empresa danesa tiene un coste de 670 coronas danesas (90 €).

Volver a índice de Marco jurídico

Propiedad industrial (marcas, patentes, diseños, licencias)

Dinamarca es signataria de la Unión de París para la Protección de la Propiedad Industrial, de las Convenciones de Protección de Derechos (copyright) Universal y de Berna, del Tratado de Cooperación de Patentes y del Convenio de Munich sobre la Patente Europea.

Las principales reglas que definen el registro de patentes y marcas son las siguientes:

  • El registro se efectúa en la Oficina de Patentes y Marcas (Patentdirektoratet), dependiente del Ministerio de Negocios y Comercio.
  • Las personas no residentes en Dinamarca que quieran registrar patentes o marcas en Dinamarca deben designar representantes que sean residentes.
  • Las patentes son válidas durante 20 años a partir del registro, periodo de tiempo no renovable, mientras las marcas son protegidas durante diez años, pero renovables cada diez años. Los diseños industriales están protegidos durante cinco años, periodo renovable dos veces.

Volver a índice de Marco jurídico

Barreras de entrada para inversores españoles

La única dificultad para las empresas inversoras españolas es la inexistencia de un Convenio para evitar la doble imposición. El Convenio de 1972, modificado por un Protocolo de 1999, fue denunciado por Dinamarca por lo que no está en vigor desde el 1 de enero de 2009. La desaparición del Acuerdo bilateral afecta a la imposición de la renta y de sociedades en ambos países, por lo que sería deseable contar con un Convenio que dote dar mayor seguridad jurídica a empresas y particulares con intereses en Dinamarca y España.  

Volver a índice de Marco jurídico

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex