Marco jurídico

Resumen del marco jurídico para los negocios

El marco jurídico para los negocios

El régimen empresarial de Reino Unido se caracteriza principalmente por su flexibilidad y permisividad a la hora de elegir forma jurídica. De hecho, no siempre existe la obligación de constituir una sociedad para llevar a cabo negocios. Muchos negocios operan como sociedades unipersonales o sociedades colectivas sin necesidad de constitución previa.

Según el índice de facilidad para hacer negocios (Doing Business 2020), que elabora el Banco Mundial y que evalúa la facilidad que tienen inversores y empresas para funcionar y hacer negocios en 190 países. Conforme a esta clasificación Reino Unido en 2019, con la incertidumbre del Brexit, ha obtenido un total de 83,5 puntos sobre 100 en el ranking de las economías que tienen mayor facilidad para hacer negocios, ocupando la octava posición en la clasificación, encuadrado entre Estados Unidos y Noruega.

El informe “Doing Business 2020” del Banco Mundial analiza diez parámetros que permiten establecer la clasificación del ranking general. Entre las categorías se encuentran los trámites necesarios para abrir una empresa, la protección de los inversores, el tiempo necesario para lidiar con los impuestos o la facilidad para registrar una propiedad.

https://www.doingbusiness.org/en/reports/global-reports/doing-business-2020


De acuerdo con los últimos datos disponibles referidos al primer trimestre de 2020, a finales de marzo de 2020, el número de empresas en el registro mercantil que coordina la administración de las sociedades en Reino Unido (Companies House) alcanzó los 4.350.913, con 4.064.063 compañías en el registro efectivo. Entre enero y marzo de 2020, se produjeron 169.822 incorporaciones de empresas y 136.978 disoluciones en el Reino Unido.

No se requiere permiso para establecer una empresa, aunque sí existen ciertas limitaciones respecto al nombre y en algunos sectores se requiere de licencia o autorización (tales como petróleo, finanzas y defensa)

Fuentes:

• “Doing Business 2020”, World Bank, (24.10.19).
https://www.doingbusiness.org/en/reports/global-reports/doing-business-2020
• “Incorporated companies in the UK January to March 2020”, Companies House, (30.04.20)– Gov.uk Official Statistics:
https://www.gov.uk/government/publications/incorporated-companies-in-the-uk-january-to-march-2020/incorporated-companies-in-the-uk-january-to-march-2020
 

.

Volver a índice de Marco jurídico

Contratación Pública. Criterios de adjudicación de contratos

En materia de contratación pública, hasta el final del periodo transitorio (31 diciembre) y en procedimientos de contratación iniciados (fecha de convocatoria de la licitación) por los entes del sector público del Reino Unido con anterioridad a la finalización de este periodo, no se producirá cambio alguno, siendo la regulación de aplicación exactamente la misma que la vigente hasta ahora. Son de aplicación los mismos principios de no discriminación, transparencia, procedimientos de adjudicación y de solución de diferencias con publicación de oportunidades de contratación pública para contratos de cierta cuantía en el DOUE.

Asimismo, en virtud del “European Union (Withdrawal Act) 2018”, la normativa británica en contratación pública, transposición al ordenamiento jurídico británico de las Directivas comunitarias, seguirá siendo de aplicación.

Sin embargo, a partir del 1 de enero de 2021 la publicación de oportunidades se hará en el portal “Find a Tender”. Los proveedores de productos o servicios que quieran acceder a contratos públicos del Reino Unido deberán acceder a este nuevo sistema de e-notificaciones, en lugar del Tenders Electronic Daily (TED). Para acceder a contratos de menor cuantía, se seguirán publicando en Contracts Finder, MOD Defence Contracts Online, Public Contracts Scotland, Sell2Wales y eTendersNI, éstos últimos para acceder a los contratos de las administraciones con competencias transferidas.

El Gobierno ha publicado varias guías sobre qué esperar a partir del 1 de enero de 2021 en materia de contratación pública, con información para autoridades públicas, empresas y otros organismos:

https://www.gov.uk/guidance/bidding-for-overseas-procurement-opportunities-what-to-expect-from-1-january-2021/
https://www.gov.uk/guidance/public-sector-procurement-after-a-no-deal-brexit#advice-for-business/.
https://www.gov.uk/government/publications/procurement-policy-note-0219-preparing-for-the-uk-leaving-the-eu.

Asimismo, y en caso de que no se logre un acuerdo de libre comercio (ALC) con Reino Unido o que éste apenas contemple el tema de la contratación pública, Reino Unido ya ha negociado en el seno de la OMC su adhesión al Acuerdo Plurilateral de Contratación Pública (GPA) como miembro de pleno derecho, para poder garantizar su acceso al mercado de la UE-27 y de los países firmantes del acuerdo. Esta negociación ha sido necesaria para garantizar también el acceso de la UE-27 al mercado británico. La entrada en vigor de esta adhesión está pendiente de un último trámite. Podría tardar 30 días en entrar en vigor después del 31 de diciembre de 2020 pero se espera que el impacto será mínimo.

En el GPA, los umbrales de los contratos son superiores a los establecidos en las Directivas, no se cubren industrias de red privada, ciertos servicios públicos, material de defensa, sanidad y servicios sociales, legales, etc, existen limitaciones en concesiones y los procedimientos de adjudicación y de solución de diferencias son más flexibles y sencillos, pero quizá con menores garantías. Además, sin las directivas comunitarias como tronco común, se podrá dar en el futuro una posible divergencia entre los procedimientos, criterios de adjudicación, solución de diferencias, etc. en Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte, al tratarse de una competencia transferida a cada nación integrante del Reino Unido.

Está por ver si en el posible futuro acuerdo de libre comercio se incluye un capítulo sobre contratación pública ya que a las dos partes les interesa ir más allá de lo incluido en el GPA.
 

 ADMINISTRACIONES CON COMPETENCIAS TRANSFERIDAS 

Escocia, Gales e Irlanda del Norte cuentan con sus propios portales web dedicados a oportunidades de negocio del sector público: 

- Sell2Wales es la iniciativa del gobierno galés (www.sell2wales.gov.uk).

- Public Contracts Scotland publica las ofertas de contratos públicos del gobierno escocés, el NHS Scotland, las autoridades municipales y otras entidades públicas (www.publiccontractsscotland.gov.uk).

- eSourcing NI es el portal del gobierno de Irlanda del Norte (https://e-sourcingni.bravosolution.co.uk/web/login.shtml).

 

Volver a índice de Marco jurídico

Régimen de inversiones

En principio, en Reino Unido no existe ninguna legislación restrictiva aplicable a la Inversión Extranjera Directa (IED), el régimen de inversiones aplicable por lo tanto es el mismo que regiría a las inversiones realizadas por empresas británicas. No obstante, hay que tener en cuenta que en algunos sectores específicos regulados como por ejemplo el sector energético o algunas áreas de transportes, las empresas en estos sectores deberán cumplir las exigencias del Gobierno para operar en ellos. 

Salvo contadas excepciones, Reino Unido no discrimina entre nacionales y extranjeros en la formación y el funcionamiento de las empresas privadas. Las empresas extranjeras que han establecido filiales británicas no suelen encontrar requisitos especiales de nacionalidad con respecto a los directivos o a los accionistas, aunque al menos un directivo de cualquier compañía registrada en Reino Unido debe ser residente habitual en Reino Unido. En Reino Unido es legal una participación mayoritaria en el capital de una sociedad local. El organismo competente para declarar la inversión es Companies House.

El Department for International Trade (DIT) ofrece, desde julio de 2016, información a las empresas extranjeras relativa a ayudas para establecerse en el país. Se han creado zonas para empresas con tal de fomentar el desarrollo industrial y comercial. Estas zonas permiten a las empresas beneficiarse de las exenciones de impuestos. El principal medio de apoyo consiste en el plan de Financiación Selectiva para la Inversión en Inglaterra, que busca fomentar una notable inversión en proyectos que acarreen grandes mejoras en la productividad, la capacitación y el empleo. Se trata de una concesión discrecional que se puede ofrecer a empresas extranjeras (y a empresas británicas), abriendo una nueva operación, o ampliando/modernizando una ya existente en un "Área Asistida". Está disponible para proyectos de servicios e industria que cumplan ciertos requisitos.

De acuerdo con el Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2019 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), Reino Unido fue el cuarto destino mundial de inversión extranjera directa (IED. Según el mencionado informe, las grandes reducciones de los flujos de IED hacia Reino Unido (un 36% hasta los 64 billones de dólares) después del valor excepcionalmente alto de las fusiones y adquisiciones registrado en 2016, se debe en su mayor parte a la repatriación de los beneficios de las empresas multinacionales de Estados Unidos, que aprovecharon las reformas tributarias introducidas por el país en 2017 precisamente con ese fin.

Reino Unido ocupa el octavo lugar en 2019 (entre 190 economías) en la clasificación "Doing Business 2020" elaborada por el Banco Mundial (1 puesto por encima con respecto a 2018).

Por sectores, el porcentaje más grande de entradas de IED se destina a servicios financieros y casi la mitad de la inversión actual en  Reino Unido proviene de otros EEMM de la UE.

En cuanto a posibles riesgos de expropiación, la expropiación de los activos de una empresa o la nacionalización de una industria requiere una ley especial del Parlamento. En el caso de la nacionalización, el Gobierno británico lo deja al arbitrio del derecho internacional consuetudinario, proporcionando una compensación pronta, adecuada y efectiva.

Reino Unido  tiene 106 tratados bilaterales de inversión con terceros países, de los cuales 94 están en vigor (http://investmentpolicyhub.unctad.org/IIA/CountryBits/221#iiaInnerMenu). Existe un caso conflictivo registrado por la UNCTAD, el del Eurotunel contra Francia y Reino Unido. Por otra parte, Reino Unido es miembro de la Agencia Multilateral de Garantía de las Inversiones (MIGA).

 

 

Volver a índice de Marco jurídico

Propiedad inmobiliaria

Cómo comprar una propiedad

En términos generales, en Reino Unido existe una gran variedad de propiedades y de precios según su ubicación, por lo que se debe elegir previamente la zona específica donde se desea adquirir la propiedad. El proceso de compraventa es generalmente mucho más complicado y largo que en España por lo que, una vez elegida la ubicación deseada, se recomienda seguir los siguientes pasos:

1) Contactar, a ser posible personalmente, con las Agencias de la Propiedad Inmobiliaria (Estate Agents) de la(s) zona(s) elegida(s) para estudiar su oferta y pedir a varias agencias que se pongan en contacto cuando tengan propiedades que se ajusten a las características deseadas. En Reino Unido, la comisión de la agencia la paga solamente el vendedor.

2) Contactar con Building Societies (Sociedades de Crédito Hipotecario), Bancos, mortgage brokers, etc. con objeto de negociar una hipoteca (“mortgage”).

3) Contactar con un abogado que lleve a cabo los trámites legales de la compra (conveyance of property). Este paso es primordial, ya que en Reino Unido todas las adquisiciones y ventas de propiedad se realizan a través de abogados, que son necesarios tanto para la parte compradora como para la vendedora. Tanto el comprador como el vendedor serán informados de cómo va el proceso legal de la adquisición a través de sus respectivos abogados. Estos son además los encargados de hacer las búsquedas pertinentes en el Registro de la Propiedad (Land Registry), investigar si la propiedad tiene algún gravamen, o hacer las averiguaciones oportunas en el Departamento de Planificación del respectivo Ayuntamiento, entre otras. 

Si todo va bien, en aproximadamente dos meses los abogados enviarán la escritura por correo para que sea examinada y firmada por ambas partes (exchange of contracts), entonces se fijará la fecha de entrega de las llaves y de la toma de posesión de la propiedad (completion date). Generalmente, en este tipo de procesos no hay depósito, por lo que tanto el comprador como el vendedor pueden cambiar de opinión en cualquier momento sin que esto acarree ninguna penalización, con los consiguientes gastos y molestias.

En  Reino Unido hay que pagar un impuesto equivalente al de Transacciones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados denominado "Stamp Duty" por la compra o arrendamiento de propiedades, cuya cuantía depende del valor de la misma. La cantidad a pagar dependerá de si la vivienda es para uso residencial o no.
 

Más información en “Stamp Duty Land Tax relief for land or property transactions”, HM Revenue & Customs, (08.07.20). https://www.gov.uk/guidance/stamp-duty-land-tax-relief-for-land-or-property-transactions#first-time-buyers-relief.

Freehold/leasehold

“Freehold” y “Leasehold” se refieren a las dos formas diferentes de posesión de propiedades en Inglaterra y Gales. Escocia tiene su propia versión de la plena propiedad, llamada '”feuhold”. El “leasehold” existe, pero es mucho menos común que en Inglaterra y Gales.

a) Freehold (o propiedad absoluta)
El “freehold” supone la propiedad absoluta o propiedad por tiempo indefinido y se aplica a la mayoría de las viviendas unifamiliares (construcción destinada a una sola familia). Significa que se es propietario de la casa y el terreno sobre el que ésta se construye, y que ambos forman parte de su patrimonio y se pueden legar. Su derecho a hacer con ella lo que quiera sólo está limitado por la planificación y otras leyes. Cualquier reparación necesaria es responsabilidad del propietario, pero por lo general puede optar por no llevarla a cabo si así lo desea.
Por estas razones, las propiedades absolutas son generalmente más deseables que las propiedades bajo régimen de “leasehold”, por lo que a menudo valen más.

b) Leasehold (arrendamiento a largo plazo)
Un contrato de “leasehold” otorga a su beneficiario un derecho de ocupar una propiedad por un período muy largo de tiempo, pero sin ser el propietario del terreno sobre el que se asienta la propiedad. Así, esta especie de arrendatario paga de entrada una suma inicial de dinero considerable (similar a la compra de una casa) por la que “compra” el contrato de arrendamiento a largo plazo o “leasehold”. Una vez finalizado el período del contrato, la propiedad en teoría revertiría en su propietario absoluto.

En la práctica esto no sucede así. Históricamente la mayoría de los contratos de “leasehold” se han firmado por 99 años, aunque los contratos más recientes pueden ser de hasta 125 años y, en algunos casos, de 999 años. La duración del contrato de “leasehold” tiene una influencia directa en el valor de la propiedad. En la mayoría de los casos, los arrendatarios tienen derecho a extender su “leashold” o incluso a comprar el dominio absoluto.

Al tratarse de un tipo de arrendamiento, aunque a muy largo plazo, el arrendatario deberá pagar una renta anual al propietario absoluto. La renta a pagar normalmente será bastante reducida (a menudo entre 50 y 250 libras) y refleja el hecho de que el arrendatario por lo general será responsable de pagar ciertos gastos relacionados con el mantenimiento y reparación de la vivienda y el hecho de haber pagado una suma considerable para comprar el contrato en primer lugar. Debe, sin embargo, existir un contrato que estipule derechos y responsabilidades de ambas partes. Aunque las viviendas unifamiliares pueden arrendarse bajo “leasehold”, este tipo de propiedad se aplica generalmente a pisos (viviendas colectivas).

Una vez finalizado el contrato, el arrendatario puede pedirle al propietario que extienda su contrato de alquiler. Esta extensión podrá hacerse por noventa años en el caso un piso y por cincuenta años en el caso de una casa. Los propietarios que quieren vender el dominio absoluto de un bloque de viviendas generalmente tienen que ofrecer a los arrendatarios la primera oportunidad de comprarlo. Esto se conoce como su derecho de tanteo.

Británicos con propiedades en España

Según el Avance de la “Estadística del Padrón Continuo” (INE), a fecha 1 de enero de 2020 había 262.123 personas de nacionalidad británica residiendo en España (el 4,8% respecto al total de extranjeros residentes). La edad media en 2019 de la población británica en España es de las más altas: 53,6 años. Generalmente, el presupuesto para compra de vivienda en España por parte de los británicos oscila entre los 150.000 y 250.000 euros.

Los británicos siguen siendo los primeros compradores extranjeros de viviendas en España. Aunque su peso ha disminuido en los últimos años por la entrada de nuevas nacionalidades y, en menor medida, por el debilitamiento de la demanda a causa de la incertidumbre del Brexit y de la consecuente devaluación de la libra esterlina que restó poder adquisitivo a los hogares británicos.

Más allá de la fluctuación de la divisa británica, todavía se desconocen muchos detalles de cómo será la relación futura tras el Brexit. Según los expertos, lo más importante a la hora de realizar una inversión inmobiliaria, por encima de la fiscalidad, serán los tipos de permisos de residencia y trabajo que se negociarán entre el Reino Unido y la UE, así como el acceso a la sanidad, teniendo en cuenta que la mayoría de británicos que residen temporalmente en España son jubilados. La mayoría reside en zonas costeras y, de hecho, la mayor colonia de británicos está en la provincia de Alicante (casi el 28% de los empadronados), seguida de Málaga.

En cuanto al perfil del comprador británico, según los expertos existen 3 tipologías de compradores:
• parejas de edad madura, que buscan comprar su casa para la jubilación con una buena ubicación fundamentalmente en las zonas costeras.
• familias que pretenden comprar su residencia de vacaciones.
• personas que quieren invertir en la compra para rentabilizar con el alquiler la inversión.

Fuente: “Avance de la Estadística del Padrón Continuo a 1 de enero de 2019”, Notas de Prensa, INE, (21.04.20)
 

 

 
 

Volver a índice de Marco jurídico

Incentivos a la inversión (fiscales, sectoriales, regionales y locales)

En el Reino Unido existe un amplio abanico de incentivos a la inversión. Además, el país cuenta con un generoso régimen de incentivos fiscales para actividades de Investigación y Desarrollo (I+D) diseñado para alentar a las sociedades a invertir en I+D y llevar a cabo estas actividades en el Reino Unido. Existen diversos regímenes aplicables a grandes sociedades y a pequeñas y Pymes (Small Medium Enterprises, SMEs). Una sociedad tiene condición de SME cuando:

• tiene menos de 500 empleados
• su cifra anual de negocios no es superior a los 110 millones de libras o su balance no supera los 95 millones de libras.

Cuando una sociedad forma parte de un grupo, tanto dicha sociedad como todas las sociedades del grupo deben reunir conjuntamente los requisites para la condición de “SME”. La definición de grupo se basa en la definición de SME de la UE (Anexo I del Reglamento (UE) nº 651/2014 de la Comisión).

Las SMEs pueden deducirse el 230% de determinados gastos incurridos en actividades de I+D. En el caso de las sociedades con pérdidas fiscales, estas pueden solicitar la monetización del 14,5 % de la deducción reconocida por gastos en I+D. Se trata de un pago en efectivo por parte de la HMRC (Agencia Tributaria) de hasta £33,35 por cada £100 invertidas en I+D.

Los gastos sobre los cuales puede solicitarse la deducción fiscal por I+D son:
• el coste de personal directamente involucrado en el trabajo de I+D.
• el 65 % del coste de trabajadores autónomos externos involucrados en las funciones de I+D o del coste de subcontratación de elementos específicos de una tercera parte para el trabajo en I+D.
• el coste de software y de elementos consumibles tales como combustible, energía y agua.

Las actividades en I+D no deben estar subvencionadas, ni tampoco haber sido encargadas a la empresa por una tercera persona. Esto es relevante en aquellos casos en que la empresa filial británica provea servicios de I+D a la sociedad matriz extranjera. No obstante, dicha sociedad podría acogerse en dicho supuesto al régimen de I+D para grandes empresas.

Las grandes empresas pueden acogerse a la deducción fiscal por gastos en I+D a través de un crédito especial conocido como “RDEC” (Research+Development ó R+D Enhanced Credit). Se trata de créditos fiscales que funcionan como un incentivo del Gobierno diseñado para impulsar la innovación en múltiples industrias. El RDEC equivale al 12 % de la inversión apta en I+D de la empresa que, después de impuestos, equivale a un beneficio neto del 9,72 % de dicha inversión.

Además de las deducciones ya mencionadas, existe una deducción fiscal del 100% para el gasto en activos fijos (con excepción del suelo), empleados en actividades de I+D.

Patten Box

El Patent Box se introdujo en 2013 como parte de un mecanismo del Gobierno para fomentar la innovación en Reino Unido. Originalmente, este régimen estaba disponible para determinadas patentes registradas o adquiridas con anterioridad al 1 de julio de 2016, y sigue siendo de aplicación hasta 2021. Sin embargo, el Gobierno introdujo una modificación del régimen, con efectos a partir del 1 de julio de 2016, en virtud de la cual se concede un tipo efectivo del impuesto sobre sociedades (Capital Gains Tax) del 10 % sobre las patentes que cumplen los requisitos (en comparación con el tipo básico del impuesto sobre sociedades, que es actualmente del 19 %), pero con la condición de que las actividades de I+D relacionadas con dicha patente haya tenido lugar en Reino Unido.

El Patent Box está dirigido a la propiedad intelectual nueva y existente, así como a la adquirida, siempre que se hayan realizado avances posteriores en la misma o en el producto al que haya sido incorporada.
Beneficiarios de este mecanismo para incentivar la innovación: las patentes reconocidas por la Oficina de Propiedad Intelectual británica (IPO, Intellectual Property Office) y la Oficina Europea de Patentes, así como la protección reglamentaria de datos (“exclusividad de datos”), los certificados complementarios de protección (SPC, Special Patten Certificates), entre otros.

Por otro lado, Reino Unido tiene un gran número de incentivos de deducción fiscal para las industrias creativas. Entre estas deducciones se incluyen:
1. Sector cinematográfico
2. Televisión de gama alta
3. Animación
4. Televisión infantil
5. Videojuegos
6. Teatro
7. Orquestas
8. Exposiciones de museos y galerías

Sociedades de cartera

Reino Unido es un lugar muy atractivo para establecer una Sociedad de cartera o holding, tanto para tenencia de inversiones en filiales extranjeras como para plataformas de fusiones y adquisiciones para futuras adquisiciones.

Reino Unido no impone retenciones fiscales sobre dividendos pagados, independientemente de la ubicación del beneficiario. Estas normas garantizan una evasión fiscal mínima cuando los dividendos se abonan a través de una Sociedad de cartera británica. Además, Reino Unido cuenta con una red de convenios fiscales. De forma que, las retenciones fiscales sobre los pagos de sociedades extranjeras, como intereses y dividendos, pueden reducirse e incluso llegar a desaparecer por completo. Más información en:

https://www.gov.uk/government/publications/double-taxation-treaties-territory-residents-with-uk-income.
https://www.gov.uk/government/collections/tax-treaties.

En esta línea, el Reino de España firmó el 14 de marzo de 2013 un nuevo convenio con el Reino Unido para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal en materia de Impuestos sobre la Renta y sobre el Patrimonio, que deroga al firmado el 21 de octubre de 1975. El Convenio y su Protocolo, entraron en vigor el 12 de junio de 2014 (BOE 15.05.2014). http://www.legislation.gov.uk/uksi/2013/3152/schedule/made.
Becas para I+D

Se trata de ayudas económicas para proyectos innovadores realizados por individuos y PYMEs. Las becas se otorgan según la región donde se vaya a realizar el proyecto, los enlaces para cada una de las regiones son los siguientes:
- Inglaterra: https://www.gov.uk/government/organisations/innovate-uk.
- Escocia: https://www.scottish-enterprise.com/support-for-businesses/funding-and-grants.
- Gales: http://business.wales.gov.uk/finance-funding-supportm . Este sitio web no está disponible al público mientras se efectúan las actividades de mantenimiento en curso, tal y como se informa en la web.
- Irlanda del Norte: https://www.investni.com/support-for-business.


Programa Eureka y otros proyectos de participación con la UE

Esta pendiente de la negociación final la participación de Reino Unido en los diferentes programas europeos.


Otras ayudas

Gov.uk recopila y actualiza toda la información sobre incentivos y ayudas a la inversión en Reino Unido. Se puede acceder a su buscador de incentivos en: https://www.gov.uk/guidance/global-innovation-what-support-is-available#funding-programmes

Incentivos del gobierno británico

El Gobierno británico también tiene habilitados otros programas de ayudas e incentivos para la inversión entre los que destacan los siguientes:

• Beneficios fiscales para inversores individuales en start-ups: El programa Seed Enterprise Investment Scheme (SEIS) está diseñado para ayudar a las pequeñas empresas, en sus primeras etapas de desarrollo, a levantar financiación a través de la opción de beneficios fiscales para los inversores individuales que adquieran nuevas acciones en esas compañías. Más información sobre el programa se encuentra disponible en el siguiente enlace:
https://www.gov.uk/guidance/venture-capital-schemes-apply-to-use-the-seed-enterprise-investment-scheme
• Beneficios fiscales para inversores individuales en compañías de alto riesgo: El Enterprise Investment Scheme (EIS) está diseñado para ayudar a las pequeñas empresas en fases primarias de desarrollo y de alto riesgo a levantar financiación mediante el ofrecimiento de beneficios fiscales a los inversores que adquieran sus acciones. Más información en este enlace: https://www.gov.uk/guidance/venture-capital-schemes-apply-for-the-enterprise-investment-scheme.

Incentivos de otras agencias gubernamentales

Existen diversas ayudas que ofrecen diferentes entes regionales dependiendo de la zona de Reino Unido donde vaya a efectuarse la inversión:

• Inglaterra: Gov.uk recopila las ayudas a la inversión que se realizan en territorio británico. Adicionalmente, el Ministerio de Negocios, Energía y Estrategia Industrial promueve sus Fondos de Crecimiento Regional para proyectos de gran tamaño realizados en Inglaterra. Más información en: https://www.gov.uk/business-and-industry/regional-growth-fund.
• Irlanda del Norte: Las autoridades norirlandesas ofrecen apoyo a proyectos de inversión en actividades productivas y de bienes susceptibles de ser exportados. http://www.investni.com/index.htm.
• Escocia: Existen diversos fondos e incentivos a la inversión en Escocia tanto para proyectos de inversión como para I+D. La ayuda se centra, fundamentalmente, en determinados sectores específicos. Todos los incentivos se encuentran recopilados en: https://www.sdi.co.uk/invest. Adicionalmente, el Banco Escocés de Inversiones (SIB) ofrece fondos de inversión para ayudar a las empresas dependiendo de la fase de crecimiento en la que se encuentren. Más información en: https://www.scottish-enterprise.com/support-for-businesses/funding-and-grants/accessing-finance-and-attracting-investment/scottish-co-investment-fund.
• Gales: Los incentivos y ayudas en País de Gales se coordinan desde la Asamblea Gubernamental de Gales que incluye becas a la propiedad, ayudas para la mejora de negocios y apoyo a la innovación. Más información en:
https://businesswales.gov.wales/businessfinance/.

 

Volver a índice de Marco jurídico

Formación de "joint-ventures". Socios locales

Una empresa extranjera puede tener presencia/establecimiento en el Reino Unido mediante una asociación con una empresa británica. Las joint ventures generalmente se forman cuando dos o más personas o empresas se unen para ejecutar una propuesta comercial o proyecto en particular en un acuerdo contractual o corporativo. Estas Joint Ventures se establecen habitualmente como sociedades limitadas o asociaciones. Las cuatro formas más comunes en Reino Unido son:

• Sociedad colectiva
• Sociedad comanditaria simple
• Sociedad comanditaria de responsabilidad limitada
• Acuerdo de cooperación puramente contractual

Sea cual sea la forma de constitución elegida, las empresas deben tener en cuenta una serie de aspectos respecto a las leyes de competencia de Reino Unido y la Unión Europea (EU Merger Regulation, 139/2004/EC) y temas de propiedad intelectual, entre otros.

Los documentos necesarios para establecer una joint venture son el acuerdo de joint venture (joint venture agreement/shareholder´s agreement) y los estatutos de la nueva sociedad (company's articles of association).

Estos documentos deben cubrir una serie de aspectos como:

• Objetivo y propósitos de la joint venture.
• Cómo se gestionará la joint venture.
• La propiedad y grado de influencia de cada compañía.
• La capitalización y financiación de la joint venture, así como las correspondientes retribuciones.
• Las condiciones por las que las compañías pueden traspasar sus acciones a una tercera.
• Cómo se tratarán las disputas entre las compañías.
• Las circunstancias para la disolución de la joint venture. Así como los mecanismos e implicaciones de la misma.

Se puede encontrar información sobre posibles socios en la asociación sectorial británica correspondiente (UK Trade Association). Para más información, visitar el Trade Associations Forum (Foro de Asociaciones Sectoriales) en www.taforum.org.

 

Volver a índice de Marco jurídico

Tipos de sociedades

La mayoría de los inversores extranjeros establecen una sociedad registrada británica. Existen cuatro modalidades de sociedad en el Reino Unido:

• Sociedad de Responsabilidad Limitada (“Private company limited by shares”, o “LTD"): La responsabilidad de los socios está limitada a la suma de las acciones que tienen suscritas a su nombre, pero no desembolsadas. Para constituir una sociedad limitada no existe capital mínimo (el único requisito es que este sea mayor que cero) No obstante, el capital suele dividirse en acciones de una libra.
• Sociedad Anónima (“Public company limited by shares”, o “PLC”): las acciones de la empresa son ofrecidas al público a través de una bolsa de valores y la responsabilidad de los socios está limitada por las acciones suscritas a su nombre pero no desembolsadas. El capital mínimo para constituir una PLC es de 50.000 libras. El 25% del mínimo debe estar desembolsado para que el registro mercantil emita el certificado de constitución.
• Sociedad Limitada por Garantía (“Private company limited by guarantee”): la responsabilidad de los socios está limitada por la cantidad que han acordado contribuir a los bienes de la sociedad en el caso de que sea liquidada.
• Sociedad Regular Colectiva (“Private unlimited company"): No existe límite a a responsabilidad de los socios.

Las formas societarias más utilizadas son principalmente, la sociedad de responsabilidad limitada (Ltd) y la Sociedad Anónima (PLC). El formato de Sociedad Limitada por Garantía (Private company limited by guarantee) es utilizado habitualmente en sectores sin ánimo de lucro.

La legislación británica que regula este tipo de sociedades es la Companies Acts 2006 (http://www.legislation.gov.uk/ukpga/2006/46/contents).
Para establecer una compañía Ltd o una PLC el empresario, o su agente, deberá presentar los formularios correspondientes al registro mercantil (Companies House, para Inglaterra, Escocia o Gales, o el Companies Registry en Irlanda del Norte) como son:

• La Escritura Pública de Constitución (Memorandum of Association)
• Los Estatutos de la Sociedad (Articles of Association)
• Los detalles de las personas que tengan un control significativo de la empresa (i.e. >25%).

Previamente a lo anterior, se deberá comprobar que el nombre de la compañía no coincida con el de una sociedad ya registrada y tener en cuenta, que no se pueden utilizar palabras consideradas “sensibles”. Para consultar un listado de palabras sensibles completo, se pueden dirigir a: https://www.gov.uk/government/publications/incorporation-and-names.

La compañía se puede registrar on-line a través del (“Web Incorporation Service”), o por correo postal. Para mas información:
https://ewf.companieshouse.gov.uk/runpage?page=incOnlySCRSLogin.

Como alternativa a las anteriores, las empresas extranjeras pueden establecer su presencia en el Reino Unido a través de una de las siguientes figuras:

a. Establecimiento en el Reino Unido (UK Establishment)
La normativa del Reino Unido ha unificado, a través del Overseas Companies Regulations 2009, los anteriores conceptos de oficina de representación (“place of business”) y sucursal (“branch”) en uno, denominado establecimiento en el Reino Unido (“UK Establishment”).

Aquellas oficinas de representación y sucursales que existiesen antes del 1 de octubre de 2009 han pasado a considerarse establecimientos. En algunos casos, este tipo de entidades deberán remitir al Registro Mercantil británico (Companies House) un formulario transitorio OS TN01 para asegurarse de que el registro posee la información correcta y actualizada.

El registro en el Companies House de las empresas extranjeras que operan en el Reino Unido será obligatorio cuando exista presencia física de la empresa.

Dentro del mes siguiente a la apertura del establecimiento, la compañía deberá remitir al Companies House la siguiente información:
• Formulario de registro de empresa extranjera OS IN01.
• Copia certificada de los documentos constitutivos de la empresa, con una traducción certificada al inglés, si estuviesen en otro idioma.
• Copia de las cuentas más recientes de la empresa (con traducción certificada al inglés, si fuese necesario) si la compañía debe presentar cuentas según la legislación de su matriz.
• El pago de la tasa de registro (20 libras).

Existe un servicio de registro urgente (“Same Day Application”) cuya tasa asciende a 100 libras.

Para más información consultar el siguiente link.
https://www.gov.uk/government/collections/companies-house-forms-for-overseas-companies.

b. Sociedades Colectivas (Partnerships)

Las personas físicas, incluyendo los inversores extranjeros, pueden establecer este tipo de sociedades. Se trata de sociedades que no tienen una entidad legal independiente de sus socios. A efectos fiscales, deben registrarse con el HM Revenue & Customs. Los socios tienen responsabilidad solidaria por todas las deudas. Esto supone que si un socio, o un número de socios, no pueden pagar, o no se le puede obligar a pagar, su parte de la deuda será cubierta por los restantes socios.

c. Sociedad Comanditaria Simple (Limited partnerships)

Una Sociedad Comanditaria Simple consta de:
• Una o más personas, físicas o jurídicas, denominados “socios generales” quienes son responsables por todas las deudas y obligaciones de la empresa, y
• Una o más personas, físicas o jurídicas, denominados “socios limitados” quienes contribuyen como capital (dinero o propiedad) valorada en una cantidad total manifestada. Estos socios no son responsables de las deudas y obligaciones contraídas por la compañía más allá de la cantidad aportada. Tampoco pueden retirar o ser devueltos su aportación a la sociedad antes del fin de la vida de ésta, formar parte de la gestión del negocio o tener poder para vincular legalmente a la sociedad. En caso contrario, serán responsables de las deudas y obligaciones asumidas por la sociedad hasta cubrir la cantidad devuelta o generada en la gestión del negocio.

La Sociedad Comanditaria Simple debe estar registrada en virtud de la Ley de Sociedades Comanditaria Simple de 1907 (Limited Partnership Act of 1907). Para registrarse, todos los socios deben firmar y enviar el formulario LP5, que incluye datos sobre el nombre de la sociedad, naturaleza del negocio, fecha de comienzo y la suma contribuida por cada socio limitado, al Companies House. La tasa de registro general es de 20 libras y la urgente de 100 libras.

Una Sociedad Comanditaria Simple extranjera normalmente no puede registrarse en el Reino Unido ya que es necesario que el domicilio operativo de la sociedad esté ubicado en Reino Unido.

d. Asociaciones de Responsabilidad Limitada (Limited Liability Partnerships LLP)

Una LLP es una estructura empresarial alternativa que proporciona las ventajas de la responsabilidad limitada, pero permitiendo a sus socios libertad en la organización interna y gestiones fiscales propias de una asociación tradicional.

Cualquier empresa nueva o existente de dos o más personas, tanto físicas como jurídicas, puede incorporarse como una LLP. La solicitud de registro de una LLP debe hacerse a través de la remisión del formulario LL IN01 al Companies House (Companies Registry para Irlanda del Norte). El registro puede hacerse de manera electrónica, en cuyo caso se aplicarán unas tasas de 13 libras para el registro estándar y 30 libras para el registro urgente (“Same Day”). En caso de realizar el registro en soporte papel, las tasas son de 40 y 100 libras, respectivamente.

Cada LLP deberá tener al menos dos miembros “designados”, cuyos derechos y obligaciones son mayores que los de los miembros ordinarios. Estos incluyen la firma de las cuentas anuales, la elección de un auditor o las notificaciones necesarias al Companies House, entre otros.

Las asociaciones LLP tienen exigencias similares a las de una empresa, incluyendo la publicación de sus cuentas anuales. También se les exige:

• Presentar una declaración fiscal anual (Annual Return).
• Notificar cualquier cambio de los socios.
• Notificar cualquier cambio en los nombres o domicilio particulares de sus socios.
• Notificar cualquier cambio de su domicilio social.

Más información en: https://www.gov.uk/government/collections/companies-house-guidance-for-limited-companies-partnerships-and-other-company-types.

e. Sociedad Anónima Europea (European public limited company)

La Sociedad Anónima Europea (“SE” ó “Societas Europaea”) puede ser creada en cualquier Estado del Espacio Económico Europeo, y deberá ser tratada como cualquier empresa creada de acuerdo con la legislación local en aquellos Estados en los que posea un lugar de negocio registrado. Su domicilio social y sede operativa deben estar en el mismo país.

Se puede crear una SE de diversas maneras:

1. Por fusión
2. Como compañía matriz
3. Como filial
4. Mediante la transformación de una Plc (Sociedad Anónima) en una SE.

Una SE debe tener capital en acciones y accionistas cuya responsabilidad está limitada de manera similar a la de una Plc. Como ocurre con una Plc, una SE registrada en el Reino Unido puede denominar su capital de acciones en cualquier divisa de su elección, siempre y cuando 50.000 estén en libras esterlinas o 57.100 en euros. Su capital social suscrito debe ser de al menos 120.000 euros. La tasa de registro en el Reino Unido de una SE es de 20 libras.

Más información en: https://www.gov.uk/government/publications/european-companies-in-the-uk-registration-and-administration
 

Constitución de sociedades

Se trata de un procedimiento sencillo, y no existe una normativa independiente para el caso de nacionales extranjeros.Para su registro se requieren los siguientes documentos:
• Escritura Pública de Constitución (Memorandum of Association)
• Estatutos de la Sociedad (Articles of Association)

Se entregarán en el Companies House (para Inglaterra, Escocia o Gales) o el Companies Registry (en Irlanda del Norte).

Se puede preparar los documentos y registrar la sociedad en el curso de un día, siempre que se puedan usar los pliegos estándar de Escritura Pública de Constitución y de Estatutos de la Sociedad. Se tardaría más si hubiera que elaborarlos a medida. Existen compañías previamente constituidas (“ready made” or “shelf companies”) que se pueden comprar en despachos de abogados, agentes especializados o en Companies House.

Respecto al nombre de la compañía, éste no puede coincidir con la de una sociedad ya registrada. Por tanto, antes de iniciar el proceso de registro, se recomienda comprobar que no existe una compañía con el mismo nombre en Companies House o Companies Registry. Tampoco se pueden utilizar palabras consideradas “sensibles”o "hirientes". Para consultar un listado de palabras sensibles completo, se pueden dirigir a: https://www.gov.uk/government/publications/incorporation-and-names
 

Volver a índice de Marco jurídico

Propiedad industrial (marcas, patentes, diseños, licencias)

La propiedad intelectual está protegida en Reino Unido por medio de la legislación sobre marcas, patentes, Copyright, diseño industrial e información confidencial.

A continuación se exponen brevemente las consideraciones principales en materia de marcas, patentes y Copyright en Reino Unido.

Marcas

Las marcas, logos, estilos de negocio, etc. forman parte de los activos más valiosos de una empresa o negocio. Estos se pueden proteger en Reino Unido de dos formas distintas:

a) solicitando el registro de los mismos como marcas registradas.

b) por medio de un recurso contemplado en el sistema jurídico británico, denominado “passing-off action”, que se explicará más adelante.

La legislación sobre marcas en Reino Unido está recogida en la Ley de Marcas de 1994 (“Trade Mark Act 1994”), la cual incorpora la Directiva comunitaria sobre marcas comerciales a la legislación británica. También se contempla en la ley común de “passing off”, equivalente a la competencia desleal en otros países. 

El registro de una marca no es obligatorio en Reino Unido, sin embargo, el hecho de registrarla confiere al titular el derecho de uso en exclusiva de esa marca, en relación con los bienes y servicios para los que esté registrada. 

Cualquier persona o compañía, sea residente en el Reino Unido o no, puede solicitar el registro de una marca comercial, siempre que la marca sea utilizada por el solicitante, o bien por una tercera persona con el consentimiento de éste, o bien el solicitante tenga la intención de utilizar la marca.

La solicitud se entrega a la Oficina de Propiedad Intelectual del Reino Unido (UK Intellectual Property Office, https://www.gov.uk/government/organisations/intellectual-property-office), la cual es una división del BEIS (Department for Business, Energy & Industrial Strategy). La Oficina de Propiedad Intelectual verifica que la marca cumple con las especificaciones requeridas por la ley de marcas arriba mencionada. A su vez, comprueba en sus archivos que no se ha solicitado previamente el registro de esa marca y que no ha sido registrada con anterioridad.

Para que una marca pueda ser registrada tiene que:

  • Poder ser representada gráficamente.
  • Se debe de poder distinguir entre los bienes y servicios del solicitante y los bienes y servicios de otros negocios.

Es posible solicitar el registro de palabras, diseños, formas en tres dimensiones (siempre que no se la forma típica del producto, sea decorativo o tenga alguna funcionalidad) y posiblemente sonidos y olores, siempre que se cumplan los dos requisitos anteriores.

Una vez que la marca ha sido aceptada por el Registro, ésta es publicada en el Boletín de Marcas (“Trade Marks Journal”), permitiendo de este modo que terceras personas puedan oponerse al registro de esa marca cuando, por ejemplo, la marca que se pretende registrar pueda crear confusión por su similitud con otra ya registrada.

La marca registrada tiene una duración de diez años, a contar desde el día en que se presentó la solicitud. El registro de la marca se puede renovar a partir de entonces ilimitadamente, en períodos de diez años, siempre que se paguen las cuotas de renovación.

Se puede cometer una infracción contra una marca registrada cuando un tercero usa una marca idéntica en bienes y servicios idénticos a los registrados, o si se usa una marca similar o idéntica en bienes o servicios similares o idénticos, dando lugar a una posible confusión entre el público.

Para evitar este tipo de infracciones, el propietario puede conceder una licencia o una cesión a un tercero para el uso de su marca. Tanto las cesiones como las licencias pueden ser válidas de una manera genérica para todos los bienes y servicios registrados bajo esa marca o tan sólo para una parte de ellos, y también pueden tener validez para todo el territorio británico o estar limitados a determinadas áreas.

Las marcas que han sido registradas pueden optar por el uso de las palabras: “marca registrada” (Registered Trade Mark, o sus siglas RTM) o el símbolo ®. Sin embargo, constituye una ofensa criminal el uso de distintivos como la palabra “registered” (registrado) o el símbolo ® para una marca que no ha sido registrada en Reino Unido, salvo que haya sido registrada en otro país.

Existen otras dos clases de marcas:

  1. Marcas certificadas: El propósito de este tipo de marca es distinguir a ciertos productos de otros al haber sido objeto de un examen, inspección, análisis u otro procedimiento similar llevado a cabo por una organización independiente.
  2. Marcas colectivas: Se otorgan para identificar a los miembros de una asociación. Esto supone que la marca pertenece a la asociación y no a un miembro individual.

Las dos clases anteriores deben cumplir todos los requisitos establecidos para una marca registrada.

“Passing off”

Como se mencionó anteriormente, una marca aunque no esté registrada, puede ser protegida bajo la ley común de “passing off”, equivalente a la competencia desleal. En general, la ley protege al propietario de una marca contra el uso indebido de ésta por un tercero.

Para tener éxito en un recurso amparándose en el “passing off”, el demandante (propietario de una marca no registrada) debe establecer:

  • que la marca es suya
  • que existe una imagen reconocida de esa marca, de modo que el público asocia esa determinada marca a sus bienes y/o servicios,
  • que existe una confusión, o la posibilidad de que se produzca confusión del público entre los bienes/servicios que llevan la marca apropiada y los que son propiedad del demandante,
  • que ha habido daños.

Ejercitar este tipo de acción en caso de infracción es mucho más costoso que defender una marca que haya sido registrada. Por este motivo, suele ser preferible que se registren las marcas.

2. Patentes

La ley que regula las patentes en Reino Unido concedidas con posterioridad a 1º de junio de 1978 es la Ley de Patentes de 1977 (“Patents Act 1977” enmendada en 1998 y 2004). Para patentes anteriores la ley que se aplica es la “Patents Act 1949”. La ley de 1977 tiene como objeto la incorporación a la ley británica de las provisiones establecidas en el Convenio Europeo de Patentes.

Las patentes están disponibles para los inventos. Sin embargo, para que un invento pueda ser patentado, ha de involucrar una novedad, no puede haberse dado a conocer al público previamente a su fecha de registro, ha de tener una aplicación industrial y no puede ser un “invento excluido”, como una teoría científica, un descubrimiento o una nueva variedad de planta o animal.

Para obtener una patente en el Reino Unido se puede proceder de una de estas tres formas:

  • Solicitando una patente nacional, en la Oficina de Patentes del Reino Unido (Intellectual Property Office).
  • Enviando una solicitud a la Oficina de Patentes Europea, bajo el Convenio Europeo de Patentes (European Patent Convention o EPC), designando el Reino Unido.
  • Solicitando el registro, según el Tratado de Cooperación de Patentes (Patent Co-operation Treaty o PCT), designando el Reino Unido.

Una patente, una vez concedida, tiene una duración máxima de 20 años desde la fecha de solicitud. Se deben pagar cuotas anuales de renovación a partir del cuarto año desde que se solicitó la patente. Se puede cancelar una patente si estas cuotas no se pagan.

A partir de 1993 se introdujeron en el Reino Unido los Certificados de Protección Suplementaria (Suplementary Protection Certificates) para las patentes de productos farmacéuticos. Por medio de estos certificados se extiende el monopolio de las patentes de nuevos productos farmacéuticos por un máximo de cinco años a partir de que caduque la patente básica.

Al igual que ocurría con las marcas, las patentes pueden ser cedidas o se puede conceder una licencia a un tercero. Es aconsejable registrar las licencias y cesiones de las patentes en la Oficina de Patentes del Reino Unido, para asegurarse que son efectivas frente a terceros.

En Reino Unido no es obligatorio que los productos patentados lleven una marca que los distinga como tales. Sin embargo está prohibido marcar productos como patentados cuando no se ha registrado la patente o ésta ha caducado.

3 Copyright

La ley sobre el Copyright está recogida en "Copyright, Design and Patents Act 1988" (CDPA). Esta define el Copyright como el derecho exclusivo de un autor o autores de una obra original, incluyendo obras literarias, de teatro, artísticas o musicales, para prevenir que otra persona pueda copiar o explotar estas obras sin permiso, durante un período determinado de tiempo. El derecho surge en el momento en que se crea la obra sin que sea un requisito que esté registrada.

La duración del Copyright, siguiendo la Directiva Comunitaria que entró en vigor en el Reino Unido en 1995, varía según la obra. Para obras literarias, teatrales, musicales o artísticas se extiende durante la vida del autor y los 70 años posteriores a su fallecimiento. Para obras cinematográficas se extiende 70 años después del fallecimiento del último entre el Director, los autores del guión o dialogo, o el compositor de música creada para la obra. En el caso de grabaciones, en general, están protegidas durante los 50 años siguientes a su publicación. En noviembre de 2013 entró en vigor una reforma de la ley de Copyright para extender este periodo a 70 años en cumplimiento de la Directiva Comunitaria 2011/77/EU. Para retransmisiones, están protegidas durante 50 años; si se publica edición en papel, éstas se protegen durante 25 años.

El software de los ordenadores está considerado en Reino Unido como obra literaria y por tanto está protegido bajo la ley de Copyright. El Copyright puede ser cedido, para lo que se necesita un documento escrito y firmado por o en nombre del dueño. También se pueden conceder licencias.

Volver a índice de Marco jurídico

Barreras de entrada para inversores españoles

El gobierno británico tiene jurisdicción para imponer limitaciones en el caso de adquisiciones de compañías consideradas de carácter estratégico para la economía nacional.

En materia de política de inversiones extranjeras mediante fusiones y adquisiciones e infraestructura, el anterior titular de empresa y energía, Greg Clark, anunció a principios de 2018 una serie de propuestas destinadas a facultar al Ejecutivo para intervenir en aquellas operaciones de fusiones y adquisiciones que susciten un cierto grado de inquietud desde el punto de vista de la seguridad nacional.

Las propuestas, tras un período de consulta pública de 12 semanas, fueron adoptadas e incorporadas a la legislación doméstica con fecha 11 de junio de 2018 (Guidance on changes to jurisdictional thresholds for UK merger control.
https://www.gov.uk/government/publications/mergers-jurisdictional-thresholds-from-june-2018).
 

 

Volver a índice de Marco jurídico

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex