Marco jurídico

Resumen del marco jurídico para los negocios

Más allá de su protagonismo en el sudeste asiático, Indonesia es un mercado de referencia en el panorama internacional, considerado por muchos como un nuevo integrante de las listas de los principales países emergentes por su tamaño, población, recursos, dinamismo, etc. Indonesia ha mostrado un destacado crecimiento y un entorno macroeconómico estable durante en la última década que ha reforzado su atractivo actual, a pesar de la desaceleración actual y de ciertos riesgos y desafíos.

El proceso de internacionalización en Indonesia requerirá tiempo y medios, especialmente en un mercado lejano y con menor visibilidad frente a otros destinos más desarrollados. El periodo de maduración de cualquier proyecto comercial y de inversión es considerablemente largo, con mayores plazos frente a otros mercados, incluso también emergentes, siendo deseable una apuesta consistente y un planteamiento estratégico.

Dadas las restricciones a la inversión extranjera pero también por la idiosincrasia del mercado es necesario contar con un socio local y los acuerdos no tienen porque reproducirse de la misma manera. Se valora positivamente el compromiso de la empresa extranjera y que sea una persona de la dirección la que viaje, establezca una relación de cordialidad y tutele la negociación. El mercado ofrece oportunidades pero también puede ser complejo y si se decide la consideración de mercado objetivo frente a otras alternativas se han de comprometer tiempo y recursos mínimos. Se ha de prever un cierto periodo entre negociación, legalización y registro de acuerdos e inicio de la actividad comercial, pudiendo ser los plazos considerablemente superiores a los de otros países.

Volver a índice de Marco jurídico

Organismos de apoyo a la inversión extranjera

Consejo de Coordinación de Inversiones de Indonesia (BKPM)

El Consejo de Coordinación de Inversiones (BKPM) es la autoridad responsable de la promoción, seguimiento y autorización de inversiones en el país. Está configurado como una agencia estatal, no integrada dentro de ninguno de los ministerios del Gobierno y su Presidente reporta directamente al Presidente de la República.

BKPM participa en el diseño e implantación de la política de inversiones. Participa en la elaboración del Decreto Presidencial que incluye la llamada lista negativa de inversiones (cuya última revisión es de 2014) que incluye información de los sectores abiertos, parcialmente abiertos y sus límites o cerrados a la inversión extranjera. Además, es el responsable de la ejecución de la política de inversiones, a través de Decretos de BKPM que regulan el proceso de inversión y concesión de licencia de operaciones.

La agencia se encarga de la autorización de las nuevas inversiones. Las solicitudes de altas de sociedades limitadas (PT), sociedades de capital extranjero (PT PMA) u oficinas de representación deben presentarse ante BPKM, responsable del proceso de autorización y emisión de licencias. Además, actualmente existe la llamada ventanilla única o One-Stop-Service, mediante la cuál existe una gestión centralizada de las diferentes licencias ministeriales que pueden ser necesarias según el tipo de inversión y que son solicitadas, estudiadas (para lo que se cuenta con delegados de los ministerios correspondientes) y en su caso autorizadas de forma unificada en BKPM.

BKPM también se ocupa del seguimiento de la actividad inversora y de la publicación de estadísticas de inversión (inversión doméstica e inversión directa recibida). Así mismo se encarga de las actividades de promoción y atracción de inversiones, para las que organiza presentaciones, roadshows internacionales, así como de relaciones con inversores, incluyendo asesoramiente y resolución de consultas.

Del Presidente de BKPM, cuelgan seis Vice-Presidentes, responsables de Planificación de Inversiones, Clima de Inversiones y Desarrollo, Promoción de Inversiones, Cooperación, Servicios de inversión, y Control de inversiones e implementación, respectivamente. De cada uno de ellos dependen varios directores por áreas de trabajo.

La agencia cuenta con varias delegaciones en el exterior para labores de promoción y asesoramiento. Su oficina europea se encuentra en Londres.

 

Cámara de Comercio e Industria de Indonesia (KADIN)

KADIN cuenta con más de 90.000 miembros entre empresas, asociaciones y entidades de la comunidad empresarial. KADIN es el paraguas a nivel nacional de las cámaras locales y asociaciones sectoriales, pudiendo tener capacidad de avalar a empresas y asociaciones.

La Cámara cuenta con una importante presencia y representatividad en la economía indonesia. KADIN ofrece servicios a sus asociados y actúa como portavoz de las diferentes asociaciones, pero también ofrece información y servicios con carácter general, al público, al Gobierno, a empresas no asociadas e incluso a empresas extranjeras, incluyendo servicios de consulta, búsqueda de socios, seminarios y programas de apoyo a empresas (a través del llamado Business Support Desk).

Su misión fundamental es la mejora del clima de negocios para facilitar la actividad económica y estimulando así mismo la participación de las pequeñas empresas.

 Por otro lado, la Cámara de Comercio puede tener competencias en acreditación de algunos certificados por autoridad delegada del Gobierno, como en el caso de la certificación de los Cuadernos ATA para importaciones temporales.

Por otra parte, KADIN tiene acuerdos de cooperación bilaterales con terceros países, con los que en algunos casos organiza reuniones periódicas. En el caso español, existe un acuerdo bilateral inactivo entre la Cámara de España (el antiguo Consejo Superior de Cámaras) y KADIN, sin reuniones en los últimos años.

Agencia / Ministerio de Planificación del Desarrollo Nacional (BAPPENAS)

BAPPENAS es la Agencia  encargada de la planificación del desarrollo de Indonesia, llamada formalmente Ministerio de Planificación y Desarrollo Nacional.

La Agencia del Desarrollo Nacional elabora planes quinquenales con proyectos a desarrollar durante el período establecido. La implementación de los proyectos públicos puede ser ejecutada tanto por el sector público como consorcios público-privados. El Plan de Desarrollo a Medio Plazo 2015-2019 tiene como principales prioridades las infraestructuras de transporte, la generación y transmisión de energía, la agricultura y la extensión de la cobertura sanitaria a toda la población.

Destacan las áreas de planficáción de infraestructuras, supervisando la programación de partenariados público-privados en coordinación con el Ministerio de Finanzas y con el Comité para la Aceleración del Desarrollo de Infraestructuras, del Ministerio de Coordinación de Asuntos Económicos. La agencia también puede actuar de interlocutora con los Gobiernos regionales responsables de diferentes proyectos de infraestructuras y otras agencias implementadoras.

Finalmente, BAPPENAS se ocupa de las relaciones externas en materia de cooperación financiera exterior e internacional, pudiendo recibir apoyo financiero concesional para la financiación de proyectos prioritarios para el pais. Los proyectos prioritarios identificados abiertos a financiación y apoyo exterior son publicados en el llamado Blue-Book con la Lista de proyectos planeados a medio plazo, estando actualmente publicada la versión 2015-2019.

En el caso español, existe un el Programa de Cooperación Financiera de España con Indonesia firmado en 2004, ampliado en 2005 y que continúa en vigor tras la extensión de su vigencia, es un marco de referencia para la financiación de proyectos de inversión prioritarios identificados por ambas partes con participación de empresas españoles. Se trata actualmente de un marco mixto de financiación concesional FIEM y comercial al 50%. Los principales responsables de la interlocución son el Ministerio de Economía y Competitividad (Dirección General de Comercio e Inversiones) y el ICO por parte de España, y BAPPENAS y el Ministerio de Finanzas por la parte Indonesia.

Cámara de Comercio Europea en Indonesia (EUROCHAM)

La Cámara de Comercio europea promueve y apoya los intereses de las empresas europeas en el país buscando un mejor acceso al mercado y apoyando la mejora del entorno empresarial en Indonesia. Representa directamente a más de 120 compañías y organizaciones europeas con intereses directos en Indonesia. Tiene un papel destacado en identificación de información regulatoria y cambios normativos y cuenta con numerosos grupos de trabajo sectoriales.

Existe un coordinación activa con la Delegación de la Unión Europea y las representaciones de los estados miembros en Indonesia. La Cámara participa activamente en procesos de diálogo con el Gobierno indonesio y con entididades como la Cámara indonesia (KADIN), asociacione sectoriales o la patronal (APINDO). 

Volver a índice de Marco jurídico

Cuadro de organismos de apoyo a la inversión extranjera

 

ORGANISMO

DATOS DE CONTACTO

Consejo de Coordinación de Inversiones (BKPM)

 

Jalan Jenderal Gatot Subroto No.44

Jakarta Selatan 12190 Indonesia

Tel.: +62 21 5255261 / 5252008 Ext. 3306

Fax: +62 21 5255021 / 5202050

E-mail: info@bkpm.go.id

Página web: http://www4.bkpm.go.id/

Cámara de Industria y Comercio(KADIN)

Menara Kadin Indonesia 24th floor - Jl. H. R. Rasuna Said X-5 Kav. 2-3

Jakarta 12950 Indonesia

Tel.: +62 21 5274503

Fax: +62 21 5274505

E-mail: kadin@kadin-indonesia.or.id

info@bsd-kabin.org

Página web:

http://www.kadin-indonesia.or.id

http://www.bsd-kadin.org/

Agencia / Ministerio de Planificación Nacional del Desarrollo (BAPPENAS)

Jalan Taman Suropati 2

Jakarta Pusat 10310 Indonesia

Tel.: +62 21 3101984 / 3196207

Fax: +62 21 3145374

E-mail:kepegawaian@bappenas.go.id

Página web: www.bappenas.go.id

Cámara de Comercio Europea en Indonesia (EuroCham)

Wisma Metropolitan 1, 13th Floor - Jl. Jenderal Sudirman Kav. 29-31

Jakarta 12920 Indonesia

Tel.: +62 21 571 0085

Fax: +62 21 571 2508

E-mail: info@eurocham.or.id

Página web:

http://www.eurocham.or.id/

 

Volver a índice de Marco jurídico

Detalle del APPRI con España

España e Indonesia cuentan con un Acuerdo de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (APPRI) que fue firmado el 30 de mayo de 1995, y que entró en vigor el 18 de diciembre de 1996, con una validez de 10 años prorrogables automáticamente según establece su cláusula 13, estando actualmente en vigor hasta diciembre de 2016.

El objetivo de su firma desde la Secretaría de Estado de Comercio era contar con instrumento básico de apoyo a la internacionalización de la empresa española, favoreciendo un ambiente estable y favorable a la inversión que permita reducir los factores de incertidumbre política y jurídica. A pesar de respectar la soberanía del país de destino, existe una cláusula de arbitraje que contempla el sometimiento de toda controversia con el Gobierno de Indonesia a una instancia arbitral internacional, contando con una cobertura legal garantía.

No obstante Indonesia, que anunció en 2013 su intención de no renovar los acuerdos bilaterales que vayan venciendo, denunció consecuentemente el APPRI con España que no será extendido una vez que venza en diciembre de 2016. No obstante, en el caso del APPRI español existe una cláusula de remanencia, estableciéndose un periodo adicional de 10 años para las inversiones que se reailzaron cuando estaba en vigor el acuerdo.

Volver a índice de Marco jurídico

Otros incentivos a la inversión

Otros incentivos a la inversión

Además de los incentivos fiscales y de otro tipo vistos, especialmente en el caso de exenciones del de impuesto de beneficios, aranceles o IVA, también existen incentivos a la inversión para facilitar la instalación de industrias como el otorgar facilidades de cara a la obtención de derechos de uso sobre la tierra.

Volver a índice de Marco jurídico

Zonas francas y ZEE

Zonas Francas y Zonas Económicas Especiales

Además de las Zonas de Desarrollo Económico Integrado (www.kapet.org), cabe destacar la zona Zona Económica Especial de Batam, en la provincia de Riau. Se trata de un área del territorio diseñada como centro industrial y empresarial tanto para inversores nacionales y extranjeros, con el objetivo de convertirse en un cluster y foco de industrialización. La Zona Económica Especial de Indonesia se encuentra en Batam, Bintan y Karimun, todas ellas en las Islas Riau y próximas a Singapur. Más información en http://www.batam.go.id.

Por su condición, las empresas que desarrollen su actividad en estas zonas se podrán beneficiar de incentivos como la exención de aranceles e impuesto sobre la renta, IVA e impuestos de lujo sobre bienes de equipo y materias primas que se utilicen en el proceso de producción; la posibilidad de desviar al mercado doméstico a través de procedimientos de importación habituales (con un máximo del 50% del valor de la producción en el caso de bienes finales, o de un 100% en el caso del resto de bienes), la posibilidad de préstamo de maquinaria a subcontratados fuera de la zona económica especial durante un periodo inferior a dos años,... 

Por último, existen depósitos aduaneros en Cakung, Marunda y Tanjung Priok (Yakarta), Bogor, Purwakarta, Karawang, Semarang, Pasuruan, Medan, Mojokerto, la Isla de Bintan, Aceh y la Isla de Batam.

Volver a índice de Marco jurídico

Contratación Pública. Criterios de adjudicación de contratos

En cuanto a la contratación pública existen exigencias de contenido local en proyectos y suministros. Se requiere en general un 40% contenido local (excepciones para proyectos prioritarios y de desarrollo). Indonesia cuenta con regulaciones específicas para algunos sectores (telecomunicaciones, construcción, generación eléctrica, energía, transporte marítimo,...). En el caso específico del sector del petróleo y gas, en 2009 la exigencia de contenido local paso del 20% al 35% y en 2011 del 35% al 51%.

En el terreno militar, la Ley de Defensa de 2012 es aún más exigente requiriendo gradualmente pasar del 35% al 85% de contenido local (en cinco años), permitiéndose como excepción operaciones de offsetting, es decir, una compensación en operaciones de otro tipo. 

Por otro lado, en cuanto a los procedimientos de licitación y contratación pública y como consecuencia de los compromisos internacionales del país, desde el año 2010 se aprueba un nuevo marco regulatorio que pretende dotarse de mayor transparencia en materia de publicidad de concursos, ofertas y de suministro y procesos de licitación (manifestación de interés, precalificación, licitación). Los diferentes organismos cuentan con apartados en sus páginas web a efectos de dar difusión de los procesos, si bien no siempre contienen toda la información al respecto y puede ser complejo identificar determinados anuncios y licitaciones.

Por otro lado, en el caso de algunos organismos púbicos puede ser necesario contar con una determinada forma de establecimiento (sociedad, oficina con licencia de servicios de construcción) para poder participar en licitaciones públicas.

Volver a índice de Marco jurídico

Régimen de inversiones

La Ley General de Inversiones es la Ley 25 de 2007, que establece los principios normativos básicos y competencias en materia de inversiones. El Gobierno se compromete a no llevar a cabo programas de nacionalización salvo situaciones excepcionales en que se deberá indemnizar al inversor. El inversor tiene derecho a transferir y repatriar fondos en divisas en concepto de beneficios y dividendos, intereses, fondos para amortización de préstamos o fondos necesarios para la compra de materias primas, productos semiacabados o finales, además de otros fondos necesarios para la protección de la inversión, royalties, ingresos de inversores individuales, compensaciones por pérdidas, ingresos por ventas o liquidaciones de capital y pagos por servicios técnicos o sujetos a proyectos.

Por otro lado, existen decretos presidenciales y del Consejo de Coordinación de inversiones (BKPM) relativos a los límites y procedimientos respecto del proceso y autorización de inversiones. El Decreto Presidencial 44 de 2016, recoge las restricciones a la inversión a través de la llamada lista negativa de inversiones (DNI) con información de los sectores cerrados, abiertos y parcialmente abiertos con sus límites. La lista publicada en 2016 supone una apertura respecto a la anterior lista de 2014, puesto que ha permitido la apertura en numerosos sectores como el ocio o las materias primas para fármacos.  

A pesar de que continúan existiendo restricciones en determinados sectores y de una cierta complejidad de requisitos, licencias y capital social mínimo exigido, en los últimos años los cambios introducidos han permitido una mayor transparencia respecto del marco existente y mayor eficiencia en el proceso de establecimiento. Así, algunas restricciones y límites de capital existentes que antes no estaban recogidos, sino en órdenes internas han quedado reflejados en los decretos de BKPM de 2016. De igual manera, los distintos paquetes de medidas económicas presentadas por el gobierno indonesio, contienen algunas medidas para facilitar la capacidad de hacer negocios en el país.  

Además, la creación del One-stop-shop (o ventanilla única) de BKPM, basado en el decreto presidencial 27/2009 ha supuesto un impulso importante en el proceso de reducción de trámites burocráticos y de plazos en el proceso de inversión. El objetivo es aumentar la eficiencia y reducir el número de pasos y lugares a los que un inversor necesita acudir para conseguir las licencias de operaciones. Además, actualmente es posible realizar online algunos de los pasos del proceso de establecimiento. Esta actividad se ha mejorado en 2016 con Three-Hours Investment Licensing Service (servicio de licencia de inversión en tres horas) que reduce los trámites para 8 tipos de licencias a sólo tres horas. 

Los sectores prioritarios para BKPM son:

  • Infraestructuras: energía, centrales eléctricas, autopistas, puertos y aeropuertos, ferroviario.
  • Marítimo: pesca, astilleros, almacenamiento en frío, zona marítima integrada.
  • Industrias transformadoras: procesamiento de productos agrícolas, procesado de productos de minería y productos petrolíferos.
  • Industrias intensivas en mano de obra: textil, muebles, calzado, bebidas y alimentación, juguetes.
  • Industrias orientadas a la exportación y sustitución de las industrias importadoras: electrónica, automoción…

Constitución de sociedades y apertura de oficinas de representación

El marco normativo de referencia es el Decreto de BKPM 5/2013, modificado por el Decreto 12/2013.

A las sociedades limitadas (PT) de capital extranjero se les denominada PT PMA (Penanaman Modal Asing). Las sociedades deben ser constituidas por al menos dos accionistas. Por el mero hecho de que un accionista sea extranjero, aunque mantenga sólo una participación residual, la sociedad tendrá automáticamente consideración de sociedad de capital extranjero estando sujeta a mayores requisitos y restricciones. Tras el Decreto de BKPM 05/2013, se requiere un plan de inversión prevista a medio plazo mínima de 10.000 millones de rupias (a pesar de la depreciación de la rupia en los últimos años BKPM exigen en torno a un millón de dólares de inversión equivalente), del que un 25% deberá ser capital social desembolsado, y BKPM dará su aprobación en función del sector, tamaño y tipo de proyecto, pudiendo ser mayores los requisitos en determinados casos.

En caso de operar en el sector financiero y seguros, se requiere la aprobación del Ministerio de Finanzas y del Bank Indonesia, mientras que en caso de operar en el sector petrolífero, se requiere la aprobación del Ministerio de Minería y Recursos Mineros.

Por otro lado se encuentra la figura de la Oficina de Representación de una Compañía Extranjera (KPPA, por sus siglas en inglés, o KP3A en el caso destinado a oficinas de representación comercial). La Oficina de Representación no permite tener una actividad económica pero permite llevar a cabo relaciones con socios potenciales, aporta visibilidad, permite preparar la posterior creación de una sociedad limitada y es el soporte para actividades promocionales, pero las empresas no están autorizadas a llevar a cabo una actividad comercial como tal (salvo la excepción prevista en el sector de servicios de construcción).

Una excepción al caso general en el que las oficinas de representación no pueden ejercer una actividad económica en el país, es el caso de la de la Oficina de representación con licencia de servicios de construcción (licencia por un periodo de tres años), que se solicita también en BKPM, pero cuya autorización última depende del Ministerio de Obras Públicas. Esta figura permite tener actividad en el sector de la construcción a través de una "joint operation" de la oficina de representación con un socio constructor local en relación con un determinado proyecto. El proceso de obtención es relativamente sencillo, si bien desde septiembre de 2015 el Consejo de Desarrollo de Servicios de Construcción (LPJK) exige que esta oficina de representación se dé de alta en la asociación correspondiente (consultoría o construcción) y que solicite al LPJK el certificado de operaciones correspondiente (SBU), con unos costes, trámites y plazos adicionales.

Protección de Inversiones

Además del potencial papel que podría tener el CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones), del Grupo del Banco Mundial, cuya intervención estaría prevista si existen acuerdos entre las partes, existe un Indonesian Mediation Center (PMN) que está abierto a diferentes partes interesadas que desean someterse de forma voluntaria, que no ha contado con el desarrollo esperado.

En la práctica la protección de inversiones se garantiza a través de Acuerdos de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (APPRIs) o Bilateral Investment Treaties (BITs) con terceros países, con contemplan cláusulas de arbitraje ante disputas. Indonesia es firmante de más de 60 acuerdos internacionales. No obstante, desde 2013 Indonesia anunció su intención de no renovar los APPRIS existentes con el objetivo de renegociar un nuevo marco de acuerdos bilaterales con la posibilidad de excluir las cláusulas de arbitraje, lo que restaría garantías al proceso de atracción de inversiones. Si bien el uso de las cláusulas es un último recurso, su eliminación supone lanzar un mensaje contrario al objetivo de contar con un marco garantista.

Volver a índice de Marco jurídico

Propiedad inmobiliaria

En cuanto a la propiedad inmobiliaria, el marco básico que regula la propiedad del suelo en Indonesia es La Ley de Principios Básicos Agrarios de 1960, que legisla y describe el destino de la tierra respetando, cuando no haya conflictos con el interés público o nacional, las leyes y usos tradicionales de las comunidades locales (Hukum Adat).

La Ley adopta el principio básico de “separación Horizontal”, bajo el que el propietario de la tierra no lo es necesariamente de la edificación o construcción. La ley Agraria reconoce 11 tipos de derechos sobre los terrenos (uso y propiedad) aunque permite sólo a los ciudadanos indonesios el derecho de propiedad de los mismos. Los inversores extranjeros (sociedad PT PMA), sin embargo, pueden poseer ciertos derechos sobre los terrenos, tales como derecho de construcción, el uso y el de cultivo, con la restricción de renovar las licencias periódicamente. En cualquier caso, para cualquier operación ligada al uso de terrenos se recomienda asesoramiento jurídico especializado.

La Ley Agraria recoge varios derechos sobre tierras y edificaciones como el derecho de propiedad (Hak Milik), el derecho de cultivo (Hak Guna Usaha), el derecho de construcción (Hak Guna Bangunan), el derecho de uso (Hak Pakai) y el derecho de arrendamiento (Hak Sewa Atas Bangunan). Todos estos son otorgados por el gobierno de Indonesia, con excepción del Derecho a Arrendamiento y el Derecho de Uso de un edificio o tierra, donde el uso o arrendamiento se lleva a cabo mediante un contrato a largo durante un periodo de tiempo estipulado, renovables periódicamente.

Los órganos que controlan la tierra y el uso de las edificaciones son la Agencia Nacional de la Tierra y sus oficinas regionales, y el Ministerio de Medio Ambiente. El Estado puede forzar a los propietarios de tierras a entregarlas a cambio de una compensación, siempre y cuando se utilice ese trozo de tierra para intereses públicos. La cantidad compensatoria está inicialmente fijada por un comité determinado por el gobierno regional. El propietario tiene derecho a presentar una objeción a las autoridades en contra de la cantidad compensatoria.

En cuanto a la propiedad de inmuebles por parte de extranjeros es un tema controvertido. Las personas extranjeras únicamente tienen derecho de uso y derecho de arrendamiento de construcción y de tierra y, en la práctica, estos derechos pueden ser otorgados solamente para una única unidad residencial a un extranjero residente en Indonesia durante un plazo de tiempo. Se trata por tanto de derecho de usufructo. Los propietarios de este tipo de contratos tienen como límite máximo temporal 50 años, mediante un periodo inicial de 30 años, sujeto a una renovación a partir de los primeros 20 años.

El Derecho de uso de la tierra (HP, Hak Pakai) autoriza al titular la utilización de los terrenos con cualquier finalidad durante un periodo de tiempo determinado. No tiene valor como garantía para los titulares y no es transferible. El Derecho de construcción (HGB, Hak Guna Bangunan). Permite construir y tener en propiedad las edificaciones. Su duración máxima es de 30 años, ampliable a 20 años más. Se otorga a personas físicas y a entidades legales domiciliadas en Indonesia, incluyendo las PMA, y puede ser también utilizado como garantía y ser transferida a un tercero. El Derecho de cultivar la tierra (HGU, Hak Guna Usaha). Permite la explotación de propiedades agrícolas por un periodo máximo de 35 años, ampliable por otros 25 años. Este derecho se concede a empresas y/o ciudadanos domiciliados en Indonesia, incluyendo las PMA. Puede ser usado como garantía o transferido a un tercero con la aprobación del Gobierno.

Los inversores extranjeros pueden encontrar numerosas dificultades a la hora de buscar propiedades, por lo que es recomendable a la hora de comprar derechos sobre los terrenos consultar a asesores inmobiliarios, a las autoridades locales y hacer un estudio exhaustivo para determinar el efecto que pueda acarrear cualquier plan aplicable para el uso de la tierra así como la existencia de derechos locales reconocidos que no consten en el certificado de propiedad. La adquisición de derechos sobre los terrenos (durante un horizonte limitado de años, prorrogable) puede requerir considerable tiempo y esfuerzos debido a la falta muchas veces de registros fiables.

En cuanto a la obtención de los derechos sobre los terrenos, una vez identificados los terrenos, la PMA deberá solicitar los derechos sobre los mismos al BPN Dati II (Organismo Nacional de las Tierras - Dirección Regional II) para el HGB (Derecho para construir) y al BPN Dati I para el HGU (Derecho de cultivo de la tierra). Para proceder a la solicitud de estos derechos se debe contar con la documentación pertinente como la carta de notificación de la aprobación presidencial (SPPP), permiso de localización, documentos legales de la adquisición de la tierra, mapa del terreno, artículos de asociación de la PMA,…). Para los terrenos de tamaño elevado el HGU es emitido por la Agencia Nacional del Suelo. El Presidente del BPN Dati II emitirá el HGB (Derecho de construcción sobre la tierra).

La PMA que haya obtenido el permiso de Localización y que haya procedido a la compra de la tierra puede presentar la solicitud para la obtención del Permiso de Construcción al Presidente del Dinas PU Dati II, con los documentos permitentes como Permiso de localización documentos de los solicitantes, artículos de asociación de la PMA, certificado de terrenos, documentos acreditativos de la adquisición y pago de impuestos. El Presidente del Dins PU Dati II emitirá el pertinente IMB. Finalmente se encuentra el permiso de uso Nuisance Act Permit, para el cual la PMA deberá presentar la solicitud a la Secretaría de las Regiones de Segundo Nivel, con documentos como el Permiso de localización, artículos de asociación de la PMA,...

Los ciudadanos extranjeros no tienen derecho de propiedad como tal, sino sólo el derecho de uso, el usufructo durante un periodo de tiempo determinado. En principio el derecho se concede por un periodo de 25 años, prorrogable otros 25 y según algunas fuentes pudiendo llegar a ser objeto de prórroga hasta un total de 70 años. Dado el coste y falta de claridad algunos extranjeros recurren a terceras personas propietarias como testaferros titulares de los derechos, siendo los extranjeros titulares de poderes notariales con capacidad de decisión. No obstante es una práctica no exenta de grandes riesgos.

Finalmente, a finales de 2015 y como parte del paquete de medidas de liberalización económica, el Gobierno anunció la posibilidad de adquisición de viviendas por parte de extranjeros, para el segmento de apartmentos de gama alta, de más de 250 m2 y con un valor superior a los 700.000 dólares, a pesar de las demandas de una mayor liberalización.

Volver a índice de Marco jurídico

Incentivos a la inversión (fiscales, sectoriales, regionales y locales)

Además de las medidas de mayor transparencia, ventanilla única para trámites, los últimos paquetes de desregulación aprobados el último trimestre de 2015 contemplaban medidas de agilización de los plazos y trámites para las inversiones de mayor volumen así como nuevos incentivos fiscales. 

El Gobierno garantiza una serie de incentivos a inversores, regulados en la Ley 25/2007 que cumplan al menos uno de los requisitos siguientes en su inversión, que requieran de mano de obra intensiva; sea de prioridad alta; sea en una industria pionera; implique un desarrollo en infraestructura; conlleve transferencia de tecnología, investigación y desarrollo; se lleve a cabo en una zona remota o en desarrollo; favorezca la conservación del medio ambiente; esté asociada con micro empresas, empresas pequeñas, medianas o cooperativas; o sea una inversión ligada a la utilización de bienes de capital o equipamiento nacional.

Las facilidades que se ofrecen, entre otras, son:

  • Reducción del impuesto sobre beneficios, en función de la inversión realizada en un periodo determinado.
  • Impuesto sobre beneficios que se reinviertan en la compañía establecida en Indonesia, durante un periodo no superior a cinco años a partir del momento de reinversión.
  • Exención o reducción de aranceles a la importación de bienes, maquinaria o equipamiento para la actividad de la empresa.
  • Exención o reducción de aranceles en la producción de materias primas o componentes  para un periodo determinado.
  • Exención o aplazamiento del impuesto sobre el valor añadido durante un periodo de tiempo determinado para la importación o producción de bienes de equipo o maquinaria que aún no se produce en Indonesia.
  • Amortización acelerada.
  • Reducción impositiva a sectores y regiones específicos.

Existen incentivos adicionales de de aplicación en las Zonas de Desarrollo Económico Integrado (KAPET). Son zonas objeto de un interés económico especial por su especial ubicación y características de la región.Los territorios incluidos en este programa son los siguientes: Bandar Aceh Darussalam (Aceh), Khatulistiwa (Borneo Oeste), Batulicin (Borneo Sur), Sasamba (Borneo Este), Das Kakab (Borneo Central), Manado-Bitung (Sulawesi Norte), Batui (Sulawesi Central), Bukari (Sulawesi Sureste), Parepare (Sulawesi Sur), Bima (Nusa Tenggara Oeste), Mbay (Nusa Tenggara Este), Seram (Molucas) y Biak (Papua).

Volver a índice de Marco jurídico

Representación y agencia

Puede ser habitual que las empresas exportadoras cuenten con un representante para gestionar la presencia en los diferentes canales de distribución en el caso de exportadores en coordinación con la empresa importadora y realizar un seguimiento de oportunidades de negocio. Según el caso podrá ser un mero intermediario comisionista o una empresa local (importadora, inversora) con un papel más relevante. El Consejo de Coordinación de Inversiones (BKPM) prevé la posibilidad de apertura de Oficinas de Representación de empresas extranjeras. Dentro de la figura tradicional de oficinas de representación en Indonesia existen dos alternativas, distinguiendo entre la Oficina de Representación o KPPA (según su acrónimo en indonesio) y la Oficina de Representación Comercial o KP3A.

En ambos casos, la Oficina de Representación permite a una empresa extranjera contar con una representación legal con carácter general en el país (con domicilio, cuenta bancaria para gastos, visibilidad,…), estando el segundo tipo destinado, en principio, a las empresas extranjeras exportadoras  /importadores que deseen contar con una representación directa en el país. En la práctica, no obstante, el perfil de ambas es muy similar. Las dos permiten llevar a cabo actividades de prospección, promoción comercial, búsqueda de información, etc. pero tienen prohibido desarrollar actividades comerciales. En el pasado empresas extranjeras que realizan labores de exportación desde el país de origen han abierto indistintamente oficinas de ambos tipos.

Existen algunas diferencias en otras cuestiones, siendo la Oficina de Representación más restrictiva en cuanto a su periodo de validez desde la entrada en vigor de la nueva regulación de 2013. El objetivo que subyace es incentivar que sea el paso previo a un eventual establecimiento mediante una sociedad filial (si bien, queda por determinar lo que sucederá realmente en la práctica cuando las licencias concedidas bajo la legislación actual alcancen el límite de validez y si efectivamente éstas serán revocadas). A cambio, la apertura del primer tipo es relativamente más sencilla y no estará sometida a otras implicaciones fiscales.

Por el contrario, la apertura de la Oficina de Representación Comercial tiene un periodo de validez cuyo permiso puede extenderse en principio sucesivamente. Por el contrario, su apertura requiere de mayores aunque relativamente sencillos requisitos, y una vez establecida podría ser objeto en algunos casos de una imposición fiscal adicional no evidente. La apertura de la figura tradicional de una oficina de representación sigue en ambos casos un proceso más sencillo que el de la constitución de una sociedad limitada, con menores requisitos y obligaciones.

Por otro lado, en los casos en los que la empresa extranjera no cuenta con un representante directo en el país para labores de prospección y marketing (mediate una oficina de representación), las empresas optan en la práctica por diferentes fórmulas. En los casos en los que hay una relación de confianza con el socio importador/distribuidor, este socio local puede actuar también como representante y gestor de la marca. 

En otros casos puede ser habitual contar con la figura de un socio intermediario mediante un acuerdo de representación o agencia. Se trataría de un agente que desempeña el rol de enlace, representante y dinamizar de las ventas y acuerdos comerciales, ya sea un mero intermediario comisionista o un agente-representante con un papel más relevante, ya sea un socio indonesio o extranjero con suficiente conocimiento del funcionamiento, idioma y particularidades del mercado local.

Volver a índice de Marco jurídico

Formación de "joint-ventures". Socios locales

Bajo la denominación de joint venture, nos referimos a las sociedades establecidas como alianzas entre una empresa extranjera y una indonesia, ya sea  bajo un formato 50-50, o con otro tipo de reparto del capital social.

Dada la existencia de restricciones a la entrada de capital extranjero, recogidas través del Decreto Presidencial que contiene la llamada lista negativa de inversiones, en numerosos sectores hay límites máximos al porcentaje de participación del capital extranjero en una sociedad. Por tanto, la constitución de alianzas o joint venture con un socio local no es que sea recomendable sino obligatoria en un número elevado de sectores (con límites al capital extranjero que pueden ser del 95%, 67%, 51%, 49%, 33%,...), pudiendo tener la empresa extranjera la mayoría o no del capital social según el caso.

Una joint venture será considerada una sociedad de capital extranjero (PT PMA), al tener un accionista extranjero aunque sólo sea en parte de su capital. El proceso de constitución será como el de cualquier PMA, ya sea el socio local un socio estratégico, un socio financiero/capitalista/inversor, o un mero socio local tenedor de las acciones en base a un acuerdo privado para cumplir con la legislación indonesia.

Volver a índice de Marco jurídico

Tipos de sociedades

Las entidades 100% locales operan normalmente como sociedades limitadas, denominadas PT (perseroan terbatas), aunque algunas pequeñas empresas lo pueden hacer como comunidades o entidades comanditarias, con una regulación más laxa, denominadas CV (badan usaha perseroan komanditer o coéperatieve vennootschap).

En el caso de que algún accionista sea extranjero la sociedad limitada (PT) debe constituirse como una PMA (Penanaman Modal Asing), estando sujeta a mayores requisitos y restricciones. Para una PT local BKPM exigen un plan de inversión de 100 millones de rupias (o en torno a 10.000 dólares equivalentes, a pesar de la depreciación del tipo de cambio de la rupia), mientras que en el caso de una PMA se exige un plan de inversión de 10.000 millones de rupias (en torno a un millón de dólares de inversión equivalente y más elevado en determinados sectores como el de minería). En ambos casos se exigen un capital social desembolsado del 25% del plan de inversión comprometido.

El Consejo de Coordinación de Inversiones (BKPM) es la entidad responsable del proceso de establecimiento, solicitud y concesión de licencias, y tras la apertura del sistema de ventanilla única gestiona de forma centralizada las licencias que son concecidas por otros organismos y ministerios.

El proceso se inicia con la solicitud a BKPM de la Principal License, seguida de la gestión notarial electrónica ante el Ministerio de Justicia de la solicitud de autorización del nombre de la compañía y validación de la escritura de constitución (con estatutos de la compañía que debe ratificar el Ministerio de Justicia, incluyendo nombre, razón social, objetivos, inversión, accionistas, consejo,...). Dadas las restricciones a la participación del capital extranjero, será necesario comprobar previamente la lista negativa de inversiones para adaptar la estructura accionarial.

Posteriormente se procede a la solicitud de las licencias operativas, a través de los servicios de BKPM, en su caso la Capital Investment License Principle, licencias regionales (de localización, permiso de construcción, Nuisance Ordinance Permit), Company Registration Number, número de identificación fiscal (que otorgan las oficinas de impuestos), el Permiso de Operaciones (con aspectos técnicos, cuya autorización final puede dependen del ministerio o autoridad competente en cada ámbito, como la Autoridad de Servicios Financieros para el caso de banca y seguros) para finalmente obtener por parte de BKPM la Business License. Tras contar con todos los permisos se podrán tramitar las licencias de importación (API-U y API-P), exenciones y ventajas fiscales, permisos y plan de empleo para trabajadores extranjeros.

Todas las empresas establecidas en Indonesia deben presentar al Consejo de Coordinación de Inversiones informes periódicos de sus actividades empresariales denominados LKPM (Laporan Kegiatan Penanaman modal).

Por último, la figura de la sucursal de una empresa extranjera sólo está prevista en determinadas circunstancias, en la práctica en el caso de bancos y compañías de petróleo y gas. Estas últimas en ocasiones a través de “contratos de producción compartida”, con acuerdos para ámbitos como exploración y producción, donde se comparte el desarrollo y la gestión del proyecto y se acuerda el reparto de ingresos.

Volver a índice de Marco jurídico

Propiedad industrial (marcas, patentes, diseños, licencias)

A pesar de la mejora del marco legal indonesio y de la ratificación de acuerdos internacionales (como el acuerdo TRIPS de la OMC o la Convenciones de París y Berna), la protección de la propiedad intelectual sigue siendo una asignatura pendiente en el país, por la ambigüedad de la regulación, falta de aplicación de las leyes y arbitrariedad en a interpretación de los tribunales, lo que genera inseguridad jurídica al respecto. La DG de Propiedad Intelectual es la entidad responsable de la administración y registro de derechos a partir de las prácticas y reconocimientos según los estándares internacionales, aunque con largos procesos de registro y un sistema poco garantista.

La normativa sobre copyright protege las obras registradas en la Lista General de Creaciones y aquellas registradas en países firmantes de la Convención de Berna, pero las actividades de piratería continúan siendo una práctica común. Las marcas son registradas y publicadas por la Oficina de marcas, existiendo un periodo posterior de apelaciones por parte de terceros tras su publicación. Las patentes y diseños industriales son solicitadas a la DG de Propiedad Intelectual, del Ministerio de Justicia.

Por otro lado es común que algunos departamentos ministeriales o regionales deban acreditar equipos, productos y diseños industriales dentro de sus listas de productos oficialmente prescritos, para que puedan ser utilizados en el sector correspondiente. Este es el caso de productos y diseños destinados a obra civil y construcción de carreteras, para los que la DG de Bina Marga (Obra Civil), del Ministerio de Obras Públicas, debe autorizarlos previamente, siendo necesario aportar documentación y detalle al respecto, lo que puede desincentivar a algunas empresas.

Los productos de consumo deben ser registrados previamente ante la Agencia de Control de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos (BPOM), mediante un proceso lentro y complejo que puede superar el año, o más en el caso de bebidas alcohólicas y especialmente de medicamentos. El proceso es costoso y puede ser requerida numerosa documentación. La titularidad del registro recae en la empresa importadora y en caso de falta de acuerdo para continuar la distribución el exportador puede tener problemas para recuperar la titularidad y en el mejor de los casos deberá reiniciar todo el proceso con un nuevo importador. Por su parte los productos destinados a la salud y alimentación animal deberán contar con sus registros ante el Ministerio de Agricultura, DG de Salud y Ganadería Animal.

Volver a índice de Marco jurídico

Razones y ventajas para la implantación de empresas españolas

Según el World Economic Forum, Indonesia es ya el mercado número 15 del mundo, y tiene el volumen de PIB más alto de la zona ASEAN. Indonesia, sin embargo, destaca no sólo por ser un amplio mercado con una creciente demanda interna y por tener un elevado y creciente nivel de exportaciones e importaciones, con un fuerte dinamismo en los últimos diez años, sino también por su enorme potencial de futuro (cuarto país del mundo por población), lo que le convierte en un país de interés para inversiones de cara al sudeste asiático y a toda Asia en general.

Indonesia es uno de los miembros fundadores de la ASEAN, así como la mayor economía de la asociación y el país con mayor población. Las negociaciones entre la Unión Europea e Indonesia para mejorar las relaciones comerciales bilaterales dieron lugar a la firma en noviembre de 2009 de un Acuerdo bilateral de Asociación y Cooperación (PCA). Indonesia ha ratificado el acuerdo en marzo de 2012 y se encuentre pendiente de ratificación por partes de los Estados Miembros de la UE. Este acuerdo abre las puertas a una mayor cooperación en una amplia gama de campos, incluyendo el comercio, el medio ambiente, la energía, la educación, la ciencia y la tecnología, la migración y la lucha contra el terrorismo.

Por otro lado, Indonesia también forma parte del grupo de países del sudeste asiático candidato a negociar un acuerdo de libre comercio bilateral con la UE bajo el formato de un “Comprehensive Economic Partnership Agreement” (CEPA). En estos momentos, la UE e Indonesia se encuentran en una fase preliminar de la discusión para la negociación del CEPA. El Acuerdo englobaría tres áreas: Acceso al Mercado, Mejora de las Capacidades y Facilitación del Comercio y la Inversión. Anteriormente, en 1980, se firmó un acuerdo entre los miembros originales de la ASEAN (Filipinas, Indonesia, Malasia, Singapur y Tailandia) con la Comunidad Económica Europea.

Dentro del marco de la ASEAN, también existe la posibilidad de aprovechar los Acuerdos de Libre Comercio de ASEAN con China, Japón, Corea, India y Australia

Volver a índice de Marco jurídico

Barreras de entrada para inversores españoles

En primer lugar, debe señalarse que las barreras de entrada a la inversión española son las mismas a las que se enfrentaría cualquier empresa extranjera. Las empresas inversoras se han enfrentado a plazos dilatados y no exentos de complejidad para la tramitación de sus inversiones, a cargas administrativas y pecuniarias extraordinarias, al lento y corrupto funcionamiento de las aduanas, al elevado coste de despido, a la legislación sectorial o normativas regionales contradictorias, a inseguridad jurídica y judicial, al riguroso control de visados de trabajo, infraestructuras insuficientes...

Hay una “lista negativa” de sectores que contienen limitaciones varias (capital, licencias especiales, desinversiones parciales en el tiempo, etc.). Además, existen restricciones en la distribución comercial y de tenencia de capital en el sector de la construcción y de las telecomunicaciones, sectores en los que se ha dado un paso atrás.

En la actual legislatura cabe destacar, como aspecto positivo, la creación de la "ventanilla única" en la Agencia de Inversiones (BKPM) para tramitar permisos de los inversores extranjeros. Asimismo, se ha aplicado alguna apertura en la lista negativa de inversiones, pero se limitan por el momento a unos pocos sectores y con liberalizaciones modestas. Como aspecto negativo, se debe destacar que los requisitos para constituir una oficina de representación con licencia para servicios de construcción se han endurecido y ello llevó a alguna empresa española hace unos meses a posponer su decisión de establecerse. 

Volver a índice de Marco jurídico

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex