Marco jurídico

Contratación Pública. Criterios de adjudicación de contratos

No existe una Ley de Compras Públicas. El sector público oferta proyectos bien mediante concurso propio o por acuerdos bilaterales con empresas privadas. La financiación la aporta la empresa privada y las garantías (normalmente sobre petróleo) el gobierno.

Volver a índice de Marco jurídico

Régimen de inversiones

En agosto de 2011 se creó un Consejo de Inversiones presidido por el expresidente Bashir, lo que demuestra la prioridad que ha querido dar el Gobierno de Sudán a la inversión extranjera en los últimos años. La Subsecretaría de inversiones (investment@sudanmail.net) es el focal point para los inversores y se preveía crear una ventanilla única (one-stop-shop) donde puedan tramitarse todos los permisos necesarios para realizar una inversión. El Gobierno está decidido a ponerse en marcha asociaciones público-privadas (PPP) para atraer inversores.

El instrumento legal de la política de promoción de inversiones lo constituye la Ley Relativa a la Promoción de la Inversión, promulgada en abril de 2013, que deroga la de julio de 1999, si bien estipula que la revisión de 2007 seguirá en vigor en aquellos artículos que no contravengan lo dispuesto en la nueva ley.

La ley de 2007 establecía una serie de sectores que se consideran estratégicos, tales como carreteras, puertos e infraestructuras, sector eléctrico y energía, comunicaciones, tratamiento de aguas, educación y explotación de los recursos subterráneos y submarinos, entre otros. 

La aportación novedosa de la nueva ley es la introducción de una cláusula de no discriminación entre los inversores locales y extranjeros, al tiempo que garantiza al inversor extranjero la posibilidad de desplazar personal expatriado a Sudán con derecho a residencia y permiso de trabajo.

Los incentivos proporcionados incluyen reducciones en impuestos, reducciones en aduanas, exenciones y garantías contra la confiscación y embargo al tiempo que reconoce el derecho a repatriación de capitales y de dividendos. La inversión extranjera es gestionada por el Ministerio de Inversiones y las Zonas de Libre Comercio de Sudán. El Ministerio Sudanés de Inversiones aplica medidas para eliminar los procedimientos burocráticos de inversión, intentando al mismo tiempo actualizar el ambiente de negocios e introducir una posterior desregularización.

Las compañías extranjeras pueden invertir bajo legislación gubernamental, siendo aplicables los incentivos en función del campo en el cual se pretenda invertir. La empresa extranjera puede ostentar el 100% de la titularidad de la inversión.

La ley de inversiones de 2007 cubre las inversiones realizadas a través de JV, SL y “partnerships” entre compañías y el gobierno, esencialmente inversiones locales y proyectos e inversiones en las Zonas Libres, que son tratadas como zonas fuera de la economía interna para tasaciones y comercio.

La ley de inversiones se aplica a las inversiones en determinados campos y garantiza a los inversores privilegios adicionales tales como exención de impuestos si sus proyectos son considerados dentro de los planes de desarrollo gubernamentales.

La atracción de inversión directa extranjera ha sido en los últimos años una prioridad estratégica del recientemente derrocado gobierno del país, que se ha plasmado en un importante esfuerzo de modernización legal, administrativa y de comunicación.

Según el Doing Business del Banco Mundial en 2019, Sudán se sitúa en el puesto 162 de las 190 economías clasificadas, mejorando 8 puestos respecto al año anterior. Los aspectos en los que el país se encuentra mejor situado son el de registro de propiedad (puesto 93) y el de permisos de construcción (105). Por otra parte, su peor aspecto es el del comercio fronterizo, donde ocupa el puesto 185 de 190. Se debe mencionar que este ranking y documento está elaborado con anterioridad a la situación política que se está viviendo en la actualidad.

La Investment Encouragement Comission (IEC, www.iec.sd) lleva la promoción de inversiones en la provincia de Jartum, un territorio de 8 millones de habitantes, donde se concentran el 80% de las inversiones del país. Se ha creado una one-stop-shop y tienen una ley de inversiones local. Los sectores señalados como prioritarios son seguridad alimentaria, exportaciones intensivas en mano de obra, materias primas e infraestructuras.

A falta todavía de una transición en el poder tras el derrocamiento del presidente Bashir en abril, se vive actualmente un periodo de incertidumbre social, económica y política, por lo que el aspecto de la inversión en el país queda en el aire a la espera de las medidas que tome en este campo el nuevo gobierno.

Volver a índice de Marco jurídico

Representación y agencia

Para la exportación de bienes es muy recomendable disponer de un agente local. Ninguna de las empresas españolas que exportan productos a Sudán (principalmente cerámica) tienen sede en el país y confían las labores comerciales a un agente.

Para la adjudicación de proyectos es recomendable tener representación en el país, una sucursal es el modo más adecuado para hacerlo puesto que los proyectos son anunciados y adjudicados en función de las relaciones establecidas.

Volver a índice de Marco jurídico

Tipos de sociedades

Los tipos de sociedad más utilizados por los inversores son las sociedades por acciones y las sociedades de responsabilidad limitada.

Constitución de sociedades

Hay dos formas en las que se pueden crear sociedades en Sudán: Joint Venture con un socio local o con capital exclusivamente extranjero.

Las ventajas de crear la sociedad con un socio local es que los trámites los realiza el socio y facilita, en gran medida, el trabajo a realizar.

Respecto a la creación de sociedades con capital exclusivamente extranjero el proceso es un poco más complejo. En primer lugar la empresa debe contactar con un socio local que se ocupe de solucionar todos los primeros trámites tales como visados, reuniones, etc. Una vez en el país se decide el tipo de sociedad a crear y se busca un abogado que realice la gestión de todos los trámites que puede llevar desde 10 días a un mes.

Con la sociedad ya creada se pueden contratar empleados, funcionar como empresa y repatriar capitales.

Volver a índice de Marco jurídico

Propiedad industrial (marcas, patentes, diseños, licencias)

Sudán firmó el Convenio Constitutivo de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual el 15 de febrero de 1974, además del Convenio de Berna de 1886 sobre Derechos de Autor el 28 de diciembre de 2000.

Los derechos de autor se regulan en la Ley 49 de 1974, que establece que la protección del copyright de las obras literarias, música, arte, etc., tendrá una duración de hasta 25 años después de la muerte del autor.

La regulación sobre patentes data de 1981 y modifica una ley anterior, la Ley de Patentes de 1971. Las patentes se otorgan por un periodo de 20 años, siempre y cuando se abonen las cuotas anuales estipuladas por la ley. Se concede un periodo de gracia de 6 meses cada año para el pago de las cuotas.

En lo referente a diseños industriales, la Ley sobre Diseños Industriales de 1974, establece que el registro habrá de llevarse a cabo en un registro creado específicamente para ese fin y tendrá una validez de 5 años, renovables por dos periodos consecutivos de la misma duración. Las tasas de renovación se pagarán en los 12 meses anteriores al momento de la solicitud de la renovación.

La Ley 8/1969 regula todo lo relacionado con marcas. En términos generales la protección de una marca tendrá una duración de 10 años, renovables previo pago de unas tasas de renovación.

Volver a índice de Marco jurídico

Barreras de entrada para inversores españoles

Los inversores extranjeros en Sudán han sufrido durante años las consecuencias del embargo norteamericano, lo que ha desincentivado la inversión y animado a algunas multinacionales a marcharse del país; es el caso de las británicas Rolls Royce, Land Rover, la alemana SIEMENS o la holandesa-británica Shell, que vendió sus activos a Oil Lybia.

La escasez de divisas en los últimos años ha complicado la repatriación de beneficios y dividendos. Asimismo, la falta de bancos corresponsales derivada del largo periodo de sanciones internacionales obliga a que esa repatriación deba hacerse mediante una triangulación con bancos de Oriente Medio, al tiempo que implica represalias en EEUU para las empresas que operen con el Gobierno de Sudán y complica las transacciones financieras desde América y desde Europa.

Otras dificultades con las que se encuentran los inversores en Sudán son la falta de transparencia del marco jurídico (a modo de ejemplo, no existe una Ley de compras públicas)y la falta de mecanismos judiciales que garanticen el cumplimiento de los contratos. Además, la inseguridad jurídica y la inestabilidad política siguen siendo los mayores obstáculos con los que tienen que lidiar las empresas que quieran hacer negocios en Sudán. En 2018 el país se encontraba situado en el puesto 162 de 190 países en el ranking de Doing Business del Banco Mundial,  siendo especialmente negativa su posición en los apartados de trámites aduaneros, establecimiento de una empresa y obtención de crédito. 
 

Volver a índice de Marco jurídico