Marco jurídico

Resumen del marco jurídico para los negocios

El potencial inversor dispone de libertad para adoptar la figura legal que le parezca la más interesante. No hace falta registro previo para establecer una compañía en Uruguay, excepto para el caso de instituciones financieras, y de empresas de sectores aún reservados en forma monopólica para empresas estatales (básicamente: telefonía fija, distribución de combustibles, energía eléctrica y servicios públicos de agua y saneamiento).

Pueden establecerse negocios:

  • Unipersonales: cumpliendo las normas del código comercial.
  • Sociedades Comerciales, regidas por la ley 16.060 (Enero de 1990), que pueden tomar la forma de: Sociedades Anónimas; Sociedades de Responsabilidad Limitada; Sucursales y Sociedades de Zonas Francas.

Las más utilizadas por la mayoría de inversores extranjeros son las sociedades anónimas, las sociedades de responsabilidad limitada y las sucursales de personas jurídicas en el exterior.

Las empresas pueden ser individuales, sociales o cooperativas.

Todas las empresas tienen que registrar sus estatutos en el Registro Comercial Público, la Oficina de Impuestos (Dirección General Impositiva), la Inspección General del Trabajo y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, y en el Banco de Previsión Social. Las Sociedades Anónimas y las Sociedades de Zonas Francas han de hacerlo también en la Auditoría Interna de la Nación.

Se estima aproximadamente entre 45 días y 3 meses para la creación de una empresa, aunque dicho plazo disminuye cuando se adquiere una sociedad ya constituida, lo cual es un procedimiento bastante utilizado para instalarse en el país.

Existe un amplio programa de incentivos fiscales a la inversión (cuya última mejora se ha realizado en 2018), y para acceder a los mismos hay que presentar el proyecto de inversión a la COMAP (Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones), dependiente del Ministerio de Economía y Finanzas, para su aprobación (previa a la realización de la inversión).

Una mejora ya instrumentada (al menos teóricamente) es la creación del llamado “espacio único”, una especie de ventanilla única que permite realizar todas las tramitaciones de la inversión con los distintos actores intervinientes (impositiva, seguridad social, etc.) al menos en un mismo espacio físico.

Volver a índice de Marco jurídico

Organismos de apoyo a la inversión extranjera

El Instituto de Promoción de Inversiones, Exportaciones e Imagen País (URUGUAY XXI), adscrito al Ministerio de Relaciones Exteriores, es el principal organismo promotor de las inversiones y de las exportaciones en Uruguay. Este organismo tiene encomendadas, entre otras, tareas relacionadas con el afianzamiento de la imagen país en el exterior; realiza servicios de apoyo al inversor, como la organización de seminarios, promoción y difusión de oportunidades de inversión en Uruguay y servicios de información y consultas de inversión de índole legal, fiscal y societaria.

 

La Unidad de Apoyo al Sector Privado (UNASEP) dependiente del Ministerio de Economía y Finanzas tiene los siguientes objetivos: asesorar, proponer, implementar y facilitar la coordinación de políticas y acciones que mejoren los negocios, la inversión y la competitividad en el país. Esta Unidad brinda información calificada a los potenciales inversores, a los que suministra información de soporte para la toma de decisiones, monitorea el clima de negocios y realiza propuestas para introducir modificaciones, a la vez que coordina acciones con organismos públicos y privados en materia de inversiones, negocios y competitividad. 

 

La UNASEP integra también al Centro de Información para el Inversor, cuyo objetivo es facilitar y simplificar el proceso de evaluación de los proyectos de inversión. Centraliza la información para inversores nacionales y extranjeros, evita demoras por defectos formales de los proyectos al realizar una evaluación formal previa y gestiona la tramitación de los proyectos a través de los diferentes organismos públicos que intervienen en su evaluación. La UNASEP centraliza la atención al inversor sobre incentivos tributarios. Elabora y difunde estadísticas acerca de las inversiones alcanzadas por la Ley 16.906, realiza análisis de diferentes indicadores económicos para asesorar al MEF proponiendo, implementando y facilitando la coordinación de políticas y acciones que mejoren el clima de negocios

La UNASEP recibe los proyectos de inversión, que luego son analizados por la Comisión de Aplicación (COMAP), quien a su vez evalúa técnicamente los proyectos y recomienda al gobierno si procede declararlos de interés nacional los proyectos evaluados (en el vocabulario del gobierno, si deben ser “promovidos”) y en consecuencia su adecuación para ser candidatos a recibir los beneficios previstos en la Ley de Promoción Industrial Nº 14.178 y en la Ley de Inversiones Nº 16.906. En su página web están disponibles todos los formularios necesarios para la tramitación de propuestas de inversión presentadas por el sector privado y se proporciona información acerca del régimen tributario y societario uruguayo. 

 

La COMAP está integrada por representantes del Ministerio de Economía y Finanzas - coordinador de la misma - y de los Ministerios de Industria, Energía y Minería, Trabajo y Seguridad Social, Turismo y Deportes y Ganadería, Agricultura y Pesca, además de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) y de la Comisión de Descentralización. 

Por fin, la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) es una persona jurídica de derecho público no estatal, que tiene tres líneas fundamentales de actuación: apoyar el desarrollo de infraestructuras de interés público, prestando servicios de planificación, dirección y gerencia de proyectos; facilitar la ejecución de fondos y realizar la estructuración financiera de proyectos, asesorando, estructurando y administrando fideicomisos y fondos que financian obras de interés público a través del fiduciario CONAFIN AFISA.  

 

La Ley Nº 18.786 de Participación Público – Privada aprobada en julio de 2011 le confiere específicamente competencias en la promoción activa de proyectos de inversión pública ejecutados bajo esta modalidad. 

Volver a índice de Marco jurídico

Cuadro de organismos de apoyo a la inversión extranjera

 

ORGANISMO

 DATOS DE CONTACTO

Uruguay XXI

(Instituto de promoción de Inversiones, Exportaciones e Imagen País)

Dirección: Rincón 518/528- Montevideo

Tel.: (+598) 2915 3838

E-mail:  info@uruguayxxi.gub.uy

Web:www.uruguayxxi.gub.uy

UNASEP
(Unidad de Apoyo al Sector Privado del Mº de Economía y Finanzas)

Dirección: Rincón 518, Planta Baja - Montevideo

Tel.: (+598) 2915 8167/2916 8580

E-mail: unasep@mef.gub.uy

Web: www.mef.gub.uy/unasep.php

COMAP
(Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones del Mº de Economía y Finanzas)

Dirección: Rincón 518, Planta Baja - Montevideo

E-mail: comap@mef.gub.uy

Web: www.mef.gub.uy/comap.php

CND
(Corporación Nacional para el Desarrollo. Rango de Ministerio)

Dirección: Rincón 518. Planta 7ª - Montevideo

Tel.: (+598) 2916 2800

Web: www.cnd.org.uy

Volver a índice de Marco jurídico

Detalle del APPRI con España

El Acuerdo para la Promoción y Protección Recíprocas de Inversiones (APPRI) entre el Reino de España y la República Oriental del Uruguay fue suscrito el 7 de abril de 1992 y entró en vigor el 6 de mayo de 1994.  Su objetivo fundamental es proteger la inversión de cada país en el otro una vez ya realizada. Se basa en los siguientes principios:  

  • Fomento de las inversiones de un país en el otro.
  • Trato justo y equitativo.
  • No discriminación: trato nacional y nunca menos favorable que el que gocen inversiones de terceros países  por el tratamiento de Nación Más Favorecida.
  • Protección frente a la expropiación directa y las medidas de efecto equivalente (expropiación indirecta).
  • Caso de expropiación (siempre por causas de  utilidad pública establecidas por ley), no será discriminatoria y se pagará la adecuada y efectiva  indemnización.
  • Libre transferencia de capitales y sus rendimientos. 
  • Posibilidad de dirimir las controversias entre Estado e inversor acudiendo a Tribunales Internacionales.

Volver a índice de Marco jurídico

Otros incentivos a la inversión

Aparte los señalados, no existen otros incentivos, salvo la realidad de un país en donde impera el Estado de Derecho, la corrupción prácticamente no existe y los contratos se respetan, tanto en el sector público como en el privado, lo cual es de enorme importancia en general, y en particular en Latinoamérica.

Volver a índice de Marco jurídico

Zonas francas y ZEE

 

La Ley Nº 19.566 de diciembre de 2017 define el marco regulatorio e incentivos aplicables a aquellas empresas que se instalen en Zonas Francas, previa aprobación de la Dirección Nacional de Zonas Francas del Ministerio de Economía y Finanzas de Uruguay.

Actualmente existen doce Zonas Francas tanto públicas como privadas, aunque ha sido ya autorizada la 13ª en Paso de los Toros, en el futuro emplazamiento de la 2ª planta de celulosa de UPM.

Están concebidas básicamente para que en ellas se desarrollen las siguientes actividades orientadas a la exportación:

1. Comercialización, almacenamiento, acondicionamiento, clasificación, fraccionamiento, mezcla, armado, desarmado y otras operaciones que no implican industrialización de mercancías y materias primas.
2. Instalación y funcionamiento de establecimientos fabriles.
3. Prestación de todo tipo de servicios, tanto dentro de la zona franca como desde ella a terceros países, incluyendo servicios profesionales, financieros, de informática y de reparaciones y mantenimiento.

Las Zonas Francas nunca podrán realizar actividades primarias y/o de venta al por menor, siendo importante mencionar que las mercancías allí producidas carecen de origen uruguayo y como tales están sujetas al arancel externo común de Mercosur – Uruguay tiene acuerdos bilaterales con Argentina y Brasil para algunos productos.

Por otro lado, algunas zonas francas limitan la instalación de empresas a algunos sectores específicos, como es el caso del Parque de las Ciencias, en Canelones, orientada al sector farmacéutico.

Las sociedades anónimas que operan como usuarias de Zonas Francas gozan de los siguientes beneficios:

• Exención de todo impuesto nacional, incluidos el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) e Impuesto sobre Patrimonio (IP).
• Exoneración de impuesto sobre dividendos pagados a accionistas residentes en el exterior.
• La compraventa de mercancías y prestación de servicios tanto dentro de ZF como al exterior, están exenta de IVA.
• El personal extranjero (hasta el 25% del total ocupado) puede optar por no contribuir a la Seguridad Social uruguaya.

Dentro de las Zonas Francas no rigen los monopolios de los servicios del dominio industrial y comercial del Estado.

Volver a índice de Marco jurídico

Contratación Pública. Criterios de adjudicación de contratos

Las normas que rigen las adquisiciones del Estado están establecidas en la sección 2 del capítulo III del decreto 95/991, ley de Contabilidad y Administración Financiera. Desde 2002 la Administración dispone de un sitio oficial en Internet en la que se publican todas las licitaciones, sean de ámbito local o internacionales, que gestiona la Agencia de Compras y Contrataciones Estatales (http://www.comprasestatales.gub.uy)

Para acudir a una licitación deben tenerse en cuenta los factores siguientes:

  • Pliegos de condiciones. En los artículos 44 y 45 del decreto 95/991 se estipula la utilización de un pliego general de condiciones, que cada organismo toma como base para redactar el pliego de bases y condiciones particulares de cada licitación. La obligación de utilización de dicho pliego general de condiciones, rige para todas las oficinas contratantes del Estado.
  • Inscripción en el Registro de Proveedores. Es obligatoria la inscripción en el registro de proveedores para poder participar en una licitación. Hasta 2013 cada organismo tenía su propio registro, pero desde entonces se implementó el Registro Único de Proveedores del Estado (RUPE), que permite ofertar para todos los organismos e instituciones del Estado uruguayo. La Información sobre este registro está disponible en:   www.comprasestatales.gub.uy/inicio/proveedores/rupe/
  • Representación local: Toda firma extranjera que quiera participar en una licitación debe hacerlo a través de un representante local con poder suficiente y domicilio en Uruguay.
  • Plazos. Se deben publicar obligatoriamente dos avisos en diarios de circulación nacional por lo menos con treinta días de anticipación a la fecha de apertura de las ofertas en caso de licitación internacional. Las ofertas pueden hacerse llegar por correo, fax u otros medios similares admitidos.
  • Cotización. Las ofertas pueden ser cotizadas en dólares USA o en la moneda del país, o en cualquier otra que defina el pliego de licitación. El pliego particular especificará si se deben cotizar precios firmes sin ajustes o si se pueden aplicar fórmulas paramétricas de actualización de los precios. Además el oferente deberá constituir una garantía de la oferta (fianza, valores públicos, póliza, etc.) por un monto mínimo estipulado en el pliego particular.
  • Preferencias a Productos Nacionales. Uruguay no es signatario del Acuerdo Plurilateral de Compras Públicas OMC. A efectos de su comparación, a las ofertas FOB o CIF del extranjero deben agregarse todos los tributos que correspondan (aranceles, comisiones, tasas, impuestos especiales, etc.), aún aquellos de los cuales las empresas públicas se encuentren exoneradas. Ello en la práctica, puede elevar considerablemente el porcentaje del 10% (20% en el caso de mipymes) establecido y admitido como margen de preferencia para los productos nacionales. Se respetan los convenios con los países incorporados a organismos internacionales de comercio, comunidades o acuerdos aduaneros. 

Volver a índice de Marco jurídico

Régimen de inversiones

Uruguay ha promulgado una serie de leyes cuyo objetivo es promover la inversión tanto nacional como extranjera. El marco normativo básico que regula la inversión extranjera en Uruguay es la Ley de Inversiones o Ley 16.906 y sus decretos reglamentarios.
La Ley de Inversiones declara de interés nacional la promoción y protección de las inversiones que se realicen en el país, y establece los siguientes principios con respecto a la inversión extranjera:

  • Igualdad de trato a inversores nacionales o extranjeros.
  • No se requiere autorización previa o registro (salvo si se quiere beneficiar de los estímulos fiscales a la inversión, caso en el que debe recabarse la autorización previa de la COMAP).
  • Se permite cualquier tipo de actividad, excepto aquéllas que son monopolio del Estado (telefonía fija, refino de combustibles, transmisión y distribución de energía eléctrica, servicios de agua y saneamiento, seguros de trabajo) o reguladas por el Estado, aunque en algunas de ellas el inversor extranjero puede participar a través de concesiones de obra pública. La propiedad de empresas de radiodifusión y televisión está restringida a ciudadanos uruguayos.
  • El inversor extranjero puede operar a través de sociedades anónimas uruguayas, a través de sociedades de responsabilidad limitada o a través de una sociedad extranjera, estableciendo una sucursal en el país.
  • No existen limitaciones para la contratación de personal extranjero, salvo en algunos sectores específicos donde se requiere un porcentaje de personal local (por ejemplo, en el sector de la pesca y en sociedades de zonas francas).
  • Libre transferencia de capitales y beneficios al exterior.

Esta Ley 16.906 prevé una serie de estímulos fiscales generales, reglamentados por el Decreto Nº 59/998, y otros específicos, aplicables a proyectos de inversión promovidos por Gobierno y reglamentados por sucesivos decretos, siendo el último el Decreto 143/018 (mayo de 2018). Estos proyectos deben ser presentados a la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (COMAP) del Ministerio de Economía y Finanzas para su aprobación, previamente a la realización de la inversión.

El Gobierno del Uruguay, a través de la institución Uruguay XXI, promociona activamente la captación de inversión extranjera pero, aunque el marco regulatorio es muy favorable, el reducido tamaño del mercado, unido a la baja competitividad de la economía, su elevado nivel de costes, la rigidez del mercado laboral y la fortaleza e injerencia de las centrales sindicales, y el alto nivel de burocracia de la administración pública uruguaya, hacen que Uruguay pierda mucho de su atractivo frente a inversores internacionales.

Volver a índice de Marco jurídico

Propiedad inmobiliaria

No existe ninguna restricción para la inversión de extranjeros, ya sean personas físicas o jurídicas, en  la propiedad inmobiliaria (con las lógicas excepciones de edificios que hayan sido declarados patrimonio nacional o circunstancias similares), teniendo los mismos derechos y el mismo tratamiento que los propietarios nacionales.

Volver a índice de Marco jurídico

Incentivos a la inversión (fiscales, sectoriales, regionales y locales)

El Ministerio de Economía y Finanzas de Uruguay publica en su página web una completa Guía del Régimen General de Promoción de Inversiones: https://www.mef.gub.uy/26996/8/areas/guia-del-regimen-decreto-n%C2%BA-143_018.html

La Ley 16.906 de Inversiones (http://www.mef.gub.uy/inversor/ley_16906.pdf) recoge dos tipos distintos de estímulos: los de carácter general o automático y los estímulos para inversiones específicas.

Los beneficios fiscales de carácter general están reglamentados por el Decreto Nº 59/998 y son de aplicación automática a los contribuyentes del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) y del Impuesto a la Enajenación de Bienes Agropecuarios (IMEBA) en caso de actividades industriales o agropecuarias. Las exoneraciones aplican sobre los bienes muebles destinados directamente al ciclo productivo, destacando:

• Exención del Impuesto al Patrimonio (IP) a los bienes referidos.
• Exención del IVA, Impuesto Específico Interno (IMESI) y de otros recargos si fueran bienes importados y no competitivos con la industria nacional. 

El Gobierno puede ampliar estos beneficios fiscales a los bienes inmateriales (patentes, marcas, concesiones, etc.) y/o autorizar además un régimen de depreciación acelerada a efectos de IRAE e IP.

Las empresas pueden acceder a estímulos adicionales y específicos para sus proyectos de inversión presentándolos a la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (COMAP) para que sea promovido por el Gobierno. Estos incentivos están recogidos en los art. 10-17 de la Ley de Inversiones y reglamentados mediante una serie de decretos, siendo el último el Decreto 143/018 de mayo de 2018. Son fundamentalmente los siguientes:

• Exoneración del Impuesto de Patrimonio (IP) aplicable a los bienes muebles de activo fijo durante toda su vida útil y también a las obras civiles, durante 8 años si el proyecto se ubicara en Montevideo y 10 si estuviera en el interior del país.
• Exoneración de aranceles, tasas e IVA asociados a la importación de bienes muebles de activo fijo, cuando sean considerados no competitivos con la industria nacional.
• Exoneración del 20% del IRAE, cuando el proyecto alcanzara la calificación mínima de COMAP que puede llegar al 100% del monto invertido y por un período nunca inferior a 3 años.

Los criterios de elegibilidad conforme a los cuales COMAP realiza su evaluación de los proyectos, decide en qué medida son promovidos por el Gobierno y exonerados del IRAE, fueron revisados en el último Decreto 143/018. Son los siguientes:

MATRIZ DE INDICADORES Y PUNTAJES  
INDICADOR PONDERACIÓN PUNTAJE
Generación de empleo 40% 0-10 puntos
Aumento de las exportaciones 15% 0-10 puntos
Descentralización 10% 0-10 puntos
Utilización de tecnologías limpias 20% 0-10 puntos
Investigación, desarrollo e innovación 25% 0-10 puntos
Indicador sectorial 20% 0-10 puntos
Fuente: Elaboración propia en base a información de la Comisión de la COMAP

 

INCENTIVOS SECTORIALES

La Ley de Inversiones prevé que, además de proyectos concretos, puedan ser promovidos determinados sectores. Los más relevantes son:

Sector forestal

La Ley Forestal Nº 15.939 (1987) declara de interés nacional el desarrollo de la industria forestal, estableciendo que aquellos bosques declarados “protectores” o “de rendimiento” por la Dirección Nacional Forestal del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) contarán con los siguientes beneficios tributarios:

• Las rentas generadas por su explotación no computarán en la base imponible del IRAE.
• Su valor tampoco computa en la determinación de la base imponible del IP.
• Exención de la contribución inmobiliaria rural.

Generación de energía

El Decreto 354/009 concede beneficios fiscales específicos al sector de energías renovables dentro de la Ley de Inversiones. Entre otras actividades, promueve la generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables no convencionales, cogeneración y la transformación de energía solar en térmica; conversión de equipos y/o desarrollo de procesos que aumenten la eficiencia energética.

Concretamente, la energía eléctrica generada a partir de fuentes renovables contando con un PPA se beneficia de las siguientes exoneraciones del IRAE:

• 90% de las rentas generadas hasta el 31.12.2017
• 60% de las rentas generadas entre 1.01.2018 y 31.12.2020
• 40% de las rentas generadas entre 1.01.2021 y 31.12.2023

Adicionalmente, si fueran proyectos promovidos por COMAP, obtendrían automáticamente la puntuación máxima correspondiente al indicador “utilización de energías limpias” y podrían incluir dentro la exoneración del IRAE aquellas inversiones realizadas para conectar el proyecto con el Sistema Interconectado Nacional.

Sector turismo

El Decreto 175/003 otorga muchos incentivos, aunque diferenciando cuando se trata de proyectos turísticos o bien hoteles, apart-hoteles, hosterías, moteles y estancias turísticas. Los principales beneficios fiscales son aplicables a la obra civil y equipamiento:

• Exoneración del IVA a importaciones de bienes empleados en el proyecto (o créditos fiscales por aquellos adquiridos en plaza)
• Exoneración del IP durante 11 años (obra civil) o 5 años (equipamiento)
• A efectos del IRAE, las inversiones realizadas podrán amortizarse en 11 años (obra civil) o 5 años (equipamiento)
• Exención del 50% de todas las cargas a las importaciones de materiales y bienes para el proyecto.

Otros sectores que gozan de beneficios son:

• Biocombustibles
• Centros de atención a distancia (call centers)
• Generación de energía
• Hidrocarburos
• Industria de la comunicación
• Industria electrónica
• Industria gráfica
• Industria naval
• Intermediación financiera externa
• Maquinaria agrícola
• Navegación marítima o aérea
• Software (soportes lógicos)
• Vehículos o autopartes

INCENTIVOS REGIONALES

En general, los 19 Departamentos de Uruguay ofrecen, además, distintas facilidades con el fin de atraer las inversiones. Estos incentivos suelen negociarse directamente para cada proyecto en particular, aunque los más comunes suelen ser los siguientes:

• Concesiones de terrenos municipales por períodos variables según planes de negocio y sector (usualmente hasta 20-30 años).
• Servicios básicos y/o de infraestructura sin coste o a coste reducido.
• Exención de tributos municipales por períodos variables, en función de la valoración del proyecto y su impacto económico en la región.

Las Intendencias Municipales más activas en este aspecto son San José, Canelones, Maldonado, Colonia, Salto, Paysandú, Montevideo y Río Negro.

Volver a índice de Marco jurídico

Representación y agencia

Una compañía extranjera puede desarrollar operaciones regulares estableciendo y registrando una sucursal en Uruguay, para realizar cualquier tipo de actividad abierta a compañías locales. Las sucursales son consideradas empresas constituidas en el extranjero, regidas por la ley del país de constitución y los estatutos de la empresa matriz, salvo que sean contrarios a la legislación uruguaya. La empresa matriz responde de todas las deudas y obligaciones de la sucursal y de los actos del director local.

No existen reglas específicas para la formación y control de sucursales de compañías extranjeras. En la práctica, los procedimientos de formación y control son similares a los de sociedades locales.

El establecimiento de una sucursal requiere la inscripción en el Registro Público Comercial, traducción oficial de los estatutos, una copia certificada de la resolución por la cual se decidió establecer la sucursal en Uruguay especificando el capital asignado a la misma, el nombramiento de las personas encargadas de operar o representar la sucursal por parte de los accionistas y el poder que se adjudica a los representantes de la compañía en Uruguay, todo ello legalizado en el consulado uruguayo correspondiente. Asimismo, deberá publicar un extracto de los estatutos en dos diarios (uno de ellos el Diario Oficial), y mantener un domicilio fiscal en Uruguay.

Volver a índice de Marco jurídico

Formación de "joint-ventures". Socios locales

No existen limitaciones para establecer sociedades conjuntas, o  joint ventures,  en ninguna de las formas societarias, estableciéndose en los estatutos de la sociedad la participación de cada uno de los socios, que podrán ser locales o extranjeros, sin que este hecho sea discriminatorio en ningún sentido.

Volver a índice de Marco jurídico

Tipos de sociedades

a) Sociedades Anónimas

Las Sociedades Anónimas son la forma más común de organización societaria, obligatoria además para Bancos y Sociedades Financieras. Se rigen por la Ley Nº 16.060 y adquieren personalidad jurídica desde su inscripción en el Registro.

La ley prevé la posibilidad de que existan Sociedades Anónimas Especiales para ciertas actividades y para las que existen distintos requisitos de inscripción y constitución.

Las acciones pueden ser ordinarias o preferenciales, nominativas o al portador. Las acciones nominativas están registradas, pero pueden ser transferidas libremente, previa anotación en el registro de la sociedad. Se permiten acciones con prima; están prohibidas las acciones con voto plural.

No se exige un mínimo de capital social; la única exigencia que existe para el capital es que se encuentre expresado en moneda nacional, aunque existen excepciones. El 50% del capital autorizado debe ser suscrito y el 25% debe ser desembolsado, ya sea en efectivo o en otra clase de activos (aportaciones no dinerarias). No se exigen requisitos de nacionalidad o residencia para los directivos de una sociedad anónima. Las sociedades anónimas están sujetas al IRAE y al Impuesto sobre el Patrimonio (IP).

b) Sociedades de Responsabilidad Limitada

La legislación aplicable es asimismo la ley 16.060. Este tipo de organización también resulta muy utilizada en Uruguay, sobre todo para empresas pequeñas. El capital se divide en cuotas de igual valor, acumulables e indivisibles que no pueden ser incorporadas a títulos negociables. Carecen, en consecuencia, de la consideración de "títulos-valores". El número de socios no puede exceder de 50 y deben ingresar como mínimo el 50% de su aporte en dinero en el acto de suscripción del contrato social, comprometiéndose a completarlo en el plazo de dos años. También pueden hacer aportes en especie.

d) Sociedades de Zona Franca (SZF): Las Sociedades de Zona Franca, tienen la obligación de mantener un porcentaje  mínimo de personal de nacionalidad uruguaya. Pero esta exigencia no afecta a la titularidad de la empresa, que lógicamente puede ser un 100%  de capital extranjero.

Ver apartado "Aranceles".

Constitución de sociedades

Toda persona física o jurídica que vaya a desarrollar cualquier actividad en Uruguay debe obtener el Registro Único de Contribuyente (RUC que se obtiene en la Dirección General Impositiva o DGI, del Ministerio de Economía y Finanazas), a modo de número de identificación fiscal. Estando en posesión del RUC los contribuyentes dispondrán de tres meses para declarar el inicio de actividades.

El cese de actividades deberá igualmente ser comunicado; ambos trámites se realizan en la Dirección General Impositiva (DGI – http://www.dgi.gub.uy) dependiente del Ministerio de Economía y Finanzas. Asimismo, para actuar como industrial es necesario, además del registro en el Banco de Previsión Social y el Ministerio de Trabajo, la obtención de una habilitación de los locales de trabajo, concedido por el Dpto. de Higiene Ambiental del Ministerio de Salud Pública.

La creación de una sociedad mercantil deberá formalizarse mediante escritura pública, que se inscribirá en el Registro Nacional de Comercio y con publicación de un extracto de la misma en el Diario Oficial y en otro diario de difusión general. Una forma de evitar todo el proceso de formación de la sociedad es mediante la adquisición de sociedades ya existentes pero no activas, a abogados o notarios públicos. Este procedimiento está siendo bastante utilizado por los inversores, sobre todo por pequeñas empresas, gracias a la existencia de una buena y barata oferta de este tipo de sociedades.

El Portal del ICEX presenta un Catálogo de Costes de Establecimiento elaborado por las Oficinas Comerciales para la mayoría de los países y que puede resultar en una guía interesante para varios temas, incluida la apertura de una sociedad y los costes societarios aproximados. El enlace para acceder directamente al Catálogo de Uruguay es: https://www.icex.es/icex/es/navegacion-principal/exportadores-habituales/informacion-de-mercados/simulador-costes-de-establecimiento/index.html

Volver a índice de Marco jurídico

Régimen de Franquicias

 Régimen de Franquicias

No existen impedimentos para establecer en Uruguay franquicias de compañías multinacionales o extranjeras, ya que  los pagos por royalties, distribución de dividendos y transferencias están totalmente permitidos.

 

Volver a índice de Marco jurídico

Propiedad industrial (marcas, patentes, diseños, licencias)

 a) Derechos de Autor. Regulados por la Ley Nº 17.616 del 17 de Enero de 2003.  

Según la tendencia internacional, la Ley uruguaya, y, protege el derecho de autor de toda creación literaria y artística en lo relativo a los derechos morales y a los patrimoniales.  

Uruguay ha ratificado la Convención de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas, en virtud de la cual, los autores de un país signatario que publiquen sus obras en Uruguay, gozan de los mismos derechos que los autores nacionales.  

Asimismo, Uruguay ha ratificado la Convención de Roma de 1961, el Convenio de Ginebra de 1971 y los acuerdos TRIPS (Trade Related Aspects of Intellectual Property Rights).  

Este marco legal es aplicable al software y a la creación en las áreas de la electrónica y la informática originaria de países extranjeros. En este aspecto, existe legislación específica que penaliza las copias no autorizadas de audio y video y existen normas que permiten la confiscación del software reproducido ilegalmente.  

b) Marcas  

La normativa aplicable es la Ley Nº 17.011 de 25 de Septiembre de 1998; Decreto 34/1999; Ley Nº 14.910, Decreto 340/83; Ley Nº 16.671 y la Ley Nº 16.052 que aprobó el Protocolo de Armonización de Normas sobre Propiedad Intelectual en el Mercosur, en materia de marcas, Indicaciones de Procedencia y Denominaciones de Origen.  

Los requisitos de los solicitantes están establecidos en el art. 90 de la Ley Nº 17.011: "están habilitados a realizar las gestiones los interesados por sí, hayan otorgado o no representación; los agentes de la propiedad industrial inscritos en la matrícula respectiva, con personería jurídica debidamente acreditada y los mandatarios autorizados por poder suficiente".  

Una vez cumplidas todas las formalidades exigidas, la Dirección Nacional de la Propiedad Industrial (DNPI – http://www.dnpi.gub.uy) procederá a la publicación correspondiente, comenzando a correr el plazo de 30 días para recibir oposiciones. La protección que otorga el registro de una marca dura diez años, siendo este plazo indefinidamente renovable por períodos iguales, a solicitud del titular o su representante. Concedido el registro, la DNPI expedirá el título respectivo, previo pago de la tasa correspondiente. En cuanto a la transferencia del derecho a la marca, la ley establece que pasa a los herederos y puede ser transferida por acto entre vivos, por disposición de última voluntad, por ejecución forzada o por acción de reivindicación.  

Existe un Registro de Licencias de Marcas, también a cargo de la DNPI.  

c) Patentes de invención, modelos de utilidad y diseños industriales  

El derecho uruguayo regula las patentes de invención, los modelos de utilidad y los diseños industriales, en la Ley Nº 17.164, de Septiembre de 1999 y en el Decreto 11/2000.  

Tendrá derecho a la patente el inventor o sus causahabientes. La patente de invención tiene un plazo de duración de 20 años, contados desde la fecha de su solicitud. La patente de un modelo de utilidad se concederá por un plazo de 10 años, que podrá ser prorrogado por única vez por el término de cinco años. El plazo de vigencia de la patente de diseño industrial será de diez años, pudiendo prorrogarse por única vez por cinco años, a solicitud de parte. La ley permite patentar microorganismos, productos alimenticios, productos químicos y químicos agrícolas.  

Asimismo, la ley establece el otorgamiento de patentes sobre productos farmacéuticos, que entró en vigor el 1 de Noviembre de 2001. Sin embargo, se reconoce que podrán ser patentados aquellos productos que hayan sido solicitados en algún país miembro de la OMC con posterioridad al 1 de enero de 1995 y que no hayan sido comercializados en Uruguay o en el extranjero, y hayan sido solicitados a la DNPI.  

El ranking  estudio (2018) elaborado por la Alianza de Derechos de Propiedad (http://internationalpropertyrightsindex.org/2018) sitúa a Uruguay en una posición intermedia con respecto al promedio mundial (puesto nº 43 sobre 125) y en el 3º puesto en América Latina. En el Index del 2019 Uruguay se sitúa en el puesto 39  a nivel mundial, y repite en el puesto 3º a nivel regional de América Latina.

Volver a índice de Marco jurídico

Razones y ventajas para la implantación de empresas españolas

 Son muchas las ventajas de Uruguay para elegirlo como lugar donde instalarse, pensando siempre en que es una plataforma ideal para “atacar” un mercado enormemente más amplio que el reducido mercado uruguayo. Algunas son las siguientes:

  • Estabilidad política y social, como lo prueba el que se ubique en los primeros lugares de América Latina en los principales rankings que relevan aspectos de estabilidad política y solidez democrática: el primero en Democracia (EIU), Baja Corrupción (Transparencia Internacional), Prosperidad (Legatum Institute) y Estado de Derecho (World Justice Project); segundo en Libertad de Prensa (Reporteros sin Fronteras) y Gobernanza (Banco Mundial); y tercero en Global de Paz (Institute for Economics & Peace) y Libertad Económica (Heritage Foundation).
  • Solidez macroeconómica, habiendo obtenido un crecimiento del 5% promedio entre 2005 y 20146 y un PIB p.c. entre los primeros de la región, estando en posesión del grado inversor por todas las agencias evaluadoras y recibiendo importantes ingresos anuales por concepto de inversión extranjera directa. Hay que decir que en 2015 la economía se desaceleró de manera notoria, situación que se repitió en 2016, debido fundamentalmente al comportamiento económico de sus dos importantes vecinos: Brasil y Argentina, por este orden. El año 2017 parece que será de un crecimiento bastante superior, quizá cercano al 3%.
  • Apertura Comercial, con el segundo coeficiente en América Latina [Exportaciones + Importaciones)/PIB], superior al 45%, y con exportaciones de servicios que se han cuadruplicado en los últimos once años.
  • Ubicación estratégica privilegiada en la región Mercosur ampliada a Chile y Bolivia, con distancia entre 1 y 3 horas por avión a las principales ciudades del área y buenas conexiones aéreas, marítimas, fluviales y por carretera.
  • Libre acceso a un gran mercado en crecimiento como lo es el Mercosur ampliado.
  • Infraestructuras relativamente modernas, especialmente portuarias, aeroportuarias, de electricidad y comunicaciones, incluyendo el acceso a Internet. Menos actualizadas están las viarias y prácticamente nada las ferroviarias
  • Favorable clima de negocios, con sostenibilidad ambiental, elevado nivel educativo y consecuentes recursos humanos competitivos, un completo marco legal para las inversiones, con zonas francas y puertos y aeropuerto libres.
  • Lengua y costumbres españolas.
  • Legislación especialmente favorable para la inversión extranjera. Las empresas extranjeras no necesitan autorización para instalarse, una vez instaladas tienen tratamiento idéntico a las nacionales y no tienen ningún obstáculo para la repatriación de beneficios ni, en su caso, del capital.
  • Legislación de promoción de inversiones (sin importar de dónde proceda el capital) que contempla beneficios fiscales muy atractivos
  • Existencia de una notable seguridad jurídica

 

 

Volver a índice de Marco jurídico

Barreras de entrada para inversores españoles

No se detectan obstáculos relevantes para los inversores. La Ley establece igualdad de trato al inversor extranjero con el nacional; adicionalmente, existe una Ley de Promoción y Protección de Inversiones (Ley nº 16.906) que prevé importantes beneficios fiscales, tanto para inversores nacionales como extranjeros.

La actuación excesivamente reglamentista y cautelosa de la DINAMA (Dirección Nacional de Medio Ambiente), aunque no puede considerarse realmente como un obstáculo, puede convertirse en un freno ralentizador de la inversión en algunos sectores.

La situación del mercado laboral, con grandes rigideces, escasa productividad de la mano de obra y un peso excesivo de las organizaciones sindicales, se ha convertido en el principal factor desincentivador de la inversión, aunque el nuevo gobierno está intentando mejorar la situación. El factor salarial también preocupa, pues los salarios han tenido un incremento real superior al 50% en los últimos catorce años, un elemento que viene a sumarse a la tradicional combatividad de los sindicatos uruguayos, cuyo poder se ve amparado por los partidos más izquierdistas de la coalición del Frente Amplio, actualmente en el poder, y de los que el Gobierno necesita para tener una mayoría en la Asamblea Nacional.

En el año 2018, la situación económica ha tendido al estancamiento tras la crisis financiera argentina y el crecimiento de la incertidumbre política en Brasil, el tamaño limitado del mercado uruguayo, la escasez de infraestructuras y la reducción en la inversión pública, unidos a un nivel de costes sorprendentemente altos, hacen de Uruguay un país poco atractivo para la inversión extranjera. Aunque en 2019 no se produjeron cambios significativos, el cambio de Gobierno producido por el resultado de las elecciones de noviembre convierte este tema en uno de los factores cruciales para el nuevo Gobierno, para el que la reforma de estos problemas es sin duda prioritaria. La irrupción del COVID-19 ha supuesto para el nuevo Gobierno de Lacalle Pou, el tener que postergar la aplicación de medidas para mejorar la situación en este área, lo que constituía uno de los primeros objetivos del Gobierno.

Volver a índice de Marco jurídico

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex