Marco jurídico

Contratación Pública. Criterios de adjudicación de contratos

El 9 de abril de 2018 se adoptó la Ley Nº 472 sobre Compras Públicas. Esta ley, basada en estándares y prácticas internacionalmente extendidas, mejora la accesibilidad e incrementa la transparencia en los procesos de compras públicas, al tiempo que refuerza la competencia entre potenciales proveedores. Antes de la adopción de esta ley, el régimen de compras públicas estaba compuesto de más de 30 documentos legales, lo que fragmentaba el sistema, dificultaba las operaciones, daba lugar a conflictos legales y favorecía la corrupción.

La ley define cinco tipos de procedimientos de adquisición, uno de ellos reservado para las compras a proveedores monopolistas. La utilización de un procedimiento u otro depende de varios factores. Todos los bienes y servicios solicitados que no planteen requisitos específicos ni grandes desembolsos serán adquiridos por procedimientos basados en medio electrónicos, a saber: tienda online y subasta. La utilización de un método u otro dependerá del tipo de comprador público y del valor de la operación (con límites fijados en función del salario mínimo mensual). En cambio, todos los bienes y servicios que requieran de especificaciones técnicas precisas será adquiridos a través de procedimientos competitivos, a saber: concurso o licitación. De nuevo, el criterio para aplicar uno de estos métodos es el tipo de comprador y el importe de la operación. En el caso de las licitaciones, por ejemplo, el valor mínimo de la operación para clientes con “cargo al presupuesto” debe ser de aproximadamente 120.000 euros (es decir, 2.000 veces el salario mínimo mensual actual); para clientes corporativos, 500.000 euros.

Sin embargo, se tiene que tener en cuenta que, en virtud de los decretos Nº 3487 (22 de enero de 2018) Nº 3625 (27 de marzo de 2018), un determinado número de empresas de participación estatal o vinculadas al estado no se atienen al régimen de compras públicas especificado más arriba (a no ser que sus compras estén relacionadas con el plan de desarrollo estatal o financiadas o bien por Fondo de Reconstrucción y Desarrollo del país o por créditos con garantía soberana). Estas empresas pueden concluir contratos de suministros o de servicios de manera independiente, seleccionando las mejores ofertas a través de comisiones establecidas por ellas mismas. Las empresas son:

  • Uzpahtasanoat
  • Uznefteprodukt
  • Uzburneftegaz
  • Uztransgaz
  • Uzneftegazdobycha
  • Uzbekgeofizika
  • Navoi GMK
  • Almalyk GMK
  • Uzbekneftegaz
  • Uzbekenergo
  • Uzbekgidroenergo
  • Uzkimyosanoat
  • Uzbekistan Temir Yullari
  • Uzbekugol
  • Uzbekiston Havo Yullari
  • Uzbektelecom
  • National Energy Saving Company
  • Uzavtosanoat

La Agencia Nacional para la Gestión de Proyectos del Presidente de la República Uzbekistán se constituye como la autoridad principal en la esfera de las compras públicas, incluyendo seguimiento y control de las mismas. También se establece una Comisión de Quejas como mecanismo de apelación.

A pesar de lo positivo de la nueva legislación, no se debe ignorar que, tradicionalmente, la concesión de contratos en Uzbekistán no siempre ha sido transparente. El país ocupa el puesto 146 de 179 en el Índice de Percepción de la Corrupción 2020 de Transparencia Internacional, obteniendo 26 puntos. En este sentido, el 3 de enero de 2017 se aprobó la Ley de Lucha contra la Corrupción. La ley pretende aumentar la eficacia de las medidas anticorrupción a través de la consolidación de los esfuerzos del aparato gubernamental y de la sociedad civil en la lucha y la prevención de la corrupción y el conflicto de interés, incidiendo en la inevitabilidad del castigo ante tales hechos. Para posibilitar esto, la nueva ley establece definiciones claras de los comportamientos punibles. Cabe subrayar que el presidente está llevando a cabo una profunda depuración de la Oficina del Fiscal General, cuyos antiguos máximos responsables estuvieron presuntamente involucrados en casos de corrupción durante la presidencia del anterior Jefe del Estado. La Oficina del Fiscal General comparte responsabilidades en materia de anticorrupción con el Departamento de Protección Legal de los Emprendedores e Inversores Extranjeros del Ministerio de Justicia.

Volver a índice de Marco jurídico

Régimen de inversiones

La Ley Nº 609-I sobre Inversión Extranjera, del 30 de abril de 1998, protege contra cambios adversos en las leyes de inversión, impuestos y aduanas durante los primeros 10 años después de la inversión. Si la ley tributaria es enmendada adversamente durante ese período, los inversionistas y los objetos de inversión tienen derecho a aplicar las condiciones tributarias más favorables, incluyendo el IVA, durante 10 años a partir de su fecha de constitución si la inversión total asciende a más de 5 millones de dólares.

La ley de inversiones proporciona a los inversores extranjeros un trato nacional y garantías de no discriminación. En general, Uzbekistán no restringe la inversión en ningún sector. Sin embargo, existen ciertas restricciones a la propiedad extranjera de la tierra y los bienes raíz. En la práctica, el acceso a los mercados, al crédito y a otras operaciones comerciales a menudo se ve obstaculizado por la concesión de licencias y otros requisitos reglamentarios.

El marco jurídico actual protege la inversión extranjera contra la nacionalización y la expropiación. La expropiación directa debe ser de interés público y no discriminatoria, y debe ir acompañada de una indemnización "pronta, adecuada y efectiva", incluida la pérdida de beneficios. Toda compensación que se haga debe ser a valor de mercado con intereses y estar denominada en moneda libremente convertible, aunque no existen procedimientos e instrumentos para asegurar una compensación justa.

En 2015, de conformidad con un decreto presidencial, el Gobierno de Uzbekistán puso en marcha un programa para privatizar las empresas estatales que operan en el sector del petróleo y la energía, industria del gas, química, maquinaria, materiales de construcción, electrotécnica, textil e industria alimentaria, así como finanzas, seguros y otros sectores.

En el año 2018 se adoptó un decreto presidencial para mejorar el sistema de coordinación y gestión de las zonas francas (nº UP-5600 de 21 de diciembre de 2018) y una resolución presidencial (nº PP-3857 de 20 de diciembre de 2018) sobre medidas para mejorar la eficiencia en la preparación e implementación de proyectos con participación de instituciones financieras internacionales y organizaciones gubernamentales financieras extranjeras.

Los inversores privados extranjeros y nacionales pueden registrar sus negocios en Uzbekistán utilizando una de las 194 oficinas de "Registro de Ventanilla Única" o el servicio en línea 24 horas al día, 7 días a la semana del sitio web del Gobierno Electrónico. El procedimiento sólo requiere la presentación electrónica de una solicitud, nombre de la empresa o marca comercial y documentos fundacionales. Estos servicios registrarán a la empresa en el Ministerio de Justicia, el Comité de Impuestos, la administración local y otros organismos gubernamentales pertinentes. La tasa de registro equivale a un salario mínimo mensual (a partir de 1 febrero de 2021 el salario mínimo mensual es de 747.300 soms; unos 60 euros) para los inversores locales y cinco salarios mínimos mensuales más 500 dólares para los inversores extranjeros. Los solicitantes pueden recibir un descuento del 50 por ciento por usar el sitio web del Gobierno Electrónico. El nuevo sistema reduce la duración del proceso de registro de varias semanas a 30 minutos.

Dependiendo del grado de participación extranjera, un negocio puede definirse como una "empresa con capital extranjero" (menos del 30 % de propiedad extranjera), o como una "empresa con inversión extranjera" (más del 30 % de propiedad extranjera y con un capital mínimo de 150.000 dólares). Las empresas extranjeras también pueden mantener una presencia física en Uzbekistán como "establecimientos permanentes" sin necesidad de registrarse como entidades jurídicas independientes (que no sean las autoridades fiscales).

España y Uzbekistán suscribieron un Acuerdo de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (APPRI) el 28 de enero de 2003, que entró en vigor el 3 de diciembre de ese año y fue publicado en el BOE el 31 de marzo de 2004.

Aunque según el Código de Tierras de la República de Uzbekistán la tierra es propiedad exclusiva del Estado, el 24 de julio de 2006 se dictó un decreto presidencial sobre la privatización de las parcelas ocupadas por personas jurídicas o físicas. En virtud de este decreto, a partir del 1 de enero de 2007, las personas jurídicas residentes en la República de Uzbekistán tienen derecho a privatizar las parcelas donde se encuentran los edificios de esas personas jurídicas (y la zona adyacente). La privatización por personas jurídicas es voluntaria y se basa en el valor de mercado de la tierra. Las personas jurídicas que no privaticen las parcelas (y la zona adyacente) seguirán utilizando el terreno en régimen de alquiler a largo plazo. El alquiler a largo plazo no puede ser inferior a 30 años y superior a 50 años.

Las exenciones fiscales mencionadas anteriormente incluyen la exención del impuesto sobre propiedad empresarial inmobiliaria. 

Volver a índice de Marco jurídico

Propiedad inmobiliaria

Aunque según el Código de Tierras de la República de Uzbekistán la tierra es propiedad exclusiva del Estado, el 24 de julio de 2006 se dictó un decreto presidencial sobre la privatización de las parcelas ocupadas por personas jurídicas o físicas. En virtud de este decreto, a partir del 1 de enero de 2007, las personas jurídicas residentes en la República de Uzbekistán tienen derecho a privatizar las parcelas donde se encuentran los edificios de esas personas jurídicas (y la zona adyacente). La privatización por personas jurídicas es voluntaria y se basa en el valor de mercado de la tierra. Las personas jurídicas que no privatizan las parcelas (y la zona adyacente) seguirán utilizando el terreno en régimen de alquiler a largo plazo. El alquiler a largo plazo no puede ser inferior a 30 años y superior a 50 años.

Las exenciones fiscales mencionadas anteriormente incluyen la exención del impuesto sobre propiedad empresarial inmobiliaria.

Volver a índice de Marco jurídico

Incentivos a la inversión (fiscales, sectoriales, regionales y locales)

La legislación fiscal uzbeka prevé varios incentivos para fomentar la creación de negocios y, en particular, para la producción, importación y exportación de determinados productos estratégicos.

La Ley de Inversiones Extranjeras contiene una cláusula de protección contra posibles cambios fiscales que empeoren la situación del emprendedor (por ejemplo, subida de la retención sobre los dividendos pagados a inversores extranjeros, subida del IS, IVA, etc.). Esta cláusula de protección tiene una vigencia de 10 años, calculada a partir de la fecha de constitución de la empresa.

Se otorgan ciertos incentivos fiscales a las empresas de la industria textil que manufacturan los siguientes productos: tejido de algodón acabado, tejidos confeccionados, tejidos de seda acabados, sombreros, etc. A fin de calificar para los incentivos fiscales, la participación de las empresas en los ingresos por la producción de los bienes mencionados anteriormente no deberá ser inferior al 60% de los ingresos totales al final del ejercicio en cuestión.

Estas empresas pueden beneficiarse de los siguientes incentivos fiscales hasta el 1 de enero de 2020:

  • Exención del Impuesto sobre Sociedades
  • Exención de los derechos de aduana para equipos importados y componentes que no se producen en Uzbekistán. 

Las reformas en Uzbekistán durante los tres últimos años, como la liberalización del mercado de divisas y el establecimiento de siete zonas económicas especiales con exenciones fiscales para los inversores, han convertido al país en un destino más atractivo para el capital internacional. Según el Informe sobre las inversiones en el mundo 2020 de la UNCTAD, las entradas de IED aumentaron significativamente en 2019 a 2300 millones de dólares estadounidenses, en comparación con los 625 millones de dólares estadounidenses en 2018. China y Alemania, pero Canadá aumentó recientemente su presencia financiera. Las inversiones se centran en el sector energético, incluida la energía alternativa / renovable en los últimos años. 

Uzbekistán ocupó el puesto 69 en el Doing Business 2020 del Banco Mundial, al igual que el año anterior. El país se encuentra entre las economías que más mejoraron en tres o más informes de Doing Business. La agencia nacional de promoción de inversiones proporciona ayuda a los inversores extranjeros que buscan invertir en Uzbekistán. El gobierno busca atraer IED, especialmente en sectores específicos, como banca, energía, petróleo y gas, manufactura, telecomunicaciones, transporte y agricultura, como parte del plan de privatización a gran escala del presidente. Uzbekistán es rico en recursos naturales y tiene una posición estratégica entre China y Europa.

Sin embargo, aún se realizaron importantes inversiones en la región incluso en medio de la crisis de COVID. En febrero de 2021, la empresa rusa de telecomunicaciones MegaFon anunció que invertiría USD 100 millones para establecer una empresa conjunta con la mayor empresa de telefonía móvil de Uzbekistán, Ucell, e ingresar al mercado de telecomunicaciones del país. Además, ACWA Power, con sede en Arabia Saudita, invirtió 2.500 millones de dólares en Uzbekistán en 2020 para desarrollar tres proyectos de energía innovadores como parte del ambicioso plan de transformación energética del país que debería aumentar la capacidad energética en 2500MW.

Zonas económicas

La Ley Nº 220-I de Zonas Francas Económicas, aprobada el 25 de abril 1996 permite al gobierno el establecimiento de zonas especiales para la atracción de la inversión. Hasta la fecha, estas zonas, existentes o proyectadas, son las siguientes: Zona Económica Libre (FIEZ) de Navoi, FIEZ de Angrén, FIEZ de Dzhizak, FIEZ de Urgut, FIEZ de G'ijduvon, FIEZ de Kokand y FIEZ de Hazorasp. Tres de estas zonas están firmemente establecidas: Navoi, Angrén y Dzhizak.

En 2008 el presidente emitió un decreto por el que se creaba la FIEZ Navoi por 30 años. Esta FIEZ ofrece condiciones aduaneras, monetarias y fiscales ventajosas, así como procedimientos administrativos y de permisos de trabajo simplificados durante todo el período que el FIEZ permanezca activa. Las empresas registradas en la zona están exentas de la mayoría de los impuestos por 7 años si su inversión directa supera los 3 millones de euros; 10 años si supera los 10 millones de euros; y 15 años si la inversión supera los 30 millones de euros. Además, las empresas registradas en el Navoi FIEZ tienen derecho a exenciones de pago aduanero para todo el FIEZ período operativo en la importación de equipos, materias primas materiales y componentes utilizados en la fabricación de mercancías orientadas a la exportación (excepto para el despacho de aduanas) y una reducción del 50% de los pagos aduaneros (excepto para los gastos de despacho de aduana) sobre las materias primas importadas y componentes utilizados en la fabricación de mercancías para consumo interno.

Además, el 15 de mayo de 2019, el Gobierno de Uzbekistán publicó el Decreto Presidencial No. UP-5719, que establece medidas para la Zona Económica Libre (ZFE) de la Región de Navoi para industrias innovadoras, de alta tecnología, orientadas a la exportación y de sustitución de importaciones. Esto incluye que las empresas calificadas establecidas en Navoi FEZ estarán exentas del pago de:

  • Impuesto sobre la tierra, impuesto sobre la renta, impuesto sobre la propiedad empresarial y el impuesto único para las micro y pequeñas empresas
  • Pagos de aduana (excepto derechos de despacho de aduana) por equipos, materias primas, materiales y componentes importados para sus propias necesidades de producción
  • Pagos de aduana (excepto los derechos de despacho de aduana) por materiales de construcción no producidos en Uzbekistán e importados como parte de proyectos, de acuerdo con una lista prescrita.

En 2012 se creó una “zona industrial especial” (SIZ) en Angrén, región de Taskent, donde las empresas están exentas de pagos aduaneros (excluidos los gastos de despacho de aduanas) e impuestos. Las exenciones fiscales tienen una validez de 3 años si la inversión directa es superior a 300.000 dólares; 5 años si excede los 3 millones de dólares y 7 años si excede los 10 millones de dólares. Las exenciones de pago de aduanas son concedidos sobre componentes y materiales importados que no sean producido en Uzbekistán y se mantendrán en vigor mientras opere el SIZ (30 años a partir de la fecha de entrada en funcionamiento). El gobierno se ha comprometido a destinar 60 millones de dólares para desarrollo de infraestructura en el SIZ.

En 2013, el presidente emitió un decreto por el que se creaba el SIZ de Djizaks en la región de Djizaks, con una sucursal en la región de Syrdarya que fue activada en abril de 2018. El SIZ de Djizaks ofrece las mismas condiciones que Angrén.

Al margen de las anteriores zonas, los trabajos de infraestructura de la zona económica libre de Urgut están en desarrollo. Estos trabajos comprenden 58 proyectos de un valor total de 188,7 millones de dólares.

Cabe destacar también que en marzo de 2018 se estableció en las regiones de Kashkadarya y Surkhandarya “pequeñas zonas industriales” basadas en el leasing en condiciones favorables de activos en desuso de propiedad estatal o de empresas de participación estatal, así como en la concesión de financiación pública para proyectos de inversión. 

Apoyo a sectores

Al margen de los ventajas a la inversión concedidas en las zonas económicas, el decreto presidencial Nº 3594 del 11 de abril de 2005 proporciona ventajas fiscales a las empresas productoras de química y petroquímica, ingeniería, iluminación, alimentos, energías alternativas, entre otras industrias. Las ventajas fiscales (exención del impuesto de sociedades y del impuesto sobre la propiedad empresarial) se conceden sobre la base de las cantidades invertidas y se aplican entre 3 y 7 años, siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos: las empresas en cuestión estén radicadas fuera de Taskent y de la región de Taskent; los inversores extranjeros realicen inversiones privadas directas sin subvenciones estatales; el interés de los participantes extranjeros en el capital social sea al menos un 33%; las inversiones extranjeras se realicen en caja o en equipo; al menos el 50% de los ingresos generados como resultado de la aplicación de las concesiones se reinvierte en un mayor desarrollo empresarial.

Aunque el gobierno uzbeko ha suscrito periódicamente desde el 2000 acuerdos de localización de la producción con empresas inversoras de manera individual (por ejemplo, el decreto Nº 2698 del 26 de diciembre de 2016) para la concesión de exenciones fiscales y arancelarias de diversa índole, en 2018 estos se acuerdos se revisaron para eliminar buena parte de las condiciones fiscales ventajosas. Este cambio podría estar en relación con el descontento del gobierno respecto al lento ritmo de ejecución de los actuales programas de localización existentes. 

Volver a índice de Marco jurídico

Formación de "joint-ventures". Socios locales

Actualmente hay alrededor de 7.560 empresas con capital extranjero que operan en Uzbekistán, de las cuales 4.006 son empresas conjuntas y 3.554 de propiedad extranjera. La mayor parte de ellos son de capital ruso (1.427), chino (1.121), turco (874) y surcoreano (637). La mayoría (62,5%) de las empresas y empresas conjuntas de propiedad extranjera operan en Tashkent. El número de nuevas empresas registradas con capital extranjero aumentó en 2018 en 2.385 (31% interanual), lo que representa un aumento del 176,4% desde 2017. La mayoría de los nuevos inversores extranjeros se originaron en Rusia (428), Turquía (364) y China (351).

Hay varios tipos de empresas conjuntas disponibles para los inversores, incluidas las sociedades de responsabilidad limitada, las sociedades anónimas, las sociedades y las subsidiarias. Dependiendo del grado de participación extranjera, una empresa puede definirse como una "empresa con capital extranjero" o EFC (menos del 15 por ciento de propiedad extranjera), o como una "empresa con inversión extranjera" o EFI (más de 15 por ciento de propiedad extranjera. Las EFC y las EFI pueden ser elegibles para algunos incentivos fiscales. En este caso, los requisitos mínimos para el capital social son 100 millones de soum ($ 12,000) para sociedades anónimas (excepto instituciones financieras) y 400 millones de soum ($ 47,400 ) para otras empresas.

Uzbekistán y Rusia planean crear una empresa conjunta para la producción de automóviles. El 17 de junio de 2020, el viceprimer ministro de Uzbekistán, Sardor Umurzakov, y el viceprimer ministro de la Federación de Rusia, Alexey Overchuk, presidieron las negociaciones intergubernamentales ampliadas entre Uzbekistán y Rusia.

Volver a índice de Marco jurídico

Tipos de sociedades

Los tipos más comunes de presencia comercial en Uzbekistán para las empresas extranjeras son:

  • Sociedades de responsabilidad limitada
  • Sociedades anónimas
  • Oficinas de representación
  • Establecimientos permanentes

Sociedad de responsabilidad limitada

El tipo de sociedad más flexible en Uzbekistán es la sociedad limitada. Bajo la ley actual, el capital mínimo requerido para esta sociedad es 10 veces el salario mínimo (aproximadamente siete millones de soms, que con el tipo de cambio a 18 de mayo de 2018 equivale a algo más de 700 euros). En general, la participación patrimonial de los propietarios se determina en función de su aportación de capital, salvo pacto en contrario entre ellos. Las principales características de una sociedad limitada son las siguientes:

  • Puede dedicarse a cualquier actividad no prohibida por la ley nacional y, por lo tanto, puede obtener una licencia para hacerlo cuando sea necesario;
  • La responsabilidad de los participantes se limita a su contribución a la empresa.
  • No emite acciones, sino que los participantes contribuyen al capital suscrito (los participantes pueden contribuir aportando activos);
  • Se administra a través de las reuniones de los participantes;
  • Los participantes eligen un órgano ejecutivo (único o colectivo);
  • Los participantes tienen derecho a abandonar la empresa y recibir su parte de los activos netos sin el consentimiento de otros participantes;
  • Los participantes disfrutan de derechos preferentes para adquirir contribuciones de los demás participantes;
  • Una sociedad limitada con un participante no puede actuar como el único participante de otra sociedad limitada.

Sociedades anónimas 

El capital mínimo estatutario de una sociedad anónima es de aproximadamente 10.400 euros (100 millones de soms), todos los cuales deben ser pagados en su totalidad. La última redacción de la Ley de Sociedades Anónimas ha eliminado los términos sociedades anónimas abiertas y cerradas. Las sociedades anónimas pueden tener un número ilimitado de accionistas sus acciones pueden ser negociadas abiertamente. Las principales características de una sociedad anónima son las siguientes:

  • Tiene derecho a realizar cualquier tipo de actividad no prohibida por la legislación nacional y, por lo tanto, puede obtener una licencia para ello cuando sea necesario;
  • Se rige por las asambleas de accionistas, que deben celebrarse al menos una vez al año

Oficinas de representación  

Una empresa extranjera puede establecer una oficina de representación en Uzbekistán para representar sus intereses en el país. Las oficinas de representación no se reconocen como entidades jurídicas separadas y pueden establecerse con fines representativos únicamente (por ejemplo, para la comercialización y la recopilación de información) y no pueden llevar a cabo actividades comerciales. El Ministerio de Comercio Exterior es responsable del registro de las oficinas de representación. 

Establecimientos permanentes  

Muchas empresas extranjeras participan en proyectos de modernización, reconstrucción o construcción en Uzbekistán y crean establecimientos permanentes con fines fiscales.

El término "establecimiento permanente" en Uzbekistán se refiere a cualquier lugar a través del cual un no residente realiza actividades comerciales en Uzbekistán, incluidas las actividades realizadas a través de una persona autorizada. De acuerdo con el Convenio de sobre doble imposición entre España y Uzbekistán (publicado en el BOE el 8 de julio de 2013). El establecimiento permanente es un lugar fijo de negocios mediante el cual una empresa realiza toda o parte de su actividad. Comprende en particular las sedes de dirección, las sucursales, las oficinas, las fábricas, los talleres y las minas, los pozos de petróleo o de gas, las canteras o cualquier otro lugar de extracción de recursos naturales. Una obra, un proyecto de construcción, instalación o montaje, o unas actividades de supervisión relacionadas con ellos, constituyen un establecimiento permanente únicamente si su duración excede de doce meses.

Cuando una persona, distinta de un agente independiente actúe por cuenta de una empresa y tenga y ejerza habitualmente poderes que la faculten para concluir contratos en nombre de la empresa, se considerará que esa empresa tiene un establecimiento permanente respecto de las actividades que dicha persona realice para la empresa.

El establecimiento permanente no comprende: a) la utilización de instalaciones con el único fin de almacenar, exponer o entregar bienes o mercancías pertenecientes a la empresa; b) el mantenimiento de un depósito de bienes o mercancías pertenecientes a la empresa con el único fin de almacenarlas, exponerlas o entregarlas; c) el mantenimiento de un depósito de bienes o mercancías pertenecientes a la empresa con el único fin de que sean transformadas por otra empresa; d) el mantenimiento de un lugar fijo de negocios con el único fin de comprar bienes o mercancías, o de recoger información, para la empresa; e) el mantenimiento de un lugar fijo de negocios con el único fin de realizar para la empresa cualquier otra actividad de carácter auxiliar o preparatorio; f) el mantenimiento de un lugar fijo de negocios con el único fin de realizar cualquier combinación de las actividades mencionadas anteriormente, con la condición de que el conjunto de la actividad del lugar fijo de negocios que resulte de esa combinación conserve su carácter auxiliar o preparatorio.

El derecho tributario distingue entre las responsabilidades de registro y otras responsabilidades de ejecución tributaria. Por ejemplo, sobre la base de resoluciones gubernamentales especiales, las empresas que participan en proyectos de modernización o renovación tienen derecho a concesiones fiscales y aduaneras. Sin embargo, esto no exime a las empresas cuyas actividades entran en la definición de "establecimiento permanente" de tener que registrarse ante las autoridades. La ley tributaria estipula sanciones financieras significativas que pueden afectar la viabilidad general del proyecto si no se cumplen los plazos de registro. 

Volver a índice de Marco jurídico

Propiedad industrial (marcas, patentes, diseños, licencias)

El concepto de registro de la propiedad intelectual sigue siendo nuevo en Uzbekistán. En 2013, Uzbekistán retiró su reserva al artículo 18 del Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas y aprobó una ley sobre el secreto comercial en 2014. En 2011, el GOU se esforzó por mejorar la protección de los derechos de propiedad intelectual (DPI) mediante la creación del Organismo Uzbeko de Propiedad Intelectual (IPAU), que unifica la responsabilidad de las cuestiones relativas a los DPI. Uzbekistán también introdujo varias enmiendas a la legislación sobre los derechos de propiedad intelectual, así como enmiendas a los códigos civil y penal para imponer penas más estrictas por las violaciones de los derechos de propiedad intelectual.

Uzbekistán aún no se ha adherido al Tratado de la OMPI sobre Derecho de Autor ni al de Interpretación o Ejecución y Fonogramas (conocidos colectivamente como los Tratados "Internet" de la OMPI). Uzbekistán es un consumidor, de material pirateado, pero no un productor importante. La mayoría del software no tiene licencia, incluido el que se usa en los ministerios gubernamentales.

El nuevo Código Aduanero de Uzbekistán (que entró en vigor el 22 de abril de 2016) permite a los titulares de derechos controlar la importación de bienes de propiedad intelectual. El Código introdujo un procedimiento especial de registro aduanero, que se basa en una base de datos de productores legales y sus distribuidores, aunque los funcionarios de aduanas siguen careciendo de una clara autoridad legal de oficio para hacer cumplir los derechos de propiedad intelectual sin notificación del titular del derecho.

Volver a índice de Marco jurídico

Razones y ventajas para la implantación de empresas españolas

El concepto de registro de la propiedad intelectual sigue siendo nuevo en Uzbekistán. En 2013, Uzbekistán retiró su reserva al artículo 18 del Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas y aprobó una ley sobre el secreto comercial en 2014. En 2011, el GOU se esforzó por mejorar la protección de los derechos de propiedad intelectual (DPI) mediante la creación del Organismo Uzbeko de Propiedad Intelectual (IPAU), que unifica la responsabilidad de las cuestiones relativas a los DPI. Uzbekistán también introdujo varias enmiendas a la legislación sobre los derechos de propiedad intelectual, así como enmiendas a los códigos civil y penal para imponer penas más estrictas por las violaciones de los derechos de propiedad intelectual.

Uzbekistán aún no se ha adherido al Tratado de la OMPI sobre Derecho de Autor ni al de Interpretación o Ejecución y Fonogramas (conocidos colectivamente como los Tratados "Internet" de la OMPI). Uzbekistán es un consumidor, de material pirateado, pero no un productor importante. La mayoría del software no tiene licencia, incluido el que se usa en los ministerios gubernamentales.

El nuevo Código Aduanero de Uzbekistán (que entró en vigor el 22 de abril de 2016) permite a los titulares de derechos controlar la importación de bienes de propiedad intelectual. El Código introdujo un procedimiento especial de registro aduanero, que se basa en una base de datos de productores legales y sus distribuidores, aunque los funcionarios de aduanas siguen careciendo de una clara autoridad legal de oficio para hacer cumplir los derechos de propiedad intelectual sin notificación del titular del derecho.

Volver a índice de Marco jurídico

Barreras de entrada para inversores españoles

Uzbekistán ocupa en 2021 la posición 69 en el ranking de 190 países elaborado por el Banco Mundial (Doing Business). Está en el top 20 de los países más reformistas. Subsisten, no obstante, dificultades para conseguir permisos de construcción, registrar propiedades y contratos, obtener financiación, etc.

No hay oficialmente límite a la propiedad o al control de empresas en manos extranjeras, si bien el Gobierno mantiene controlada una parte importante de los sectores considerados estratégicos (minería, agricultura, maquinaria, entre otros).

Al igual que en el ámbito comercial, las barreras denunciadas con mayor frecuencia afectan de modo similar a cualquier agente extranjero, y no exclusivamente a los españoles: fuerte injerencia del Estado en los negocios y presión en favor de la sustitución de importaciones, problemas múltiples con los contratos establecidos, altísima corrupción (según el Corruption Perception Index de Transparency International, Uzbekistán ocupa el lugar 157 de un total de 180 países), inseguridad jurídica y falta de independencia judicial.

Existen numerosas limitaciones a la inversión y la actuación empresarial en materia de servicios. En particular destacan las restricciones en telecomunicaciones, banca, seguros, transporte por tubería y otros.

Volver a índice de Marco jurídico