Mercado de Trabajo

Régimen de contratación laboral

(En la actual situación de pandemia del Covid-19, el marco que regula el mercado laboral en Australia se ha visto temporalmente afectado).

El mercado laboral australiano experimentó notables cambios entre 2006 y 2010 con la aprobación de varias enmiendas al marco normativo establecido desde 1996 por la Workplace Relations Act de 1996 y, sobre todo, con la aprobación del Fair Work Act de 2009 que finalmente sustituyó a la ley anterior de 1996. Las reformas llevadas a cabo durante estos años se orientaron a la unificación y creación de un sistema de relaciones laborales a nivel nacional y la transición desde un sistema de negociación colectiva hacia un sistema de negociación corporativo.

Actualmente, el marco de relaciones laborales en Australia se caracteriza no solo por su fuerte regulación, sino también por su complejidad. Éste se compone del Fair Work Act de 2009 y toda la regulación derivada al amparo de dicha ley, toda la jurisprudencia generada en este ámbito, los denominados modern awards -nuevos convenios que han reemplazado a convenios anteriores negociados bajo la normativa federal y estatal y que establecen los términos y condiciones mínimos de empleo para los empleados en ciertos sectores u ocupaciones más allá de los mínimos legales-, acuerdos empresariales – acuerdos a nivel de empresa realizados por un grupo de trabajadores con el empleador y que, en general, son negociados por un sindicato-, así como una serie de acuerdos y convenios heredados de la etapa anterior a la reforma y que aún perviven como los australian workplace agreements (AWA) o los individual transitional employment agreements. Los propios contratos laborales también se integran en este marco. Por otro lado, hay una serie de reglamentos a nivel federal, estatal y territorial para evitar la discriminación en el mercado laboral y que protegen atributos de los trabajadores como la edad, raza, religión, entre otros, así como normas a nivel estatal y territorial para garantizar la salud y seguridad en el trabajo.

La normativa australiana distingue entre: i) empleados regulados (regulated employees) – son trabajadores, ya sean de cuello azul (blue collar) o cuello blanco (white collar), que están cubiertos por convenios (awards) sectoriales o convenios a nivel de empresa y que, salvo en contadas excepciones, no tienen la opción de salirse de los mismos- y ii) empleados no regulados (non-regulated employees) -son empleados como directivos y otros profesionales que no están cubiertos por algún tipo de convenio y cuyos derechos y obligaciones vienen recogidos en un contrato negociado privada e individualmente-.

Por otro lado, todos los empleados australianos se benefician de las denominadas National Employment Standards (NES) que vienen recogidas en la propia Fair Work Act de 2009 y establecen condiciones laborales mínimas, a saber:

  • Jornada laboral: la duración máxima de la jornada general de trabajo será de treinta y ocho horas, a las que se pueden añadir horas adicionales.
  • Solicitud de contratos de trabajo flexible: permiten a los padres o tutores de niños sin edad para incorporarse a la escuela, o menores de 18 años con discapacidad, que soliciten el cambio de su contrato de trabajo para que puedan cubrir las necesidades del menor a su cuidado.
  • Permisos por maternidad y otros derechos relacionados: contemplan hasta 12 meses de permiso sin percibir sueldo, al que se añade el derecho a solicitar 12 meses adicionales, y que se extiende a otras formas de maternidad y paternidad como permisos por adopción. Desde el 1 de enero de 2011 se concede, además, hasta 18 semanas de permiso pagados sobre la base del salario mínimo nacional, financiados por el gobierno.
  • Permiso vacaciones anuales: 4 semanas de vacaciones anuales retribuidas.
  • Permisos por asuntos particulares, por cuidado de personas necesitadas, y permisos por “compasión”: prevén hasta 10 días para asuntos particulares, dos días sin paga por cuidado de terceros, y dos días de permiso en caso de fallecimiento de familiares.
  • Permisos por prestar servicio a la comunidad: incluyen permisos sin retribución salarial por prestación de asistencia voluntaria en casos de emergencia o permiso para prestar servicios de jurado (con el derecho para que se remuneren hasta 10 días por el mismo).
  • Permiso por antigüedad: un derecho que se aplica a ciertos trabajadores que gozaban de determinados derechos por antigüedad antes del 1 de enero 2010 y que está en estos momentos pendiente del desarrollo de una regulación para estandarizar este tipo de permisos a nivel nacional.
  • Días festivos: no se trabaja en los días festivos y los mismos serán remunerados, excepto en aquellos casos en los que sea necesario trabajar. En el caso de que se trabaje un día festivo, éstos serán remunerados aplicando la penalización correspondiente.
  • Penalizaciones (penalty rates): actualmente existen penalizaciones, o pagos adicionales, por el trabajo realizado durante el fin de semana, días festivos, horas extra, turnos de trabajo de noche o madrugada. A finales de febrero de 2017 el organismo que regula estas penalizaciones o pagos extraordinarios ha disminuido los porcentajes adicionales a remunerar. Éstos entraron en vigor el 1 de julio de 2017. Las penalizaciones vienen recogidas en cada convenio colectivo y en su defecto en el NES: http://www.fairwork.gov.au/pay/penalty-rates-and-allowances.
  • Preaviso por finalización de contrato e indemnización: en caso de despido, la normativa prevé un preaviso al trabajador con 4 semanas de antelación (5 semanas si el empleado tiene más de 45 años y lleva por lo menos 2 años trabajando para la misma empresa) y hasta 16 semanas de sueldo por indemnización. Tanto el preaviso como la indemnización se basarían en la duración del servicio prestado a la empresa.
  • Documento informativo: los empleadores deben poner a disposición de sus nuevos empleados el documento informativo sobre los derechos recogidos en el Fair Work. Este documento contiene información sobre las NES, convenios gremiales, acuerdos, el derecho a la libertad de asociación, terminación de contrato, contratos de trabajo flexible, derechos de acceso, transferencia de negocio, y el papel que llevan a cabo la Fair Work Commission -tribunal australiano para las relaciones laborales- y la Oficina del Defensor del Pueblo.

En Australia hay cuatro tipos de contratos laborales (https://www.fairwork.gov.au/employee-entitlements/national-employment-standards): 

Contratos de jornada completa: este tipo de contratación puede ser una contratación permanente o de duración determinada a convenir entre las partes.

Contratos de tiempo parcial: los trabajadores contratados a tiempo parcial trabajan menos horas a la semana que los trabajadores contratados a jornada completa. Puede ser una contratación permanente o de duración determinada y es remunerado proporcionalmente a las horas de trabajo.

Contratos eventuales (casual): la diferencia principal con los anteriores tipos de contratación es que no se trata de un tipo de empleo permanente. No se tiene derecho a vacaciones anuales ni a bajas por enfermedad. Se compensa con un incremento de la remuneración de alrededor de un 20%.

Contratos a plazo fijo: los trabajadores con contrato a plazo fijo están contratados para un plazo de tiempo determinado y tareas establecidas. Normalmente se contratan para suplir la baja de un trabajador fijo. El periodo de prueba no tiene una regulación concreta en Australia y depende de la legislación concreta para cada sector laboral.

Para contratar a un trabajador, el empleador ha de asegurarse que la persona a la que desea contratar tiene permiso legal para ello. Los ciudadanos australianos, residentes y ciudadanos neozelandeses están legalmente autorizados a trabajar en Australia. Los extranjeros han de contar con un visado con permiso de trabajo específico si desean trabajar en el país. Asimismo, el empleador ha de tener en cuenta otros factores como la necesidad de registrarse en el sistema PAYG para aplicar retenciones o la elegibilidad del trabajador al Superannuation. Por otro lado, en Australia no se requiere legalmente un contrato de trabajo por escrito. Un contrato de trabajo puede ser escrito u oral y puede incluir los términos del mismo tanto de forma expresa como implícita. En todo caso, es aconsejable que los contratos de trabajo se plasmen por escrito. Como mínimo, los contratos de trabajo han de incluir sus términos básicos como la base sobre la cual se emplea al empleado (a tiempo parcial o a tiempo completo, por un período fijo o indefinido), sueldo o salario, circunstancias en las que se puede terminar el empleo, incluido el período de aviso requerido, entre otros. En Australia es habitual que un contrato de trabajo contemple que cualquiera de las partes pueda dar por terminada la relación laboral por cualquier causa siempre y cuando se cumpla el periodo de preaviso especificado. Si un empleador no cumple este periodo de notificación, entonces el trabajador tendría derecho a demandar al empleador por incumplimiento del contrato de trabajo. La compensación generalmente se limita (pero no siempre) a la remuneración que el trabajador habría recibido si éste hubiese trabajado el período de preaviso completo. El despido es el ámbito de derecho laboral más litigado en Australia. Excepto en los casos de muy mala conducta que justifiquen el despido sin notificación previa, como se ha indicado, la normativa australiana contempla un plazo de preaviso mínimo para el despido de un empleado que varía en función del tiempo trabajado en la empresa y la edad del trabajador. Por último, cabe indicar que en Australia los despidos por razones de género, raza, religión, edad o discapacidad del empleado son contrarios a la ley.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Régimen de trabajadores extranjeros

Como se ha indicado anteriormente, todo extranjero que desee trabajar en Australia ha de contar con un visado con un permiso específico para ello. En la mayoría de los casos, estos visados se conceden en función de las necesidades del mercado laboral australiano. El Departamento de Asuntos Internos publica en su página web un listado de actividades y sectores en los que escasean el personal cualificado. Para más información se puede visitar la página web del Departamento de Asuntos Internos de Australia: https://immi.homeaffairs.gov.au/ 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Jornada laboral y permisos

Desde julio de 2010, las National Employment Standards establecen una jornada laboral semanal máxima de 38 horas para trabajadores a tiempo completo. Si un empleado no está cubierto por un convenio, el empleador y el empleado pueden acordar por escrito promediar estas horas durante un período específico no superior a seis meses. En el siguiente vínculo se puede encontrar información detallada por sector sobre este aspecto de las relaciones laborales: 

https://www.fairwork.gov.au/employee-entitlements/hours-of-work-breaks-and-rosters/hours-of-work


 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Costes laborales. Salarios

Desde el 1 de julio 2011, la Fair Work Commission determina y revisa con carácter anual el salario mínimo a nivel nacional. El salario mínimo nacional para trabajadores sin convenio colectivo es de 19,49 AUD la hora ordinaria, o de 740,80 AUD la semana, antes de impuestos. El salario mínimo varía en función del convenio colectivo, la edad, el sector, y la categoría profesional del trabajador. Debido a la pandemia, la Fair Work Commission ha decidido, en su revisión anual, aumentar el salario mínimo en un 1,75% (con efectos 1 de julio 2020) pero sólo en aquellos sectores esenciales, como salud y cuidado infantil (19,84 AUD por hora o 753,80 AUD la semana). Para el resto de sectores el aumento del salario mínimo se ha aplazado. Para sectores como construcción e industria el incremento salarial se hará efectivo en noviembre 2020 y para sectores más afectados como alojamiento, turismo, aviación, retail, o restauración el incremento se hará efectivo en febrero de 2021. Convendría además tener en cuenta que, debido a los efectos de la crisis global del Covid-19, el gobierno federal ha aprobado esquemas temporales de apoyo al empleo, como el denominado Jobkeeper, wage subsidy scheme, pay and leave entitlements, entre otras medidas de protección y salud en el trabajo.

Las principales cargas que hay que tener en cuenta a la hora de contratar a un trabajador son:

Superannuation: es la contribución obligatoria que tiene que hacer el empleador a favor del trabajador para garantizar la jubilación de este. Esta contribución se liquida mensual o trimestralmente en función del volumen de la empresa. Actualmente el porcentaje corresponde al 9,5% del salario bruto del trabajador. Está previsto que el porcentaje ascienda progresivamente hasta el 12% durante los próximos 10 años.

Workers Compensation: corresponde al seguro obligatorio que la empresa debe tener en concepto de accidentes y enfermedades profesionales. La prima se calcula anualmente y es un porcentaje sobre todas las retribuciones ordinarias de los trabajadores de la empresa. Este porcentaje varía en función de la actividad de la empresa. Cada estado establece el porcentaje según la actividad. En caso de accidente o enfermedad profesional, la compañía de seguros es quien se hace cargo de compensar al trabajador.

Payroll tax: es un impuesto que se tiene que liquidar cuando el importe total de salarios de la empresa supera un límite concreto. Cada estado tiene su límite y porcentaje a liquidar. Por ejemplo, en el estado de NSW, cuando el importe de los salarios brutos de una empresa supere el millón de AUD se tiene que liquidar el 5,45% de los mismos.

Asimismo, hay que tener en cuenta la retención que se le hace al trabajador como pago a cuenta de su tributación individual (PAYG) y que equivale a la retención de IRPF en España.

https://www.fairwork.gov.au/pay/minimum-wages

 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Seguridad social

El sistema de Seguridad Social australiano se basa en los criterios de residencia y necesidad y se financia con los ingresos generales de la federación. Solo los residentes australianos pueden beneficiarse de algún tipo de apoyo a la renta -por desempleo, jubilación, discapacidad, viudedad, entre otros- según el Social Security Act de 1991, si bien hay algunas excepciones. El organismo que gestiona los pagos y servicios del sistema de Seguridad Social en Australia es Centrelink.

Por otro lado, es sistema de pensiones australiano se fundamenta en tres pilares, a saber:

Pensiones públicas (public pensions): se trata de un sistema no contributivo financiado con los ingresos generales de la federación – además, el gobierno federal constituyó el Future Fund para cubrir las obligaciones futuras derivadas del pago de pensiones- y basado en recursos probados (means tested). En Australia no existe edad obligatoria de jubilación, pero los mayores de 65 pueden acceder a este tipo de prestación.

Pensiones ocupacionales (occupational pensions): es el pilar fundamental del sistema de pensiones australiano y se basa en un esquema de capitalización integrado por las cuentas de pensiones financiadas (superannuation funds) con las aportaciones mínimas obligatorias realizadas por los empleadores, así como las voluntarias realizadas por los empleados. 

Planes de pensiones (voluntary saving): son las cuentas de ahorro financiadas con las aportaciones individuales voluntarias realizadas a un plan de pensiones.

A continuación se indican los principales programas de apoyo instrumentados por el gobierno federal y estatales:

Medicare: todo residente en Australia asalariado está sujeto al pago de un gravamen (Medicare Levy) calculado en un 2% de la base imponible de los ingresos sujetos a gravamen del trabajador. Existen recargos para los trabajadores con ingresos elevados que no suscriben un seguro privado de salud.

Superannuation: como ya se ha indicado, el empleador está obligado a pagar el denominado Superannuation, una contribución a la pensión de sus empleados. El empresario debe contribuir o bien a un fondo de pensiones (Superannuation fund) o a las llamadas cuentas de ahorro de retiro (Retirement Savings Account, RSA) ofrecidas por bancos e instituciones financieras. El porcentaje de cotización actual es del 9,50% del salario base, y se prevé que alcance progresivamente el 12% en 2025. Si el empleador aporta menos del 9,50% obligatorio, la diferencia le será requerida por la agencia tributaria australiana para asegurar las pensiones de sus trabajadores.

Desempleo: existen prestaciones por desempleo, así como una gran diversidad de subsidios y ayudas.

Accidentes laborales: a nivel estatal los trabajadores disfrutan de un sistema de compensación para cubrir accidentes y enfermedades laborales. Este sistema está financiado a través de los impuestos estatales y afiliación obligatoria de la empresa a mutualidades de seguros para accidentes de trabajo, conocido como Workers Compensation

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Relaciones colectivas; sindicatos; huelga

El sindicato más representativo en Australia es el Australian Council of Trade Unions (ACTU) -representa a dos millones de trabajadores australianos y a sus familias-. Se encarga de la defensa y protección de los derechos de los trabajadores con respecto a los salarios y el sistema de incentivos, la prevención de riesgos laborales, las mejoras en el número de horas de trabajo, las vacaciones pagadas y las condiciones de empleo, además del desarrollo del sistema universal de superannuation característico del país. Los sindicatos son especialmente relevantes en la industria y en la construcción. A nivel estatal también son importantes, especialmente en el estado de Victoria. Para más información sobre las condiciones laborales australianas se puede acudir a la página del organismo competente, Fair Work Australia, punto de encuentro entre trabajadores y empresarios. Esta autoridad se encarga asimismo de publicar los convenios colectivos en el siguiente enlace: http://www.fairwork.gov.au/awards-and-agreements.


Volver a índice de Mercado de Trabajo

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex