Mercado de Trabajo

Régimen de contratación laboral

De acuerdo con las regulaciones europeas, en Islandia es necesario un contrato escrito si se quiere establecer una relación contractual para un período superior a un mes. El contrato ha de ser formalizado dentro de los dos meses siguientes al comienzo de la relación laboral.

Se suele pactar un período de prueba de hasta tres meses, pudiendo elevarse hasta los seis meses en profesiones que requieran una alta cualificación. Existen regulaciones especialmente severas para evitar discriminación a mujeres o padres en permiso de maternidad/paternidad.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Régimen de trabajadores extranjeros

Los ciudadanos de un estado miembro de la EEA tienen derecho a permanecer hasta tres meses en el país sin tener que obtener ningún permiso especial. Este plazo se amplía hasta seis meses si se encuentran buscando trabajo. Si quieren permanecer más tiempo en el país, sí deberán obtener un permiso de residencia.

Los ciudadanos de países que no sean miembros de la EEA no podrán trabajar en Islandia si no cuentan con un permiso de residencia y un permiso de trabajo. 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Jornada laboral y permisos

En Islandia no existe la figura del salario mínimo interprofesional, sin embargo en los contratos no se podrán estipular unas condiciones salariales peores que las establecidas en los acuerdos salariales sectoriales que pactan los sindicatos y la patronal en cada sector. Una de las características del mercado laboral islandés es su gran flexibilidad.

La jornada laboral más habitual en Islandia es de 40 horas semanales distribuidas en 5 días laborables. En algunos sectores, sin embargo, nos encontramos con jornadas laborales de 37,5 horas o 39,5 horas semanales, por ejemplo los empleados de oficina y los comerciales.

Es frecuente la prestación de horas extra, que o bien son pagadas o bien son canjeadas por días u horas libres. En el caso de que sean pagadas, estas horas se pagarán un 33% por encima de la retribución por hora laboral no extraordinaria, alcanzando un 45% de suplemento si se presta en fin de semana o en día festivo. Se pueden alcanzar hasta un 80% de suplemento cuando en el convenio sectorial o en el contrato del trabajador se ha establecido que éste ha de prestar horas extraordinarias.

Por lo general, se debe conceder un mínimo de 11 horas de descanso por cada periodo de 24 horas, aunque en algunos trabajos este periodo podrá ser acortado hasta las ocho horas.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Costes laborales. Salarios

En Islandia no existe la figura del salario mínimo interprofesional, sin embargo en los contratos no se podrán estipular unas condiciones salariales peores que las establecidas en los acuerdos salariales sectoriales que pactan los sindicatos y la patronal en cada sector. Una de las características del mercado laboral islandés es su gran flexibilidad.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Seguridad social

El sistema sanitario islandés es muy parecido al de otros países nórdicos. Está dirigido por el Estado y las autoridades locales. La residencia legal en Islandia otorga la cobertura sanitaria. Los extranjeros que se trasladen a vivir al país conseguirán esta cobertura sanitaria después de haber estado domiciliados en el país durante 6 meses. Este período es más breve en el caso de que el trabajador sea ciudadano de un país miembro del EEA.

La responsabilidad de abonar el pago de la seguridad social recae sobre el empleador o sobre los autónomos. Estas obligaciones aplican a todas las rentas de trabajo de personas asalariadas, y las contribuciones se utilizan para financiar parcialmente el sistema de la seguridad social. El tipo general es del 6.35 %, existiendo un tipo adicional del 0.65 % para la tripulación de barcos. Para trabajadores del Espacio Económico Europeo, se puede presentar el certificado de excepción A1 si estos trabajadores siguen formando parte de la seguridad social en su país de origen, pasando la contribución a un 0,425 %.

Por otra parte, el sistema de pensiones público en Islandia consiste en planes sectoriales (occupational pensión funds), a los que deben de contribuir los empleados (mínimo 4 %) y el empleador (mínimo 8 %). Los autónomos han de pagar ambas contribuciones. En el caso de que el trabajador sea extranjero, desempeñe un trabajo inferior a un año y pueda disfrutar de la cobertura del sistema social de su país no deberá pagar ese 12% (8+4) antes señalado.

En lo respectivo a la prestación por desempleo, está será de 289.510 coronas al mes durante las primeras dos semanas (si se tiene derecho a la cantidad total). A partir de estas dos semanas y hasta que hayan pasado tres meses desde el inicio de la prestación por desempleo, se podrá cobrar una cantidad relacionada con los ingresos anteriores. Concretamente, se recibe un 70 % del sueldo bruto medio en los últimos seis meses (exceptuando los dos meses antes de perder el empleo). A esta prestación, se le añade un complemento de 11.580 coronas islandesas por cada hijo menor de edad a cargo.

Desde enero de 2001, la ley islandesa reconoce derechos independientes a ambos progenitores para disfrutar de permisos en caso de tener un hijo. El período de baja podrá ser de hasta tres meses para cada miembro de la pareja en caso de nacimiento, adopción o acogida de un menor. Adicionalmente, los progenitores tienen derecho a tres meses adicionales que podrán ser disfrutados por uno de ellos, o por ambos si se los dividen. Los permisos se pueden disfrutar desde el día del nacimiento (o un mes antes en el caso de la madre si el médico lo aconseja) hasta que el niño ha cumplido 18 meses.

La edad de jubilación en Islandia se sitúa entre los 67 y los 70 años, aunque los trabajadores del sector público se pueden jubilar a los 65 años. El sistema de pensiones islandés se fundamenta en tres pilares: las pensiones pagadas por la seguridad social, los fondos de pensiones establecidos para cada profesión y los fondos de pensiones privados.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Relaciones colectivas; sindicatos; huelga

En torno a un 90 % de los trabajadores islandeses están afiliados a un sindicato. La organización sindical, la Icelandic Federeation of Labour (ASI), fundada en 1916, es la mayor del país agrupando a unos 53 sindicatos.

Los sindicatos en Islandia están descentralizados y no suelen estar politizados. Durante años, muchos sindicatos han apoyado la contención de los salarios pactada con el gobierno y la patronal.

Para convocar una huelga es necesario que al menos un 20% de los miembros del sindicato voten a favor de esta –en voto secreto-. Ha de ser comunicada al empresario con un plazo mínimo de 7 días. Están prohibidas las huelgas por motivos exclusivamente políticos. También serán ilegales las huelgas de solidaridad con sindicatos que hayan declarado huelgas ilegales.

Volver a índice de Mercado de Trabajo