Mercado de Trabajo

Régimen de contratación laboral

La legislación laboral y las relaciones empleado-empleador se rigen por el Código de Trabajo (Codul Muncii), que se corresponde con la Ley 53/2003 y sus modificaciones posteriores. La Ley 40/2011 introdujo modificaciones sustanciales en el código de trabajo.

El Código de Trabajo se aplica a todas las sociedades:

-      Los asalariados rumanos con contratos de trabajo que realizan actividades en Rumanía o en el extranjero para una empresa rumana.

-      Los extranjeros con contratos de trabajo que llevan a cabo actividades para un empleador rumano en Rumanía.

Registro general de los empleados

El empleador tiene la obligación de llevar un registro-historial de sus trabajadores desde 2007 (Decisión Gubernamental 161/2006) llamado "revisal". Actualmente está regulado por la Decisión de Gobierno 905/2017 donde se incluye información sobre la metodología.

Según la Decisión, el registro se preparará y transmitirá en formato electrónico utilizando el software aprobado por las autoridades laborales y contendrá la siguiente información:

-      Datos necesarios para la identificación del contratante o empleador;

-      Datos necesarios para la identificación de los trabajadores: nombre, apellido y código de identificación personal;

-      Fechas de inicio de sus contratos de trabajo;

-      Posición de acuerdo con la Clasificación de Profesiones de Rumanía (COR);

-      Salario bruto mensual

-      Tipo de contrato;

-      Fecha y causas de la extinción del contrato (cuando corresponda).

El registro deberá ser enviado a la Inspección Territorial de Trabajo del lugar donde tenga su sede o domicilio la empresa, como muy tarde en 20 días a partir del comienzo de la actividad laboral (o en 5 días cuando se trate de una modificación en las áreas previamente mencionadas).

El incumplimiento puede ser considerado como infracción y ser objeto de multas de entre 2.000 y 5.000 lei.

Contratos

Tipos de contratos de trabajo

La ley establece los contratos individuales de trabajo por tiempo indefinido como el método común de trabajo. Además, otras formas de empleo autorizados son:

-      Contrato con duración determinada;

-      Empleo temporal;

-      Empleo a tiempo parcial;

-      Flexibilidad en la organización del trabajo (trabajo a domicilio).

Según el Código del Trabajo, los contratos de obra o servicio (Conventii Civile de Prestari Servicii) no se consideran como una relación laboral.

Cláusulas en el contrato de trabajo

Antes de firmar un nuevo contrato o realizar una modificación de uno existente, el empleador tiene la obligación de informar al empleado sobre las condiciones del empleo (términos del acuerdo, vacaciones, remuneración, etc.).

Junto con los términos generales, un contrato individual de trabajo también pueden incluir cláusulas especiales, tales como: 

-      Cláusula de no competencia: Esta cláusula prohíbe al empleado realizar cualquier actividad, para sí mismo o para un tercero, que pueda ser considerada como competencia de las actividades realizadas para su empleador.

-      Cláusula de movilidad: el trabajador acepta desempeñar sus funciones en diferentes lugares, teniendo derecho a compensaciones en efectivo o en especie.

-      Cláusula de confidencialidad: mediante esta cláusula durante y después del período del contrato, existe la obligación de no divulgar la información intercambiada durante la relación laboral.

Formación profesional

El empleador está obligado a garantizar una formación profesional adecuada para sus empleados de forma continua mediante la creación de un calendario anual de formación, que ha de anexarse al contrato de trabajo, siempre que la empresa cuente con más de 20 empleados.

Además, el empleador está obligado a asegurarse que al menos cada dos años los empleados participan en un programa de formación. En caso de ser la plantilla sea de 20 empleados o menos, la obligación se extiende a tres años en lugar de dos.

 Por otra parte, los empleadores están obligados a conceder a los empleados permisos pagados o no pagados, siempre que tengan fines de formación profesional.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Régimen de trabajadores extranjeros

A continuación se comentan los aspectos más relevantes con respecto a los trabajadores ciudadanos de estados miembros de la UE/ EEE (Espacio Económico Europeo). Para obtener información acerca de los requisitos para ciudadanos de otros países, se recomienda consultar  la página Web de la Inspección General de Inmigración:

         http://igi.mai.gov.ro/en/content/seeking-advice

Según la Ordenanza de urgencia del gobierno 25/2014 los extranjeros necesitarán un permiso de la Oficina de Inmigración de Rumanía para trabajar en este país. Este permiso no será necesario para extranjeros con libre acceso al mercado de trabajo rumano por aplicación de tratados con sus países. También quedan exentos algunos campos de trabajo como la educación, la ciencia, las artes y la cultura, el empleo público o la administración del estado, así como la dirección de empresas, deportistas profesionales. También estarán exentos los extranjeros a cargo de filiales locales. Los estudiantes extranjeros estarán exentos para empleos a tiempo parcial.

Los permisos se obtendrán a petición del empleador, bajo las siguientes condiciones:

- el empleador es activo en la actividad para la cual se contrata al extranjeros;

- está al corriente de sus obligaciones fiscales;

- no ha sido condenado penalmente, especialmente por contratar ilegalmente a extranjeros en los 6 años anteriores;

- tiene un máximo de 5 personas en nómina sin contrato;

- ha enviado la documentación a las autoridades un día antes de la incorporación del empleado.

- el empleador tiene que haber buscado un candidato rumano o ciudadano de un país de la UE para cubrir la vacante previamente, y no haber sido posible.

Para los trabajadores de países fronterizos será necesario obtener un permiso específico.

La tasa por el permiso será de 100€, pero será de 25€ en el caso de trabajadores estacionales o trabajadores que hayan estudiado en Rumanía. Las sanciones por no obtención del permiso oscilarán entre los 700 y los 3.000 RON.

El cupo para 2019 para los permisos de trabajo para extranjeros se ha fijado en 20.000, incluyendo 800 para trabajadores altamente cualificados.

Visado

Los ciudadanos de países de la UE y del Espacio Económico Europeo pueden entrar en  Rumanía sin visado, tan sólo tendrán que presentar el pasaporte o el DNI. Se les permite permanecer por uno o varios períodos no superiores a 90 días consecutivos sin registrarse. Para un periodo superior deberán solicitar un Certificado de Residencia.

Los ciudadanos de ciertos estados (por ejemplo, Estados Unidos de América, Canadá y Japón) también pueden entrar en Rumanía sin visado.

Permiso de trabajo

1.1.   Para trabajadores extracomunitario 

Fuente: https://lege5.ro/Gratuit/gqydimjwgu/ordonanta-nr-25-2014-privind-incadrarea-in-munca-si-detasarea-strainilor-pe-teritoriul-romaniei-si-pentru-modificarea-si-completarea-unor-acte-normative-privind-regimul-strainilor-in-romania,

La ordenanza nº 25 de 26 de agosto de 2014 relativa al empleo y desplazamiento de trabajadores extranjeros („straini”) en el territorio de Rumanía estipula la obligación de obtener un permiso de la Oficina de Inmigración de Rumanía para los ciudadanos extranjeros que procedan de terceros estados o de estados fuera de la Unión Europea con los que Rumanía no haya firmado ningún tratado al respecto y que quieran trabajar en este país.

Toda la información se encuentra disponible en la página web de la Inspección General para Inmigraciones: http://igi.mai.gov.ro/en/content/seeking-advice

La tramitación del permiso de trabajo puede llevar entre 3 y 4 meses en función del tipo de permiso, que a su vez dependen del tipo de actividades a desarrollar.

1.2.   Para trabajadores comunitarios

Si los trabajadores son ciudadanos españoles ya sean contratados por una empresa rumana o desplazados a Rumanía por empresa española, no hace falta ningún permiso de trabajo.

Si la estancia del trabajador en Rumanía supera los tres meses, éste deberá registrar su residencia en Rumanía, para ello deberá dirigirse a la Oficina de Extranjería. Sobre estos documentos puede obtener más información en la página web de nuestra embajada en Rumanía: http://www.exteriores.gob.es/Embajadas/BUCAREST/es/VivirEn/Paginas/Tipos-de-permisos-de-residencia-y-de-trabajo.aspx

Como regla general, el certificado correspondiente se obtiene en 24 horas a contar desde la solicitud, y tiene 5 años de validez con posibilidad de renovación.

Si trabajan en Rumanía durante más de dos años tendrán que cotizar en el sistema de la seguridad social rumano. No obstante, en algunos casos se puede prorrogar la cobertura a la seguridad social durante dos años más. Pueden consultar más información en el siguiente enlace: https://europa.eu/youreurope/citizens/work/work-abroad/posted-workers/index_es.htm

Para más información pueden dirigirse a la Consejería especializada de la Embajada:

Consejería de Empleo y Seguridad Social (sólo para Rumanía):

Residencia en Roma

Vía Monte Brianzo, 56 00186 ROMA

Teléfono: 00 39 066 880 48 93

e-mail: rumania@meyss.es 

http://www.empleo.gob.es/es/mundo/consejerias/italia/consejeria/index.htm

Trabajadores autónomos o empresas que quieran establecerse en Rumanía

Las personas físicas (ciudadanos rumanos o de Estados miembros de la Unión Europea y de los Estados miembros del Espacio Económico Europeo) pueden desarrollar actividades económicas en Rumania, según la legislación en vigor, como autónomo, es decir, como únicos dueños de una empresa individual o como miembros de una empresa familiar. Deben solicitar su inscripción en la Oficina Nacional de Registro de Comercio del lugar donde tengan su local comercial y la autorización de la operación antes de comenzar la actividad económica (según el artículo 7 de la Ordenanza nr.44/2008 sobre actividades económicas de las personas físicas con actividad empresarial, empresas individuales y negocios familiares que pueden descargar en el siguiente enlace: https://lege5.ro/Gratuit/geytsnrugi/ordonanta-de-urgenta-nr-44-2008-privind-desfasurarea-activitatilor-economice-de-catre-persoanele-fizice-autorizate-intreprinderile-individuale-si-intreprinderile-familiale.  

Pueden obtener información sobre la inscripción de la sociedad en el siguiente enlace: https://portal.onrc.ro/ONRCPortalWeb/ONRCPortal.portal, así como realizar la inscripción online.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Jornada laboral y permisos

·         La semana laboral es de 40 horas (normalmente 5 jornadas de 8 horas). El tiempo semanal máximo de trabajo, incluyendo las horas extraordinarias y calculadas como una media en el mes, no puede exceder las 48 horas semanales de media mensual.

·         La duración mínima de las vacaciones es de 20 días laborables por año trabajado. Además hay 12 días de fiesta nacional (Ver punto 8.2.2 Hora local, vacaciones y días festivos).

·         Los permisos de maternidad son de hasta 126 días, periodo durante el cual reciben una indemnización (subsidio) por maternidad, o 70 días prenatales y 56 días postnatales y en el caso de partos complicados o el nacimiento de dos o más niños -140 días (según la Ley no. 289/2004, artículo 16).

·         En conformidad con la Ley no. 111/2010, todos los padres/madres de los niños nacidos después de 01.01.2011 pueden optar por suspender el contrato de trabajo o por cesar la actividad, durante los días legalmente establecidos (12 o 24 meses), periodo de tiempo en el cual reciben prestaciones que no pueden superar un máximo de 85% del nivel de los ingresos del año anterior.

·         En el caso de las bajas por enfermedad, la prestación de licencia por enfermedad será sufragada (financiada) por el la empresa del trabajador hasta el 5º día de incapacidad temporal de trabajo y luego los siguientes días se financia por un fondo nacional de salud especial, con efecto desde el día siguiente a las soportadas por el empleador, hasta la fecha de terminación de la incapacidad temporal del trabajador o su retiro, de conformidad con la Ordenanza Nº 158/2005, sobre las licencias y los subsidios para el seguro de salud, actualizada.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Costes laborales. Salarios

Salarios

Los salarios se rigen por el principio de libre negociación y se suelen pagar mensualmente. El salario mínimo se establece por decisión gubernamental, mientras que el salario medio se calcula y publica a efectos estadísticos como referencia.

El año 2020 ha estado fuertemente condicionado en material laboral por la pandemia, donde han predominado las congelaciones y los recortes salariales a nivel mundial. Sin embargo en el caso concreto de Rumanía, en diciembre de 2020 el salario medio neto fue de 3.620 lei (743 EUR), registrando un incremento anual de 8,4%. Este aumento se explica en parte por el pago de bonus a los empleados a finales de año y también por la coincidencia en el tiempo con la reactivación de la economía después de meses de confinamiento y otras medidas restrictivas con impacto sobre el mundo empresarial. Como resultado en enero de 2021 el salario medio neto se ha contraído un 6,5% situándose en los 3.395 lei (aprox. 690 euros). En cuanto al salario medio bruto ha sido de 5.549 lei (aproximadamente 1.130 EUR).

Por lo que respecta al salario mínimo interprofesional, actualmente Rumanía es uno de los 10 estados miembros de la UE con un salario de media inferior a los 700 euros. En concreto, el salario mínimo rumano se sitúa actualmente en 459 euros, y solo los superan con valores inferiores Bulgaria con 332 euros y Hungría por 442 euros. De acuerdo con estadísticas publicadas al respecto, uno de cada tres trabajadores en Rumanía recibe el salario mínimo, es decir el 29% (1,6 millones de contratos laborales de un total de 5,5 millones).

A nivel provincial en 2021 los salarios más altos se han registrado en Bucarest Ilfov, donde la remuneración media neta se sitúa en 4.500 lei/mes, es decir, 910 EUR aproximadamente. Timis y Cluj son otros condados en donde los salarios alcanzan valores elevados, si bien por debajo de los de Bucarest. En concreto, de media los salarios netos se encuentran en torno a los 3.500 lei (708 EUR aprox.). En el lado opuesto, encontramos las provincias de Vrancea, Valui y Dolj, con los salarios medios más bajos de Rumanía, cuyo valor supera ligeramente los 2.500 lei (506 EUR aprox.).

Por categorías profesionales las remuneraciones más altas corresponden a los puestos de director general, director comercial y director financiero, con salarios netos mensuales que pueden situarse por encima de los 22.000 lei (4.450 EUR). En cuanto a los sectores económicos con salarios más altos destacan las TIC (software, hardware...), mientras que en el extremo opuesto encontramos al sector de cuidado de niños, el de limpieza, secretaría y backoffice. En septiembre de 2021 existe un cierto consenso entre los agentes económicos y sociales implicados en la materia sobre la necesidad de aumentar el salario mínimo en 2022, a tenor de la evolución al alza de los precios, en especial, de los energéticos.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Seguridad social

El empleador está obligado a adoptar las medidas necesarias para la seguridad y el bienestar de los empleados. El empleador también debe asegurar que los empleados tienen acceso a revisiones médicas. Por otra parte, el empleador es responsable de asegurar a todos los empleados contra los accidentes en el trabajo y las enfermedades relacionadas con el trabajo.

La seguridad social y de salud cubre pensiones, beneficios por niño, enfermedad, ayudas para el deceso y otras prestaciones sociales. El seguro de empleo cubre el subsidio de desempleo mínimo y las donaciones para la creación de empleo.

RÉGIMEN ACTUAL

En Rumanía, todos los empleadores y empleados, así como otras categorías de contribuyentes, tienen que contribuir al sistema de seguridad social y de sanidad pública Aunque los porcentajes pueden variar dependiendo de las condiciones del trabajo, con  carácter general, a partir de 2018 el sistema se financia del siguiente modo: 

-Traspaso del empresario al empleado de la obligación de cotización para el pago seguridad social así como del seguro médico

 La contribución realizada por el trabajador será del -25% para el pago de la seguridad social y del 10% para el seguro médico, y será detraída por el empresario.

-Obligación de pago de la cotización por accidentes de trabajo: Esta obligación recae sobre el empresario y se sitúa en el 2,25%.

CONTRIBUCIONES A LA SEGURIDAD SOCIAL
INGRESOS MEDIANTE SALARIOS
Contribuciones a la Seguridad Social
Empleado Empresario
Contribución al sistema sanitario Contribución a pensiones

Contribución al

seguro del trabajador

10% 25% 2.25%
OTROS TIPOS DE INGRESOS
  Seguro sanitario Pensión

Actividades independientes

(agricultura, pesca)

10% 25%

Derechos de propiedad

intelectual

10% 25%
Ingresos de la renta 10% -

Inversiones (incluidos

dividendos)

10% -
Venta de inmuebles - -
Apuestas y premios - -
Pensiones - -
Otras fuentes 10%  

 Fuente: KPMG

RÉGIMEN ANTERIOR

El régimen anterior vigente desde el 1 de enero de 2016 hasta el inicio del año 2018, se basaba en:

-       Contribuciones a cargo de los empleadores, sobre los ingresos salariales brutos de los empleados, calculado en meses naturales:

  • Fondo de la Seguridad Social - pensiones: 15,8% - 20,8% - 25,8% (Dependiendo de las condiciones laborales)
  • Fondo de Salud: 5,2%
  • Fondo de desempleo: 0,5%
  • Fondo de Baja Medica: 0,85%
  • Fondo de Garantía Salarial: 0,25%

-       Fondo para los Accidentes Laborales y las Enfermedades Profesionales: entre 0,15% - 0,85% (Dependiendo de la categoría de riesgo). Las categorías de riesgo para código de actividad económica CAEN RENT 2 (NACE español) están definidas por la decisión del gobierno nº 144/2008 sobre normas metodológicas de cálculo de las contribuciones sociales para los accidentes de trabajo, que se actualiza cada año. 

Contribuciones a cargo del empleado, sobre el salario bruto:

  • Fondo de la Seguridad Social – pensiones: 10,5%
  • Fondo de Salud: 5,5%
  • Fondo de Desempleo: 0,5%

En 2016 aumentan las cotizaciones de los autónomos (personas físicas autorizadas - PFA). Éstos estarán obligados a cotizar por desempleo así como por pensiones. El tipo general para condiciones normales de trabajo en el caso de la cotización a los seguros sociales (–pensiones - CAS) se sitúa en el 26,3% (10,5% con cargo al empleado y el 15,8% con cargo del empleador). En 2015, las PFAs pagaban sólo el impuesto sobre la renta, del 16%, y una contribución a los seguros de salud (CASS) del 5,5% sobre el ingreso neto obtenido. Este año, las PFAs pueden elegir entre la aplicación de la cuota individual, del 10,5%, o de la cuota íntegra, del 26,3%. Esta opción, una vez realizada, no se podrá cambiar durante el año fiscal.

El número asignado a los ciudadanos extranjeros a través de su permiso de residencia (o del certificado de registro para ciudadanos de la UE) se utiliza como número de identificación fiscal.

TRABAJADORES EXPATRIADOS

Los expatriados desplazados por cortos periodo de tiempo (hasta un máximo de 2 años) cuyo empleador sea otra empresa de la UE pueden quedar exentos del pago de las contribuciones sociales mediante el certificado A1 (el anterior certificado E101). Puede acceder a más  información en el siguiente anlace directo http://europa.eu/youreurope/citizens/work/work-abroad/posted-workers/index_es.htm y http://www.empleo.gob.es/es/mundo/consejerias/italia/consejeria/index.htm

Sin embargo, en caso de tratarse de trabajadores españoles/ europeos contratados por empresa española para trabajar en Rumanía (no trabajadores españoles o extranjeros contratados en Rumanía para trabajar en una empresa rumana. Conviene advertir que la empresa constituida en Rumanía con capital extranjero también es empresa rumana) el régimen aplicable es diferente.

En este supuesto, el régimen es distinto, son trabajadores desplazados, las condiciones laborales que se aplican son las del país de destino. Estas condiciones se pueden consultar en el siguiente enlace: https://europa.eu/youreurope/citizens/work/work-abroad/posted-workers/index_es.htm, apartado “condiciones de trabajo”.

Desde el punto de vista fiscal, si se trata de un trabajador desplazado al menos durante 183 días consecutivos durante 12 meses se considera residente rumano y debe pagar los impuestos que gravan sus ingresos en el país de destino. En el siguiente enlace se encuentran disponibles los formularios de los pagos de impuestos: https://www.anaf.ro/anaf/internet/ANAF/asistenta_contribuabili/toate_formularele_cu_explicatii

Si su estancia no supera los 183 días no existe obligación de pagar el impuesto de la renta  en el país de destino.

Desde el punto de vista de la seguridad social, el trabajador podrá optar por la seguridad social del país de destino o mantener la del país de origen. Pero si trabaja en Rumanía durante más de dos años, tendrá que pasar al régimen de la seguridad social rumano, de la forma en que se describe en el apartado 1.1. No obstante, en algunos casos se puede prorrogar la cobertura de la seguridad social durante dos años más.

Desde el punto de vista de la seguridad social, el trabajador podrá optar por la seguridad social del país de destino o mantener la del país de origen. Pero si trabaja en Rumanía durante más de dos años, tendrá que pasar al régimen de la seguridad social rumano, de la forma en que se describe en el apartado 1.1. No obstante, en algunos casos se puede prorrogar la cobertura de la seguridad social durante dos años más.

 

 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Relaciones colectivas; sindicatos; huelga

 

Sindicatos

La Constitución rumana reconoce el papel de los sindicatos como instrumento de defensa de los derechos de los trabajadores. Según la ley de los sindicatos, estos deben ser independientes de partidos políticos u otras organizaciones. Sus objetivos han de ser la defensa y promoción de los intereses económicos, sociales, culturales y deportivos de los asociados. Se requieren 15 personas para formar un sindicato. Nadie puede ser obligado a entrar o salir de él. Puede haber organizaciones sindicales o federaciones. Una persona no puede formar parte de dos sindicatos a la vez que tengan en común al mismo empleador. Un sindicato no puede estar afiliado, a nivel nacional, más que a una federación sindical. De la misma manera, una federación sindical puede estar sindicada a una única confederación sindical.

Convenios colectivos

Se ha promulgado una ley sobre las negociaciones colectivas, el diálogo social y los sindicatos – Ley sobre el diálogo social (Ley nº62/2011), que se ha actualizado en agosto de 2012 y con diversas modificaciones en 2013.

La ley reúne todas las disposiciones anteriores sobre las negociaciones colectivas, los sindicatos y los conflictos laborales, que serán revocadas.

Los convenios colectivos están contemplados en la legislación en vigor. Su ámbito de aplicación puede ser una empresa[1] o un sector. Un contrato de trabajo individual no puede establecer condiciones menos ventajosas que las establecidas en el convenio colectivo que lo englobe. También se benefician los contratados con posterioridad a la firma del convenio. El convenio colectivo tipo debe establecer la duración del contrato, los niveles de salarios y otras formas de remuneración, las condiciones laborales, provisiones para seguridad social, vacaciones pagadas, protección de los dirigentes sindicales y otros deberes y derechos. Los empresarios también pueden formar asociaciones patronales.

Los convenios colectivos serán celebrados para periodos de validez mínima de un año y de una validez máxima de dos años, prorrogable una sola vez por un máximo de un año. Las cláusulas del convenio colectivo se pueden modificar durante la vigencia del mismo, siempre que se respete la ley, o cuando las partes acuerden su modificación.

Las partes del convenio colectivo son el empleador o la organización patronal, por una parte, y los empleados, a través de la organización sindical, por la otra. Los convenios colectivos solo podrán ser firmados por los representantes que tengan un mandato para negociarlo.

Si, a nivel empresa, no hay una organización sindical representativa, los empleados estarán representados por la federación a la que esté afiliado el sindicato, si dicha federación es representativa a nivel sectorial. Si no hay sindicato constituido o si lo hay pero no está afiliado, serán los representantes de los trabajadores los que negocien el convenio.

Aunque en teoría los convenios colectivos firmados con los sindicatos no son de aplicación obligatoria para los trabajadores no afiliados, sí lo son en la práctica.

Los empresarios también pueden formar asociaciones patronales. Al igual que en el caso de los sindicatos, una asociación patronal no puede estar afiliada, a nivel nacional, a más de una organización patronal de nivel superior.

Huelga

Rumanía reconoce el derecho a la huelga. Los empleados en servicios sanitarios, educación, comunicación, transporte y suministros esenciales deben proveer unos servicios mínimos de un tercio de la actividad normal en caso de huelga.

Sólo se puede ejercer el derecho de huelga si se han utilizado todos los medios de conciliación, se ha organizado una huelga de advertencia y no han dado resultado. Para convocar la huelga, se necesita el acuerdo expreso por escrito de como mínimo la mitad de los miembros del sindicato que la convoque. Se debe avisar al empleador con una antelación mínima de 48 horas. Sólo se puede ejercer este derecho en defensa de intereses de los trabajadores y no por motivos políticos. No tienen derecho a huelga los que no tienen derecho a sindicarse.

Las huelgas pueden ser declaradas ilegales por irregularidades en el procedimiento. Si un tribunal declara ilegal la huelga, el sindicato debe pagar daños y perjuicios.

 


[1] Las empresas que tengan más de 21 empleados han de negociar un convenio laboral colectivo con los empleados.

 

 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex