Mercado de Trabajo

Régimen de contratación laboral

Los tipos de contrato en Suecia se reducen a dos: por tiempo indefinido o temporal (por tiempo limitado), siendo la primera modalidad la más extendida. Según la ley que regula esta aspecto, Lag (1982:80) om anställningsskydd, LAS, (Ley de Protección de las Contrataciones), el contrato es, por defecto, indefinido si no se especifica nada en contrario en el documento de contratación. Si el contrato es por tiempo limitado, es obligatorio que se indique en el acuerdo para que sea efectivo, de lo contrario, se considerará indefinido. Este tipo de contratos se suele aplicar en trabajos estacionales o en sustituciones por bajas temporales. La contratación por horas no se considera un tipo de contratación en sí misma, sino una forma de pago del salario (pago por horas), pero la contratación debe tener una de las dos formas anteriores.

El caso más habitual de finalización de un contrato laboral es que el empleado decida cambiar de empleador. Sin embargo, y aunque son los casos menos comunes, también existe la posibilidad de que sea el mismo empleador el que decida poner fin al contrato si tiene una razón para ello. Algunas razones pueden ser la falta de trabajo o un comportamiento indeseable e inaceptable por parte del empleado que puede afectar y dañar a la empresa de alguna forma. Los contratos de duración predeterminada pueden ser finalizados sin necesidad de motivos específicos.

Existe la posibilidad de realizar contratos de prueba con un máximo de 6 meses, no siendo aceptable esta forma de contratación si el empleado ya ha trabajado para la empresa con un contrato por tiempo limitado para cubrir una baja o hacer una sustitución.

El trabajador individual sueco tiene determinados beneficios adquiridos ya sea por contrato o por convenio colectivo, entre los que se incluyen 25 días laborables de vacaciones pagadas, bajas por enfermedad o por cuidado de los hijos, 480 días de baja por maternidad/paternidad, horas de trabajo controladas, compensación por horas extras y beneficios de pensión.

Para más información, se puede visitar la página web de Arbetsmiljöverket (la autoridad sueca que fomenta un correcto entorno laboral):  www.av.se

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Régimen de trabajadores extranjeros

Suecia pertenece al espacio europeo Schengen, que representa un territorio donde está garantizada la libre circulación de personas. Los Estados firmantes del Tratado Schengen han suprimido todas las fronteras interiores y, en su lugar, han establecido una única frontera exterior.

Los ciudadanos tanto de la Unión Europea como del Espacio Económico Europeo (EEE) tienen libertad de entrada y salida en Suecia para estancias inferiores a 90 días. Tan sólo necesitan un pasaporte o un carné de identidad donde la nacionalidad se vea clara. Para los ciudadanos de la UE y EEE no es necesario tener permiso de trabajo, por lo que pueden trabajar desde el mismo día de su llegada.

Para estancias superiores a 90 días, es necesario tener un permiso de residencia en línea con los acuerdos existentes con el Espacio Económico Europeo. Debe solicitarse un solo permiso para cada persona que entre el país y en el caso de los ciudadanos de los países de la UE y EEE se puede esperar a residir en Suecia para solicitarlo. Esta solicitud debe cursarse en el Consejo de Inmigración (www.migrationsverket.se). Se recomienda hacer este trámite en la propia página web de Migrationsverket, dónde se puede encontrar un acceso directo para ciudadanos de la UE o EEE. De esta manera el proceso se agiliza y en pocas semanas se comunica una resolución al solicitante. También existe la posibilidad de hacerlo mediante la Embajada o el Consulado Sueco antes de entrar en Suecia.

El permiso de residencia sirve también para llevar control de las personas de cara a los impuestos y los beneficios sociales. Tras su obtención es posible comenzar a tramitar en la Agencia Tributaria Sueca (Skatteverket) la solicitud del número de identificación personal (Personnummer). Este número será requerido por las autoridades, el sistema de salud, las escuelas y universidades, además de bancos, aseguradoras y cualquier otra empresa con la que se vaya a realizar un contrato.

En caso de no haber encontrado un empleo en los seis meses posteriores a la llegada, el Consejo de Inmigración podría solicitar pruebas de que se está buscando trabajo de forma activa. También es necesario demostrar que se poseen los recursos necesarios para subsistir.

Desde el 1 de julio de 2013 las empresas extranjeras que tengan personal trabajando en Suecia por más de 5 días, deben notificarlo a la Autoridad Sueca de Relaciones Laborales (http://www.av.se/), ya sean compañías de la UE o no. La finalidad de esta medida es la de garantizar unas condiciones de trabajo apropiadas.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Jornada laboral y permisos

La legislación que regula este aspecto es la Ley de horarios de trabajo - Arbetstidslagen (1982:673)-, cuya última modificación se realizó en agosto de 2011. Esta normativa afecta a los trabajadores por cuenta ajena (sean suecos o de otra nacionalidad y siempre que el trabajo sea realizado en territorio sueco) y regula, fundamentalmente, la duración de la jornada laboral diaria, semanal y mensual, el reparto de horas de trabajo durante el día y el derecho a pausas y descansos a lo largo de la jornada.

La jornada laboral en Suecia es, por término general, de 40 horas. Está limitada a un máximo de 48 horas de media a la semana (ordinarias junto con extra) durante un periodo de 4 semanas y 200 horas al año. Es frecuente que los trabajadores se tomen días extras de vacaciones como compensación por las horas extraordinarias trabajadas.

A partir del 1 de agosto de 2011, los trabajadores pueden trabajar horas extra sin la necesidad de que el empleador solicite ningún tipo de permiso especial otorgado por Arbetsmiljöverket (Swedish Work Environment Authority), siempre que haya razones específicas que así lo requieran y si estas situaciones no se pueden resolver de ninguna otra forma razonable.

Esta normativa no recoge el derecho a la remuneración de horas extra, de turnos o de otras cuestiones específicas. Estos aspectos son recogidos por los numerosos convenios colectivos acordados entre las empresas y los trabajadores y/o en la negociación individual a la hora de la contratación.

Para más información, se puede visitar la página web de Arbetsmiljöverket:  www.av.se

 

 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Costes laborales. Salarios

En Suecia no existe un salario mínimo interprofesional fijado por ley, como si ocurre en España. Los asuntos salariales son negociados y acordados entre las partes implicadas, es decir, entre los sindicatos y las asociaciones patronales de cada sector. Los acuerdos o convenios colectivos fijados suelen incluir reglas sobre los salarios mínimos y se aplican, por lo general, a los trabajadores miembros del sindicato. La práctica habitual en el mercado laboral sueco es fijar salarios individualizados, en función de la valía, del rendimiento y del desarrollo del trabajador. El salario medio mensual en diciembre de 2015 se situó en 38.222 coronas según datos de la Oficina de Estadística de Suecia, si bien este dato puede variar considerablemente dependiendo del sector, de la profesión, de la zona del país o de la formación, entre otros aspectos.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Seguridad social

La Seguridad Social sueca cubre un amplio rango de prestaciones, desde bajas por paternidad/maternidad a seguros por accidente o por jubilación o invalidez. Este sistema lo administra la Caja de la Seguridad Social (Försäkringskassan).

El poder decisorio sobre el sistema médico y sanitario en Suecia se comparte entre el gobierno central, los regionales y los locales. El gobierno central es el encargado de establecer los principios y directrices, a través de leyes y ordenanzas, estableciendo la agenda pertinente.

La mayoría de los beneficios sociales son administrados localmente por las Oficinas Públicas de los seguros sociales (allmän försäkringskassa), excepto el seguro de desempleo, que se financia con la caja de desempleo administrada por los sindicatos. Cada ayuntamiento tiene su oficina de la seguridad social con un número de oficinas locales. Estas oficinas no juegan ningún papel a la hora de financiar el sistema. Por su parte, desde enero de 2010, la Agencia Sueca de Pensiones es la encargada de administrar los fondos del sistema nacional de pensiones.

Las oficinas de la Seguridad Social son supervisadas por el Consejo Nacional de la Seguridad Social (Riksförsäkringsverket) que también puede hacer recomendaciones en la aplicación de la legislación de la seguridad social.

La Seguridad Social estatal se financia mediante las contribuciones obligatorias de los empresarios, que suponen un 31,42% del ingreso bruto de las contribuciones totales para mayores de 26 años y un 25,46% para menores de 26 años. El porcentaje que corresponde a la contribución para la jubilación es el 7% del ingreso, hasta un máximo de 496.305 SEK (2017) (Fuente: Pensions Myndigheten). 

Cuando un trabajador cae enfermo, es el empresario el que paga la retribución durante los primeros 15 días. A partir de entonces, el Estado se hace cargo, deduciendo antes los impuestos correspondientes.

El sistema sanitario sueco funciona con copago, cuyos costes son los siguientes:

  • Consulta médico de cabecera: 100 Kr -300 Kr Kr con un límite de1.100 Kr /año
  • Consulta a especialista: 150 Kr -350 Kr
  • Urgencias: 220 Kr -400 Kr
  • Estancia en hospital, depende de la comuna: un máximo de 100 Kr al día
  • Coste máximo de medicamentos: 2.200 Kr al año
  • Dentista: antes de los 20 – gratuito; después de los 20: subvencionado dependiendo de la edad:

300 Kr /año hasta los 29
150 Kr /año entre los 30 y los 74
300 Kr /año desde los 75

 

En el año 2015, el gasto público en seguros sociales supuso un 5,4% del PIB (ultimos datos disponibles, report: Social Insurance in Figures 2016, Försäkringskassan/Swedish Social Insurance Agency). Este porcentaje permanece bastante estable desde 2011 y representa el nivel más bajo en los últimos 30 años.

 

En el siguiente documento se puede encontrar información detallada: https://www.forsakringskassan.se/wps/wcm/connect/d9a3498f-ea2a-40a7-a358-80722d13963a/socialforsakringen-i-siffror-2016-engelsk.pdf?MOD=AJPERES

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Relaciones colectivas; sindicatos; huelga

El hecho del que el mercado de trabajo sueco haya estado tradicionalmente muy regulado conlleva en la actualidad gran cantidad de beneficios sociales para los empleados. Las leyes suecas en materia laboral fomentan la igualdad de condiciones y la no discriminación por causas étnicas, políticas, de género, edad, orientación sexual o discapacidad. Además de la legislación, la negociación colectiva y la cooperación entre empleados, empleadores y sindicatos juegan un papel clave. La mayoría de los puestos de trabajo están sujetos a los acuerdos colectivos que regulan los salarios y las condiciones laborales. Cabe destacar que, en Suecia, los sindicatos tienen un papel muy importante puesto que, además de las funciones negociadoras, son los encargados de administrar la caja que gestiona el seguro de desempleo. 

Los trabajadores suecos tienen un alto índice de pertenencia a sindicatos. Aproximadamente un 70% de los trabajadores están afiliados a algún sindicato, lo que convierte a Suecia en uno de los países del mundo con mayor grado de sindicación. Gran parte de los trabajadores no afiliados suelen ser personal de embajadas o trabajadores de empresas extranjeras asentadas en Suecia. 

Los trabajadores no cualificados son, en su mayoría, miembros de Landsorganisationen i Sverige, LO, (Confederación General de Trabajadores de Suecia) mientras que los trabajadores cualificados pertenecen a TCO (Confederación Sueca de Empleados Profesionales) y SACO (Confederación de Grupos Profesionales con titulación superior). 

Los empresarios también tienen asociaciones patronales. En el sector privado destaca la Confederación de Empresas Suecas (Svenskt Näringsliv), de la que forman parte varias asociaciones sectoriales o industriales.

Los sindicatos y las patronales negocian convenios colectivos que incluyen las obligaciones de las partes. Estos contratos suelen cubrir cuestiones salariales, dietas, horarios, vacaciones, seguros complementarios y normas en el trabajo. Incluyen también una cláusula de paz laboral por la que las partes se comprometen a no convocar una huelga durante la duración del convenio que puede oscilar entre uno y tres años. Si las partes no son capaces de llegar a un acuerdo, entonces tienen derecho a convocar huelgas o encierros. Aunque esto pueda parecer conflictivo a simple vista, en la realidad se producen pocas acciones o huelgas.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex