Mercado de Trabajo

Régimen de contratación laboral

Desde el punto de vista formal en El Salvador los derechos laborales se encuentran garantizados en las leyes y en los Convenios Internacionales de la Organización Nacional del Trabajo (OIT) ratificados por el país. La legislación laboral, desde las reformas laborales de 1994 es fruto de un Foro de Concertación Nacional, figura contemplada en los Acuerdos de Paz de 1992 que pusieron fin a la guerra civil, en el que participaron sindicatos, patronal y Gobierno, proceso de diálogo actualmente materializado en la creación del ente tripartito del Consejo Superior de Trabajo, y se halla contenida en el Código de Trabajo de 2004, que regula las relaciones entre trabajadores y patronos .

Éste señala que los empleadores están obligados a integrar el personal de la empresa, distinto del de nivel ejecutivo, con un 90% de salvadoreños o centroamericanos. Los salvadoreños y centroamericanos al servicio de una empresa no deberán percibir menos del 85% del total pagado en salarios. Estas dos condiciones sólo pueden alterarse en circunstancias especiales, calificadas por el Ministerio de Trabajo, en el caso de personas que trabajen para empresas extranjeras o de carácter internacional

Contratos

La legislación laboral salvadoreña regula aspectos tales como:

Duración.- Los contratos de trabajo relativos a labores que, por su naturaleza, sean permanentes en la empresa, se consideran celebrados por tiempo indefinido, aunque en ellos se señale plazo para su terminación. La estipulación de plazo sólo tiene validez cuando por las circunstancias objetivas que motivaron el contrato, las labores a realizarse puedan ser calificadas de transitorias, temporales o eventuales.

En los contratos individuales de trabajo puede estipularse que los primeros treinta días son de prueba. En ese plazo, cualquiera de las partes puede dar por terminado el contrato sin expresión de causa.

Los contratos para prestar servicios subordinados en la ejecución de una obra determinada también se entienden como celebrados a plazo. En los casos de suspensión de contrato o cualquier otra causa semejante, los patronos pueden contratar interinos para llenar las vacantes que ocurran. El retorno del trabajador sustituido implica la terminación del contrato del interino sin responsabilidad alguna para el patrono, salvo que hubiere sido incorporado como trabajador permanente, lo cual se presume si continua trabajando por más de quince días después de reintegrado el sustituido.

Puede suspenderse el contrato de trabajo:

1.- Por mutuo consentimiento de las partes;

2.- Por la falta de fondos y la imposibilidad de obtenerlos para la prosecución normal de los trabajos, apreciadas prudencialmente por el Juez de Trabajo;

3.- Por la imposibilidad de explotar la empresa o establecimiento con un mínimo razonable de utilidad;

4.- Por la necesidad de reducir las actividades en la empresa o establecimiento, atendiendo a sus posibilidades económicas y a las circunstancias del mercado;

5.- Por la enfermedad manifiesta o inminente del trabajador, que ponga o pueda poner en peligro la salud de los demás trabajadores, del patrono, de los familiares de éste o de sus representantes;

6.- Por la enfermedad manifiesta o inminente del patrono, de sus familiares o de sus representantes, que ponga o pueda poner en peligro la salud de los trabajadores;

7.- Cuando por razón del cumplimiento de normas laborales el trabajador no tenga que prestar servicios; y

8.- Cuando el ejercicio de un cargo directivo en una asociación profesional, impida al trabajador dedicarse al normal desempeño de sus labores.

Son causas justificativas de despido únicamente las determinadas por la ley. El trabajador despedido sin causa justificada, tiene derecho a una indemnización.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Régimen de trabajadores extranjeros

Es posible contratar extranjeros siempre que la cantidad de trabajadores extranjeros no sobrepase el 10% del total de trabajadores de la empresa. En este porcentaje no se incluyen a los extranjeros que desempeñen cargos de dirección (directores, gerentes, administradores, hasta un número máximo de cuatro) ni se toman como extranjeros a los centroamericanos de origen.

No obstante, se puede contratar, previa autorización del Ministerio de Trabajo y Previsión Social, a más de un 10% de extranjeros, cuando por la naturaleza del trabajo no hay personal con conocimiento requerido para desempeñar un cargo, pero únicamente por un plazo de 5 años, tiempo en el cual se debe capacitar a personal salvadoreño.

El total de salarios que devengue el personal salvadoreño de la empresa, deberá constituir el 85% del total de salarios que se pagan. Solamente si por circunstancias especiales el personal extranjero de la empresa supera el 10% de los trabajadores, puede alterarse el porcentaje del 15% del monto se que paga en salarios. Sin embargo para el cómputo de ese monto no se toma en cuenta, hasta un número máximo de cuatro, a los extranjeros que desempeñen puestos directivos en una empresa.

Toda contratación de un extranjero debe ser autorizada por la Dirección General de Migración. El empleador deberá presentar ante esta instancia la documentación del trabajador, junto con un proyecto del contrato de prestación de servicios, o al menos un documento con las bases del contrato, que se pretende celebrar. Si la resolución que emite la Dirección General de Migración es favorable, el contrato definitivo se redactará de conformidad al proyecto o bases del contrato. Una vez formalizado, el empleador deberá presentar una copia del mismo, para fines fiscales y de control, a los Ministerios de Gobernación y de Trabajo y Previsión Social, y a la Dirección General de Contribuciones Directas.

Ninguna autoridad permitirá la entrada en el país de extranjeros con el fin de prestar servicios laborales, si no existe un previo dictamen favorable del Ministerio de Trabajo y Previsión Social.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Jornada laboral y permisos

Jornada laboral.- La iniciación, duración y terminación de la jornada ordinaria de trabajo varía pero en ningún caso podrá exceder de ocho horas diarias ni la semana laboral de cuarenta y cuatro.

- Horas laborales: el horario de trabajo puede ser diurno y nocturno. El diurno está comprendido desde las seis a las diecinueve horas y el nocturno desde las diecinueve horas a las seis horas del día siguiente. La jornada ordinaria diurna no excederá de ocho horas, ni la nocturna de siete. La semana laboral con horario diurno no puede superar las cuarenta y cuatro horas, mientras que la nocturna no será superior a treinta y nueve. Las labores que se ejecuten en horas nocturnas se pagarán, como mínimo, con un 25% de recargo sobre el salario establecido para igual trabajo en horario diurno. Todo trabajo realizado en exceso de la jornada ordinaria será remunerado con un recargo consistente en el 100% del salario básico por hora.

- Descanso semanal: Todo trabajador tiene derecho por cada semana laboral a un día de descanso remunerado con el 100% de su salario básico. En caso de trabajar en el día de descanso, de común acuerdo con el empleador, el trabajador recibirá el salario básico correspondiente a ese día, más una remuneración del 50% como mínimo de las horas que trabaje y teniendo derecho a un día de descanso compensativo remunerado.

- Fiestas: Hay once días al año en que los trabajadores tienen derecho al descanso remunerado, con excepción de que esos días coincidan con día domingo o su día ordinario de descanso. El trabajo durante los días de asueto se remunera con el salario ordinario más un recargo del 100% de éste.

- Vacaciones: Después de un año de trabajo continuo en la misma empresa o establecimiento o bajo la dependencia de un mismo patrono, los trabajadores tendrán derecho a un período de vacaciones cuya duración será de quince días hábiles, los cuales serán remunerados con una prestación equivalente al salario ordinario correspondiente a dicho lapso más un 30% del mismo.

- Aguinaldo: El empleador está obligado a remunerar a sus trabajadores en concepto de aguinaldo una prima por cada año de trabajo y la parte proporcional en el caso de períodos inferiores. La cantidad mínima que deberá pagarse será la de prestación equivalente al salario básico de diez días para los trabajadores con un año y menos de tres de servicios, de quince días para tres años y menos de diez de servicios, y de dieciocho días para diez o más años de servicios.

- Edad Mínima para trabajar: Los menores de catorce años y los que habiendo cumplido esa edad, sigan sometidos a la enseñanza obligatoria, no podrán ser contratados para ningún trabajo. Se prohíbe el trabajo de los menores de dieciocho años en labores peligrosas o insalubres.

- Indemnización por despido: Cuando un trabajador contratado por tiempo indefinido, fuere despedido de sus labores sin causa justificada, tendrá derecho a que el patrono le indemnice con una cantidad equivalente al salario básico de treinta días por cada año de servicio.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Costes laborales. Salarios

 

 

Salario.- En cuanto al salario, se considera integrante de éste el sueldo en dinero y el resto de las retribuciones: sobresueldos, bonificaciones habituales, remuneraciones del trabajo extraordinario, remuneración del trabajo en días de descanso y participación en beneficios. Todo trabajador, incluso el trabajador a domicilio, tiene derecho a devengar un salario mínimo. El salario se estipula libremente, pero debe ser superior al mínimo fijado por ley.

 

El salario bruto anual de los siguientes grupos según el último informe de costes de establecimiento 2015 son:

  • Directivos 47.012€
  • Jefes de Área 31.347€
  • Cualificados 15.673€
  • No cualificados 5.225€
  • Mínimo 216,88€/mes

Son salarios brutos anuales, salvo el salario mínino que se refleja de forma mensual.

El salario mínimo por mes de 30 días en 2016 según señala el propio Ministerio de Trabajo de El Salvador es de:

  • Trabajadores agropecuarios: 124,11$
  • Comercio y Servicios: 263,03$
  • Maquila textil: 221,44$
  • Industria: 258,93$

 

 

 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Seguridad social

Todos los trabajadores deben estar inscritos en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social y en una Institución Administrativa de Fondos de Pensiones (AFP). El patrono aporta un equivalente al 14,25% del salario de cada empleado. Los riesgos que cubre ISSS son los de enfermedad común, accidente común, accidente de trabajo, enfermedad profesional y maternidad. La AFP cubre la discapacidad temporal o permanente, la vejez y la muerte. Prestaciones por enfermedad profesional.

En caso de riesgos profesionales el patrono queda obligado a proporcionar gratuitamente al trabajador:

a) Servicios médicos, quirúrgicos, farmacéuticos, odontológicos, hospitalarios y de laboratorio;

b) Los gastos de traslado, hospedaje y alimentación de la víctima, cuando para su curación, deba trasladarse a un lugar distinto al de su residencia habitual;

c) Subsidio diario equivalente al setenta y cinco por ciento de su salario básico durante los primeros sesenta días; y el equivalente al cuarenta por ciento del mismo salario, durante los días posteriores, hasta el límite de cincuenta y dos semanas.

Maternidad: el descanso por maternidad es de 12 semanas de licencia, seis obligatoriamente después del parto. El Seguro Social paga el 75% del salario de la licencia y el patrono el 25% restante.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Relaciones colectivas; sindicatos; huelga

Sindicatos.- Los trabajadores y empleadores de instituciones privadas, así como los trabajadores de Instituciones Autónomas y Semiautónomas, tienen derecho a asociarse libremente en régimen de sindicato. Se les prohibe ser miembros de más de un sindicato. Se reconoce a los trabajadores y patronos de las empresas privadas y de los Instituciones Oficiales Autónomas el derecho de asociarse libremente en forma de asociaciones profesionales o sindicatos y a concertar convenios colectivos para la defensa de sus intereses. Asimismo se distinguen varias clases de sindicatos: los sindicatos de empresa, de gremio, de industria, de empresas varias y de trabajadores independientes, registrándose más de 300 sindicatos inscritos en el Ministerio de Trabajo y Previsión Social, agrupándose en confederaciones y federaciones.

En el ejercicio de sus funciones los sindicatos gozan de derechos y garantías para su independencia reflejados en el Código de Trabajo tales como los mencionados en el Art. 228.- según el cual Corresponde a los sindicatos:

a) Celebrar contratos y convenciones colectivos de trabajo;

b) Velar por el estricto cumplimiento de las leyes, de los contratos y convenciones colectivos que celebren y de los reglamentos internos de trabajo; así como denunciar las irregularidades que en su aplicación ocurran.

A este respecto cabe señalar que se han firmado y se hallan vigentes más de 100 convenios colectivos tanto en el sector privado como en las Instituciones Oficiales Autónomas.

Los miembros de las Juntas Directivas de los sindicatos no podrán ser despedidos, trasladados, ni desmejorados en sus condiciones de trabajo, ni suspendidos disciplinariamente durante el período de su elección y mandato.

Derecho a la huelga.- Las huelgas están reconocidas por el Código de Trabajo. A efectos laborales, serán legales aquéllas que cumplan las finalidades de celebración o revisión del contrato colectivo de trabajo, la celebración o revisión de la convención colectiva de trabajo y la defensa de los intereses profesionales comunes de los trabajadores.

El Gobierno del ex-presidente Saca emprendió en 2005 un amplio programa de reformas de la normativa laboral que incluye la autorización de la actuación de los sindicatos en la Administración y a la regulación de otros aspectos tales como higiene y seguridad en el trabajo.

En la práctica el movimiento sindical es relativamente débil. El nivel de afiliación es reducido, apenas 50.000 empleados del sector público y privado están afiliados a algún sindicato, y el movimiento sindical está extraordinariamente fragmentado.

Volver a índice de Mercado de Trabajo