Régimen fiscal

Estructura general del sistema fiscal

El sistema fiscal islandés es relativamente simple y eficiente comparado con el de otros países. La tendencia en los últimos años por parte de las autoridades ha sido la de simplificarlo todo lo posible, reduciendo impuestos, ampliando las bases imponibles y firmándose numerosos acuerdos para evitar la doble imposición, medidas todas ellas encaminadas a atraer capital de inversores extranjeros. El impuesto de sociedades es del 20%, muy bajo si lo comparamos con el resto de los países de la OCDE. En el siguiente enlace, se encuentra toda la información disponible sobre el sistema fiscal islandés: http://www.rsk.is/

A raíz de la crisis financiera que vivió el país entre los años 2008 y 2011, se ha realizado un importante esfuerzo de consolidación fiscal, que asegure la estabilidad presupuestaria. Esta política ha sido satisfactoria, ya que se ha logrado reducir el nivel de deuda del país y mantener el crecimiento económico. La deuda pública supero el 120% del PIB durante la crisis, y se ha reducido a alrededor de un 60% en 2019.

En el año 2016 se introdujo la nueva Ley de Financiamiento Público, que establece nuevas reglas fiscales y supervisión externa de las cuentas públicas. En concreto, el déficit no puede superar el 2,5 % del PIB en un año determinado, y los ingresos públicos han de ser iguales o superiores a los gastos en cada periodo de cinco años. Además, si la deuda pública es superior al 30%, se debe de reducir a un ritmo aproximado del 5% anual.

Debido a estas reformas, la estructura de la recaudación por impuestos ha cambiado significativamente. El impuesto sobre la renta personal (equivalente al IRPF) supone aproximadamente un 38% de la recaudación total en 2019, habiendo aumentado desde un 32,2% antes de la crisis financiera. Al contrario, la importancia relativa de los impuestos indirectos se ha reducido. La recaudación fiscal es menor a la del resto de los países nórdicos, pero aun así se sitúa por encima de la media de la OCDE.

Volver a índice de Régimen fiscal

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

Dentro de los diferentes impuestos, el más importante el que grava la renta, se paga en parte al gobierno central y en parte a los municipios, que en contraprestación están obligados a prestar ciertos servicios. Los impuestos sobre las personas físicas tienen un tipo variable progresivo que se paga al gobierno central y un porcentaje fijo que se recauda por parte de la administración local.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la renta de las personas físicas

El impuesto sobre la renta de personas físicas varía según el nivel de renta del individuo, atendiendo al principio de progresividad del sistema fiscal. De esta forma, el impuesto sobre la renta de las personas físicas en Islandia cuenta con los siguientes tramos variables:

  • Los primeros 4,042 millones de coronas anuales: 20,6 %
  • Entre 4,042 y 11,350 millones de coronas anuales: 22,75 %
  • Ingresos a partir de 11.350 millones de coronas anuales: 31,80 %

A estos impuestos, se ha de añadir el impuesto de cada municipio, cuya retención es del 14,44 % pero cuyo valor final varía entre el 12,44 % y el 14,52%.

Por otra parte, el impuesto sobre ganancias de capital es del 22 %, mientras que las empresas han de realizar contribuciones a la seguridad social al 6.85 %.

Los no residentes que permanezcan en Islandia más de 183 días en un periodo de doce meses, pasan a ser considerados residentes a efectos tributarios.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre sociedades

Islandia cuenta con uno de los impuestos de sociedades más bajos de todos los países de la OCDE, un 20%. No existen impuestos municipales adicionales, excepto una tasa sobre bienes inmuebles. Las compañías no residentes deberán tributar por los ingresos obtenidos en el país, sujetas a las mismas reglas que las compañías residentes, aunque obviamente se podrán beneficiar de los tratados para evitar la doble imposición que Islandia tenga suscritos, como es el caso de España.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la el patrimonio

A diferencia de otros países nórdicos, como Noruega, Islandia no cuenta con un impuesto sobre el patrimonio.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre el consumo

El impuesto sobre el valor añadido es del 24 %, con un tipo reducido del 11 % que aplica a los siguientes bienes y servicios:

- Alquiler de habitaciones de hotel y otro tipo de alojamientos turísticos

- Servicios de guías turísticos, cuando trabajan como autónomos

- Productos alimentarios

- Libros, audiolibros y prensa

- Música

- Electricidad, agua caliente y petróleo utilizado para calefacciones

- Servicios de subscripción de radio y televisión

- Peajes

- Transporte no programado

- Acceso a spas y balnearios

- Venta de pañales y preservativos.

Volver a índice de Régimen fiscal

Otros impuestos y tasas

El impuesto de sucesiones se sitúa en un 10 % para toda persona que recibe una herencia de un residente fiscal en Islandia.

Los municipios tienen la potestad de cobrar de un impuesto sobre bienes inmobiliarios. La tasa dependerá, por lo tanto, del municipio en el cual está radicada la propiedad. Igualmente, los municipios recaudarán impuestos por el uso del agua, la recogida de basuras y cualquier otro servicio que presten a sus ciudadanos.

Por otra parte, Islandia cuenta con impuestos medioambientales, aplicados a la venta de combustibles, electricidad y agua caliente, así como a la venta y circulación de automóviles.

Volver a índice de Régimen fiscal

Tratamiento fiscal de la inversión extranjera

Las compañías no residentes en Islandia están sujetas al pago por los beneficios obtenidos en el país de los mismos impuestos que le corresponderían a una empresa islandesa, excepto en casos de doble imposición. Sobre los dividendos obtenidos, el tipo impositivo será de un 20 % para las empresas y un 22 % para las personas físicas. Los royalties pagarán en ambos casos un 22 % de impuestos. Por último, en el caso de intereses financieros las empresas pagarán un 20 % y las personas físicas un 22%, en el caso de estas últimas sólo pagarán a partir de 150.000 coronas islandesas.

Volver a índice de Régimen fiscal