Régimen fiscal

Estructura general del sistema fiscal

El Inland Revenue Department es el organismo encargado de recaudar y gestionar los distintos impuestos a nivel estatal, es decir, el impuesto sobre la renta, el impuesto de sociedades, el impuesto sobre el valor añadido (GST), el impuesto de retención sobre intereses (RWT) y el impuesto sobre ganancias no monetarias (fringe benefits tax).

Las ganancias de capital de las inversiones en Nueva Zelanda están exentas de tributación en Nueva Zelanda en la mayor parte de los casos.

Los impuestos locales (limitados al impuesto de bienes inmuebles) están gestionados por los distintos ayuntamientos o consejos locales y Customs New Zealand es el departamento encargado de gestionar los aranceles aduaneros.

Volver a índice de Régimen fiscal

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

La Fiscal Responsibility Act de 1994 establece los principios de gestión fiscal responsable, regidos por el principio de prudencia, que deben guiar la actividad fiscal del gobierno al que también se le exige transparencia en sus objetivos de política fiscal. El año fiscal neozelandés comprende del 1 de abril al 31 de marzo, aunque a requerimiento del sujeto pasivo puede ser aceptada una modificación, como por ejemplo cuando una empresa subsidiaria desea equipararlo al año fiscal de su matriz en otro país.

Tras una profunda reforma fiscal llevada a cabo en 1980 en la que, entre otras medidas, se introdujo el equivalente al IVA español (GST) y se redujo el tipo máximo en el impuesto sobre la renta de las personas físicas del 66% al 33%, el sistema fiscal está considerado como uno de los más eficientes y menos complejos de la OCDE.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la renta de las personas físicas

Los residentes son gravados por sus ingresos mundiales, mientras que los no residentes deben tributar por los ingresos procedentes de fuentes neozelandesas.

Componen la renta del contribuyente:

- Rendimientos del trabajo (sueldos y salarios). Se usa el sistema de retenciones del impuesto en los sueldos y salarios que el empleador practica y comunica al fisco con periodicidad mensual. Así, el llamado impuesto PAYE (Pay-as-you-earn tax) es la mayor fuente de ingresos del sistema impositivo.

- Rendimientos de actividades económicas (empresarios, profesionales, etc.).

- Beneficios procedentes de la seguridad social.

- Ganancias y pérdidas patrimoniales (limitadas a las que tienen lugar en activos en el extranjero y a las compraventas de segundas viviendas en las que se mantiene la propiedad menos de 5 años).

- Ingresos procedentes de arrendamientos.

- Ingresos obtenidos por un residente en el extranjero.

- Ingresos procedentes de inversiones.

El tipo impositivo a pagar es el mismo tanto para residentes como no residentes, progresivo y en función de cuatro tramos, que desde el 1 de octubre de 2010 son:

- Hasta 14.000 NZ$, el 10,5%

- Entre 14.001 NZ$ y 48.000 NZ$, el 17,5%

- Entre 48.001 NZ$ y 70.000 NZ$, el 30%

- A partir de 70.000 NZ$, el 33%

A estos porcentajes hay que añadir, solo en el caso de los residentes, el llamado ACC Earners’ Levy, que se suma a los anteriores porcentajes, a un tipo único del 1,39%, con importes máximos establecidos tanto en cuanto a la base imponible como a cuota a pagar. El objetivo de este impuesto es el de cubrir el coste de accidentes no laborales (Accident Compensation Corporation).

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre sociedades

Tras la última reforma, el tipo impositivo del impuesto sobre sociedades se establece en el 28%.

Las empresas deben presentar declaración en 3 plazos fraccionados anuales, siendo el último plazo el 7 de julio para el año fiscal terminado en 31 de marzo.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la el patrimonio

En Nueva Zelanda no existen impuestos que graven el patrimonio, las herencias o las donaciones.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre el consumo

El llamado Goods and Services Tax (GST) es un impuesto sobre el valor añadido que se aplica a todos los bienes y servicios vendidos en Nueva Zelanda. Actualmente la tarifa general está en el 15%, aunque existen algunos bienes y servicios que no están sujetos al pago de GST bien porque están exentos del mismo o porque son gravados a un tipo impositivo de cero (estos deben ser incluidos al presentar las declaraciones de GST).

Entre los bienes exentos se incluye el alquiler de la vivienda habitual y ciertos servicios financieros como las hipotecas o los préstamos. Algunos bienes y servicios gravados a tasa cero son la venta de un negocio en funcionamiento, bienes exportados, bienes libres de impuestos (duty-free), barcos y aviones exportados, servicios llevados a cabo fuera del país, etc.

Deben presentar declaración de GST todas las compañías que excedan los 60.000 dólares neozelandeses de facturación anual y dependiendo del volumen de facturación se debe presentar declaración mensual, bimestral o semestral.

Para los productos importados vendidos a particulares, se obliga a cobrar en origen el GST para todos los bienes de bajo valor (igual o menor 1.000 NZD), siempre que la plataforma de comercio electrónico, el vendedor extranjero o el revendedor estén registrados para el pago de GST en Nueva Zelanda (algo que tienen que hacer si sus ventas superan o van a superar los 60.000 NZD anuales).

Para los productos de valor superior a 1.000 NZD o los que son importados por personas jurídicas, el GST se cobra en frontera (salvo que se acredite que se ha pagado en origen).

Por otra parte, se pagan impuestos especiales adicionales a la fabricación o importación de tabaco, alcohol y combustibles.

Volver a índice de Régimen fiscal

Otros impuestos y tasas

Fringe Benefit Tax (FBT)

El FBT es un impuesto que debe pagar el empresario sobre los ingresos no monetarios concedidos a los trabajadores o sus familiares. El tipo impositivo actual es del 49,25%. Estos beneficios están exentos de tributación para el trabajador e incluyen:

- Vehículo a motor para uso privado.

- Préstamos a tipos de interés bajos.

- Si la compañía pertenece al transporte público, subvencionar el transporte de los empleados.

- Subvenciones o descuentos en ciertos bienes y servicios.

- Contribuciones no monetarias a fondos de pensiones.

- Contribuciones a seguros de enfermedad, accidente o vida.

Resident Withholding Tax (RWT)

Los intereses procedentes de cuentas de inversión, ahorro o préstamos y los dividendos resultantes de la posesión de acciones están sujetos a retención. Se establecen cuatro tramos y tipos impositivos de retención que coinciden con los del impuesto sobre la renta.

Los dividendos obtenidos de los fondos de inversiones (trust) están sujetos a un gravamen del 33%.

Employer Superannuation Contribution Tax (ESCT)

Cualquier aportación que la empresa haga a un fondo de pensiones a beneficio del trabajador (las llamadas “superannuation contributions”), incluidas las aportaciones a Kiwisaver, está sujeta a impuestos, siempre que dicho fondo esté registrado dentro del Superannuation Schemes Act 1989. En el supuesto de que sea al trabajador el que solicite a la empresa que le practique retenciones del salario para pagar un fondo de pensiones privado las mismas no son consideradas “superannuation contributions” y, por lo tanto, no están gravadas.

Estas “superannuation contributions” serán gravadas a un tipo impositivo basado en el salario anual del trabajador en el año fiscal anterior o basado en una estimación del salario anual del año fiscal en curso. En particular:

- para un salario inferior a 16.800 NZD, el tipo impositivo es del 10,5%.

- entre 16.801 NZD y 57.600 NZD, el tipo impositivo es del 17,5%.

- entre 57.601 NZD y 84.000 NZD, el tipo impositivo es del 30,0%.

- superior a 84.001 NZD, el tipo impositivo es del 33%.

Hay que tener en cuenta que en julio de 2007 entró en vigor Kiwisaver, que fomenta hacer contribuciones a planes de pensiones privados, mediante la inscripción por defecto de todos los empleados. Las aportaciones establecidas en el plan son:

- A elección del trabajador se puede aportar bien el 3%, el 4%, el 8% y el 10% calculado sobre el salario bruto. La contribución mínima es del 3%.

- Por parte del empleador, una contribución obligatoria del 3% del salario bruto, siempre que el trabajador haga su contribución y sea neozelandés o tenga visado de residencia.

Volver a índice de Régimen fiscal

Tratamiento fiscal de la inversión extranjera

El tratamiento fiscal para la inversión extranjera es similar a la realizada por empresas nacionales (tipo impositivo actual del 28%). Sin embargo, se han establecido reglas para reducir la posibilidad de minimizar la tributación por parte de multinacionales extranjeras.

En concreto, se reducen las deducciones por intereses que las multinacionales pueden acogerse normalmente al tener grandes niveles de deuda en sus subsidiarias neozelandesas. Este fenómeno, denominado "Thin Capitalisation", intenta evitar que los ingresos de la compañía extranjera no sean susceptibles de tributar en el sistema impositivo neozelandés, por lo que, a partir de un determinado nivel de deuda, los intereses devengados por esa deuda no serán deducibles. Asimismo, se regulan los precios de transferencia entre entidades de un mismo grupo, que tienen que hacerse a precios de mercado y contar con soporte documental adecuado (en su ausencia, se aplican penalizaciones).

Asimismo, existe una retención de intereses a los no residentes (non-resident withholding tax -NRWT) por el cual, si un residente paga a un no residente algún tipo de interés, dividendo o royalty, esta retención debe deducirse de la ganancia satisfecha, ya que esta cantidad forma parte como ingreso del NRWI (non-resident withholding income).

Convenio para evitar la Doble Imposición

El 28 de julio de 2005 se firmó en Wellington el Convenio entre el Reino de España y el Gobierno de Nueva Zelanda para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal en materia de impuestos sobre la renta.

Los impuestos actuales a los que se aplica este Convenio son:

En España:

- el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

- el Impuesto sobre Sociedades.

- el Impuesto sobre la Renta de no Residentes.

- los impuestos locales sobre la renta.

En Nueva Zelanda:

- el Impuesto sobre la Renta.

Volver a índice de Régimen fiscal