Régimen fiscal

Estructura general del sistema fiscal

El Código Nacional de Rentas Internas de 1987 (National Internal Revenue Code), el Código de Aduanas y Aranceles de 1978 (Tariff and Customs Code) y el Estatuto del Banco Central establecen las bases jurídicas para la fiscalidad de Filipinas.

En 1997 fue aprobada por el Congreso y el Senado filipinos la Tax Reform Act (Republic Act 8424) que, a su vez, modificó varios aspectos del Código Nacional de Rentas Internas de 1987.

Recientemente se ha llevado a cabo en Filipinas una Reforma Fiscal Integral (TRAIN, Tax Reform for Acceleration and Inclusion) que ha comenzado a aplicarse a partir de enero de 2018. La nueva ley supone una reducción del impuesto de la renta personal (PIT, personal income tax), la simplificación de los impuestos de sucesiones y donaciones (estate & donors), el aumento de los impuestos sobre el valor añadido, el tabaco, las intervenciones de cirugía estética, el carbón, las bebidas azucaradas y en especial sobre productos petrolíferos, además del incremento del impuesto especial para automóviles.

Existe, además, un Convenio entre España y Filipinas para evitar la Doble Imposición. Dicho convenio bilateral fue firmado en marzo de 1989 y ratificado en septiembre de 1994. Fue publicado en el Boletín Oficial del Estado núm. 299 del 15 de diciembre de 1994, y se encuentra vigente en la actualidad. Con este tratado, los beneficios de las empresas con sucursales, filiales o trabajos realizados en ambos países no estarán sometidos a doble imposición, con el fin de imputar únicamente los beneficios obtenidos en cada país según el criterio del lugar de residencia del sujeto pasivo.

Volver a índice de Régimen fiscal

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

La Agencia de Rentas Internas (Bureau of Internal Revenue, BIR) es la entidad que bajo la supervisión y control del Ministerio de Finanzas, se encarga del control y recaudación de todos los impuestos a nivel nacional.

Los impuestos directos filipinos se fijan a nivel nacional. Estos son el impuesto sobre la renta de personas físicas (IRPF), el impuesto al patrimonio y sucesiones así como el impuesto de sociedades (IS).

En cuanto a los impuestos indirectos se distinguen los establecidos a nivel nacional y a nivel local.  Entre los impuestos nacionales figuran el IVA y el impuesto de transmisiones patrimoniales. Además, constan los impuestos especiales o accisas: impuestos sobre el alcohol, tabaco, petróleo y productos minerales, películas cinematográficas, automóviles, joyería, etc. con diferentes porcentajes impositivos. La extracción local de gas natural y gas líquido están exentas.

Otros tributos nacionales son, por ejemplo, los impuestos sobre comunicaciones fuera de Filipinas, sobre los sellos de ciertos documentos, ciertas transacciones, contratos de arrendamientos, seguros, etc…

Las Unidades de Gobierno Locales (LGUs) tienen su propia regulación sobre  imposición de tasas (por ejemplo en la emisión de permisos) e impuestos sobre los ingresos de diferentes tipos de negocios (fabricantes, mayoristas, distribuidores, comerciales y contratistas). El porcentaje de estos impuestos varía en función del volumen de ventas con un máximo de un 2%. Los minoristas están sujetos a un 2% si sus ventas son iguales o menores a 400.000 PHP. Si superan esta cantidad el impuesto será de un 1%.

Para la Banca y otras instituciones financieras, el porcentaje no superará el 5% de sus ingresos dependiendo de la localidad donde desarrolle el negocio. 

Aparte de estos impuestos hay otros a nivel local opcionales como pueden ser el “Community Tax” o el “Real Estate Tax”.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la renta de las personas físicas

El IRPF en Filipinas se denomina Impuesto a la Renta Personal (Personal Income Tax, PIT).

Un ciudadano residente en Filipinas es una persona que, en virtud de la legislación filipina, está sujeta a imposición en el país por razón de su domicilio, residencia, sede de dirección o cualquier otro criterio de naturaleza análoga.

A la hora de determinar la fiscalidad sobre las personas físicas hay que distinguir entre residentes nacionales (que tributan por su renta mundial), extranjeros residentes (que tributan por la renta obtenida en Filipinas) y extranjeros no residentes (sujetos a criterios específicos).

Residentes en Filipinas:

Todos los residentes en Filipinas, ya sean extranjeros o locales, así como los filipinos que residen fuera del país (OFW) están sujetos al Impuesto sobre la Renta Personal.

Recientemente, como parte de la reforma fiscal (TRAIN) se han modificado los tipos en base a las tablas que se muestran a continuación. Destaca que aquellas personas que perciban anualmente entre 0 y 250.000 PHP pasan a estar exentos, y que se establecen dos modificaciones, una de ellas para el periodo 2018-2022 y otra aplicable a partir de 2023.

Cada impuesto se fija de forma progresiva sobre rangos de rentas que van de 0 a 8.000.000PHP. El menor tipo es, por tanto de un 0% sobre rentas menores de 250.000PHP. Para las rentas de mayores cuantías el impuesto cuenta con una base fija según los diferentes rangos de renta y un porcentaje variable que se aplica según la cuantía exacta de la renta. Las rentas mayores de 8.000.000PHP se gravan al tipo máximo (35%).

Tarifas del PIT en Filipinas (2018-2022)

< 250.000PHP

0%

250.000PHP – 400.000PHP

20% del exceso sobre P250.000

400.000PHP – 800.000PHP

30.000PHP + 25% de exceso sobre 400.000PHP

800.000PHP – 2.000.000PHP

130.000PHP + 30% de exceso sobre 800.000PHP

2.000.000PHP – 8.000.000PHP

490.000PHP + 32% de exceso sobre 2.000.000PHP

> 8.000.000PHP

2.410.000PHP + 35% de exceso sobre 8.000.000PHP

 

Tarifas del PIT en Filipinas (a partir de 2023)

< 250.000PHP

0%

250.000PHP – 400.000PHP

15% del exceso sobre P250.000

400.000PHP – 800.000PHP

22.500PHP + 20% de exceso sobre 400.000PHP

800.000PHP – 2.000.000PHP

102.500PHP + 25% de exceso sobre 800.000PHP

2.000.000PHP – 8.000.000PHP

402.500PHP + 30% de exceso sobre 2.000.000PHP

> 8.000.000PHP

2.202.500PHP + 35% de exceso sobre 8.000.000PHP

Sin embargo, existen retenciones fijas que se aplican sobre las siguientes rentas:

-          Rentas procedentes de los intereses de un depósito bancario en cualquier moneda o productos similares (fondos fiduciarios…): 20%. Sin embargo, los intereses percibidos de un depósito bancario en una divisa extranjera tienen una retención de un 7,5 %.

-          Royalties: 20%. Sin embargo, los derechos de autor sobre libros, así como otros trabajos literarios y composiciones musicales, están gravados a un tipo reducido de un 10%.

-          Premios y ganancias procedentes de fuentes de las Filipinas: 20%

-          Rentas procedentes de dividendos de una empresa nacional o sociedad anónima, fondos de seguros mutuos, sedes locales de empresas multinacionales, joint venture o consorcio: 10%.

-          Las ganancias de capital por venta de activos financieros que no coticen en la bolsa de valores. Si superan los 100.000 pesos la retención será de un 10%; si son menores será de un 5%.

-          Las ganancias de capital por la venta de propiedad en Filipinas tendrán una retención de un 6%.

Extranjeros residentes en Filipinas

Un ciudadano extranjero que reside en Filipinas está sujeto al PIT por los ingresos obtenidos en Filipinas. Dichos ingresos se gravan igual que los ingresos de un ciudadano filipino.

Extranjeros no residentes en Filipinas:

El término extranjero "no residente” aplica a una persona extranjera cuya residencia no se encuentra en Filipinas. Estas pueden ser personas destinadas en el país para realizar trabajos de duración menor a 180 días o turistas.

Las rentas que obtenga en Filipinas un extranjero no residente también están sujetas a IRPF. Se distinguen dos casos:

Si la estancia en Filipinas  es inferior a 180 días, se considera que la estancia del individuo no está relacionada con una actividad empresarial. Las rentas que obtenga en Filipinas están sujetas a una tasa de un 25% sobre los ingresos brutos, excepto en los siguientes casos:

  • Las ganancias de capital por venta de activos financieros que no coticen en la bolsa de valores. Si superan los 100.000 PHP la retención será de un 10%; si son menores será de un 5%.
  • Las ganancias de capital por la venta de propiedad en Filipinas tendrán una retención de un 6%.

Si la estancia supera los 180 días, se considera que la renta percibida en Filipinas está relacionada con alguna actividad empresarial. Por ello, la retención será la misma que la de un residente y por tanto se contemplan también los casos particulares de retenciones fijas ya explicados.

Tributación de determinados empleados extranjeros

Ciertos empleados extranjeros están sujetos al 15% de impuestos sobre sus ingresos derivados de las siguientes entidades:

  • Las rentas de las personas extranjeras contratadas en sedes regionales (oficinas de representación) de empresas multinacionales (empresa extranjera con subsidiarias en Filipinas).
  • Las rentas de las personas contratadas por entidades bancarias extranjeras.
  • Para las personas extranjeras contratadas por un contratista o subcontratista de servicios petrolíferos extranjero en Filipinas.

Para dichos empleados, cualquier otro ingreso obtenido a partir de otras fuentes en Filipinas estará sujeto al impuesto sobre la renta correspondiente bajo el Código Fiscal filipino.

Tributación del personal diplomático:

El personal diplomático se considera no residente en Filipinas y está sujeto al impuesto de su país de residencia. En el caso de los empleados del Banco Asiático de Desarrollo, institución financiera internacional con sede en Manila, en virtud del art. 56.2 del ADB Charter sus salarios y emolumentos están exentos de impuestos salvo que el país de residencia del perceptor establezca lo contrario en su instrumento legal de adhesión a la institución. En el caso de España, que se adhirió al Banco Asiático de Desarrollo mediante Ley 44/1985, de 19 de diciembre, por la que se autoriza el ingreso de España en el Banco Asiático de Desarrollo (BOE de 24 de diciembre de 1985) y el posterior “Instrumento de Aceptación por España del Acuerdo por el que se establece el Banco Asiático de Desarrollo, hecho en Manila el 4 de diciembre de 1965” (BOE de 5 de noviembre de 1986), los empleados españoles están exentos de impuestos respecto a los sueldos y emolumentos percibidos del Banco Asiático (cualquier otra renta obtenida en Filipinas estaría sin embargo sujeta a  gravamen).

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre sociedades

A efectos impositivos, el ordenamiento filipino contempla dos tipos de sociedades, en función de la legislación societaria aplicable: las sociedades locales, constituidas conforme a la ley filipina (incluidas las filiales de empresas extranjeras) y las sociedades extranjeras, constituidas conforme a las legislaciones respectivas de sus países de origen. Dentro de éstas se distingue entre las sociedades extranjeras residentes, que realizan actividades empresariales en Filipinas durante más de 180 días al año (y que incluyen las oficinas de representación, sucursales y oficinas regionales), y sociedades extranjeras no residentes, que realizan actividades empresariales en Filipinas menos de 180 días al año.

Las sociedades locales están gravadas sobre sus ingresos a nivel mundial, mientras que las sociedades extranjeras lo están únicamente sobre los ingresos generados en el territorio filipino.

Existe un impuesto mínimo de sociedades (Minimum corporate income tax) para cualquier empresa establecida en Filipinas a partir del cuarto año de operaciones, que equivale al 2% de los ingresos brutos.

La administración del sistema impositivo se realiza a dos niveles. Para los impuestos nacionales, el organismo que los gestiona es el Bureau of Internal Revenue (BIR), mientras que los impuestos a nivel local son gestionados a través de las oficinas de tesorería de cada gobierno local.

Sociedades domésticas/locales:

Las sociedades locales en Filipinas están sujetas a un impuesto de sociedades del 30% establecido bajo la definición del Código Nacional de Rentas. Este se calcula sobre la base imponible. Las sociedades deben efectuar pagos trimestrales a cuenta del Impuesto sobre Sociedades. Al cierre del ejercicio fiscal se debe presentar una declaración final antes del 15 de abril para ajustar los avances pagados a lo largo del ejercicio.

Recientemente, en el marco de la última reforma fiscal (TRAIN) se ha introducido un paquete llamado TRAIN 2 o TRABAHO (Tax Reform for Attracting Better and Higher Quality Opportunities Bill) que propone reducir gradualmente el impuesto de sociedades y racionalizar los incentivos a la inversión corporativa.

La postura del Congreso y del Senado respecto a esta reforma, difiere en la forma de implementar estas medidas:

El proyecto de Ley 7458 propone una reducción automática del impuesto de sociedades del 1% anual, con el objetivo de reducir el tipo actual del 30 % a un 20 % en 2029. Por su parte, el proyecto de Ley 7214 establece una rebaja menos gradual del impuesto, situándolo en un 25% para el año 2022.

Actualmente, esta reforma se encuentra en proceso de debate en el Congreso y el Senado, y se espera su aprobación y entrada en vigor para este año 2019.

En términos generales, el marco legal filipino tiende a favorecer el establecimiento de una filial, mientras que el marco fiscal favorece el establecimiento de una sucursal. La legislación filipina no permita el 100% de la propiedad de las empresas en determinados sectores por lo que sería necesario optar por una filial, que también limitaría la responsabilidad de la matriz al capital invertido. Por otro lado, la regulación fiscal grava a las sucursales únicamente en base a las ganancias locales.

Sociedades extranjeras residentes:

Una sociedad extranjera se considera residente si su actividad está relacionada con una actividad empresarial y tiene una duración de más de 180 días. Debe previamente obtener una licencia por parte de la SEC (Securities and Exchange Comission). Estas sociedades estarán gravadas sobre sus ingresos netos procedentes de Filipinas.

Por un lado, se considera sociedad extranjera residente a las oficinas de representación. Una Oficina de Representación es una empresa de propiedad extranjera, constituida bajo las leyes extranjeras. No puede obtener ingresos y está totalmente financiada por la empresa extranjera. Su objetivo principal es tratar directamente con los clientes de la empresa matriz en las Filipinas con actividades tales como la difusión de información, centro de comunicaciones de la empresa matriz y clientes locales y la comercialización de productos de la empresa. Se puede utilizar para proporcionar el servicio al cliente y de soporte a la empresa y sus productos. También puede actuar como un centro de control de calidad de los productos para una empresa orientada a la exportación. Además, existen las Oficinas Regionales, Regional Headquarters (RHQ) que hacen referencia a las sucursales establecidas en Filipinas por las empresas multinacionales que tiene actividad por la zona Asia-Pacífico. Estas tampoco pueden obtener ingresos. Actúan como supervisores, y centro de coordinación para mercados extranjeros de la zona Asia-Pacífico. Requieren un capital mínimo de 50.000 dólares para cubrir los gastos administrativos. Ambas, al tratarse de oficinas de representación no están obligadas a pagar el impuesto sobre sociedades ya que no generan ingresos.

Asimismo, se consideran empresas extranjeras residentes las sucursales (Branch Offices). Una sucursal es una empresa de propiedad extranjera constituida bajo las leyes extranjeras con un requisito de capital mínimo de 200.000 dólares. Dado que no se crea una nueva organización, el 100% de la sucursal pertenece a la entidad extranjera. Llevan a cabo las actividades empresariales de la matriz dentro de Filipinas. Las sucursales se gravan a un tipo del 30% sobre los ingresos brutos (sin aplicar las deducciones). Sin embargo, existen también varios casos con impuestos reducidos: compañías cinematográficas: 25%; propietarios de barcos con actividad en Filipinas: 4,5%; propietarios de barcos con actividad en Filipinas; 7,5%, las compañías aéreas y navales con actividad en Filipinas: 2,5% sobre el volumen bruto de facturación en Filipinas y las oficinas de bancos extranjeros: 10%.

Finalmente, existen las denominadas "Oficinas Regionales Operativas, Regional Operating Headquarters (ROHQ)”. Las ROHQ son sucursales de empresas multinacionales establecidas en Filipinas que obtienen ingresos provenientes de cualquiera de las filiales de dicha multinacional establecidas en la zona Asia-Pacífico. Su actividad debe limitarse a los siguientes servicios: administración general y planificación, planificación empresarial y coordinación; suministro y adquisición de materias primas y componentes; servicios de asesoría en finanzas corporativas, control de comercialización y promoción de ventas, formación y gestión de personal, servicios de logística, servicios de investigación y desarrollo y desarrollo de productos, soporte técnico y mantenimiento, procesamiento de datos y comunicaciones, y desarrollo empresarial. Su constitución requiere un capital mínimo de 200.000 dólares. Las ROHQ se gravan a un tipo del 10% sobre sus ingresos netos (esto es, aplicando las deducciones). Estas deducciones incluyen todos los gastos de comercio y los negocios ordinarios y necesarios incurridos durante el año que son directamente atribuibles al desarrollo, la gestión y el funcionamiento de los negocios, entre otros los gastos de viajes, gastos de alquiler, pérdidas, deudas incobrables, depreciación, donaciones, investigación y desarrollo, fondos de pensiones y otros gastos que podrán aceptarse como deducciones detalladas por Código Nacional de Rentas (NIRC).

Sin embargo, la nueva reforma establece que las RQHQ pasarán a tributar al tipo normal (30% que se irá reduciendo hasta el 25/20%) pasados dos años desde la entrada en vigor de la ley.

Las rentas pagadas por sociedades residentes en Filipinas a personas o entidades no residentes están sujetas a retenciones conforme a los siguientes porcentajes generales:

-          Intereses de préstamos en el extranjero: 20%

-          Dividendos: 30%

-          Cánones o royalties: 30%

-          Ganancias de capital por la venta de acciones: 5-10%

 

En el caso de pagos a sociedades residentes en España, en virtud del Convenio de Doble Imposición los porcentajes de retención varían:

-          Intereses: 10% (bonos, obligaciones o títulos análogos ofrecidos al público) o 15% (en los demás casos).

-          Dividendos: 10% (si el porcentaje de participación en la filial es de al menos 10%) o 15% (en los demás casos)

-          Cánones o royalties: 10% (cuando los cánones se paguen por una sociedad registrada en el Consejo Filipino de Inversiones), 20% (respecto de películas cinematográficas) o 15% (en los demás casos).

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la el patrimonio

Recientemente se ha llevado a cabo en Filipinas una Reforma Fiscal Integral (TRAIN, Tax Reform for Acceleration and Inclusion) que ha comenzado a aplicarse a partir de enero de 2018. La nueva ley supone una reducción del impuesto de la renta personal (PIT, personal income tax), la simplificación de los impuestos de sucesiones y donaciones (estate & donors), el aumento de los impuestos sobre el valor añadido, el tabaco, las intervenciones de cirugía estética, el carbón, las bebidas azucaradas y el especial sobre productos petrolíferos, además del incremento del impuesto especial para automóviles.

El impuesto sobre la propiedad inmobiliaria no podrá superar el 3% del valor del inmueble en la declaración de impuestos. Según, el principio de autonomía fiscal, los impuestos pueden variar entre diferentes unidades de gobierno local (LGU), siempre y cuando estén dentro de los límites establecidos por la ley, por lo que el impuesto variará en función de la localización del inmueble.

También existe un impuesto sobre herencias que grava el patrimonio neto. Los ciudadanos filipinos no-residentes  estarán gravados en su patrimonio global, mientras que los extranjeros no-residentes será gravado únicamente por las propiedades que estén situadas en territorio filipino.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre el consumo

El IVA (VAT, Value-Added Tax), introducido en 1988, grava el valor añadido en cada una de las fases de la cadena de distribución. El tipo general es del 12% y se impone a la importación, venta, intercambio, alquiler de bienes, y a las propiedades y servicios. Los servicios efectuados en Filipinas por no-residentes y los royalties están sujetos al IVA pero deberán ser retenidos por el pagador filipino. Se trata de uno de los impuestos al valor añadido más elevados del Sudeste Asiático aunque también el que más exenciones ofrece.

Con la reforma fiscal de 2018 se reducen el número de exenciones de 61 a 7, pasando a aplicar solamente a alimentos básicos, educación y salud.

Las exportaciones y los servicios realizados a no-residentes tienen un IVA del 0% aunque el pago deberá ser efectuado en una divisa extranjera usual. Las ventas realizadas a empresas localizadas en las Zonas Económicas Especiales también tienen un IVA del 0%.

Cualquier importador de bienes o que comercializa bienes o servicios estará sujeto al IVA. Los contribuyentes cuyos ingresos o recibos brutos superen los 3.000.000 PHP (en torno a 49.200 euros) deberán registrarse para el pago del IVA ante la Revenue District Office más cercana a la sede del negocio. Los proveedores extranjeros sólo podrán registrarse si la SEC les ha emitido la licencia para su actividad en Filipinas.

Volver a índice de Régimen fiscal

Otros impuestos y tasas

  • Impuesto sobre transmisiones patrimoniales (Estate Tax): Se modifica con la reforma y se incluye ahora un tipo único del 6% del valor neto del patrimonio con una deducción de 5 millones de PHP y la exención en los primeros 10 millones de PHP en el hogar familiar.
  • Impuesto de sucesiones: tiene tasas progresivas desde el 5 al 20%. Los bienes de menos de 200.000 PHP están exentos.
  • Impuesto sobre la transferencia gratuita de bienes (Donor Tax): La reforma también lo simplifica mediante la introducción de un tipo único del 6% sobre el valor neto en aquellas donaciones que superen el valor anual de 250.000PHP sin importar la relación con el donante.
  • Impuesto sobre las ganancias de capital: 6% para terrenos y edificios.
  • Impuesto sobre beneficios acumulados: 10%.
  • Impuestos especiales sobre alcohol y tabaco: existen tramos de impuesto específico en función del precio de venta, para cada categoría de bebidas y para el tabaco por separado, otorgando un trato preferente a los productos locales. La R.A 10351 de 2012, Sin Tax Law, estableció incrementos progresivos bienales de estos impuestos sobre dichos productos, que han sido ampliados en 2018 con la última reforma fiscal (TRAIN).
  • Impuesto a las operaciones de cirugía con finalidad meramente estética (5%)
  • Impuesto a las bebidas azucaradas (6PHP o 12PHP por cada litro en función de la cantidad de calorías)
  • Impuesto especial para vehículos. La siguiente tabla muestra los tipos aumentados por la reforma fiscal:

Impuesto especial para vehículos

< 600.000 PHP

4%

600.000PHP-1.000.000PHP

10%

1.000.000PHP-4.000.000PHP

20%

>4.000.000PHP

50%

Volver a índice de Régimen fiscal

Tratamiento fiscal de la inversión extranjera

El marco legal que regula la inversión extranjera difiere en función de que la inversión se acoja o no a los incentivos fiscales, que se otorgan a determinadas actividades (recogidas en el Plan de Prioridades de Inversión, cuya revisión es anual). En caso de que no se acoja a dichos incentivos, la inversión se rige por la Ley de Inversiones Extranjeras de 1991. La única exigencia para las empresas extranjeras es su registro en la Comisión de Valores (Securities and Exchange Commision).

Las empresas calificadas como beneficiarias de incentivos a la inversión, de acuerdo a las normas del Código Omnibus de Inversiones, deben estar registradas y aprobadas por el Board of Investments (BOI). Bajo el nuevo paquete de reformas TRABAHO, se propone harmonizar y unificar todas las leyes de incentivos en un único Código de Inversiones Omnibus, de manera que solo las actividades definidas como prioritarias en el Plan de Prioridades de Inversión tengan acceso a los incentivos fiscales.

El último Plan de Prioridades de Inversión (noviembre 2018) recoge como prioritarios los siguientes sectores económicos: electricidad y electrónica, automóviles y partes, aeroespacial y mantenimiento, hierro y acero, IT, gestión de procesos empresariales, químicos, construcción naval y reparación de buques, mobiliario, confección y textil, industria agrícola, sectores en transición, I+D+i, servicios sociales, cambio climático, transporte, logística y construcción.

Existen varios incentivos fiscales a la inversión extranjera, principalmente a las inversiones para la producción destinada a la exportación, el establecimiento en las Zonas Económicas Especiales, y los incentivos fiscales a establecimiento de Oficinas Regionales de multinacionales. En general, los proyectos localizados en la región de Manila no gozan de incentivos a la inversión para favorecer el desarrollo regional.

Los incentivos genéricos ofrecidos por el BOI incluyen la exención del impuesto de sociedades (Income Tax Holiday o ITH). Bajo el paquete de la reforma TRABAHO, se reduce la extensión del ITH para todas las empresas a un máximo de 3 años, tras los cuales se pueden aplicar otros incentivos fiscales, siempre que sea por un periodo inferior a los 5 años.

Asimismo, la nueva reforma establece que en el caso de actividades y proyectos que promuevan el desarrollo regional, las empresas se podrán beneficiar de un período adicional de 2 años de incentivos fiscales, de los cuales un año debe ser obligatoriamente ITH. Este es el caso de proyectos de agricultura, proyectos ubicados en áreas rurales, en recuperación de conflictos armados o desastres naturales, o la relocalización de actividades de Metro Manila a zonas rurales.

Otros incentivos incluyen:

·         Reducción del impuesto de sociedades al 18% (que se irá reduciendo un 1 % anual hasta situarse en el 13 % en 2029)

·         Reserva de depreciación para gastos de capital cualificados.

·         Deducción adicional en el impuesto de sociedades por gastos laborales durante los primeros 5 años. Las empresas registradas podrán deducir hasta el 50% de los salarios correspondientes al incremento del número de trabajadores. Esta deducción es incompatible con el primer incentivo.

·         Deducción adicional de hasta el 100 % de los gastos en I+D

·         Deducción adicional de hasta el 100% de los gastos de formación.

·         Deducción de hasta el 100 % en desarrollo de infraestructuras.

·         Crédito fiscal en materias primas, aprovisionamientos y productos semi-manufacturados.

·         Exención de aranceles a la importación de equipos de capital y materias primas destinadas a actividades identificadas como prioritarias por un periodo máximo de 5 años.

En las Zonas Económicas Especiales, gestionadas por la Philippine Economic Zone Authority (PEZA), las empresas podrán beneficiarse de los mismos incentivos que los ofrecidos por el BOI, y de otros adicionales. Entre otros:

·         En los periodos de exención, las empresas también estarán exentas del pago de impuestos locales y de licencias (salvo las relacionadas con la propiedad inmobiliaria).

·         Una vez acabado el periodo de exención, las sociedades pagarán un 5% de impuesto sobre sus ingresos brutos. Con la nueva reforma, en las zonas económicas especiales, se propone limitar los incentivos a un máximo de 10 años y sustituir el 5% de impuesto sobre los ingresos brutos (GIE) por un 15% de impuesto sobre beneficios netos (que se irá reduciendo hasta alcanzar el 10 % en 2029).

Además de incentivos fiscales, el BOI recoge una serie de incentivos no fiscales para la inversión entre los que se incluyen algunos como facilidades para el empleo de extranjeros o la simplificación de trámites aduaneros.

Volver a índice de Régimen fiscal

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex