Régimen fiscal

Estructura general del sistema fiscal

El sistema fiscal paraguayo fue objeto de una profunda reforma en 2004, a través de la Ley de Reordenamiento Administrativo y Adecuación Fiscal, que modificó la mayor parte de los impuestos, eliminó otros e introdujo nuevos tributos, como el Impuesto a la Renta Personal (IRP – como impuesto a la renta de las personas físicas). Su aplicación total no se produjo hasta agosto de 2012, debido a las resistencias de parte de la clase política y empresarial a la introducción del IRP.
 
Se trató de uno de los compromisos negociados con el FMI, en diciembre de 2003, cuando el país suscribió un acuerdo stand-by con esa institución, que le permitió acceder a una línea de crédito ante el riesgo de declaración de selective default del Estado, provocado por las tensiones de caja que complicaban la atención a algunos vencimientos de préstamos internacionales.
 
El acuerdo incluía una serie de reformas de profundo calado, dirigidas a sanear la economía, estabilizar los agregados y mejorar la eficiencia del sistema fiscal. La reforma fiscal de más importancia fue la introducción del mencionado IRP. Otras reformas de importancia fueron el Impuesto a la Renta del Pequeño Contribuyente (que asume el papel del antiguo Tributo Único que es eliminado) y la Patente Fiscal Extraordinaria para vehículos.
 
La reforma tributaria del 2004 se planteó como objetivo principal el modernizar el anquilosado, ineficiente y poco progresivo sistema tributario nacional, y se instrumentó a través de la Ley 2.421/04, de Reordenamiento Administrativo y Adecuación Fiscal, que modificaba la Ley 125/91.
 
Los objetivos declarados de la reforma eran combatir la informalidad; reducir la evasión fiscal; incrementar la competitividad de la economía nacional; aumentar la recaudación ampliando la base de contribuyentes; impulsar la participación ciudadana en la red de auto control; mejorar la eficiencia de la administración tributaria; y transparencia informativa, pública y privada.
 
El criterio general es el del gravamen de las rentas de fuente paraguaya. También se gravan las rentas de capitales ubicados en el exterior, cuando el beneficiario sean personas físicas o jurídicas domiciliadas en Paraguay.
 
La estructura fiscal de Paraguay es:
  • Impuestos Indirectos:
    • Impuesto al Valor Agregado (IVA).
    • Impuesto Selectivo al Consumo.
  • Impuestos Directos:
    • Impuesto a las Rentas de Actividades Comerciales, Industriales o de Servicios (IRACIS).
    • Impuesto a la Renta del Servicio de Carácter Personal (IRP).
    • Impuesto a las Rentas de las Actividades Agropecuarias (IRAGRO).
    • Impuesto a la Renta del Pequeño Contribuyente.
    • Impuesto Inmobiliario.

Volver a índice de Régimen fiscal

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

 

La mayor parte de los tributos competen a la administración estatal, a través de la Subsecretaría de Tributación del Ministerio de Hacienda.
 
La excepción es el Impuesto de Patrimonio, que compete a la administración local, las Municipalidades

 

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la renta de las personas físicas

Impuesto a la Renta del Servicio de Carácter Personal (IRP).
 
Se trata de la gran novedad introducida por la última reforma tributaria, objeto de amplio debate y polémica, que obligó a modificar su redacción original.
 
El decreto 6505/05 establece su reglamentación. La obligación de pagar el tributo nace al cierre del ejercicio fiscal y se hará una sola vez al año (no habrá anticipos).
 
La primera etapa iba a comenzar en 2006, pero debido a la resistencia que sufrió esta nueva figura fiscal, su aplicación se aplazó en varias ocasiones por decisión de las cámaras legislativas. Finalmente, en agosto de 2012 se formó la mayoría parlamentaria que hizo posible la entrada en vigor de este impuesto. 
 
Contribuyentes
 
Serán contribuyentes:
  • Personas físicas.
  • Sociedades simples
Hecho generador.
 
Se gravarán las rentas de fuente paraguaya que provengan de la realización de actividades que generen ingresos personales; cuando la actividad se desarrolle dentro del territorio nacional, con independencia de la nacionalidad, domicilio, residencia o lugar de celebración de los acuerdos o contratos.
 
Entre otras rentas se gravarán.
  • El ejercicio de profesiones, oficios u ocupaciones o la prestación de servicios personales de cualquier clase, en forma independiente o en relación de dependencia, sean instituciones públicas o privadas, cualquiera sea la denominación del beneficio o remuneración.
  • 50% de los dividendos, utilidades y excedentes que se obtengan en carácter de accionistas o de socios de entidades que realicen actividades comprendidas en el IRACIS o IRAGRO, distribuidos o acreditados.
  • Las ganancias de capital que provengan de la venta ocasional de inmuebles, cesión de derechos y la venta de títulos, acciones y cuotas de capital de sociedades.
  • Los intereses, comisiones o rendimientos de capitales y demás ingresos no sujetos al IRACIS, IRAGRO y Renta del Pequeño Contribuyente.
Base imponible.
 
En su primera etapa de aplicación eran contribuyentes aquellas personas físicas cuyos ingresos mensuales fuesen superiores a 10 salarios mínimos en promedio al mes. Posteriormente se ha ido ampliado su aplicación, mediante la reducción de esta base mínima imponible (número de salarios mínimos en promedio al mes cada vez menor), hasta llegar al objetivo final, cuando culmine el actual proceso de transición, que es su aplicación a todas las personas físicas que perciban rentas equivalentes a 3 veces el salario mínimo en promedio mensual.
 
Para el ejercicio fiscal de 2018, se gravan las rentas anuales cuyos ingresos mensuales sean superiores a 4 salarios mínimos en promedio al mes, que deriva en salario total anual de Gs. 97.973.904.
 
Los ingresos provenientes de las colocaciones de capitales en el sector financiero nacional, pensiones de jubilados y veteranos, remuneraciones de diplomáticos que tengan tratamiento recíproco, indemnizaciones y las diferencias de cambio son consideradas rentas exentas.
 
Para el cálculo de la renta neta para las personas físicas, serán deducibles de la renta bruta todos los gastos e inversiones personales y de familiares a su cargo en que haya incurrido el contribuyente y destinados a la manutención, educación, salud y vestimenta, vivienda y ocio; siempre que los mismos estén documentados, con el objetivo de formalización de la economía y atacar el mercado negro.  
 
Tipo impositivo.
 
Rige un doble tipo aplicable:
  • 10% para rentas equivalentes a 10 salarios mínimos mensuales o más.
  • 8% para las rentas ubicadas en la horquilla entre los 4 y hasta los 10 salarios mínimos mensuales.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre sociedades

La imposición sobre sociedades comprende 2 impuestos:
  • Impuesto a las Rentas de Actividades Comerciales, Industriales o de Servicios (IRACIS)
  • Impuesto a la renta del Pequeño Contribuyente.
Impuesto a las Rentas de Actividades Comerciales, Industriales o de Servicios (IRACIS)
 
El libro I de la ley 125/91 regula este impuesto. Tras las modificaciones introducidas por la Ley 2.421/04 la normativa queda de la siguiente forma:
 
Contribuyentes: Serán contribuyentes:  
  • Las empresas unipersonales, las sociedades con o sin personería jurídica, las asociaciones, las corporaciones y las demás entidades privadas de cualquier naturaleza.
  • Las empresas públicas, entes autárquicos, entidades descentralizadas y sociedades de economía mixta.
  • Las personas domiciliadas o entidades constituidas, en el exterior y sus sucursales, agencias o establecimientos en el país. Sin perjuicio del impuesto que abonen las sucursales, agencias o establecimientos de entidades en el exterior, la casa matriz deberá tributar por las rentas netas que aquellas paguen o acrediten. A estos efectos se considerará que la totalidad de las rentas netas correspondientes a las sucursales, agencias o establecimientos han sido acreditadas al cierre del ejercicio fiscal. La casa matriz del exterior tributará por las rentas gravadas que obtengan en forma independiente.
 Sujetos Exonerados:
  • Las entidades religiosas reconocidas por las autoridades competentes, por los ingresos provenientes del ejercicio del culto, servicios religiosos y de las donaciones que se destinen a dichos fines.
  • Las entidades de asistencia social, caridad, beneficencia, instrucción científica, literaria, artística, gremial, de cultura física y deportiva, y de difusión cultural y/o religiosa, así como las asociaciones, mutuales, federaciones, fundaciones, corporaciones, partidos políticos legalmente reconocidos y las entidades educativas de enseñanza reconocidas por el Ministerio de Educación y Cultura, siempre que sean instituciones sin fines de lucro. Se consideran como tales aquellas que no distribuyan sus utilidades o excedentes a sus asociados.
Fuente de Renta.
 
Fuente Paraguaya: Sin perjuicio de las disposiciones especiales que se establecen, se considerarán de fuente paraguaya las rentas que provienen de actividades desarrolladas, de bienes situados o de derechos utilizados económicamente en la República, con independencia de la nacionalidad, domicilio o residencia de quienes intervengan en las operaciones y del lugar de celebración de los contratos.
 
Los intereses de títulos y valores mobiliarios se considerarán íntegramente de fuente paraguaya, cuando la entidad emisora esté constituida o radicada en la República.
 
La asistencia técnica se considerará realizada en el territorio nacional cuando la misma es utilizada o aprovechada en el país.
 
La cesión del uso de bienes y derechos será de fuente paraguaya cuando los mismos sean utilizados en la República aún en forma parcial en el periodo pactado.
 
Los fletes internacionales serán en un 50% (cincuenta por ciento) de fuente paraguaya cuando los mismos sean realizados entre el Paraguay y la Argentina, Bolivia, Brasil y Uruguay y en un 30% (treinta por ciento) cuando se realicen entre el Paraguay y cualquier otro país no mencionado.
 
Determinación de la Base Imponible
 
Rentas internacionales: Las personas o entidades del exterior con o sin sucursal, agencia o establecimiento en el país que realicen actividades gravadas, determinarán sus rentas netas de fuente paraguaya de acuerdo con los siguientes criterios, sin admitir prueba en contrario 
  • a) El 10% (diez por ciento) sobre el monto de las primas y demás ingresos provenientes de las operaciones de seguros o reaseguros que cubran riesgos en el país en forma exclusiva o no, o se refieran a bienes o personas que se encuentran ubicadas o residan respectivamente en el país, en el momento de la celebración del contrato.
  • b) El 10% (diez por ciento) sobre el importe bruto proveniente de la realización de operaciones de pasajes, radiogramas, llamadas telefónicas y otros servicios similares que se presten desde el país al exterior.
  • c) El 15% (quince por ciento) de las retribuciones brutas de las agencias internacionales de noticias, por servicios prestados a personas que utilicen los mismos en el país.
  • d) El 40% (cuarenta por ciento) de los ingresos brutos de las empresas productoras, distribuidoras de películas cinematográficas o para la televisión, de cintas magnéticas y cualquier otro medio similar de proyección, transmisión o difusión de imágenes o sonidos.
  • e) El 10% (diez por ciento) sobre el importe bruto proveniente de la realización de operaciones de fletes de carácter internacional.
  • f) El 15% (quince por ciento) del ingreso bruto correspondiente a la cesión del uso de contenedores.
  • g) El 100% (cien por ciento) de los ingresos correspondientes a las restantes actividades, cuando los mismos provengan de las sucursales, agencias o establecimientos situados en el país. En las restantes situaciones el porcentaje será del 50% (cincuenta por ciento).
Las sucursales, agencias o establecimientos de personas o entidades del exterior, así como los demás contribuyentes domiciliados en el país, aplicarán similar criterio o podrán optar para determinar la renta neta de las actividades mencionadas en los incisos a), b), c), e) en lo relativo al flete terrestre, por aplicar las disposiciones generales del impuesto. Si se adopta este último criterio será necesario que se lleve la contabilidad, de acuerdo con lo que establezca la Administración, siendo de aplicación lo previsto en el párrafo final del Art. 5. Adoptado un sistema, el mismo no se podrá variar por un periodo mínimo de cinco años. El inc. g) no es de aplicación para los contribuyentes domiciliados en el país.  

Rentas exoneradas:

  • Los dividendos y las utilidades que obtengan los contribuyentes del impuesto a la renta domiciliados en el país en carácter de accionistas o de socios de entidades que realicen actividades comprendidas en este impuesto, cuando estén grabadas por el Impuesto a las Rentas de Actividades Comerciales, Industriales o de Servicios y las Rentas de las Actividades Agropecuarias, siempre que el total de los mismos no superen el 30% de los ingresos brutos gravados en el ejercicio fiscal. 
  • Las contribuciones o aportes efectuados a las instituciones públicas que administran seguros médicos, jubilaciones y pensiones por el sistema de reparto, así como los fondos privados de pensión y jubilación por el sistema de capitalización individual y el sistema nacional de seguro de salud pública creados o admitidos por la ley, incluyendo rentas, utilidades y excedentes procedentes de la inversión, colocación, aprovechamiento económico del fondo o capital obtenido en las entidades regidas por la ley 861/96 (ley general de bancos, financieras y otras entidades de crédito) incluyendo bonos y debentures transados en el mercado de capitales.
Tasas.
  • La tasa general del Impuesto será del 20% (veinte por ciento) para el primer año de vigencia de la presente Ley y del 10% (diez por ciento) a partir del segundo año, sobre las utilidades.
  • Cuando las utilidades fueren distribuidas, se aplicará adicionalmente la tasa del 5% (cinco por ciento) a partir del segundo año de la vigencia de la presente Ley, sobre los importes netos acreditados o pagados, el que fuere anterior, a los dueños, socios o accionistas. Las utilidades destinadas a la cuenta de reserva legal, o a reservas facultativas o a capitalización no estarán sujetas al impuesto establecido en este numeral.
  • La casa matriz, sus socios o accionistas, domiciliados en el exterior deberán pagar el impuesto correspondiente a las utilidades o dividendos acreditadas por las sucursales, agencias o establecimientos situados en el país, aplicando la tasa del 15% (quince por ciento) sobre los importes netos acreditados, pagados o remesados, de ellos el que fuere anterior. Las utilidades destinadas a la cuenta de reserva legal, a reservas facultativas o a capitalización no estarán sujetas al impuesto establecido en este numeral.
  • Las personas domiciliadas o entidades constituidas en el exterior con o sin sucursal, agencia o establecimiento situados en el país determinarán el impuesto aplicando la suma de las tasas previstas en los numerales 1), 2) y 3) sobre las rentas obtenidas, independientemente de las mencionadas agencias, sucursales o establecimientos."
La reglamentación de este impuesto está dada por el Decreto 6359/05 (Por el cual se reglamenta el impuesto a las rentas de Actividades Comerciales, Industriales o de Servicios previsto en el Capítulo I del Libro I de la Ley nº 125/91, adecuándolo a las modificaciones introducidas en la Ley nº 2421 del 5 de julio de 2004). En cuanto a las rentas en el exterior, cabe destacar el art. 94. Agentes de retención de personas o entidades del exterior.
 
Quienes se encuentran domiciliados en el país, deberán actuar como agentes de retención en las siguientes situaciones: 
  • Cuando se paguen o acrediten directa o indirectamente, rentas de cualquier naturaleza a personas domiciliadas o entidades constituidas en el exterior, que no posean sucursales, agencias o establecimientos en el país.  

La tasa a aplicar sobre la renta neta será del 35 % (treinta y cinco por ciento).
 
A partir del 1 de enero de 2006 la tasa será del 30 % (treinta por ciento).
 
En las situaciones que corresponda se deberá tener en cuenta a los efectos de la retención, lo previsto en el Art. 10° de la Ley, en cuanto a la determinación de la renta neta, en las condiciones y términos que establezca la Administración Tributaria. 
  • b)    En caso de utilidades o dividendos distribuidos a los socios o accionistas, domiciliados o constituidos en el exterior, deberán efectuar la retención del 15 % (quince por ciento) sobre el total de los importes netos acreditados, pagados o remesados, el que fuere anterior. 

Las retenciones tendrán el carácter de pago definitivo.
 
Se dispone que el impuesto se ingresará por la empresa pagadora, vía retención 
 
Impuesto a la Renta del Pequeño Contribuyente.
 
La reforma de 2004 eliminó el Tributo Único, impuesto que gravaba los ingresos procedentes de la realización de actividades comerciales, industriales o de servicios que no fuesen de carácter personal. Los sujetos pasivos eran las empresas domiciliadas en el país con ingresos en el año anterior que no superasen los Gs. 49.000.000 y la tasa variaba del 1% al 4% según la categoría de los contribuyentes.
 
Las rentas gravadas por este impuesto ahora se  incorporan al nuevo Impuesto a la Renta del Pequeño Contribuyente.
 
Hecho generador y contribuyente.
 
Este impuesto grava los ingresos provenientes de la realización de actividades comerciales, industriales o de servicios que no sean de carácter personal.
 
Son contribuyentes las empresas unipersonales, siempre que sus ingresos devengados en el año anterior no superen el monto de Gs. 500 millones.  
 
También son sujetos pasivos los propietarios de bosques de superficie no superior a 30 Ha,  por la extracción y venta de rollos de madera y leña.
 
Quedan excluidos quienes realicen actividades de importación y exportación.
 
Tasa impositiva.
 
La tasa del impuesto es del 10% sobre la renta neta determinada.
 
La renta neta se determinará sobre la base real (diferencia positiva entre ingresos y egresos) o presunta (30% de la facturación bruta anual), y se utilizará la que resulte menor.
 
Liquidación.
 
El impuesto se liquidará anualmente, pero mensualmente el contribuyente deberá ingresar el 50% del importe que resulte de aplicar la tasa correspondiente a la renta neta determinada, calculado sobre la base declarada para el pago del IVA, en concepto de anticipo a cuenta, que corresponda tributar al final del ejercicio.

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre el consumo

 

Impuesto al Valor Agregado (IVA)
 
La entrada en vigor de los cambios introducidos por la reforma fiscal en el IVA se produjo el 1 de enero de 2006.
 
Hecho imponible.
 
Grava la enajenación de bienes; la prestación de servicios, excluidos los de carácter personal, que se presten en relación de dependencia;  y la importación de bienes.
 
Estarán gravadas las enajenaciones y prestaciones de servicios realizados en el territorio paraguayo, con independencia del lugar en donde se haya celebrado el contrato, del domicilio, residencia o nacionalidad de quienes intervengan en las operaciones, así como quien los reciba y del lugar de donde provenga.
 
Contribuyentes:
  • Las personas físicas por el ejercicio efectivo de profesiones universitarias, independientemente de sus ingresos, y las demás personas físicas por la prestación de servicios personales en forma independiente
  • Las cooperativas, con los alcances establecidos en la Ley 438/94, de cooperativas.
  • Las empresas unipersonales domiciliadas en el país
  • Las sociedades con o sin personalidad jurídica, las entidades privadas en general, así como las domiciliadas en el exterior y sus sucursales y agencias en el país
  • Entidades de asistencia social, caridad, beneficencia e instrucción científica, literaria, artística, federaciones, fundaciones, etc., y demás entidades con o sin personalidad jurídica respecto de actividades realizadas en forma habitual, permanente y organizada en forma empresarial, en el sector productivo, comercial,
  • Los entes autárquicos, empresas públicas, entidades descentralizadas
  • Importadores habituales y casuales.
Tipo impositivo.
 
El tipo general es del 10% para la prestación de servicios, venta e importación de bienes.
 
Sin embargo se establece un tipo reducido del 5% para la venta de productos de la canasta familiar (arroz, fideos, yerba mate, aceites comestibles, leche, huevo, carnes no cocinadas, harina y sal yodada); de productos farmacéuticos; de bienes inmuebles; intereses, comisiones y recargos de los préstamos y financiaciones y cesión de uso de bienes (alquiler de bienes muebles o inmuebles).
 
Entre las exoneraciones del pago del IVA se encuentran la venta de cierto tipo de bienes como los productos agropecuarios en estado natural; animales de caza y pesca no transformados; herencias a favor de herederos a título universal o singular; los libros, periódicos y revistas de tipo cultural o científico; moneda extranjera; cesión de créditos; y bienes de capital producidos por fabricantes nacionales y que sean utilizados en proyectos de inversión al amparo de la ley 60/90, de atracción de inversiones...etc.
 
Liquidación del impuesto.
 
El IVA se liquidará mensualmente y se determinará por la diferencia entre el “débito fiscal” (suma de los impuestos devengados en las operaciones gravadas de mes) y el “crédito fiscal” (impuesto pagado).
 
 
Impuesto Selectivo al Consumo
 
Hecho imponible.
 
Grava el uso o consumo de productos que no son considerados de primera necesidad, como tabaco, bebidas alcohólicas, perfumes, joyas, relojes y armas; así como productos que contaminan el medio ambiente, como los combustibles.
 
Contribuyentes.
 
Serán contribuyentes:
  • Los fabricantes, por las enajenaciones que realicen en el territorio nacional.
  • Los importadores por los bienes que introduzcan al país.
Los mismos podrán ser una empresa unipersonal o sociedades con o sin personería jurídica, entidades privadas de cualquier naturaleza, así como las empresas públicas, entes autárquicos, y sociedades de economía mixta.
 
Base imponible.
 
Para los bienes fabricados en Paraguay, la base imponible es el precio de venta en fábrica, excluido el propio impuesto y el IVA.
 
Para los bienes importados, la base lo constituye el valor CIF de la mercancía más el arancel y otras cargas menores, excluido el propio impuesto y el IVA.
 
Tipo impositivo.
 
En la Ley Nº 2421/04 figura una lista de productos alcanzados por este impuesto, Art. 106 con sus respectivas tasas impositivas.
 
Se trata de la figura impositiva que experimenta mayores cambios en su regulación, vía leyes, decretos y resoluciones del Ministerio de Hacienda, dirigidos la mayor parte de ellos a ir actualizando las tasas aplicables a cada grupo de productos. Cabe destacar que las tasas tienen una particularidad al disponerse solamente topes, quedando a cargo del Poder Ejecutivo establecer el porcentaje mediante Decretos. La base del impuesto fue ampliada para incluir: perfumes, cosméticos, ciertos electrodomésticos, joyería, hardware, teléfonos celulares, relojes, armas y municiones, juguetes y artículos de deporte.
 

El tipo más alto se aplica a las naftas (gasolina), gasoil, nafta de aviación, keroseno. En concreto la nafta sin plomo de 97 octanos o más está gravada con un tipo del 38%.  La súper el 34%.  La nafta de aviación el 20%. La nafta de hasta 88 octanos el 24%, y el gasoil el 14,3%. El resto se gravan con el 10%. El tabaco tiene tipo máximos de 18-22% y las bebidas alcohólicas un 11%. Perfumes, cosméticos, ciertos electrodomésticos, joyería, hardware, teléfonos celulares, relojes, armas y municiones, juguetes y artículos de deporte, todos con tasas de entre el 1% y el 5%. 

Volver a índice de Régimen fiscal

Otros impuestos y tasas

Impuestos a las Rentas de las Actividades Agropecuarias (IRAGRO)
 
Este impuesto sustituyó, en la reforma de 2004, a otro anterior, el IMAGRO.
 
Grava las rentas procedentes de las actividades de tipo agropecuario, realizadas dentro del territorio paraguayo, tales como: cría o engorde de ganado (vacuno, ovino, caprino, bufalino y equino); producción de lanas, cueros, cerdas, semen y embriones; producción agrícola, frutícola, hortícola e ictícola; y producción de leche.
 
Quedan comprendidos la tenencia, posesión, usufructo, arrendamiento de la propiedad de inmuebles rurales, aun cuando en los mismos no es realice ningún tipo de actividad.
 
También están gravadas las rentas provenientes de la cría de cerdos, conejos, aves, la producción de flores, gusanos de la seda, miel de abeja y la  explotación forestal (tala de árboles), cuando sean realizadas por el productor y no superen el 30% de los ingresos totales del establecimiento rural. 
 
Contribuyentes:
 
Personas físicas; sociedades con o sin personalidad jurídica; asociaciones, corporaciones y demás entidades privadas de cualquier naturaleza; empresas públicas y personas o entidades domiciliadas o constituidas en el exterior y sus sucursales, agencias o establecimientos en el país.
 
Quedan exonerados las personas físicas que exploten uno o más inmuebles que en su conjunto no superen una superficie agrológicamente útil total de 20 Ha en la Región Oriental o 100 Ha en la Región Occidental.
 
Base imponible.
 
Se distingue entre:
  • Grandes inmuebles. Aquellos que individual o conjuntamente tengan superficie agrológicamente útil superior a 300 Ha en la Región Oriental o 1.500 Ha en la Región Occidental, con un aprovechamiento productivo eficiente y racional.
    • La Renta Bruta será el ingreso total que genera la actividad agropecuaria.
    • A dicha renta bruta se le aplicarán deducciones, por los gastos e inversiones relativos a la actividad, pero también por depreciación de maquinaria o ganado y pérdidas de inventario.
  • Medianos inmuebles (superficie inferior a la anterior). Para el cálculo de la renta imponible se aplicará criterio de presunción de rentas, con unos rendimientos ya establecidos.
Tipo impositivo.
 
La tasa del impuesto es de un 10% sobre la renta neta, para grandes inmuebles y el 2,5% sobre la renta imponible, para los medianos inmuebles.
 
En este impuesto, a diferencia de los demás, el ejercicio fiscal va de julio a junio.
 
 

 

Se trata de un impuesto municipal, que se aplica a los bienes inmuebles ubicados en territorio paraguayo.
 
Contribuyentes.
 
Son contribuyentes los propietarios o usufructuarios y, en caso de propiedad compartida, cualquiera de los copropietarios de los mismos, personas físicas o jurídicas.
 
Están exentos de este impuesto los inmuebles estatales, municipales, religiosos, los inmuebles declarados monumentos históricos nacionales, los que sean propiedad de asociaciones reconocidas como de utilidad pública, así como los establecimientos destinados a prestar servicios hospitalarios o de asistencia social, los de gobiernos extranjeros y las sedes de partidos políticos, etc.
 
Base imponible.
 
La constituye el precio del inmueble.
 
El Servicio Nacional de Catastro (SNC), dependiente del Ministerio de Hacienda, es el encargado de fijar los valores fiscales de los inmuebles.
 
Dada la amplia diferencia entre el valor fiscal de la tierra y su valor de mercado, en 2015 se modificó el impuesto, a través de la Ley 5513/15, “Que modifica los artículos 60, 62, 66, 70 y 74 de la Ley Nº 125/91 y establece el nuevo régimen tributario” y los artículos 155 y 179 de la Ley Nº 3.966/10, “Orgánica Municipal”. Esta modificación comenzó a regir desde 2016. Se determinó que:
  • Para el caso de los inmuebles de carácter urbano, la reforma establece que el Servicio Nacional de Catastró determinará su valor sumando el valor de la tierra y el de la construcción.
  • Para los inmuebles rurales, el sistema de valoración fiscal se definió clasificando a las tierras según su característica agrológica natural. Posteriormente se multiplicó su valor fiscal de 2015 por un coeficiente basado en la capacidad agrológica del suelo, y que oscila entre 3,4 veces su valor en el momento de la reforma (tierras con menor capacidad agrológica), hasta 4,0 (tierras con mayor capacidad agrológica).
Para fomentar el respeto al medio ambiente la nueva regulación concede incentivos fiscales a los propietarios de inmuebles que contengan zonas boscosas, mediante una reducción de la base imponible que puede llegar hasta el 50%.
 
En el caso de los terrenos baldíos el impuesto varía según los años de propiedad. El Decreto 4646/15 reglamenta la Ley 5513/15 y pone en vigencia el sistema de valoración fiscal de inmuebles desarrollado por el Servicio Nacional de Catastro. El artículo 8 del Decreto establece que a partir del 2016 todos los escribanos (notarios) que realicen escrituras relativas a transmisión, modificación o creación de derechos reales sobre inmuebles, declararán, en documentos habilitados por el SNC, el valor real de la operación. Esta medida busca lograr una mayor transparencia en las operaciones inmobiliarias y elaborar una base de datos con información sobre el valor real de los inmuebles.
 
Desde este año, además, es el propio SNC el responsable de proveer la liquidación de este impuesto a los municipios, gestión por la que cobra un 1% del 70% del impuesto, que deberá destinar a financiar la creación de un catastro nacional actualizado.
 
Tipo impositivo.
 
La tasa es del 1% como regla general. Para inmuebles rurales, inferiores a 5 hectáreas, se reduce al 0,5%.
 
Este impuesto contempla tasas adicionales para:
  • Inmuebles baldíos. Recarga adicional 4 por mil, si  el inmueble está ubicado en Asunción, y 1 por mil para inmuebles ubicados en municipios del interior. 
  • Latifundios. Se recarga al impuesto una tasa adicional del 50%.

Impuesto Inmobiliario.
 

Volver a índice de Régimen fiscal

Tratamiento fiscal de la inversión extranjera

 Para ver detalles del tratamiento fiscal de la inversión extranjera, consultar los puntos:
 
4. INVERSIONES EXTRANJERAS / INCENTIVOS A LA INVERSIÓN.
4.1 Marco Legal.
4.2. Repatriación de capital / control de cambios
4.3. Incentivos a la inversión
 
5. SISTEMA FISCAL.
5.3.1. Imposición sobre sociedades.
5.3.4. Otros impuestos y tasas
 
 

 

Volver a índice de Régimen fiscal

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex