Régimen fiscal

Estructura general del sistema fiscal

El sistema fiscal de Catar se considera como uno de los más laxos en el mundo, siguiendo el ejemplo de otros países del Golfo. El informe Doing Business 2019, del Banco Mundial, sitúa a Catar como el país número 20 en la cabeza del mundo con mayor facilidad para establecer negocios y con menor presión fiscal para las empresas localizadas en su territorio, debido principalmente a las reformas y la simplificación de los procedimientos introducidos por los nuevos sistemas de registro y autenticación de propiedades. El 1 de enero de 2010 entró en vigor una nueva legislación fiscal en el Estado de Catar mediante la Ley de Impuestos sobre Beneficios 21/2009 (Income Tax Law 21/2009). Esta ley derogó la Ley 11/1993 que se venía aplicando en el país en materia de impuestos societarios. El impacto de la reforma fiscal en este sentido es muy relevante, puesto que con la nueva legislación las sociedades tributan un 10% fijo, mientras que anteriormente existía una escala impositiva variable. En este sentido, las sociedades que no sean propiedad 100% de personas físicas o jurídicas nacionales de cualquier país del Consejo de Cooperación del Golfo deberán satisfacer un 10% de impuestos sobre los beneficios obtenidos. Una excepción a esta regla se encuentra en el sector de la explotación de petróleo, puesto que se han llegado a acuerdos de explotación entre el gobierno del país y empresas extranjeras para el aprovechamiento de los recursos naturales y en este caso el tipo impositivo vendrá especificado en ese acuerdo. No obstante, en el caso de que no se especificara en dicho acuerdo, el tipo aplicable sería de un 35%.

La ley define el hecho imponible como los beneficios obtenidos por el sujeto pasivo originados en Catar durante el año fiscal precedente. En la práctica se define como beneficios originados en Catar los generados por cualquier actividad en el país con el objetivo de obtener beneficios, ejecución de contratos, actividades inmobiliarias, venta de acciones de empresas cataríes o que coticen en la bolsa catarí (Qatar Exchange), servicios prestados a las matrices, sucursales o sociedades vinculadas, intereses de préstamos obtenidos en Catar, beneficios obtenidos en la explotación o utilización de recursos naturales, y todo beneficios gravable en el marco de los acuerdos de doble imposición.

No obstante, el hecho imponible no se limita solamente a estos beneficios detallados anteriormente, si no que la ley incluye además las comisiones pagadas en concepto de pagos a un agente catarí, corretajes, o representación comercial realizados fuera de Catar, pero en relación a actividades conducidas dentro de Catar.

Por otra parte, la ley establece una retención fiscal sobre pagos realizados a no residentes que no existía anteriormente. Se trata de un impuesto sobre sociedades por obligación real (similar a nuestro Impuesto sobre la Renta de No Residentes) que grava:

  • 5% del pago bruto realizado en concepto de regalías y tarifas técnicas.
  • 7% de la cantidad bruta de intereses, comisiones, tarifas de corretaje, pagos a la dirección de una sociedad, tarifas de servicios y cualquier otro pago realizado en concepto de servicios llevados a cabo parcial o totalmente en el Estado de Catar.

Por último, cabe mencionar que como se ha dicho anteriormente esta legislación afecta a no nacionales de los países del Consejo de Cooperación del Golfo. Por ello, la parte de los beneficios correspondientes al accionista local en una empresa participada por extranjeros no estarán sujetos a retención alguna.

En algunos casos excepcionales se pueden obtener unas vacaciones fiscales de hasta 6 años para grandes proyectos si se cumplen ciertos requisitos. Estas solicitudes serán evaluadas por un órgano creado a este respecto, denominado Comité de Exención de Impuestos (Tax Exemption Committee) que depende del Ministerio de Finanzas.

La fiscalidad del establecimiento de empresas españolas en Catar vendrá determinada principalmente por:

  • La legislación fiscal mencionada anteriormente.
  • Exenciones fiscales. En determinados casos y de manera excepcional se pueden obtener exenciones temporales.
  • La entrada en vigor del convenio para evitar la doble imposición (CDI) entre España y Catar en febrero de 2018.
  • Zonas de libre Comercio o Free Zones con regulaciones paralelas (especialmente en el caso de Qatar Science and Technology Park).

No existe impuesto alguno en Catar sobre la renta de las personas físicas, a pesar de las recomendaciones del FMI. Se prevé que entre en vigor en 2020 la introducción del IVA, similar al implantado en Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos. Se trate de un impuesto sobre el valor añadido, en cascada y deducible por fases que tiene por objeto gravar del consumo del sujeto pasivo, es decir del cliente final. Se espera que sea un tipo impositivo fijo del 5%. 

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

El sistema fiscal catarí está centralizado, no existen figuras impositivas regionales ni locales. Se suelen aplican tasas a determinados servicios públicos. Como ya se ha mencionado, la única figura impositiva importante es el Impuesto de Sociedades, cuya legislación básica es la Ley de Impuestos sobre Beneficios 21/2009 (Income Tax Law 21/2009) que derogó la Ley 11/1993. Complementan este impuesto, unas accisas al consumo, denominadas “sin taxes” o impuestos al pecado (véase apartado 5.3.4 de Imposición sobre el consumo).

Desde el punto de vista bilateral con España, la legislación fundamental es el convenio para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal en materia de impuestos sobre la renta, cuya entrada en vigor fue febrero de 2018. Según el convenio, la clave para discernir dónde se tributa es según el establecimiento permanente. Este concepto comprende sedes de dirección, sucursales, oficinas, fábricas, talleres, locales utilizados como almacén, minas y pozos de petróleo o de gas. El establecimiento permanente comprende así mismo, obras, proyectos de construcción, instalación o montajes si tienen una duración superior a 9 meses y prestación de servicios por un periodo superior a 6 meses.

Los beneficios de una empresa de un Estado contratante serán gravables exclusivamente en ese Estado, a no ser que la empresa realice su actividad en el otro Estado contratante por medio de un establecimiento permanente situado en él. Si la empresa realiza su actividad de dicha manera, los beneficios de la empresa pueden someterse a imposición en el otro Estado, pero sólo en la medida en que sean atribuibles a ese establecimiento permanente.

En cuanto a los dividendos, aquellos pagados por una sociedad residente de un Estado contratante a un residente del otro Estado contratante pueden someterse a imposición en ese otro Estado. Los intereses y cánones procedentes de un Estado contratante cuyo beneficiario efectivo sea un residente del otro Estado contratante serán gravables exclusivamente en ese otro Estado contratante.

Las ganancias que un residente de un Estado contratante obtenga de la enajenación de bienes inmuebles, situados en el otro Estado contratante, pueden someterse a imposición en ese otro Estado. Las rentas que un residente de un Estado contratante obtenga de bienes inmuebles (incluidas las rentas de explotaciones agrícolas o forestales) situados en el otro Estado contratante pueden someterse a imposición en ese otro Estado.

Las filiales, que son sociedades con personalidad jurídica propia, distinta de la casa matriz serán consideradas sociedades residentes de Catar y estarán sometidas a la tributación de ese Estado; esto es, tributarán al 10% (salvo la industria petrolífera, que lo hará al 35% o al tipo pactado) por la parte del beneficio correspondiente al capital propiedad de no residentes en Catar (en este caso, españoles).

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la renta de las personas físicas

No existe. En el caso de su introducción la relación bilateral se guiará por el Convenio de Doble Imposición con España.

 

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre sociedades

A partir del 1 de enero de 2010 (Income Tax Law No. 21 of 2009), la tasa impositiva del impuesto de sociedades para las compañías de capital extranjero (foreign owned companies). Hasta esta fecha, los tramos iban del 10% al 35% dependiendo del importe de su base liquidable.

Para obtener esta base liquidable se aplican una serie de deducciones como son los salarios pagados, los gastos financieros, las amortizaciones del inmovilizado, pérdidas de ejercicios pasados, etc.

Las deducciones aplicables a los ingresos obtenidos por los sujetos pasivos para obtener la base liquidable son:

  • Gastos financieros.
  • Salarios y otros costes laborales.
  • Tasas y otros gravámenes distintos de este impuesto.

No son deducibles, por el contrario:

  • Multas y sanciones tributarias.
  • Gastos de daños cubiertos por seguros.
  • Amortizaciones que excedan el coste de reposición de un activo.
  • Amortización del suelo.

En cuanto a los porcentajes de amortización aplicables a los distintos activos, la relación es como sigue:

Inmuebles

5%

Carreteras y puentes dentro del establecimiento

5%

Depósitos de almacenamiento y conducciones

5%

Alzados de gasolineras

20%

Plantas, maquinaria y aparatos mecánicos

15%

Mobiliario y equipo de oficina

15%

Automóviles y motocicletas

20%

Aeroplanos

25%

Camiones de todo tamaño

20%

Herramientas y equipos de perforación y excavación

15%

Equipos de refinería, conducciones y depósitos pequeños

10%

Equipo de ordenadores

33,3%


 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre el consumo

En la actualidad no hay impuestos sobre el consumo. Está pendiente de introducción el IVA, que estaba previsto inicialmente para 2018 pero se traslada para el periodo del año 2020.

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Otros impuestos y tasas

El sistema fiscal descansa, sobre todo, en la imposición indirecta y en el sistema de tasas que se aplica a la solicitud y concesión de todo tipo de permisos, licencias y servicios administrativos.

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Tratamiento fiscal de la inversión extranjera

La administración catarí discrimina a las empresas extranjeras frente a las nacionales, ya que el impuesto sobre actividades económicas grava los rendimientos obtenidos por aquellas en proyectos y actividades realizados en el emirato.

 

Volver a índice de Régimen fiscal