Régimen fiscal

Estructura general del sistema fiscal

El objetivo principal de la política fiscal sudanesa es lograr altas tasas de crecimiento sin depender tanto del sector petrolero, mediante una mejor distribución de los beneficios y una eficiente gestión del gasto público.

En 2009, la política fiscal ayudó a mitigar el impacto económico y social de la crisis económica mundial mediante una mayor movilización de los ingresos, la racionalización del gasto público y el uso eficaz de la ayuda exterior. A su vez, pese a la fuerte caída del petróleo, los ingresos reales superaron en un 97,4% a los presupuestados, principalmente gracias a una duplicación de los flujos de subvención, así como a los aumentos inesperados de los ingresos provenientes de fuentes no petroleras.

Como oportunidades para aumentar los ingresos se incluyen la mejora de la recaudación de impuestos a través de la revisión de las exenciones del IVA y la optimización de la recaudación de impuestos atrasados.

Volver a índice de Régimen fiscal

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

Con la entrada en vigor de la ley 91/2005, que regula el impuesto sobre la renta, se llevó a cabo una cierta simplificación de los impuestos directos del país, ya que todos quedaron recogidos en esta ley.

La administración tributaria es responsabilidad del Ministerio de Hacienda y Economía Nacional, el Gobierno de Sudán del Sur y los gobiernos estatales.

Los principales desafíos con los que se enfrenta el sistema fiscal sudanés son las exenciones, la racionalización de los impuestos del IVA y la evasión fiscal. Existe un compromiso de reducción de impuestos con el objetivo de combatir contra el crecimiento de las transacciones no registradas, especialmente entre los trabajadores por cuenta propia.

Estimaciones recientes sugieren que si se adoptasen estas medidas se podría alcanzar un aumento del PIB del 5%. El gobierno trata de usar estas exenciones de forma selectiva para fomentar la atracción de capital y desalentar la repatriación de beneficios. Una mejor administración fiscal puede ayudar a luchar contra la corrupción y atraer más inversión extranjera directa.

La inversión extranjera en Sudán goza de exención fiscal en algunos casos.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la renta de las personas físicas

El Impuesto sobre las Actividades Empresariales de las personas físicas, progresivo y dividido en cinco tramos, se estructura de la siguiente manera:

Ingresos en libras sudanesas (1$ = 2,37 SDG a octubre de 2010) Tipo
Hasta 1.500 SDG Exento
300 SDG adicionales 10%
700 SDG adicionales 20%
1.000 SDG adicionales 30%
A partir de los 3.500 SDG 35%

El sistema utilizado para aplicar el Impuesto sobre Actividades Profesionales es bastante más sencillo, de forma que los primeros 1.500 SDG están exentos de tributación y el tipo aplicable a partir de esta cantidad es el 10%. Los empresarios agrarios están exentos de cotización por este impuesto.

Finalmente, el IRPF es de tipo progresivo según la siguiente tabla:

Ingresos en libras sudanesas (1$ = 2,37 SDG a octubre de 2010) Tipo
Hasta 2.160 SDG Exento
120 SDG adicionales 5%
240 SDG adicionales 10%
240 SDG adicionales 15%
A partir de los 2.760 SDG 20%

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre sociedades

El tipo general del Impuesto sobre Sociedades es el 40%. Las empresas agropecuarias están exentas del pago del impuesto y las empresas públicas por acciones soportan un gravamen del 25%.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre el consumo

En 1999, mediante un decreto provisional, se aprobó la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido. Esta ley fue complementada por la Regulación del Impuesto sobre el Valor Añadido el 8 de mayo de 2000.

Con la implantación del IVA se grava la venta de bienes y prestación de servicios con un 10%. Quedan exentos de gravamen los productos agropecuarios, los servicios financieros, los servicios médicos, la educación y el alquiler o venta de viviendas.

Volver a índice de Régimen fiscal

Otros impuestos y tasas

La ley islámica establece el pago de un impuesto anual, zakat, que grava el valor de las propiedades de los individuos. Así, cada año lunar se debe hacer recuento y valoración de todas las propiedades, tanto dinerarias como no dinerarias. Al valor de las propiedades se le descuentan las deudas. Si el saldo resultante supera los 2.635 SDG (equivalentes a 1.000 dólares aproximadamente), se grava con un tipo del 2,5% el valor total de las propiedades.

Otra de los impuestos existentes en Sudán es la tasa de timbre, contemplada en la Ley de Tasas de Timbre de 2002, que podría ser el equivalente a nuestro impuesto de transmisiones y actos jurídicos documentados, devengado a veces en términos absolutos y otras en porcentaje, variando entre el uno por mil y el 15% en algún caso muy excepcional.

Volver a índice de Régimen fiscal