Régimen fiscal

Estructura general del sistema fiscal

El sistema fiscal sueco tiene la siguiente estructura general:

A) Impuestos directos

Impuesto sobre la renta: los individuos residentes tributan sobre la totalidad de sus ingresos, hayan sido obtenidos en el país o no. Los impuestos sobre la renta tienen carácter estatal y local. Los impuestos sobre la renta estatales comprenden dos tramos (el inferior con un tipo impositivo del 20% y el superior con un tipo del 25%), mientras que los locales se situaron en un tipo medio del 32,1% en el año 2016. Los no residentes sólo tributan por determinados tipos de ingresos.

Impuesto sobre sociedades: desde el 1 de enero de 2013, los beneficios de las empresas están sujetos a un impuesto del 22%. Este valor fue reducido considerablemente con respecto a la cifra anterior, situada en el 26,3%.

B) Impuestos indirectos

Impuesto sobre el valor añadido (en sueco MOMS): el tipo general del impuesto sobre el valor añadido (IVA) es 25%. Existen tipos reducidos del 6 y el 12% para ciertos productos.

Otros impuestos indirectos de importancia son los que se aplican al tabaco y a las bebidas alcohólicas, así como los que afectan a los combustibles, a la adquisición y tenencia de automóviles, etc. También existen los llamados impuestos ecológicos, que gravan las emisiones de dióxido de carbono, azufre, etc.

C) Otros tributos

Este apartado, que se desarrolla posteriormente, comprende las cotizaciones sociales que abonan las empresas, el impuesto sobre la vivienda, el impuesto sobre bienes inmuebles no residenciales y el impuesto sobre beneficios de capital derivado de transmisión de propiedad inmobiliaria.

Volver a índice de Régimen fiscal

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

El sistema impositivo sueco actual se deriva de la amplia reforma realizada en el período 1990-1991. Desde entonces se han ido introduciendo cambios graduales y a día de hoy el sistema se puede resumir de la siguiente manera:   

Las rentas del trabajo están gravadas por dos impuestos, el estatal y el municipal. El impuesto estatal sobre las rentas del trabajo para el 2017 grava las rentas situadas entre los 438.900-638.500 SEK anuales con un tipo fijo del 20%. A partir de los 638.500 SEK anuales el tipo aumenta hasta el 25%. Por debajo de esos niveles, se devenga únicamente el impuesto municipal. El impuesto municipal tuvo en 2016 un tipo medio del 32,1% y el tipo marginal máximo se estableció ese mismo año en el 7,1%.

Los impuestos derivados de los ingresos del trabajo y del capital se calculan por separado. Estos últimos se gravan a un tipo fijo del 30%.

En enero de 2013 entró en vigor la medida que reduce el tipo del impuesto de sociedades de un 26,3% a un 22%.

El IVA se aplica tanto a bienes como a servicios. El tipo general es del 25%, al que se han añadido dos tipos reducidos del 12% (comida, restauración y hoteles) y el 6% (libros, periódicos, revistas, eventos culturales y deportivos y transporte de pasajeros).

Existen además otros impuestos especiales que recaen sobre: combustibles y energías (impuestos sobre dióxido de carbono, azufre, energía nuclear, etc), alcohol y tabaco, vehículos de carretera, aduanas, loterías y apuestas, publicidad y televisión.

En el año 2016, la recaudación total del Gobierno (autoridad central, seguridad social y autoridades locales) equivalió al 43,9% del PIB, mientras que el gasto fue del 50%. Como resultado, la necesidad de financiación se situó un 6,1% del PIB.

Estableciendo una comparativa entre el sistema tributario sueco y el del resto de países de la Unión Europea, vemos que existen algunas diferencias. De media, en la UE-15 la tercera parte de los ingresos fiscales proceden del impuesto sobre la renta. Una cuantía algo inferior proviene de las contribuciones a la seguridad social y los impuestos sobre el consumo, y un pequeño porcentaje de los tributos sobre la propiedad. Suecia tiene una mayor contribución de la imposición de la renta y los beneficios que la media europea. Por su parte, las contribuciones si están más en línea con la media de la UE. 

 A continuación se muestra una tabla comparativa de la cuota y la composición tributaria de los seis países con impuestos más elevados de la UE-15 (datos de 2010, informe de 2014; el ultimo informe publicado en 2015 no contiene datos mas actuales):

Cuota y la composición tributaria

  Total Rentas y beneficios Cuotas Seguridad Social Propiedad Bienes y servicios Otros
Dinamarca 47,6 61,1 2,6 4,0 31,9 0,0
Suecia 45,5 35,6 32,1 2,4 29,4 0,1
Bélgica 43,5 34,3 32,4 6,8 25,6 0,0
Italia 42,9 32,9 31,3 4,8 25,9 4,8
Francia 42,9 21,9 41,9 8,5 25,0 2,4
Finlandia 42,5 35,7 29,8 2,7 31,5 0,1
Media UE-15 38,4 32,9 30,5 5,0 30,5 0,7

Fuente: Skatteverket

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la renta de las personas físicas

El impuesto sobre la renta de las personas físicas está compuesto por:

  • Tramo local. Es un impuesto proporcional que varía entre los distintos municipios, en 2016 la tasa promedio fue del 32,1% (Statistika Centralbyrån). Este impuesto es pagado por todos los niveles de rentas.
  • Tramo estatal. Se aplica únicamente a rentas superiores a 438.900 SEK, umbral que se ajusta anualmente. De acuerdo con el principio establecido en la reforma fiscal de 1991, este ajuste se hará en base a la inflación más dos puntos porcentuales. De esta forma, se permite un incremento de los ingresos reales sin que eso suponga un aumento de la tasa marginal. En la práctica, sin embargo, las variaciones se han producido por consideraciones de tipo político.

Los intereses, dividendos y beneficios se consideran rendimientos del capital y están sujetos a un gravamen estatal fijo del 30%. Está permitido realizar deducciones por los intereses pagados y las pérdidas. Si los rendimientos del capital son negativos, el 30% de la pérdida hasta los 100.000 SEK y el 21% de la parte que exceda de esa cantidad, puede compensarse contra el impuesto estatal y municipal sobre la renta.

Fuente: "Taxes in Sweden" Skatteverket, 2015.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre sociedades

Desde el 1 de enero de 2013, el tipo del impuesto de sociedades se redujo en Suecia de un 26,3% a un 22%. Para ejercicios fiscales comenzados antes de esta fecha el tipo aplicable seguirá siendo el antiguo (26,3%). Las pérdidas pueden compensarse con beneficios futuros sin limitación temporal. La tasa efectiva puede ser incluso menor, ya que las empresas tienen la opción de destinar hasta un 25% de sus beneficios a una reserva de igualación fiscal. Esta cuantía quedará exenta de imposición, pero deberá aflorarse y tributar en un plazo máximo de seis años.

La base imponible se calcula de acuerdo a las "normas de contabilidad generalmente aceptados". Por tanto, los registros contables determinan la base de tributación. El principio de devengo es aplicable a todas las empresas independientemente de su tamaño. En algunos aspectos, la legislación fiscal especifica cómo deben ser valorados los activos. Por ejemplo, la depreciación anual de la maquinaria y otros equipos puede alcanzar el 30% del valor residual o el 20% del valor de adquisición, la depreciación de los edificios está entre un 2-5% por año, y las acciones se valoran en un 97% de su valor de adquisición.

La repatriación de rentas obtenidas en territorio sueco está sometida a una retención cuyo tipo general es del 30% para los dividendos e intereses y variable para los royalties (aunque en muchos casos es nulo por quedar incluido este concepto como ingreso obtenido efectivamente dentro de territorio sueco e incluirse dentro del Impuesto de Sociedades). 

En el caso español, existe un convenio para evitar la doble imposición con Suecia. Se aplica un gravamen reducido del 10% del importe bruto de los dividendos si el beneficiario es una sociedad que posee al menos el 50% del capital, siempre que esta posesión se haya adquirido al menos un año antes de la fecha en que los intereses se devenguen y abonen. En el resto de casos los dividendos se gravarán con un 15 %. El tipo exigido en el caso de los intereses no podrá superar el 15% de su importe bruto, mientras que para los cánones este porcentaje se reduce al 10%. Asimismo, debe considerarse que tanto Suecia como España pertenecen a la Unión Europea y, por lo tanto, es de aplicación la directiva matriz-filial, por lo cual no existen retenciones en el caso de que se cumplan determinados requisitos entre la matriz española y la filial sueca. Entre ellos está que la primera posea al menos 25% del capital de la segunda. (Texto completo en el siguiente enlace: http://www.minhap.gob.es/Documentacion/Publico/NormativaDoctrina/Tributaria/CDI/BOE_Suecia.pdf).

En una perspectiva internacional, el tipo impositivo aplicado a los beneficios de las empresas en Suecia ocupa un lugar medio-bajo entre los países de la OCDE. En términos absolutos, en 2017, EE UU tiene la mayor tasa de impuesto de sociedades con un 39%, mientras que Irlanda tiene la menor con un 12,5%.

 

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la el patrimonio

Bienes inmuebles residenciales.

A partir del año 2008 los impuestos sobre los bienes inmuebles pasaron de ser recaudados por el Estado a serlo por las localidades. La carga impositiva está ligada a la evolución de la renta básica. Todos los bienes inmuebles destinados a la residencia están obligados a pagar una tasa municipal cuya cantidad dependerá del tipo de inmueble de que se trate. Una casa familiar independiente pagará una tasa máxima de 7.412 SEK, teniendo en cuenta que si el 0,75% del valor tasado de la propiedad es menor a esta cantidad máxima, será el valor a pagar. En el caso de un piso en un edificio, el máximo a pagar será 1.268 SEK, teniendo en cuenta que si el 0,3% del valor tasado de la propiedad es menor a esa cantidad máxima, será ése el valor a pagar.

Las casas y pisos de nueva construcción están exentos de pagar la tasa durante los cinco años posteriores a la construcción y la tasa se reduce en un 50% durante los cinco siguientes. Para estimular la construcción de nuevos inmuebles, desde 2012, la reducción se extiende a 15 años.

También existe una norma que limita los cargos a los pensionistas, no pudiendo representar el impuesto más del 4% de sus ingresos.

Bienes inmuebles no residenciales.

El tipo impositivo a nivel estatal varía en función del uso de la propiedad entre el 0,2% y 2,8%. Este impuesto es un coste deducible en el impuesto de sociedades. Además existe un cargo municipal que oscila entre los 1.415 y los 7.075 SEK.

En general, los beneficios del capital derivados de transmisiones de propiedades inmobiliarias están sujetos a un impuesto cuyo tipo es el 30%.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre el consumo

Todas las empresas que comercialicen bienes o presten servicios sujetos al pago del IVA deben registrarse en la Agencia Tributaria (Skatteverket) en un plazo máximo de dos semanas posteriores al comienzo de la actividad.

El tipo general del IVA (MOMS) que se aplica a la mayoría de bienes y servicios es del 25%. Asimismo, existen dos tipos reducidos:

  • 12%. Aplicable a la alimentación, restauración, hostelería y campings.
  • 6%. Aplicable a los periódicos, libros, revistas, transporte público, eventos culturales y deportivos.

Se encuentran exentos del impuesto la compra y alquiler de propiedad inmobiliaria, la educación, los servicios bancarios, financieros, médicos, dentales, sociales, los seguros y determinadas actividades deportivas y culturales.

La compra y alquiler de propiedades inmobiliarias, el cuidado social, médico y dental, la educación, la banca y otros servicos financieros y ciertas actividades culturales y deportivas están exentas del IVA.

Todas las facturas y recibos deben señalar qué porcentaje del total corresponde al IVA.

Las empresas con un volumen de facturación por debajo de un millón de coronas suecas (SEK) deben informar del IVA anualmente en la declaración de la renta. Si el volumen de facturación excede la cifra de un millón de SEK anuales, entonces el IVA se liquida trimestralmente y no más tarde del día 12 del segundo mes posterior al periodo de retorno. Por ejemplo, para el periodo que va entre enero y marzo, la fecha límite para la presentación del IVA será el 12 de mayo. También existe la posibilidad de hacerlo de forma mensual.

Se puede acceder a más información sobre la imposición al consumo en el siguiente enlace de la Agencia Tributaria Sueca: http://www.skatteverket.se/download/18.3f4496fd14864cc5ac9cf58/1418913620973/skatter-i-sverige-skattestatistisk-arsbok-skv152-utgava17.pdf

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Otros impuestos y tasas

Impuestos especiales

Los impuestos que proceden de ciertos productos y servicios se denominan impuestos selectivos. Los más relevantes son los siguientes (última actualización de enero de 2016):

-Impuesto sobre el tabaco:

El tabaco está gravado a los siguientes tipos:

Cigarrillos: 1,50 SEK/ud más el 1% del precio de venta al público

Puros: 1,32 SEK/ud

Tabaco para pipa: 1,83 SEK/kg

Snus: 430 SEK/kg

Tabaco de mascar: 474 SEK/kg

-Impuesto sobre el alcohol:

Cerveza:

0,5-2,8%: 0,00 SEK/litro

2,8%: 2,02 SEK/litro

Vino y otras bebidas fermentadas:

1,2-2,25%: 0,00 SEK/litro

2,25-4,5%: 9,19 SEK/litro

4,5-7%: 13,58 SEK/litro

7-8,5%: 18,69 SEK/ litro

8,5-15%: 26,18 SEK/litro

15-18%: 54,79 SEK/litro

Productos clase media:

1,2-15%: 32,99 SEK/litro

15-22%: 54,79 SEK/litro

Alcohol etílico:

Por encima de 1,2%: 516,59 SEK/litro de alcohol puro

-Impuesto energético:

El impuesto energético se aplica al consumo de energía eléctrica. Mientras que a los combustibles fósiles se les aplican los impuestos sobre la energía y el dióxido de carbono, a los combustibles de turba o fósiles se aplica el impuesto sobre sulfuros. La cuantía del tributo dependerá del municipio y también de otros factores como la clasificación medioambiental.

La siguiente tabla muestra un ejemplo de la proporción que representan los distintos impuestos sobre la electricidad y el combustible en el precio final cargado al consumidor (ultimo informe publicado en 2015, no contiene datos mas actuales):


Fuente: Taxes in Sweden (Tax Statistical Yearbook of Sweden 2015; Swedish Tax Agency/Skatteverket) 

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Tratamiento fiscal de la inversión extranjera

Suecia posee una estructura tributaria transparente y eficiente, diseñada para satisfacer las necesidades de los inversores internacionales. Sus marcos fiscales, comparados con los de otros países de la OCDE, son muy favorables para las empresas extranjeras.

En las inversiones, se aplica el principio de no discriminación de manera unilateral y como resultado de los acuerdos internacionales contraídos con organizaciones como la Unión Europea o la Organización Mundial del Comercio. Esto significa que, por lo general, las inversiones extranjeras, y por tanto también las españolas, reciben el mismo trato y deben cumplir los mismos requisitos que las nacionales.

Las empresas residentes en Suecia están sujetas a los impuestos nacionales sobre sus ingresos obtenidos en todo el mundo. No obstante, las empresas no residentes están sujetas tan sólo al impuesto sobre los ingresos derivados de ganancias de capital de sus propiedades inmobiliarias ubicadas en Suecia y por las operaciones llevadas a cabo en el país, tal y cómo se define en la ley. Por lo general, se considerará que una empresa no residente lleva a cabo negocios en Suecia si tiene un establecimiento permanente en el país. 

 Asimismo, la legislación sueca se ha esforzado por crear un clima fiscal favorable para las empresas que decidan establecer una filial, una sucursal o un holding empresarial en su territorio. El paquete fiscal incluye la exención de impuestos sobre las ganancias del capital y los dividendos repartidos dentro del grupo, no existe la subcapitalización y la retención sobre los dividendos es baja o nula. Además, con el objetivo de atraer expertos internacionales, se ha establecido una reducción del impuesto sobre la renta para trabajadores extranjeros cuyo trabajo sea clave en la empresa. Estos expertos pagarán impuestos sólo sobre el 75% de sus ingresos durante los tres primeros años de trabajo en Suecia, estando el 25% restante exento.

 Se aplica una retención del 30% a los dividendos pagados por las empresas suecas y los fondos de inversión a los no residentes, a menos que sea de aplicación alguna exención o una tasa impositiva inferior.

En el caso de los dividendos distribuidos por una empresa residente en Suecia que no cotice en bolsa a un accionista extranjero estos están, por lo general, exentos de la retención que correspondería según la legislación nacional. Esto será así siempre que el receptor sea residente en un país de la Unión Europea y tenga en propiedad al menos un 10% del accionariado. Para tener acceso a la exención por las ganancias de capital, en el caso de acciones cotizadas, la propiedad debe alcanzar al menos el 10% de los derechos de voto y tener una antigüedad mínima de un año antes del reparto del dividendo.

Suecia tiene tratados de doble imposición con más de 80 jurisdicciones internacionales y en el caso de España, éste entró en vigor el 22 de enero de 1977.

Fuentes: Skatteverket, Bussiness Sweden

 

 

 

Volver a índice de Régimen fiscal

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex