Régimen fiscal

Estructura general del sistema fiscal

El documento principal que regula la tributación es el Código Tributario de la República de Uzbekistán. Este documento recoge aspectos generales y aspectos específicos de cada impuesto. Todos los actos legislativos en materia fiscal deben ser coherentes con las disposiciones del Código Tributario, en caso contrario, deberán modificarse para ajustarse al Código. El Código establece que la tributación se basa en la legislación en el momento en que los respectivos pasivos fiscales se levantan. Los actos legislativos no pueden aplicarse retroactivamente, a menos que suavicen o eliminen pasivos. El Código estipula que todas las contradicciones en la legislación fiscal deben ser tratadas a favor de los contribuyentes.

España y Uzbekistán mantienen un Convenio de Doble Imposición (CDI, publicado en el BOE el 8 de julio de 2013 y ratificado por las Cortes el 16 de enero de 2015). 

Volver a índice de Régimen fiscal

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

Impuesto de sociedades 

El impuesto afecta a empresas establecidas en Uzbekistán con personalidad jurídica propia, a establecimientos permanentes (definidos anteriormente) y a empresas extranjeras que obtengan ingresos provenientes de Uzbekistán (fundamentalmente, dividendos y cánones).

A partir de 2018, el tipo impositivo general es del 14%.

La compensación por pérdidas se transfiere durante un periodo de cinco años, siempre y cuando las pérdidas no se produzcan bajo el disfrute de exención de este impuesto. Sin embargo, la compensación tiene un límite anual del 50% de la base imponible.

Desde 2010 las operaciones entre empresas vinculadas pueden ser ajustadas por las autoridades fiscales para reflejar valores de mercado.

IVA

El tipo básico es de un 20%, pero ciertas importaciones y suministros internos se benefician de una exención total. Además, las importaciones de empresas con un participación extranjera del 50% y equivalente a un millón de dólares se benefician de un IVA a tipo reducido (16%). Adicionalmente, estas empresas disfrutan de una exención a la importación de equipamiento tecnológico cuando este forme parte de la contribución al capital.

Impuesto sobre la propiedad, impuesto sobre el suelo e impuesto sobre el agua

El impuesto sobre la propiedad se trata de un impuesto de tipo local que grava el activo fijo inmobiliario, con un tipo general del 5% y reducciones para las empresas de vocación exportadora idénticas a las aplicadas al impuesto de sociedades.

El impuesto sobre el suelo, también de tipo local, grava a los poseedores de parcelas o derechos de uso del suelo. Se aplica a los contribuyentes sobre la base de tasas fijas establecidas y basadas en la calidad, ubicación y nivel del suministro de agua a cada terreno. Están exentos los terrenos destinados a la construcción en el marco de los proyectos incluidos en el Programa Estratégico de Inversiones de la República de Uzbekistán; esta exención se concede por un período de construcción. Las empresas de producción con inversiones extranjeras estarán exentas del pago del impuesto territorial durante un período de 2 años a partir del momento de su registro estatal.

El Gabinete de Ministros fija las tarifas de un impuesto por el uso del agua. Este impuesto se aplica a las personas jurídicas que utilizan agua en sus actividades para la producción y las necesidades técnicas.

Contribuciones obligatorias

Estas contribuciones se hacen a fondos al margen del presupuesto estatal (Fondo de Carreteras, Fondo Institucional para la Educación y la Salud, Fondo de Pensiones). El tipo de estas contribuciones obligatorias en su conjunto es del 3,2%.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la renta de las personas físicas

No hay impuestos locales sobre la renta de las personas físicas en Uzbekistán.

El impuesto sobre la propiedad se trata de un impuesto de tipo local que grava el activo fijo inmobiliario, con un tipo general del 5% y reducciones para las empresas de vocación exportadora idénticas a las aplicadas al impuesto de sociedades.

El impuesto sobre el suelo, también de tipo local, grava a los poseedores de parcelas o derechos de uso del suelo. Se aplica a los contribuyentes sobre la base de tasas fijas establecidas y basadas en la calidad, ubicación y nivel del suministro de agua a cada terreno. Están exentos los terrenos destinados a la construcción en el marco de los proyectos incluidos en el Programa Estratégico de Inversiones de la República de Uzbekistán; esta exención se concede por un período de construcción. Las empresas de producción con inversiones extranjeras estarán exentas del pago del impuesto territorial durante un período de 2 años a partir del momento de su registro estatal.

El Gabinete de Ministros fija las tarifas de un impuesto por el uso del agua. Este impuesto se aplica a las personas jurídicas que utilizan agua en sus actividades para la producción y las necesidades técnicas. 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre sociedades

En Uzbekistán se aplica un sistema tributario clásico. Los beneficios obtenidos por las empresas son gravados por el IS y tributan de nuevo en manos de sus accionistas. Los dividendos e intereses están generalmente sujetos a una retención final, en caso de no estar exentos. 

Son sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades todas las entidades legalmente establecidas que se consideren residentes fiscales en Uzbekistán, es decir, que hayan sido constituidas y registradas en el país. También se consideran sujetos pasivos los fondos de inversión creados en Uzbekistán. Las entidades residentes están sujetas al IS por su renta mundial, mientras las entidades no residentes, que operan mediante un establecimiento permanente, solamente tributan en el país por la renta obtenida allí. 

Son deducibles los gastos necesarios para la obtención del beneficio bruto. Se permite específicamente la deducción de los costes de material, los salarios, los intereses, los cánones, etc. Los gastos de representación solamente pueden deducirse hasta un límite del 1% calculado sobre el volumen de negocio y los seguros médicos voluntarios hasta un 2% del mismo. 

Las ganancias de capital forman parte de los beneficios empresariales y no tienen un trato fiscal específico.

Las depreciaciones son obligatorias y deben calcularse también cuando la empresa no genera beneficios. Los métodos de depreciación permitidos son, entre otros, el método lineal y el método de producción. No está contemplada la amortización acelerada. 

En cuanto al tipo de gravamen, el tipo general es del 12% (anteriormente 14%). Las pequeñas y medianas empresas -aquellas cuyo volumen de negocio no supera los 1.000 millones de som (unos 105.000 euros)- estarán sujetas a un IS del 4%, calculado sobre el volumen de negocio, y a un Impuesto sobre el Patrimonio del 2%.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la el patrimonio

En cuanto al tipo de gravamen, el tipo general es del 12% (anteriormente 14%). Las pequeñas y medianas empresas - aquellas cuyo volumen de negocio no supera los 1.000 millones de som (unos 105.000 euros) - estarán sujetas a un IS del 4%, calculado sobre el volumen de negocio, y a un Impuesto sobre el Patrimonio del 2%.

Desde enero de 2019, las entidades financieras están sujetas a un tipo del 20% (anteriormente 22%).

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre el consumo

El tipo básico es de un 20%, pero ciertas importaciones y suministros internos se benefician de una exención total. Además, las importaciones de empresas con un participación extranjera del 50% y equivalente a un millón de dólares se benefician de un IVA a tipo reducido (16%). Adicionalmente, estas empresas disfrutan de una exención a la importación de equipamiento tecnológico cuando este forme parte de la contribución al capital. 

La tasa estándar del impuesto al valor agregado (IVA) es del 15%. Este impuesto se aplica al valor de venta de productos, obras y servicios. Las exportaciones de bienes están gravadas al 0%. Existe una lista de bienes, obras y servicios exentos del IVA (por ejemplo, ciertos servicios de educación, transporte, médicos, financieros, de seguros, importación por parte de individuos dentro de las normas). 

Volver a índice de Régimen fiscal

Tratamiento fiscal de la inversión extranjera

El código fiscal uzbeko define una empresa no residente como aquella no constituida y registrada en el país. La definición de establecimiento permanente, a su vez, corresponde a la definición utilizada por la OCDE.

Los dividendos o intereses obtenidos por un no residente sin establecimiento permanente en Uzbekistán estarán sujetos a una retención del 10%, si no es de aplicación un tipo reducido establecido por un convenio de doble imposición.

En cuanto a los royalties, se aplica un tipo de retención del 20% sobre el importe íntegro de los cánones de origen uzbeko pagados a una empresa no residente.

 

En virtud del Convenio para Evitar la Doble Imposición entre España y Uzbekistán, en vigor desde el 19 de septiembre de 2015, los porcentajes de retención que se aplican a las rentas pagadas por sociedades residentes en el país a personas o entidades residentes en España son los siguientes:

  • Dividendos: 10%, 5% (en caso de participación por una sociedad mercantil superior al 25%) y 0% en determinados casos.
  • Intereses: 5%.
  • Cánones o royalties: 5%.  

Volver a índice de Régimen fiscal