Régimen fiscal

Estructura general del sistema fiscal

En términos generales el sistema fiscal de Serbia es cada vez más moderno y competitivo y tiende a equipararse a los existentes en la Unión Europea. La presión fiscal se encuentra ligeramente por debajo de la media de los países de Europa central y oriental. Las empresas españolas pueden beneficiarse de ventajas fiscales como un impuesto de sociedades reducido, vacaciones fiscales para determinadas inversiones, créditos fiscales para la inversión en activos fijos, tipos de gravamen de impuestos directos e indirectos entre los más bajos de Europa y otras ventajas para la creación de empleo. Los principales impuestos directos son los siguientes: impuesto de sociedades; impuesto sobre la renta de no residentes; impuesto sobre ganancias de capital de no residentes; impuesto sobre la renta personal; impuesto sobre la renta anual e impuesto sobre la propiedad. Los principales impuestos indirectos incluyen el impuesto sobre el valor añadido y los impuestos especiales o accisas.

Volver a índice de Régimen fiscal

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

La normativa fiscal básica del sistema impositivo está establecida en la Ley de Procedimiento Tributario y de la Administración Tributaria de 2003 y sus modificaciones posteriores, así como en la norma específica de cada impuesto y en los numerosos reglamentos de desarrollo. El Ministerio de Finanzas ha emitido además numerosas opiniones que, si bien no tienen carácter vinculante, clarifican la aplicación de esta normativa. Cabe señalar que, si bien la Constitución de 2006 prohíbe la aplicación retroactiva de las nuevas leyes con carácter general, en los últimos años se han aprobado diversas medidas tributarias con carácter retroactivo.

Como norma general los impuestos son administrados por el Gobierno central, con algunas excepciones, como los impuestos sobre la propiedad y algunas tasas municipales que son administradas por las administraciones locales. La Administración Tributaria (www.poreskauprava.gov.rs) es el órgano administrativo dependiente del Ministerio de Finanzas competente para la gestión de los impuestos. Esta entidad se encarga de registrar a los contribuyentes mediante la asignación de un número de identificación fiscal; mantener registros unificados de contribuyentes; controlar el pago de impuestos y liquidar los mismos de conformidad con la legislación; ejecutar la recolección ordinaria y forzosa de impuestos y de otras obligaciones fiscales; iniciar las diligencias de delitos fiscales e imponer las correspondientes sanciones; considerar los recursos contra las decisiones adoptadas por sus delegaciones locales y por las administraciones municipales en el marco de los procedimientos tributarios; y aplicar los convenios internacionales para prevenir la doble tributación, entre otras funciones.

Para el cumplimiento de sus obligaciones tributarias, los contribuyentes deben solicitar un número de identificación fiscal (poreski identifikacioni broj o PIB) a la Administración Tributaria. En el caso de las personas jurídicas, este número se tramita al realizar la inscripción en el Registro Mercantil (SBRA), quien cursa la petición a la Administración Tributaria de oficio. La legislación fiscal define como contribuyentes a todas las personas físicas y jurídicas con residencia habitual en Serbia. Por lo general se considera que son residentes las personas físicas que residen en Serbia más de 183 días. Los residentes deben tributar por su renta universal, es decir, por las rentas generadas tanto en Serbia como en el resto del mundo. Los no residentes solo deben tributar por las rentas generadas en Serbia, pudiendo beneficiarse de los numerosos convenios establecidos entre Serbia y otros países para evitar la doble tributación. La cumplimentación de las obligaciones tributarias está estrictamente regulada. El calendario tributario de Serbia es consistente con el calendario natural. Las declaraciones tributarias deben firmarse y remitirse, junto con el resto de la documentación requerida, conforme a los formularios preestablecidos; para las personas jurídicas y los autónomos, es obligatorio presentar estas declaraciones en formato electrónico. Los grandes contribuyentes por lo general están sujetos a procedimientos específicos y plazos de declaración más breves. La Ley de Procedimiento Tributario y de la Administración Tributaria establece la prescripción de las obligaciones tributarias en un plazo de 10 años, excepto para las cotizaciones sociales por seguro de jubilación y enfermedad. El procedimiento de ejecución de las obligaciones tributarias puede ser regular o forzoso. La determinación del importe de las obligaciones normalmente se lleva a cabo por el propio contribuyente, pero también puede establecer por una decisión de las autoridades tributarias, cuando así lo establece la normativa aplicable o cuando durante un procedimiento de control se establece que el contribuyente no llevó a cabo dicha determinación de acuerdo con la citada normativa. La Administración Tributaria está autorizada a utilizar el método de comparación, esto es, la estimación indirecta de la base imponible mediante la investigación de la documentación requerida al contribuyente o la aplicación de elementos correctores. Los contribuyentes tienen la posibilidad de presentar recurso de alzada contra las decisiones en primera instancia de la Administración Tributaria, normalmente durante los 15 días siguientes a la notificación de la decisión, aunque la normativa puede establecer otros plazos. El nivel superior de la Administración Tributaria puede rechazar el recurso, anular el acto administrativo total o parcialmente o modificar el acto administrativo. En cualquier caso, la presentación de recurso no retrasa la ejecución de la decisión recurrida.

Cabe señalar que desde 2015 Serbia únicamente admite la liquidación de impuestos y presentación de documentación fiscal, tanto para empresas como para particulares, por vía electrónica. Este procedimiento requiere que los usuarios obtengan determinados certificados digitales que expide la Cámara de Comercio de Serbia. Esta medida ha mejorado notablemente la eficiencia del sistema, eliminando costes de desplazamiento y la necesidad de presentar la documentación en formatos físicos. Además facilita el control de los ingresos y de la situación de trabajadores y empresas, por lo que es una medida importante para combatir la economía sumergida y las contrataciones irregulares. 

SERBIA. PRINCIPALES IMPUESTOS (1)
Impuesto Tipo
Cotizaciones sociales (empleador) 17,90%
Cotizaciones sociales (empleado) 19,90%
Impuesto sobre renta de sociedades 15,00%
Impuesto sobre renta personal 10% - 20%
Impuesto sobre renta de capital 15,00%
Impuesto sobre renta de propiedad intelectual 20,00%
Impuesto sobre renta de no residentes 20,00%
Impuesto sobre actividades económicas independientes (autónomos) 10,00%
Impuesto sobre propiedad (sociedades) 0,40%
Impuesto sobre propiedad (individuos) 0,30% - 2,00%
Impuesto de actos jurídicos documentados  Según tarifa
Impuesto de sucesiones  1,50% - 2,50%
Impuesto de transmisiones patrimoniales 2,50%
Impuesto sobre Valor Añadido  10,00% / 20,00% 
Fuente: elaboración propia
(1) Excluido territorio de Kosovo

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la renta de las personas físicas

Impuesto sobre la renta personal (mensual). El principal impuesto para las personas físicas es el impuesto sobre la renta personal, regulado en la Ley del Impuesto sobre la Renta Personal. El tipo impositivo varía entre el 10% y el 20% según el origen de la renta, pero es fijo para cada categoría: rentas del trabajo (10%); rentas de actividades agrícolas y forestales (10%); rentas de actividades económicas independientes (10%); rentas del capital, tales como intereses o dividendos (15%); ganancias del capital (15%); rentas de la propiedad industrial e intelectual (20%); rentas de la propiedad inmobiliaria (20%) y otras rentas, tales como las procedentes de juegos de azar o de actividades deportivas (20%). Cabe señalar que si bien el contribuyente es el trabajador, el obligado tributario a practicar el cálculo y la retención del impuesto es el empleador en nombre de sus empleados. La liquidación del impuesto sobre las rentas del trabajo y las rentas de actividades económicas independientes debe realizarse mensualmente. La base imponible es el salario bruto del empleado, incluidos los complementos. La legislación establece un mínimo personal exento de 11.000 dinares al mes, mínimo que se ajusta anualmente de acuerdo con la inflación. Excepcionalmente, el importe del impuesto aplicable a las ganancias del capital, a las actividades económicas independientes y a las actividades agrícolas y forestales lo determina la Administración Tributaria mediante la correspondiente notificación al contribuyente.

Impuesto sobre la renta anual. Este impuesto complementa al anterior. Si el contribuyente es un residente, su base imposible está formada por las rentas generadas con carácter universal que sobrepasen un mínimo exento (aproximadamente tres veces el salario medio anual). No obstante, esta base imposible está sujeta a distintas reducciones de carácter personal (40% del salario medio anual) o por mantenimiento de personas dependientes (15% del salario medio anual). En términos generales, están exentas de tributación las rentas derivadas de pensiones de incapacidad, desempleo, pensiones alimenticias, seguros de salud, pensiones públicas o indemnizaciones por despido, entre otras. En cuanto al tipo impositivo, es del 15% para las rentas entre tres y seis veces el salario medio anual, y del 20% para los ingresos que superen seis veces dicho salario medio anual. La determinación del importe del impuesto la realiza la Administración Tributaria mediante notificación al contribuyente, que debe presentar su declaración antes del 15 de mayo de cada año.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre sociedades

Impuesto sobre la renta de sociedades. El principal impuesto está regulado en la Ley del Impuesto sobre las Rentas de Sociedades. Los obligados tributarios son todas las personas jurídicas cuya fuente principal de ingresos es la venta de bienes y servicios en el mercado, fundamentalmente sociedades anónimas, sociedades limitadas, empresas estatales, cooperativas y sociedades de distinto tipo. La normativa considera como residentes a las entidades que tienen en Serbia un establecimiento permanente o su centro de control efectivo, estando obligadas a tributar por su renta universal, mientras que las entidades no residentes solo deben tributar por las rentas generadas en Serbia. La base imponible se determina sobre los beneficios contables, establecidos en la cuenta de resultados de la empresa de conformidad con las normas internacionales (IFRS) y con la normativa contable serbia, tras la aplicación de las correspondientes correcciones fiscales (amortizaciones, deducciones, valoración de inventarios, etc.). El tipo de gravamen es en la actualidad del 15% sobre el beneficio fiscal de la empresa, que se corresponde con el beneficio contable ajustado con las correcciones establecidas en la normativa del impuesto. No obstante, las ganancias del capital tienen un tipo de gravamen específico, también del 15%. La declaración tributaria debe presentarse por parte de la empresa en los 180 días posteriores al cierre del ejercicio. No obstante, la liquidación del impuesto se realiza de forma anticipada con carácter mensual, antes del día 15 de cada mes.

Impuesto sobre actividades económicas independientes. Los empresarios autónomos tributan a través de los impuestos sobre la renta aplicables a las personas físicas. El tipo de gravamen es del 10% sobre los ingresos netos, establecidos según la contabilidad. Si la Administración Tributaria exime al contribuyente de elaborar contabilidad, el impuesto se liquida mediante un pago a cuenta.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la el patrimonio

Impuesto sobre la propiedad. Es administrado por los municipios. Son obligados tributarios todas las personas físicas y jurídicas que sean propietarias de bienes inmuebles o tengan sobre los mismos derechos de usufructo, de uso y ocupación, uso por tiempo parcial, arrendamiento por periodo superior a un año o por tiempo indefinido o uso de suelo urbano municipal o estatal sobre más de 1.000 metros cuadrados. Cuando no puede establecer la identidad del propietario del bien (debido a falta de registros o disputas legales), el gravamen se impone sobre el ocupante o beneficiario. La base imponible del impuesto se establece documentalmente en el primer año de declaración por el bien correspondiente. Para las entidades que llevan contabilidad (personas jurídicas), el tipo de gravamen es del 0,4%. Para los contribuyentes individuales y empresarios autónomos, el tipo de gravamen es distinto según los tramos de la base imponible: (i) 0% hasta 400.000 dinares; (ii) 0,4% entre 400.000 y 6.000.000 dinares; (iii) 0,8% entre 6.000.000 y 15.000.000 dinares; (iv) 1,5% entre 15.000.000 y 30.000.000 dinares; (v) 3% a partir de 30.000.000 dinares. El impuesto se liquida trimestralmente dentro de los 45 días siguientes al inicio de cada trimestre.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre el consumo

Impuesto sobre el valor añadido (IVA). El principal impuesto sobre el consumo es el impuesto sobre el valor añadido, regulado en la correspondiente Ley sobre Impuesto al Valor Añadido de 2004 y sus modificaciones posteriores, que sustituye al anterior impuesto sobre la compraventa de bienes y servicios. El impuesto está en gran medida alineado con la normativa de la Unión Europea. A efectos fiscales, se consideran transacciones gravables los suministros de bienes y servicios que se realizan en territorio serbio, así como la importación de los mismos. El contribuyente es la persona física o jurídica que, en el curso de su actividad comercial ordinaria, realiza el suministro del bien o del servicio. Sucursales y otros tipos de unidades operativas pueden ser contribuyentes también. Sin embargo, una entidad no residente que no disponga de un establecimiento permanente en Serbia no puede registrarse a efectos de gestión del IVA, aunque puede designar a un representante tributario que tendrá la consideración de contribuyente; si no se desgina a un representante, se considera que el contribuyente es el receptor de los bienes o servicios. Si un no residente que no tiene establecimiento permanente ni representante tributario en Serbia suministra bienes o servicios a una entidad serbia, dicha entidad debe autoaplicarse el importe del IVA correspondiente al realizar la transacción (mecanismo de reversión). El registro en el sistema de gestión del IVA de la Administración Tributaria es obligatorio para los contribuyentes cuyos ingresos anuales superen 8.000.000 dinares. Para los demás contribuyentes, el registro es voluntario. El periodo de liquidación del impuesto es mensual con carácter general (pago en los primeros 15 días del mes), aunque los contribuyentes con ingresos inferiores a 50.000.000 dinares pueden liquidar trimestralmente (pago en los primeros 20 días del trimestre). En términos generales la base imponible del impuesto está formada por el valor de suministro, es decir, el coste total del bien o servicio incluidos los gastos incurridos para la entrada al receptor o a un tercero (derechos de aduana, impuestos especiales y otros impuestos públicos, costes de importación, etc). En caso de compraventa de bienes o servicios, la base imponible es el valor de mercado efectivo del bien o servicio en el momento del suministro. Normalmente el IVA incurrido por una entidad por la compra o importación de bienes o servicios para su actividad comercia, si aquella se ha registrado en el sistema de gestión de IVA de la Administración Tributaria, puede recuperarse mediante un crédito fiscal contra el IVA incurrido o mediante un reembolso. No obstante, no es deducible el IVA incurrido por vehículos de motor, artículos de ocio y decoración o electrodomésticos de pequeño valor. El gravamen del impuesto se efectúa en los términos siguientes:

  • Tipo general de gravamen (20%).
  • Tipo reducido de gravamen (10%): alimentos básicos, agua potable, gas natural, ordenadores personales, ayudas de estudio, entradas para espectáculos culturales o de ocio, etc. También para las primeras transferencias de viviendas y, bajo ciertas condiciones, para las posteriores.
  • Entregas exentas con derecho a deducción del IVA soportado: exportaciones, transporte internacional, transporte fluvial y suministro de aviones y barcos, ingreso de bienes en zonas francas.
  • Entregas exentas sin derecho a la deducción del IVA soportado: comercio de valores, seguros y reaseguros, transferencias de dinero y capital, fondos de inversiones, fondos y planes voluntarios de pensiones, venta de bienes inmuebles (excepto la primera transferencia de una propiedad) incluida la venta o alquiler de terrenos (agrícolas, forestales, para construcción), los alquileres de inmuebles destinados a vivienda, servicios de correos públicos, servicios de las instituciones de sanidad (incluyendo alojamiento y comida) con excepción de farmacias, servicios médicos y dentales, servicios de educación, servicios culturales y científicos, etc.
  • Entregas a la provincia de Kosovo y Metohija: durante el periodo de vigencia de la Resolución 1244 de 1999 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, las entregas realizadas por contribuyentes registrados en el resto de Serbia a la provincia de Kosovo y Metohija están exentas y tienen derecho a deducción del IVA soportado. Este derecho puede invocarse solo si reúnen ciertas condiciones, como la confirmación de la entrega en Kosovo por parte de las administraciones tributarias y prueba del pago de la mercancía por el receptor.
  • Entregas para uso de representaciones diplomáticas: los bienes y servicios destinados a uso oficial de representaciones diplomáticas y consulares, de organizaciones internacionales,  uso personal de los extranjeros de representaciones diplomáticas y consulares y los miembros de su familia, donaciones oficiales de bienes y servicios, bienes y servicios suministrados conforme a un préstamo contratados con instituciones financieras internacionales o estados (en los que la República de Serbia aparece como garante) y los bienes y servicios suministrados según contrato internacional si en dicho contrato se prevé la liberalización impositiva, pueden acogerse a la devolución del IVA soportado.

Impuestos especiales o accisas. Serbia aplica impuestos especiales sobre la importación o producción local de determinados productos, como derivados del petróleo, tabacos, bebidas alcohólicas o café, entre otros. La Ley de Accisas (Zakon o akcizama) establece el método de cálculo de estos impuestos, que gravan el volumen (derivados del petróleo, bebidas alcohólicas, cigarros), el valor (café y tabaco de liar) o una combinación de ambos elementos (cigarrillos). Estos impuestos son pagaderos en el momento de la puesta a la venta (producción local) o de la importación (bienes extranjeros). Existen ciertas excepciones, de modo que no se pagan accisas cuando el fabricante reexporta estos productos, en las importaciones para la venta en establecimientos exentos de derechos de aduana, en productos importados por misiones y personal diplomático, en importaciones para ayuda humanitaria a cargo de Cruz Roja o de otras organizaciones sociales, etc.

Volver a índice de Régimen fiscal

Otros impuestos y tasas

Impuesto sobre transmisiones. Este impuesto grava la transferencia de derechos sobre los bienes inmuebles gravados por el impuesto sobre la propiedad, así como a vehículos y embarcaciones usados. La base imponible es el valor declarado en el contrato de compraventa, aunque el municipio puede aplicar factores correctores para adecuarlo al valor de mercado si lo considera conveniente. El tipo de gravamen es del 2,5%. Está exenta la primera adquisición de viviendas para residencia habitual bajo ciertas condiciones (hasta 40 metros cuadrados y 15 metros cuadrados adicionales por cada miembro de la familia que ocupe la vivienda), así como las siguientes transacciones. La adquisición de una segunda residencia sí está gravada.

Impuesto sobre herencias y donaciones. El tipo de gravamen es progresivo entre el 1,5% y el 2,5%. Los herederos en segundo grado quedan afectos a un tipo de gravamen del 1,5%, mientras que los herederos en tercer grado y los beneficiarios sin relación con el donante lo están al 2,5%.

Impuesto sobre actos jurídicos documentados (stamp duty). Se aplica en función de tarifas establecidas para el valor del documento. Si el documento no tiene un valor determinado, se aplica una cuota fija.

Impuesto sobre el uso de suelo público. Es administrado por los municipios. Los obligados tributarios son todas las personas físicas y jurídicas que disfruten del uso de suelo público. El importe del impuesto lo establece cada municipio.

Impuesto sobre el uso de nombres comerciales. También es administrado por los municipios. Son obligados tributarios todas las personas físicas o jurídicas que deban liquidar impuesto sobre la renta o de sociedades y estén registradas para el desarrollo de una actividad económica.

Volver a índice de Régimen fiscal

Tratamiento fiscal de la inversión extranjera

La legislación fiscal serbia está en términos generales alineada con la vigente en los estados miembros de la Unión Europea. En cualquier caso, cabe señalar algunas consideraciones sobre el tratamiento fiscal de la inversión extranjera:

Impuestos sobre la renta de no residentes (personas físicas). La legislación serbia establece que las personas físicas se consideran residentes cuando tienen en Serbia su domicilio; su residencia habitual, pasando allí más de 183 días en un periodo de 12 meses; su centro principal de interés; o son enviados al extranjero para desarrollar una actividad profesional por parte de una persona física o jurídica residente en Serbia. Si los  residentes tributan por su renta universal, los no residentes solo están obligados a tributar por las rentas generadas en Serbia. En algunos casos la remuneración de no residentes empleados por misiones diplomáticas o consulares u organizaciones internacionales está exenta de tributación.

Impuestos sobre la renta de no residentes (personas jurídicas). La normativa considera como residentes a las entidades que tienen en Serbia un establecimiento permanente o su centro de control efectivo, las cuales están obligadas a tributar por su renta universal. A efectos fiscales se considera establecimiento permanente cualquier centro empresarial permanente a través del cual una entidad ejerce una actividad económica. En este sentido, las filiales de empresas extranjeras están obligadas a tributar en Serbia por el conjunto de rentas atribuidas a dichas filiales, independientemente de que dichas rentas se hayan generado en Serbia o en otro país. Por el contrario, las entidades no residentes, tales como las matrices y otras empresas del grupo, solo deben tributar por las rentas generadas en Serbia. En el caso concreto de las sucursales, si bien constituyen establecimientos permanentes de una persona jurídica no residente, solo están sujetas a tributación por las rentas atribuibles a dicha sucursal (no a la entidad jurídica no residente en su conjunto). No obstante lo anterior, el concepto de sucursal no está suficientemente desarrollado en la legislación serbia. Finalmente, la normativa establece una retención del 20% en los pagos a no residentes por parte de residentes en Serbia por rentas pasivas, tales como dividendos, intereses, ganancias de capital, rentas de la propiedad industrial o intelectual, rentas derivadas de bienes inmuebles, etc.

Convenios para prevenir la doble imposición. Los numerosos conveniones para prevenir la doble imposición establecidos entre Serbia y otros países limitan la capacidad de las autoridades de gravar o de reducir la doble tributación de determinados ingresos.

Volver a índice de Régimen fiscal

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex