Sectores de oportunidad

Sectores más interesantes para nuestra inversión

Los sectores con mayor interés en el país para la inversión española son:

- Agua potable y saneamiento básico: El aumento de la población en las ciudades, la necesaria adaptación y mitigación del cambio climático, el manejo sostenible de las aguas de lluvia y la gestión integrada de los recursos hídricos plantean una serie de retos para el sector del agua en Colombia. El país presenta importantes problemas en lo que a cobertura, calidad y continuidad del servicio se refiere. Especialmente grave es la brecha de cobertura entre zonas urbanas y zonas rurales. Por ello, los proyectos, tanto de ámbito nacional como municipal, se orientan hacia la ruralidad.
Los esfuerzos y recursos se dirigen a diseñar esquemas regionales de agua, que funcionen de un modo similar a los modelos de cuenca hidrográfica; a ampliar la cobertura de la red de acueducto y alcantarillado; y a la puesta en marcha de plantas de tratamiento de aguas residuales.
Estos proyectos se canalizan por diferentes vías: programas de agua diseñados a nivel nacional por el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio (MVCT) en consonancia con el Plan Nacional de Desarrollo (PND) y Planes Departamentales de Agua (PDA), que nacen de la administración local. La financiación también proviene de diferentes fuentes, aunque la mayor parte es aportada por el Presupuesto General de la Nación. Interesante sería la utilización de Asociaciones Público-Privadas (APP) en el sector del agua, pero, por el momento, este instrumento no está dando los resultados esperados.
Este escenario presenta oportunidades de negocio para empresas españolas, líderes a lo largo de toda la cadena de valor del agua.

- Infraestructuras: Es uno de los principales sectores de atracción de inversión extranjera en Colombia, en 2019 representó el 8,6% del total de IED en el país.
Además, es destacable el crecimiento sostenido de la inversión pública en este sector, pasando de representar el 0,6% como porcentaje del PIB en 2003 al 3% en 2018. La apuesta del Gobierno es potenciar la red fluvial y férrea y mejorar la eficiencia del transporte por tierra, mar y aire para mejorar los costos logísticos del transporte. En este sentido, existen muchas oportunidades para las empresas españolas pues se espera una inversión hasta el 2035 de alrededor de USD 60.000 millones en infraestructura vial, USD 3.400 millones en infraestructura férrea, USD 1.600 millones en infraestructura fluvial y USD 433 millones en infraestructura portuaria. El principal mecanismo para el desarrollo de la infraestructura en Colombia desde el 2012 son las Alianzas Público-Privadas (APP). El país ocupa el tercer lugar a nivel mundial en el Índice del Banco Mundial que mide las condiciones para el desarrollo de proyectos bajo este esquema.
Por último, con la crisis de la pandemia se pone gran énfasis en infraestructura social como hospitales o viviendas de interés social, especialmente con la aprobación del PND de Bogotá en mayo de 2020. En este Plan se anuncia la construcción de un eje verde o la ampliación de la flota del Transmilenio, entre otras.

- Turismo: Colombia presenta un gran potencial para desarrollar este sector y es por ello por lo que es considerado como “el nuevo petróleo”, debido a que es una opción viable y sostenible de desarrollo, basado en la diversidad biológica y cultural, que contribuye a generar divisas, a la transformación regional y a la mejora de la imagen del país.
En el Plan Sectorial de Turismo 2018-2022 se quiere incentivar el emprendimiento y la productividad, generando valor en las empresas y comunidades. El presupuesto previsto para llevarlo a cabo es de casi 500 millones de euros. Además, en la nueva reforma tributaria de 2019, se contemplan incentivos para megaproyectos que están muy enfocados en infraestructura hotelera y turismo de la que se pueden beneficiar las empresas españolas.

- Energías Renovables: A pesar de que actualmente el sector de las energías renovables no convencionales en Colombia se encuentre muy rezagado respecto a los países de la región, tiene gran potencial y posibilidades de desarrollo en los próximos años. Por su posición geográfica, Colombia cuenta con una radiación solar constante durante todo el año (promedio radiación diaria 4,5 kWh/m2 superior a la mundial de 3,9 kWh/m2), especialmente en regiones como La Guajira, Atlántico, Antioquia y Valle del Cauca; el país también ofrece importantes oportunidades de implementación de plantas eólicas de más de 25GW y una velocidad del viento que en La Guajira es el doble del promedio mundial.
Por una parte, el gobierno está llevando a cabo diversas iniciativas para impulsar estas fuentes de energía y, por otra, han surgido diversas oportunidades comerciales en el sector privado a través de acuerdos de compra de energía. El gobierno colombiano apostó por que, en los cuatro años de la legislatura, Colombia pasase de tener menos de 50 MW instalados de fuentes alternativas a un mínimo de 1.500 MW. Así, según el Plan Energético 2050 publicado por la UPME, la participación de estas fuentes dentro de la canasta energética del país se proyecta que alcance el 25%.
En este sentido, la principal herramienta que se incluye en el Plan consiste en la obligación dirigida a los agentes comercializadores del Mercado de Energía Mayorista a que entre 8% y 10% de sus compras de energía provengan de fuentes no convencionales de energía renovable. Además, se han incluido incentivos como la deducción del 50% del impuesto de renta durante 15 años por inversiones en fuentes alternativas o la exclusión de aranceles e IVA para la importación de equipos.
El foco para las empresas españolas está principalmente en proyectos de hasta 20 MW, en los que son más competitivos y que no son tan dependientes de las subastas, sino que están basadas en el mercado no regulado.
 

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex