Sectores de oportunidad

Sectores más interesantes para nuestra inversión

La agricultura y la ganadería siguen siendo el motor de la economía etíope y su modernización es una de las prioridades de las autoridades económicas. Etiopía cuenta con 74,3 millones de hectáreas cultivables, 18 zonas agroecológicas y 3 millones de hectáreas están abiertas a la inversión extranjera. Etiopía cuenta con la mayor ganadería de África, unos 55 millones de animales. La industria agroindustrial y ganadera, así como la horticultura, ofrecen grandes oportunidades a inversores y exportadores.

Etiopía cuenta con una gran riqueza de recursos minerales, que están mínimamente explotados. Existen reservas de oro y metales preciosos, así como de petróleo y de gas, cuya exploración ha comenzado a llevarse a cabo muy recientemente. 

El gobierno de Etiopía está tratando de impulsar la industrialización del país a través de los llamados parques industriales, se trata de la construcción de polígonos industriales en los que se favorece la instalación de empresas extranjeras a través de una serie de incentivos (exención fiscal ente 10 y 15 años y de aranceles para la importación de insumos), suministro de electricidad, agua, internet... a precios competitivos.

Dentro de los sectores industriales más interesantes para las empresas extranjeras destacan:

La industria textil y confección ofrece interesantes posibilidades en desmotadoras, fábricas textiles integradas, hilado, tejido y teñido e impresión, fábrica de prendas de vestir (tejidas). Hay grandes extensiones de tierra y condiciones climáticas propicias para la producción de algodón y fibras: más de 2,5 millones de hectáreas de tierra se dedican a la producción de algodón, si bien ésta no es suficiente ni en cantidad ni en calidad y es necesario importar. Actualmente hay cinco parques industriales dedicados al sector textil y de la confección.

Fabricación de cuero: ofrece oportunidades en procesamiento y exportación de cuero, calzado, guantes, bolsos y pequeños artículos de cuero. Etiopía tiene más de 53 millones de cabezas de ganado. 

Sector farmacéutico es uno de los más favorecidos en el acceso a la divisa debido a la necesidad que el país tiene de medicinas para consumo humano y animal. Este tratamiento favorable ya justifica por si solo el interés inversor y exportador. La inversión en el sector farmacéutico es la más beneficiada en términos de incentivos y las importaciones de fármacos no sufren los habituales retrasos en el pago que están experimentando la mayoría de las importaciones desde principios del 2020.

Etiopía es el segundo país más poblado de África y que registra una tasa de crecimiento del 2,3% anual, además está desarrollando un ambicioso proyecto de industrialización que presiona sobre la demanda energética. Además, una de las estrategias previstas para obtener divisas es la exportación de electricidad a los demás países del Cuerno de África. Todo ello hace que el sector energético sea prioritario.

Etiopía cuenta con más de 80 GW en reservas de energía renovable, de las cuales 45 GW es hídrica, 7 GW geotérmica y se estima una media de 5,5 hwh/m2/día. Por otra parte, el 95% de las áreas rurales no tienen electricidad, esta situación ofrece muchas posibilidades a la electrificación fuera de red. Las inversiones se suelen desarrollar en términos régimen de partenariado público privado.

Etiopía es un país muy activo en la lucha contra el cambio climático. En este sentido, cabe destacar su Contribución Nacionalmente Determinada (o NDC por sus siglas en inglés) presentada al Acuerdo de París en la que se incluyen sus principales políticas en sectores ligados a la lucha contra el cambio climático, incluyendo objetivos y prioridades específicas para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y para la adaptación a los impactos del cambio climático en: generación de electricidad, transporte, industria, infraestructuras, agua, agricultura y bosques, gestión de residuos y ciudades.

Hasta 2022 el gobierno se ha comprometido a no acometer nuevos proyectos a fin de concluir la inversión pública ya aprobada y reestructurar la economía del país para poder seguir creciendo de forma sostenible. como contrapartida, se confía que en los próximos años el sector privado aumente su peso específico en la economía etíope tanto cuantitativamente como cualitativamente y que esté presente en sectores tradicionalmente públicos.