Sectores de oportunidad

Sectores más interesantes para nuestra inversión

Filipinas es uno de los países en los que más oportunidades se están abriendo para invertir. Goldman Sachs estima que se convertirá en la decimocuarta potencia mundial en 2050.

Las principales formas de representación usadas por las empresas extranjeras en Filipinas, además de la contratación de agentes locales, son las sociedades anónimas y sucursales. Las joint ventures suelen ser más utilizadas para la financiación de proyectos.

La normativa establecida favorece el establecimiento de una filial sobre una sucursal debido a ciertas restricciones para las sucursales en algunos sectores.

El actual presidente, Rodrigo Duterte, ha centrado su política en la mejora de las infraestructuras, las energías renovables y las telecomunicaciones. La administración actual ha impulsado el programa “Build, Build, Build” o BBB, que abarca más de 70 proyectos de infraestructura licitados por tres agencias del Gobierno:

Ministerio de Obras Públicas y Carreteras (Department of Public Works and Highways o DPWH).

Ministerio de Transporte (Department of Transport o DOTr).

Autoridad de Desarrollo (Bases Conversion and Development Authority o BCDA).

Para dar forma a este programa el gobierno invirtió 13.000 millones de € en 2017 del presupuesto nacional (General Appropriations Act o GAA) en infraestructuras. Esto equivale al 5,3% del PIB del país en 2017. Este valor supone un máximo histórico con respecto a las anteriores administraciones.

España tienes grandes oportunidades para el desarrollo de las infraestructuras de transporte. Constructoras y consultoras pueden beneficiarse de este impulso de las infraestructuras en un mercado de gran potencial y con aún no demasiada competencia instalada. Además del trasporte, el sector del agua y la gestión de residuos presentan grandes oportunidades.

Para las empresas extranjeras existe también la opción de presentar una ‘‘unsolicited proposal’’ a la agencia de gobierno competente (proyecto que de forma privada una empresa oferta), o buscar financiación de organismos multilaterales como ADB o BM.

Las energías renovables en filipinas están en auge. Entre los planes estratégicos, destaca el National Renewable Energy Programme (NREP), el cual prevé adicionar 15 GW nueva capacidad energética proveniente de fuentes renovables hasta el 2030. Entre ellas, la energía solar junto a la eólica serán las que experimenten mayores crecimientos. Se estiman crecimientos de entorno al 10% en los próximos 5 años. Para el 2019 se prevé que se promulguen una serie de incentivos legales a la implementación de energías renovables. Los altos costes de la electricidad hacen rentables proyectos de muy diverso tipo.

En el ámbito de exportación de productos, la maquinaria especializada, los componentes de automóvil, los productos alimentarios y los vinos de calidad van abriéndose camino en el mercado filipino, así como la confección, el calzado y la ropa especializada. El sector agrifood representa un 51% del total de las exportaciones españolas a filipinas.

Actualmente, la carne de cerdo posee la acreditación FDA para su exportación. Están en proceso las acreditaciones para la carne bovina y de pollo, así como los cítricos. España es el primer exportador de aceite de oliva a Filipinas.

Los sectores de mayor interés para las empresas españolas son aquellos que dan una ventaja competitiva por su favorable relación coste-cualificación de la mano de obra, bien en los que el sector industrial español es habitualmente competitivo, bien en los que Filipinas tiene una ventaja comparativa por razones naturales o legales o porque tienen buenas perspectivas de desarrollo. Así, destacan:

  • Las concesiones de infraestructuras de transporte, agua y gestión de residuos al fijarse el desarrollo en infraestructuras del país como objetivo primordial del gobierno (aunque las limitaciones a la participación extranjera reducen el interés de poner capital, siendo a veces más interesante participar como mero contratista para el consorcio)
  • La industria agroalimentaria y de procesamiento de productos agrícolas para alimentación o energía (incluido biocombustibles)
  • La deslocalización de procesos (Business Process Outsourcing, BPO): la subcontratación de servicios de back office (informática, contabilidad, recursos humanos), teleoperadores para acciones comerciales, mantenimiento y desarrollo de software, animación, etc. Filipinas ha desbancado ya a la India en BPO de voz (call centers) y lleva camino de liderar otros ámbitos. Se prevé para 2020 unos ingresos de $40 a $50 billones de pesos y creará de 1,3 a 1,5 millones de puestos de trabajo para 2020.
  • El turismo, en especial de aventura o minoritario (ya que las restricciones a la propiedad de terrenos e inmuebles, el bajo número de turistas, las malas infraestructuras y las escasas conexiones aéreas con Europa dificultan el negocio del turismo masivo)
  • El sector inmobiliario, en pleno desarrollo económico de la poblada capital filipina, con más de 12 millones de habitantes, se presenta como una sugerente posibilidad de inversión, ya considerada por los inversores chinos.
  • El sector financiero, que desde 2014 permite la entrada de bancos con capital 100% extranjero, y que ofrece grandes posibilidades, especialmente en el marco de la ASEAN.
  • El e-commerce, está suponiendo una revolución en los hábitos de compra filipinos. Ha aumentado el gasto en marketing digital hasta copar una media de 21,5% del total del presupuesto en marketing.

En el ámbito multilateral, la cartera de proyectos del BAsD para Filipinas se incrementa cada año. En el mes de octubre de 2018, el Banco publicó su documento estratégico para el periodo que va desde 2019 hasta 2021, que dobla casi al anterior con un total de 7.300 M de dólares de los cuales en torno al 50% se destinarán al sector transporte. 

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex