Sistema financiero

Sistema financiero

El sistema financiero argentino ha venido condicionado por su aislamiento del sistema financiero internacional  durante años a raíz de los impagos a entidades oficiales aunque el  acuerdo en el club de Paris de 2014 y el acuerdo con los tenedores de bonos en Abril de 2016 han permitido cambiar la situación. 

La escasez de fondos locales a largo plazo deriva de un sistema financiero reducido y esencialmente transaccional, con activos financieros que solo representa 16% del PIB (versus 50% en Brasil y 75% en Chile), centrado en crédito al consumo de corto plazo  (41%), sin apenas desarrollo del  mercado bursátil. Ello se explica por la inestabilidad macroeconómica e institucional, la baja tasa de ahorro nacional, y el aislamiento de Argentina en los mercados internacionales por el conflicto con los holdouts. El gobierno lanzó reformas para el desarrollo del mercado de capitales local, pero la crisis financiera de 2018 ha venido a frenarlo. En el último año el crédito a empresas privadas ha vuelto a contraerse en un 40%

Se estima que 73% de las PYmes están financieramente constreñidas; la inversión en infraestructuras depende en un 80% del sector público. El desarrollo del sistema de PPPs debería cambiar este dato. 

En líneas generales en la actualidad la economía está escasamente bancarizada, solo 50% de la población tiene acceso a una cuenta bancarizada. El costo de fondeo de hogares es muy alto, máxime tras las subidas de tipos de abril 2019.

El grueso del sistema financiero lo componen los bancos (98% de los activos totales), con una participación importante de bancos estatales (banco de la Nación, entre otros). El principal inversor institucional a su vez es la seguridad social pública (ANSES) que representa el 22% del sistema financiero y 10% del PIB. El mercado de capitales es muy reducido y el porcentaje de empresas cotizadas también escaso:  El mercado de valores es del orden de 15% del PIB, muy inferior al resto de la región y solo cotizan 94 empresas (agosto 2019).

Los niveles de morosidad son bajos (a pesar de haber crecido ligeramente hasta el 4,2% en Abril 2019), la liquidez es alta, habiéndose aplicado reglas prudenciales apropiadas con requisitos de capital altos (Basilea II y III). Los depósitos son a plazo muy corto lo cual limita los plazos de los créditos. El importante aumento de créditos, junto con el desarrollo del mercado hipotecario, y el flujo de capitales hacia Argentina en 2017 suponen ciertos riesgos para el conjunto del sistema. 

Solo los créditos a corto plazo, en particular las tarjetas de crédito, han ofrecido cierto dinamismo en los últimos años, y por ello el crédito apenas nutre la inversión, invirtiendo los bancos sobre todo en activos diversos (Letras públicas, algunos bonos). Existen políticas públicas destinadas a fomentar el crédito (ProcrerAuto, Ahora 12, entre otros).

En 2018, se ha llevado a cabo la ley de reforma de los mercados de capitales (financiación productiva), así como la recategorización de Argentina como país emergente en el índice MSCI de Morgan Stanley. No obstante, la coyuntura no ha permitido el desarrollo del mercado que se esperaba. 

 Existen 78 entidades financieras, entre las que destacan:

    

Tipo Número de sucursales Activos (M ARS)
Banco de la Nación Argentina Público Nacional 638 1211.632,8
Banco de Galicia y Buenos Aires Privado Nacional 324 511.338,2
Banco Santander Río Privado extranjero 469 507.047,2
Banco de la Provincia de Buenos Aires Público provincial 347 495.909,9
BBVA-Banco Francés Privado extranjero 252 354.667,4
Banco Macro Privado Nacional 426 323.268,1
HSBC Bank Argentina Privado extranjero 129 224.827,6
ICBC Privado extranjero 122 184.180,4
Ciudad de BS AS Público provincial 79 181.855,2
Banco Supervielle Privado Nacional 179 133.176,9
Credicoop Cooperativa Limitada Cooperativa de crédito 269 161.677,0
Banco Patagonia Privado Nacional 183 151.354,1
Citibank Privado extranjero 10 103.085,6
Banco Hipotecario Privado Nacional (semipúblico) 77 78.189,6
Banco Itaú Argentina Privado extranjero 73 63.856,4

        

 

 

 

 

 

   

  

 

 

 

 

 

 

 El Banco Central de la República Argentina (BCRA)

Es una entidad autárquica del Estado nacional, cuya misión primaria y fundamental es preservar el valor de la moneda. En la formulación y ejecución de la política monetaria y financiera no está sujeto a órdenes, indicaciones o instrucciones del Poder Ejecutivo Nacional. Son funciones del Banco Central vigilar el buen funcionamiento del mercado financiero y aplicar la Ley de Entidades Financieras y demás normas que se dicten, actuar como agente financiero del Gobierno Nacional, concentrar y administrar sus reservas de oro, divisas y otros activos externos, y propender al desarrollo y fortalecimiento del mercado de capitales y ejecutar la política cambiaria.

Está gobernado por un Directorio compuesto por presidente, vicepresidente y ocho directores, quienes deberán tener probada idoneidad en materia monetaria, bancaria o legal vinculada al área financiera. Los miembros del directorio son designados por el Poder Ejecutivo Nacional con acuerdo del Senado de la Nación. Sus mandatos tienen una duración de seis años, renovándose por mitades cada tres años, y los cargos de presidente y vicepresidente se renuevan conjuntamente.

Ejerce la supervisión de la actividad financiera y cambiaria por intermedio de la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias, la que depende directamente del Presidente de la Institución. La Superintendencia es presidida por uno de los Directores del Banco quien cuenta con amplias facultades para la toma de decisiones.

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Al ser Argentina un país poco bancarizado, existe poco crédito nacional disponible, aunque gran parte del mismo puede ser obtenido por empresas debidamente respaldadas.

La falta de acceso al sistema financiero internacional ha limitado mucho en estos años las posibilidades de financiación en el país. La financiación provenía de algunos donantes bilaterales (China, Rusia entre otros) y en mucho menor medida de algunas entidades multilaterales (Banco Mundial, BID, etc...). El acuerdo con los tenedores de bonos litigantes (Holdouts) en abril de 2016 cambió sustancialmente la situación, y se han desbloqueado muchas de las propuestas de entidades multilaterales.

Fondo Monetario Internacional (FMI)
Tras la crisis de 2001-2002, Argentina firmó un acuerdo con el FMI para refinanciar 6.780 millones de dólares de deuda. Con la llegada al poder de Néstor Kirchner las relaciones entre Argentina y el FMI se tensaron y, finalmente, con la conformidad del director del Fondo Rodrigo Rato, el Gobierno argentino procedió al pago anticipado de toda su deuda con la institución (9.530 millones de dólares) el 4 de enero de 2006. Desde entonces las relaciones entre ambos habían sido escasas, ya que Argentina prescindió desde entonces de la auditoría del FMI Art. IV). El nuevo gobierno retomó retomó estas auditorías y recuperó la normalidad en las relaciones.

Ante la crisis iniciada en Mayo de 2018, se llegó a un acuerdo Stand By en Junio que cubre tres años de financiación por de 56.300 m$, tras su ampliación en octubre. De estos fondos, 28.400M$ se desembolsan en 2018 y 22.800M$ en 2019. Argentina viendo cumpliendo con la condicionalidad asociada tal como se refleja en la cuarta revisión del acuerdo en Julio 2019.

Banco Mundial

Argentina tenía una estrecha relación con el Grupo Banco Mundial. El BM junto al BID y la CAF eran unas de las pocas fuentes de financiación externas que Argentina tenía abiertas tras el default de principios de la década. Además, las tres instituciones intentan coordinar sus actividades. En concreto, en desarrollo humano, el BM tiene una posición de liderazgo en salud; y en infraestructura, el BM lidera la acción en carreteras, protección contra inundaciones y agua y saneamiento

Actualmente argentina tiene una cartera activa de 22 proyectos de inversión, con créditos comprometidos por un total de US$6.600 millones, una garantía de US$ 480 millones, toda ella destinada al sector de las energías renovables, la cual ha ayudado a movilizar más de US$3.000 millones, y cuatro donaciones de US$16 millones. La cartera se centra en salud, medio ambiente, educación, infraestructura, mercado laboral y protección social. En lo que se refiere a la inversión de 2018, recientemente Jim Yong Kim, presidente del BM, ha anunciado que el banco otorgaría al país nuevo financiamiento por valor de US$2.000 millones.

Banco Interamericano de Desarrollo (BID)
El BID tiene un promedio de aprobaciones anuales recientes de USD 1.360 MM por año. La cartera activa actual con el sector público es de 54 operaciones, por un monto aprobado de US$9.206,4 millones. La misma se encuentra distribuida así: 61% en proyectos dirigidos a promover el crecimiento y la competitividad (transporte, energía, ciencia y tecnología, desarrollo rural y agropecuario, turismo), 28% promueven el desarrollo social (agua potable y saneamiento, educación, salud, desarrollo social y desarrollo urbano) y un 11% la mejor gobernabilidad (modernización del aparato del estado, gestión fiscal, seguridad ciudadana).

Recientemente, tras la visita del presidente a del Banco, Luis Alberto Moreno, a Argentina, se ha anunciado que la inversión en el país para el 2017 alcanzará los US$2.300 millones y los US$2.350 millones para el 2018.

Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN)
Es un fondo especial administrado por el BID que financia proyectos de apoyo a enfoques innovadores en tres áreas prioritarias: Acceso a financiamiento, acceso a servicios básicos y acceso a mercados y capacidades. Los últimos proyectos aprobados por FOMIN para Argentina se remontaban al año 2011. A 2016, el FOMIN tiene 7 cooperaciones técnicas en ejecución por un monto de US$ 2,5 MM, en las áreas de inclusión social, apoyo a PYMES y cadenas de valor, y 2 proyectos de empresariado social por US$ 1,9 MM. En el periodo 12-15 se aprobó un préstamo por US$0,8 MM del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), que también financió cuatro cooperaciones técnicas no reembolsables por un total de US$0,7 MM, en temas de inclusión financiera, igualdad de género en educación, y agricultura sustentable.

Corporación Andina de Fomento (CAF)
La Corporación Andina de Fomento (CAF) inició sus operaciones en el país en 2001.

Desde 2007 Argentina es miembro de pleno derecho de la CAF, lo que le permite acceder a una financiación anual de entre 900 y 1.000 millones de dólares.

En el período 2012-2016 Argentina ha obtenido aprobaciones de fondos por valor de 4.012 millones de dólares.

En noviembre de 2017 CAF ha anunciado su intención de fortalecer la cooperación para el desarrollo sostenible en el periodo 2018-2020, con un apoyo por hasta USD 2.000 millones, en la reunión mantenida con Mauricio Macri, Luis Carranza (presidente ejecutivo de la CAF), ha anunciado que se destinarán cerca de USD 800 MM en educación, hábitat y agua y saneamiento; otros USD 700 MM en logística, transporte e integración regional; y USD 200 MM en materia energética.

Banco Europeo de Inversiones (BEI)
En cumplimiento de su mandato ALA (Asia-Latinoamérica 2014-2020), el BEI está autorizado a prestar hasta 3.400 millones de euros para financiar proyectos en estas regiones que potencien la presencia Europea o luchen contra el Cambio Climático. De este monto 2.300M€ están destinados para América Latina, pero no existe asignaciones especificas por países. El BEI tiene suscrito un convenio con Argentina que permite que proyectos que se desarrollen en Argentina opten a su financiación (es elegible).

Desde que estas financiaciones comenzaron en 1993 hasta 2001 Argentina fue el segundo receptor de financiación en la región y el tercero del programa ALA (Tras China y Brasil). Sin embargo, en 2001 el BEI dejó de financiar proyectos en el país. 2011 fue el último año donde se aprobó financiación por valor de 76,4 millones de euros. (Planta de Volkswagen en Córdoba). A finales de 2016, el BEI anunció su intención de volver a dar préstamos BEI largo plazo a las pymes que presenten planes de inversión con generación de empleos. Ello, se concretó en noviembre de 2017, fecha en la que se aprobó la primera aportación desde el año 2001, ésta será de USD 71 millones y servirá para financiar inversiones de pequeñas y medianas empresas en el país.

Corporación Financiera Internacional
Financia numerosos proyectos en Argentina. Desde su entrada en IFC, Argentina ha recibido 8.600 M$ para el sector privado de los cuales 3700 M$ han sido "movilizados", En mayo de 2015, destaca la financiación a la empresa de la agroindustria Vicentin por valor de 135M$ (de los cuales 25M$ del IFC y 110 de banca comercial). Dicha operación se ha visto nuevamente ampliada a principios de 2018, ya que se le ha vuelto a conceder otro crédito a Vicentin, esta vez por valor de 295M$, de los cuales 35M$ son del IFC y el resto de la banca comercial.

La IFC espera gradualmente aumentar las concesiones de créditos y se estima que comprometería en total alrededor de US$1.700 millones para respaldar al sector privado de Argentina en un entorno de mercado estable en el periodo 2015-2018.
 

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

A partir del cambio de gobierno de diciembre de 2015, se lleva a cabo un proceso de flexibilización del mercado de cambios y a una modificación sustancial de la normativa relacionada con control de cambios. En marzo 2017 se derogó la Declaracion Anticipada de Pagos al Exterior - DAPE que se requería para estas operaciones.

La Comunicación “A” 6244, emitida por el Banco Central de la República Argentina (“BCRA”) el 19 de mayo de 2017 y vigente desde el 1 de julio de 2017, se convierte en el marco único para operar en el mercado cambiario, dejando sin efecto todas las normas que reglamentaban la operatoria cambiara. El Banco Central de la República Argentina va publicando una síntesis de las regulaciones vigentes en materia de comercio exterior en un documento TEXTO ORDENADO DE LAS NORMAS SOBRE “EXTERIOR Y CAMBIOS” que mantiene permanentemente actualizado en su web http://www.bcra.gob.ar/SistemasFinancierosYdePagos/Regulaciones_exterior_y_cambios.asp

El acceso al Mercado Único y Libre de Cambios para pagos de bienes, servicios, rentas, capital e inversiones es libre. Sí deben tenerse en cuenta las obligaciones que impongan las normas sobre lavado de dinero e impositivas. Las operaciones de cambio serán cursadas conforme los procedimientos que cada entidad disponga, en consideración de las exigencias normativas mínimas para la verificación de la información requerida respecto de las transferencias desde y hacia el exterior, así como de la identificación del cliente.

Con fines estadísticos, las personas jurídicas o humanas para las cuales la suma de los flujos de activos y pasivos externos durante el año calendario anterior, o el saldo de activos y pasivos externos a fin de ese año calendario, sea superior a USD 1 millón, deberán hacer una declaración trimestral (más de USD 50 millones) o anual (más de USD 1 millón) (Comunicación “A” 6401). Por Comunicación “A” 6594, las personas humanas quedan eximidas de la declaración de los activos externos.

En las transferencias desde o hacia el exterior, además de la comisión bancaria por la transferencia en sí, el banco puede aplicar una comisión por concepto de canje (operaciones en la misma moneda extranjera) o arbitraje (operaciones en distinta moneda extranjera).

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

A partir del cambio de gobierno de diciembre de 2015, se lleva a cabo un proceso de flexibilización del mercado de cambios y a una modificación sustancial de la normativa relacionada con control de cambios. En marzo 2017 se derogó la Declaracion Anticipada de Pagos al Exterior - DAPE que se requería para estas operaciones.

La Comunicación “A” 6244, emitida por el Banco Central de la República Argentina (“BCRA”) el 19 de mayo de 2017 y vigente desde el 1 de julio de 2017, se convierte en el marco único para operar en el mercado cambiario, dejando sin efecto todas las normas que reglamentaban la operatoria cambiara. El Banco Central de la República Argentina va publicando una síntesis de las regulaciones vigentes en materia de comercio exterior en un documento TEXTO ORDENADO DE LAS NORMAS SOBRE “EXTERIOR Y CAMBIOS” que mantiene permanentemente actualizado en su web http://www.bcra.gob.ar/SistemasFinancierosYdePagos/Regulaciones_exterior_y_cambios.asp

El acceso al Mercado Único y Libre de Cambios para pagos de bienes, servicios, rentas, capital e inversiones es libre. Sí deben tenerse en cuenta las obligaciones que impongan las normas sobre lavado de dinero e impositivas. Las operaciones de cambio serán cursadas conforme los procedimientos que cada entidad disponga, en consideración de las exigencias normativas mínimas para la verificación de la información requerida respecto de las transferencias desde y hacia el exterior, así como de la identificación del cliente.

Con fines estadísticos, las personas jurídicas o humanas para las cuales la suma de los flujos de activos y pasivos externos durante el año calendario anterior, o el saldo de activos y pasivos externos a fin de ese año calendario, sea superior a USD 1 millón, deberán hacer una declaración trimestral (más de USD 50 millones) o anual (más de USD 1 millón) (Comunicación “A” 6401). Por Comunicación “A” 6594, las personas humanas quedan eximidas de la declaración de los activos externos.

En las transferencias desde o hacia el exterior, además de la comisión bancaria por la transferencia en sí, el banco puede aplicar una comisión por concepto de canje (operaciones en la misma moneda extranjera) o arbitraje (operaciones en distinta moneda extranjera).

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex