Sistema financiero

Sistema financiero

El sector financiero de Australia es comparable a países con un mercado financiero tan desarrollado como Japón, Canadá o Suecia. El sector de las finanzas y los seguros genera en torno al 9% del PIB y es uno de los principales motores de crecimiento de la economía empleando a más de 400.000 personas. El nivel de actividad general en los mercados financieros australianos se ha mantenido boyante a lo largo de los últimos años. Este desarrollo se ha visto reforzado por el temprano apoyo del gobierno australiano a la liberalización y su empeño en proveer a los operadores financieros con un sistema regulador excelente a nivel mundial. Así, actualmente, Australia ofrece una localización altamente competitiva, junto con un entorno abierto y transparente y una mano de obra altamente cualificada. Este clima de trabajo, así como el rápido crecimiento de los fondos de pensiones y ahorro, han contribuido a la formación de un sector financiero sólido, sofisticado e innovador. Australia ofrece a las instituciones financieras globales grandes oportunidades en un mercado doméstico en expansión y una localización ideal para los mercados de servicios de la franja horaria asiática, a modo de puente entre el cierre de los mercados estadounidenses y la apertura de los europeos. El marco institucional es, además, estable y altamente desarrollado. La seguridad y la claridad del sistema legal, los compromisos de transparencia y resolución, así como las plataformas tecnológicas de alta calidad, permiten equiparar el mercado financiero australiano a los mercados de Estados Unidos y Europa. El sector financiero y de seguros está sujeto a la supervisión del Australian Prudential Regulatory Authority (APRA), el Reserve Bank of Australia (RBA) y el Australian Securities and Investment Commission (ASIC). Estas agencias son miembros del denominado Council of Financial Regulators cuya principal función es contribuir a la eficiencia y eficacia de la regulación financiera, así como a la estabilidad del sistema.

A grandes rasgos, el sector financiero australiano está compuesto por:

Las entidades tomadoras de depósitos autorizadas (authorized deposit taking institutions, ADIs): son entidades corporativas a las que se les autoriza llevar a cabo actividades bancarias -captación de depósitos y concesión de anticipos- de acuerdo con  el Banking Act de 1959. Esta categoría no solo incluye a los bancos, sino también a las sociedades de construcción (building societies) y cooperativas de crédito (credit unions). Para realizar operaciones propias de un banco (ADI), se requiere la autorización previa de APRA. Además, las ADI están obligadas a cumplir las normas de adecuación de capital establecidas por APRA, así como a proporcionar información a este organismo si así se solicita, incluyendo declaraciones de activos y pasivos y otra información prescrita de manera regular. Por otro lado, los bancos extranjeros pueden operar en Australia a través de una sucursal, filial u oficina de representación. Una subsidiaria o una sucursal de un banco extranjero que desee realizar negocios bancarios en Australia ha de ser IDA, obtener autorización para operar como tal y someterse a la citada ley bancaria. El gobierno australiano mantiene una política conocida como la "política de los cuatro pilares", según la cual, para mantener un grado de competencia adecuado en el segmento bancario, no puede haber menos de cuatro bancos nacionales importantes operando. Los bancos australianos, aunque son de reducido tamaño según los estándares globales, están altamente valorados y sus instituciones compiten con los mejores bancos del mundo en lo que a rendimiento se refiere. La banca minorista está dominada fundamentalmente por los cuatro bancos: National Australia Bank (NAB), Commonwealth Bank of Australia (CBA), ANZ Banking Group y Westpac Banking Corporation. Juntos, estos bancos controlan alrededor del 60% del total de los activos bancarios. Los cuatro mayores bancos de Australia alcanzan, en término medio, mayores tasas de rentabilidad que los bancos de países como Canadá, Hong Kong y Japón. Por otro lado, en general, los bancos extranjeros en Australia se centran en el mercado mayorista, aunque bancos como Citibank, ING y HSBC Bank Australia son excepciones, ya que tienen una amplia presencia en ambos mercados, y también BankWest, que originalmente era un operador doméstico. Aparte de éstos, los mayores bancos extranjeros en Australia son Deutsche Bank, JP Morgan, BNP Paribas y ABN AMRO. El número de bancos extranjeros que opera en Australia se ha duplicado en los últimos 10 años, a medida que las instituciones de otros países han sido conscientes de las oportunidades que ofrece el mercado local y de las ventajas de utilizar Australia como base para las operaciones con Asia.

Los bancos de inversión y otras entidades financieras: Australia cuenta asimismo con un sector de inversión bancaria estable, dada la amplia oferta de banca mayorista, seguros y servicios bancarios. Es una parte de la industria financiera especialmente competitiva, caracterizada por elevados estándares de calidad, plazos de trabajo e innovación de productos. A menudo, los bancos de inversión que operan en Australia son propiedad de bancos extranjeros que no están autorizados para realizar negocios bancarios en el país. Estos bancos de inversión pueden desarrollar su actividad sin autorización de APRA si no realizan operaciones bancarias en Australia a los efectos de la ley bancaria. En todo caso, el regulador bancario no permitirá que dicho banco de inversión use el término "banco" y sus derivados ni en su nombre corporativo ni en el desarrollo de su negocio, a menos que esté autorizado como ADI. Los bancos de inversión pueden estar sujetos al requisito de registro y al cumplimiento del Financial Sector (Collection of Data) Act de 2001. En Australia, también hay otras instituciones financieras entre las que se incluyen los fondos de pensiones, compañías de seguros y compañías financieras que se dedican principalmente a la provisión de finanzas personales para el mercado minorista.
 

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Los principales instrumentos a través de los cuales operan las líneas de crédito y los acuerdos de financiación son COFIDES, FIEM, ICO y CESCE.

COFIDES es una sociedad mercantil estatal creada en 1988 que facilita financiación a medio y largo plazo a proyectos privados viables de inversión que contribuyan, con criterios de rentabilidad, tanto al desarrollo de los países receptores de las inversiones como a la internacionalización de la economía y de las empresas españolas y gestiona, por cuenta del Estado (Secretaría de Estado de Comercio, adscrita al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo) los fondos FIEX y FONPYME. Pueden obtener financiación de COFIDES las empresas españolas que, a través de una filial o sucursal o mediante una empresa mixta, lleven a cabo uno de los siguientes proyectos en el exterior: i) creación de una nueva empresa, ii) ampliación de las instalaciones existentes, iii) adquisición de una empresa existente; y iv) apertura de una oficina comercial.

El Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM), como instrumento gestionado por la Secretaría de Estado de Comercio y creado en 2010, es un fondo que tiene el objetivo único de ofrecer apoyo financiero oficial a la internacionalización de las empresas españolas en línea con los nuevos retos y necesidades del comercio internacional. Las modalidades de financiación que ofrece son: i) financiación concesional -los créditos concesionales se pueden conceder a países de renta media-baja según la clasificación del Banco Mundial, ii) financiación comercial -siguiendo la normativa derivada del Consenso de la OCDE, el FIEM puede conceder créditos de exportación a un tipo de interés igual al CIRR más una prima anualizada en función del riesgo de la operación-, y iii) inversión -el FIEM puede participar en proyectos de inversión productiva o concesionaria de empresas españolas a través de créditos o deuda senior, sin entrar a formar parte del capital-. Australia es eligible para financiación FIEM.

El Instituto de Crédito Oficial (ICO), entidad pública empresarial, es un banco público con forma jurídica de entidad pública empresarial (EPE) que dispone de una serie de líneas con bancos para financiar la internacionalización de las empresas españolas o la actividad exportadora, así como de programas de financiación directa y vías de financiación complementaria.

CESCE proporciona un amplio abanico de soluciones para la gestión integral del riesgo mediante sus dos líneas de actividad: i) por cuenta propia -protección frente a impagos, información comercial de clientes, prospección de mercados y ayuda para conseguir financiación, mejorar la liquidez de los clientes y gestionar el cobro-, y ii) por cuenta del Estado -asegura riesgos comerciales a más de dos años, políticos y extraordinarios entre ellos riesgos comerciales, riesgos políticos y riesgos extraordinarios-. Asimismo, CESCE gestiona por cuenta del Estado la Póliza de Seguro de Inversiones en el Exterior, que cubre riesgos de carácter político y las pérdidas derivadas de, entre otros, la expropiación o confiscación de la empresa en el exterior, la falta de transferencia de dividendos, el terrorismo, la revolución o guerra y el incumplimiento de acuerdos o compromisos por parte de las autoridades del país receptor de la inversión. Australia se encuentra en grupo de riesgo nulo según la actual clasificación de la OCDE para créditos a la exportación. CESCE mantiene cobertura abierta sin restricciones a corto, medio y largo plazo.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

Se puede transferir y recibir fondos sin ninguna limitación y el cambio de moneda extranjera está permitido siempre que la operación sea efectuada a través de un banco o comerciante en divisas autorizado. Los medios de pago utilizados en Australia son muy similares al resto de países con economías desarrolladas. La mayoría de importadores tienen relaciones comerciales con diversos proveedores extranjeros y, por lo tanto, operan con diferentes divisas.

El tipo de Incoterm varía en función del producto a vender. Así, la mayoría de importadores esperan recibir la mercancía en FOB (o FCA) en dólares americanos; en el caso de los commodities en cambio (madera, especias...) frecuentemente se requerirá CFR (o CPT). En este sentido, los importadores australianos prefieren hacerse cargo de su propio seguro y no esperan el incoterm CIF (o CIP). No obstante, en el caso de que las operaciones se hagan en CFR, CPT, CIF o CIP, también se ofrecerá el precio FOB (o FCA) ya que el arancel a la importación se calcula sobre el valor FOB.

En cuanto al medio de pago, la mayoría de productos importados a Australia son financiados por carta de crédito desde 30 a 90 días. No obstante, en el caso en el que exista una estrecha relación entre el exportador y el importador, la transferencia telegráfica (Bpay) en una open account es el medio más utilizado, realizando el importador el pago en el momento que haya sido solicitado por el exportador y una vez que la mercancía haya sido cargada en el medio de transporte a utilizar. El tipo de cambio aplicado será el que esté en vigor en el momento de la transferencia entre los dos bancos. Los suministradores españoles, en principio, no deben tener problemas con el cobro de los fondos ya que Australia no cuenta con altas tasas de impagados y los plazos de pago son muy inferiores a los habituales en España.

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

Los sistemas de regulación de Australia son más transparentes y seguros que los de los países de la región garantizando la seguridad en la planificación empresarial, por lo que se puede invertir con confianza. No existe control de cambios y la moneda tiene plena convertibilidad. Los flujos de capital, remesas y repatriación de capital, la transferencia de royalties y pagos relacionados con operaciones comerciales no están regulados. 

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex