Sistema financiero

Sistema financiero

El sistema financiero en Colombia goza de una excelente salud. Las cifras del país siguen aumentando anualmente y el desafío es mantener estas el mayor tiempo posible. Segúndatos de la Superintendencia Financiera de Colombia, el país registró un crecimiento real anual del sistema financiero colombiano de 4,7 % (activos totales), al cierre de enero de 2019. Esto quiere decir que los activos totales ascendieron a $1,724.7 billones, es decir, $ 140,5 billones más en comparación con enero de 2018 y en $ 9,2 billones más frente al mes inmediatamente anterior. Por lo tanto, el índice de profundización frente al PIB fue 176,70 %.
 
El sistema financiero obtuvo resultados positivos, prueba de ello es que las utilidades en enero del 2019 fueron $10.1 billones, lo que supone un incremento de $4.1 billones respecto a enero de 2018. Los resultados de las entidades financieras fueron de $1,4 billones. De entre todas las entidades destacan las siguientes con los mejores resultados: los establecimientos de crédito: $ 970,7 mil millones; las aseguradoras: $ 132,2 mil millones, y las sociedades administradoras de Fondos de Pensiones y Cesantías: $ 118, 5 mil millones. 

Tal y como publicó la superintendencia en su informe mensual el portafolio de inversiones es el principal componente de los activos del sistema financiero. Así, las inversiones ascendieron a $ 856,7 billones, es decir, una variación real anual de 3,6 %.
 
Asimismo, la cartera total, sigue en terreno positivo y la de créditos presentó un crecimiento real anual de 2,83 %. El saldo total de la cartera bruta, incluyendo al Fondo Nacional del Ahorro (FNA), ascendió a $462,5 billones, un incremento de $26,5 billones frente a enero de 2018. Esta variación se explica principalmente por el crecimiento de la cartera de consumo en $11.9 billones, equivalente a un incremento real anual de 6.2% y en la cartera de vivienda de $8.1 billones, es decir 9.7% real anual.
 
El crecimiento del microcrédito fue de 0,41 % al tiempo que la cartera comercial disminuyó 0,6 % real anual, ubicándose en $ 243,5 billones.
 
Por último, las obligaciones que se encuentran al día superan el 95% de la cartera total y mantienen un crecimiento positivo y el indicador de calidad de la cartera total (cartera vencida/ cartera bruta) fue 4.75%.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

La totalidad de entrada y salida de divisas del país conforman el mercado cambiario. El régimen de cambios internacionales de Colombia se encuentra regulado por el Banco de la Republica quién ostenta el papel de autoridad reguladora. Por otro lado, la Superintendencia de Sociedades y la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) se encargan de vigilar el buen cumplimiento del sistema y de imponer sanciones.

La regulación cambiaria aplica a residentes y a los no residentes que adelanten operaciones en el mercado cambiario colombiano.

El régimen de cambios internacional colombiano da libertad de negociación de divisas y libre convertibilidad de la moneda. Existen diversos procedimientos y obligaciones de reporte según sea las operaciones de cambio concreta, el objetivo de estas es recoger estadísticas sobre la entrada y salida de divisas.

Asimismo, es obligatorio canalizar las divisas a través del mercado cambiario. Se ha de acudir a los intermediarios del mercado cambiario a través de una cuenta de compensación del titular de la operación siempre que se lleve a cabo alguna de las siguientes operaciones de cambio:

- Inversión extranjera en Colombia y colombiana en el exterior.

- Importaciones de bienes.

- Exportaciones de bienes.

- Endeudamiento externo, activo y pasivo.

- Otorgamiento de avales y garantías.

- Operaciones de derivados.

Hay que matizar que está prohibido compensar entre sí ni con ningún otro tipo de obligación aquellas obligaciones derivadas de las operaciones de cambio que tienen que canalizarse a través del mercado cambiario.

Por otro lado, el registro de una inversión extranjera ante el Banco de la Republica otorga a su titular, el derecho de remitir al exterior las utilidades que le genere, las sumas producto de la enajenación o liquidación de la misma y el derecho a reinvertirla entre otros.

Otro de los aspectos interesantes del régimen cambiario colombiano es que los residentes colombianos tienen la posibilidad de recibir créditos en moneda extranjera por parte de no residentes o de intermediarios del mercado cambiario, de la misma forma que está permitido que estos otorguen créditos a no residentes. Estos créditos externos pueden estipularse, desembolsarse y pagarse en moneda legal o extranjera. Ahora bien, las sucursales de sociedades extranjeras no pueden llevar a cabo operaciones de endeudamiento externo directamente con su oficina principal.

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

El Gobierno colombiano ha venido realizando una serie de cambios en la legislación para que Colombia sea más atractiva a la inversión extranjera. Un obstáculo con el que se habían encontrado los empresarios españoles a la hora de invertir en Colombia era el aspecto fiscal, es decir, los pocos beneficios tributarios que suponía invertir en el país.

Colombia es hoy uno de los países más atractivos de América Latina para la inversión extranjera ya que el Gobierno se ha preocupado por aliviar las condiciones tributarias de la inversión extranjera en el país, como los que vemos a continuación:

Eliminación de la retención en la fuente sobre dividendos pagados a inversores extranjeros: los dividendos pagados a sociedades extranjeras estaban sometidos a una retención en la fuente del 7%. Una reforma reciente ha reducido la retención al 0%. Sin embargo, en caso de que los dividendos pagados a inversores extranjeros correspondan a beneficios que no hayan estado sujetos al impuesto de la renta en cabeza de la sociedad colombiana, tales dividendos están sometidos a una retención en la fuente del 33%.

Eliminación del impuesto complementario de remesas: este impuesto gravaba la transferencia al exterior de rentas o ganancias de capital de fuente colombiana, a una tipo general del 7%.

Para el caso de los beneficios obtenidos a través de sucursales de sociedades extranjeras, además de estar sujetos al impuesto sobre la renta en Colombia, se presumían transferidos al exterior y por lo tanto este impuesto se generaba por la simple obtención de beneficios por parte de la sucursal de la sociedad extranjera. Sin embargo, la regulación contemplaba mecanismos para diferir el pago de este impuesto y para exonerarse, finalmente del mismo.

Con la eliminación del impuesto de remesas la transferencia al exterior de rentas o ganancias de capital de fuente colombiana ya no se está sometida a ninguna tributación adicional. Esta eliminación hace atractiva la realización de inversiones en Colombia a través de sucursales de sociedades extranjeras cuando la actividad a desarrollar en Colombia goza de beneficios tributarios o cuando los beneficios obtenidos por la sucursal no van a estar sometidos a imposición en Colombia por cualquier otra causa (I.e. por compensación de pérdidas fiscales).

Cuando una sociedad colombiana obtiene beneficios no sujetos a impuesto sobre la renta en Colombia y los distribuye a sus socios extranjeros, los dividendos estarán sometidos a un impuesto de renta del 33%. En cambio, cuando una sucursal de una sociedad extranjera obtiene beneficios no sujetos a impuestos de renta en Colombia, la transferencia al exterior de los mismos no estará sometida a gravamen debido a la eliminación del impuesto complementario de remesas.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex