Sistema financiero

Sistema financiero

El sistema financiero danés presenta características generales similares a las de los modernos mercados liberalizados de Europa. Posee más similitudes con el modelo continental, donde la banca y las instituciones de crédito son la principal fuente de financiación, que con el modelo anglosajón, en el que el mercado bursátil juega un papel más importante.

No obstante, a pesar del elevado grado de internacionalización de la economía danesa, su sistema financiero sigue manteniendo algunos aspectos singulares de su pasado. Esta circunstancia, junto a la estructura de su sistema fiscal y el hecho de seguir fuera de la Unión Monetaria europea, hace que el país pueda mantenerse relativamente ajeno a las convulsiones financieras que proceden del exterior.

La supervisión del sistema corre a cargo de la  Finanstilsynet (en inglés, Danish Financial Supervisory Authority, DFSA), dependiente del Ministerio de Empresas y el marco legal satisface los estándares del cuerpo legislativo y regulatorio de la UE. La cultura financiera del país es elevada. Aunque en el pasado el danés prefería colocar sus ahorros en fondos de pensiones, es cada vez más habitual gestionar los ahorros personalmente (gracias entre otras cosas a la facilidad que existe de operar en los mercados de acciones y obligaciones directamente online).

Una de las peculiaridades es el gran tamaño del mercado de bonos y obligaciones, relacionado con la amplia emisión de crédito hipotecario. A pesar de la reducida población del país, se trata de uno de los mayores del mundo. Hay que tener en cuenta que el crédito hipotecario en Dinamarca corre a cargo de instituciones especializadas con estatuto legal propio diferente del bancario, aunque actualmente los institutos de crédito hipotecario forman parte o están asociados a grupos bancarios. Por el contrario, el tamaño del mercado de valores en bolsa es reducido, si bien muchas de las empresas cotizadas son referentes mundiales en sus respectivos sectores. 

El sector financiero, incluido el sector seguros, daba ocupación a finales de 2017 a 80.000 personas (79.000 en 2016), de las cuales 31.385 trabajaban en la banca comercial  y 3.571 en los 7 institutos de crédito existentes. Ese mismo año operaban en el país tan sólo 69 bancos y cajas de ahorro danesas (76 en 2015 y 74 en 2016 y se espera que el número siga bajando). Los dos grupos dominantes son el Danske Bank y Nordea Bank, con una cuota de mercado de pasivo entre ambos superior al 50%. Por balance, el Danske Bank es mayor en Dinamarca que el Nordea, aunque éste es el mayor grupo bancario escandinavo (su sede central se encuentra en Helsinki) como resultado de una fusión ínter escandinava en el año 2000. La presencia de la banca no escandinava es muy limitada.

Otra característica del sistema bancario danés actual es la escasa relevancia de las cajas de ahorros. Aunque históricamente han sido muy importantes, en la actualidad tienen muy escaso significado social y económico.

El sistema hipotecario posee características propias, con alto grado de efectividad y economía basado en un producto estandarizado, sencillo y seguro. Tradicionalmente los créditos han sido a tipos de interés fijos, a 20 o 30 años, basados en bonos cotizados en los mercados. No obstante, en los últimos años se ha creado una gran variedad de nuevos productos hipotecarios, con tipos variables y con períodos de carencia de hasta 10 años en la amortización del principal. Otras variantes incluyen  topes en el tipo de interés variable, etc. El mercado está en manos de 7 Institutos de crédito especializados (realkreditinstitutter),  vetado a la banca comercial hasta el año 2007 si no se producía previamente el establecimiento de una sociedad hipotecaria bajo legislación específica. Los dos Institutos hipotecarios tradicionales (Nykredit y Realkredit Danmark) continúan dominando claramente este segmento.

Tras la crisis financiera y con el fin de apuntalar la confianza y estabilidad del sistema, el Gobierno ha ido incorporando una serie de iniciativas con particular incidencia en el sector bancario. Algunas de las medidas han incluido la creación de un fondo común por valor de 4.704 millones de euros, alimentado con fondos procedentes de la banca, o el aumento del importe garantizado por los depósitos individuales, que en la actualidad es de 100.000 euros. Asimismo, formando parte de estas iniciativas, se creó la sociedad estatal Finansiel Stabilitet  A/S (literalmente Estabilidad Financiera), con el objetivo de garantizar la estabilidad del sector

Un dato interesante del sistema  danés es que la banca gestiona de forma conjunta desde 1983, a través de la empresa gestora de propiedad común NETS DANMARK, la tarjeta de débito Dankort , o Visa/Dankort, extraordinariamente popular en el país. Es gratuita para los usuarios (el comercio minorista paga un pequeño canon a partir de un cierto volumen) y ha sido un instrumento racionalizador del sistema de pagos (incluso de transacciones muy pequeñas), y fuente de grandes ahorros para comerciantes y banca. La Dankort contabilizó 1.200 millones de transacciones en 2016 (928 millones hasta septiembre de 2017), existiendo un total de 5,4 millones de tarjetas de esta naturaleza.

Debido a lo anterior, y al liderazgo mundial de Dinamarca en tecnologías de la información (se encuentra normalmente entre los 5 primeros), la banca por Internet es usada desde bastantes años de forma muy amplia entre casi todos los segmentos de la población, habiendo contribuido de forma notable al ahorro de costes y a reducir la necesidad de redes de filiales bancarias excesivamente amplias.

La Bolsa de Copenhague (The Copenhagen Stock Exchange Market) es el centro oficial donde se encuentra el mercado de valores, incluyendo acciones, bonos, opciones y futuros financieros. Tras varias alianzas estratégicas en años anteriores, la Bolsa de Copenhague se fusionó en 2005 con el grupo sueco-finlandés OMX Nordic Exchange, que a su vez se incorporó en 2008 al NASDAQ OMX Group Inc. La OMX de Copenhague tiene anotadas unas 180 acciones, siendo las más cotizadas las del índice OMX C20.

La alianza OMX integra los mercados de valores de toda la región nórdica y báltica en un sistema único usando el sistema de negociación electrónica INET.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

La libre circulación de capitales refrendada en el art. 56 del Tratado de Maastricht es plenamente operativa en este país.

Dinamarca mantiene un sistema de total libertad de cambios con algunas restricciones aisladas asociadas principalmente a temas de lavado de dinero, financiación del terrorismo, etc.

En el caso de transacciones monetarias internacionales hay que tener en cuenta además, la normativa para evitar prácticas relacionadas con el lavado de dinero y la financiación del terrorismo aplicable en el ámbito europeo y recogida en Dinamarca en la Ley 512 de 17 de junio de 2008 (Lov om ændring af lov om forebyggende foranstaltninger mod hvidvask af udbytte og finansiering af terrorisme og lov om finansiel virksomhed), así como la Ley 237 de 21 de Abril de 1999 que implementa la Directiva comunitaria 97/5/EU relativa a las transferencias internacionales (Lov om grænseoverskridende pengeoverførsler) y el Reglamento (CE) 1287/2006 de la Comisión, de 10 de agosto de 2006, por el que se aplica la Directiva 2004/39/CE del Parlamento Europeo y del Consejo en lo relativo a las obligaciones de las empresas de inversión.

Las cuestiones relacionadas con este tema son resueltas por el departamento de Inspección financiera (Finanstilsynet) del Ministerio de Finanzas www.fm.dk.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex