Sistema financiero

Sistema financiero

El sistema financiero dominicano está compuesto básicamente por el Banco Central, 18 bancos comerciales (referidos comúnmente como “La banca múltiple”), 14 bancos de ahorro y crédito, 10 Asociaciones de Ahorros y Préstamos (instituciones privadas sin fines de lucro que no pueden ofrecer cuentas corrientes ni opera en divisas), Cooperativas Financieras, fondos de pensiones (con un cofre de 10.000 M$), compañías de seguros y las ARS.

El sector se rige por la Ley Monetaria y Financiera (N.183-02), que establece una Junta Monetaria como ente regulador y supervisor; por normas sobre apertura y funcionamiento de entidades bancarias; y por la Ley N.146-02 relativa a seguros y reaseguros, que disponen de una Superintendencia específica.

Los tres primeros bancos por volumen de pasivo son: Banco de Reservas (con carácter comercial pero de propiedad estatal), Banco Popular y BHD León.  Entre los tres copan el 85% de los activos (que equivalen al 45% del PIB) y de los créditos anuales del sistema. Siguen luego el Banco del Progreso, ScotiaBank y Citibank.

Para las operaciones de mercado abierto del Banco Central dirigidas a atender necesidades de liquidez de la banca y cooperar con la política monetaria, funciona una Mesa de Dinero.

En el sector bancario el panorama viene caracterizado por la concentración de activos y de préstamos en manos de las tres entidades principales,  por la persistencia de tipos de interés elevados (más del 15% para crédito preferencial y por encima del 20% para consumo) y por grandes márgenes entre las tasas de activo y de pasivo.

El Mercado de Valores se gobierna por Ley N.249-17 que derogó  y sustituyó la ley anterior N. 19-00. El órgano supervisor del Mercado de Valores es la Superintendencia de Valores. Los emisores, aprobados por la Superintendencia de Valores, pertenecen a los sectores financiero, industrial y eléctrico. También, existen ofertas públicas de Valores de fideicomiso, cuotas de participación de Fondos de Inversión y valores representativos de deuda emitidos por organismos multinacionales. Parte de las operaciones las efectúan los denominados "Puestos de Bolsa" privados que, por lo general, están adscritos a bancos comerciales.  La capitalización total del mercado equivale al 25% del PIB, Fondos de Pensiones y banca se ven inducidos por el B. Central a la suscripción de bonos suyos y del Gobierno de los cuales resultan ser los tenedores principales.

 

Por las consecuencias que ello tuvo, cabe recordar aquí que en 2003 se produjo un verdadero hundimiento financiero en el país desencadenado por el banco Baninter, el cual se atajó mediante una fuerte intervención del Banco Central.  El Estado incurrió así en una deuda con el Banco Central superior a 10.000 M$, sigue sin resolverse y genera anualmente un déficit público no financiero del 1,4% del PIB. El sistema financiero privado hoy está saneado y la morosidad es manejable, aunque aumenta paulatinamente en los últimos años.

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

La búsqueda de financiación para cubrir el déficit público de tesorería es una de las tareas recurrentes de la Hacienda dominicana.  Ello se hace: en el interior, por vía de créditos bancarios y de emisiones de bonos que se colocan induciendo a la banca y a los fondos de pensiones a tomarlas; y en el exterior, mediante préstamos multilaterales y bilaterales, más emisiones de bonos denominados en dólares en volúmenes en torno a 3.000 M$ por ejercicio.

El primer prestamista del país ha sido Venezuela, que acumuló créditos por 4.200 M$ para compras de crudos y derivados en el marco del programa PETROCARIBE.  En su mayor parte fueron amortizados en abril de 2015.

Ha sido muy activo durante 15 años Brasil, cuyo Banco de Desarrollo (BANDES) alcanzó gran posición acreedora en Dominicana cubriendo obras públicas (carreteras, presas y abastecimientos) ligadas a las dos grandes constructoras brasileñas que han dominado absolutamente los grandes contratos, hasta la debacle del escándalo de corrupción que explotó en 2016/2017.

El principal proveedor de recursos multilaterales ha sido tradicionalmente el BID. Tras el pago de deuda venezolana, el B.I.D. ha pasado a ser el primer acreedor de la nación, seguido por Francia, España y Brasil.  

La Corporación Andina de Fomento ha concedido igualmente préstamos al país, centrándose algunos en proyectos de viviendas de carácter social.

El Banco Mundial tiene un perfil más bajo. El Informe Económico y Comercial de nuestra Oficina  Económica y Comercial muestra con detalle las carteras de operaciones y las nuevas aprobaciones de los distintos organismos en República Dominicana.

En cuanto al marco de la financiación comercial bancaria, viene siendo frecuente la coparticipación de bancos privados y públicos de varios países en los proyectos grandes e incluso medianos.    Bancos españoles participan de forma consorciada en financiaciones de montos próximos a 50 M€ para varios proyectos y suministros en el país (Metro, depuradoras...).

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

La legislación dominicana no fija restricciones de control de cambios y existe libertad de movimiento de divisas. La única salvedad es que las operaciones deben realizarse a través de instituciones autorizadas por el Banco Central. Ciertas importaciones se conciertan bajo pago por adelantado, transferencia desde cuentas del cliente dominicano en el extranjero, tarjetas de crédito; o talón de un banco situado en el exterior, en el momento en que la mercancía esté disponible para embarcar.  También puede pagarse contra entrega de documentos al banco.

El uso de la carta de crédito tradicional no es frecuente debido, según se escucha, a las elevadas tarifas que cargan las entidades financieras.

En los dos últimos años se vienen detectando escaseces temporales de divisas para importación de montos superiores a 20.000 $ lo que retrasa operaciones de forma recurrente hasta que el Banco Central acaba resolviendo mediante inyección de dólares en el mercado.

La moneda internacional dominante para la casi totalidad de cotizaciones y pagos es el dólar estadounidense, pero el euro es aceptado con normalidad.

Los pagos a personas físicas o jurídicas no residentes, o no domiciliadas en el país, están sujetos a retención fiscal del 27%, salvo los dividendos e intereses pagados a entidades financieras del exterior. En el caso español, el Convenio de Evitación de la Doble Imposición rebaja las retenciones al 10% en ciertos casos.

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

De acuerdo con la ley de inversión extranjera, la repatriación de capital puede realizarse por el 100% de la inversión y sin otra restricción que haber satisfecho los impuestos correspondientes. La inversión debió ser registrada en el CEI -Rd en el plazo de seis meses desde la constitución de la compañía. Es de tener en cuenta que hace ya un par de años que se registra escasez recurrente de divisas en la banca para cifras importantes  y puede tomar bastante tiempo hasta poder obtener el cambio y transferencia al exterior del monto después de haber prsentado todos los justificantes.

Las empresas constituidas en R. D. pueden mantener cuentas en el exterior. Existe plena libertad de cambios, siempre que se realice la operación a través de los bancos o de las agencias de cambio autorizados por el Banco Central.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex