Sistema financiero

Sistema financiero

El sector financiero en Argelia está dominado por seis bancos propiedad del Estado, los cuales poseen la mayoría de la cuota del mercado (el 90% de los préstamos y depósitos provienen de estas entidades). Sin embargo, las instituciones privadas con respaldo extranjero están creciendo en importancia. En términos de seguridad y riesgo se ajustan a los estándares internacionales.

El Banco de Argelia (banco central) ha otorgado licencia a 20 bancos, seis son propiedad del Estado y el resto están en manos privadas.

Los bancos públicos son:

      La Banque Extérieur d’Algérie (BEA), entidad financiera controlada por el Estado dedicada a la financiación de proyectos de infraestructura de gran escala. Es el mayor banco por activos con una cuota de mercado próxima al 29% y está relacionado con los sectores de petróleo y gas por su relación con los contratos de Sonatrach y Sonelgaz. Actualmente, sigue una estrategia de diversificación con la intención de convertirse en un banco que ofrezca gran diversidad de servicios.

      En el sector de la agricultura destacan dos bancos públicos: Banque Nationale d’Algérie (BNA) y Banque de l’Agriculture et du Développement Rurale (BADR).

      El Crédit Populaire Algérie (CPA) financia actividades de comercio, turismo, medios de comunicación y salud.

      La Caisse Nationale d’Epargne et de Prévoyance (CNEP-Banque) es líder en financiamiento de viviendas, también realiza préstamos a pequeñas y medianas empresas.

      La Banque de Développement Locale (BDL) provee, principalmente servicios a minoristas, pequeñas y medianas empresas y autónomos.

El Banco de Argelia es el encargado de controlar la inflación, la política monetaria y la emisión de moneda. Por otro lado, también tiene el poder de autorizar la apertura de los nuevos establecimientos financieros y bancarios, tanto extranjeros como nacionales. Las políticas bancarias tienen como objetivo principal desarrollar el tejido industrial y empresarial. La banca electrónica no está apenas desarrollada.

Una de las restricciones al desarrollo del sector privado en Argelia es la reticencia de las empresas públicas a contratar servicios de la banca privada. Además, los bancos privados están excluidos de ciertas líneas de negocio, como la financiación de grandes proyectos de infraestructura.

Respecto al sector financiero no bancario existen nueve entidades financieras con licencia: cuatro entidades de leasing (Arab Leasing Corporation, Maghreb Leasing Algérie, Ijar Leasing Algérie y Societé Nationale de Leasing); la Caisse Nationale de Mutualité Agricole; Sofinance, sociedad respaldada por el Estado y dedicada a operaciones de préstamo, leasing e inversiones; Société de Refinancement Hypothécaire; Cetelem Algérie y El Djazair Ijar.

Las entidades de leasing se dedican principalmente a ofrecer servicios a empresas aunque se encuentran poco desarrolladas en comparación a los países vecinos, ya que en formación bruta de capital solo representa el 0,7% respecto al 15-20% de otros países.

Entre los productos financieros ofertados destacan por su importancia para el exportador extranjero dos tipos de cuenta bancaria: la cuenta C.E.D.A.C. y la cuenta interna no residente (INR). La primera es una cuenta extranjera abierta en dinares convertibles para personas residentes en el extranjero. Las condiciones de remuneración de este tipo de cuentas son fijadas periódicamente por el Banco de Argelia. La cuenta INR está destinada a empresas extranjeras que obtengan contratos con empresas de derecho argelino. Las transacciones en este tipo de cuentas se pueden hacer parcial o totalmente en dinares y su uso es exclusivo para las operaciones previstas en el contrato.

El Banco de Argelia también ha listado siete bancos extranjeros con oficinas de representación, donde se encuentran dos entidades bancarias españolas: Banco Sabadell y Caixabank. Además, el banco español de capital principalmente libio, Aresbank, también se encuentra presente en el país aunque de manera testimonial. Las oficinas de representación no están autorizadas a realizar operativa bancaria, solo son un instrumento comercial y un punto de apoyo para las acciones comerciales de las distintas empresas.

A pesar de los avances, el sector bancario argelino funciona ineficazmente y requiere un desarrollo más eficaz para el progreso económico del país. No obstante se está intentando relanzar el papel de la Bolsa de Argel para atraer el ahorro nacional hacia inversiones productivas en el país.

 

 

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

El gobierno de Argelia se ha mantenido prácticamente firme ante el hecho de no solicitar financiación externa ante las dificultades económicas que ha atravesado. Por el contrario, para corregir la problemática deficitaria ha tenido que recurrir a sus reservas de divisas y al Fondo de Regulación de Recursos de Hidrocarburos, el cual quedó casi agotado a principios de 2017. No obstante, el desequilibrio deficitario (público y exterior) continúa siendo uno de los retos de la política económica actual argelina.

Con el fin de hacer frente a la caída de recursos financieros de que dispone el Estado, en abril de 2016 el gobierno lanzó un empréstito de valores del Tesoro a 3 y 5 años. En 2017 se recurrió moderadamente a la financiación exterior del Estado.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

Argelia es un país con control de cambios, por lo que la salida de divisas del país solo puede producirse en los casos tasados: importación de bienes y servicios, repatriación de dividendos, repatriación de sueldo por trabajadores extranjeros y el equivalente en euros de 15.000 dinares por ciudadano argelino y una vez al año cuando viajen al extranjero. Se declara prohibida la exportación tanto de la moneda nacional como de cualquier tipo de crédito, valor mobiliario, etc., en moneda nacional.

Los recursos en divisas procedentes de operaciones con el exterior deben ser tramitados obligatoriamente por el Banco de Argelia, correspondiendo la gestión de dichos recursos también al Banco Central. No obstante, el Banco de Argelia permite disponer a la empresa argelina de un porcentaje de las divisas obtenidas para otras operaciones internacionales.

Los residentes pueden adquirir activos en divisas sólo a través de los intermediarios financieros autorizados por el Banco de Argelia. Lo mismo se aplica para cambiar divisas en dinares.

Un viajero que entre en Argelia está autorizado a introducir billetes y cheques de viajero en moneda extranjera bajo reserva de una declaración en Aduanas para cualquier cantidad. Por otro lado, el viajero que sale de Argelia está autorizado a llevar billetes en moneda extranjera así como cheques de viajero, siendo para el caso de no residentes igual o inferiores a la cantidad con la que entró en el país.

En Argelia por ley sólo existen dos formas de pago autorizadas:

       Crédito documentario

       Remesa documentaria

Además, para todas las operaciones es necesario realizar una domiciliación bancaria. De acuerdo con el reglamento nº5 de 25/10/2017 del Banco Central de Argelia, las operaciones de importación de productos destinados a su reventa en Argelia deben estar acompañadas de una cobertura financiera del 120% del montante total de la operación. Toda operación de exportación y de importación debe domiciliarse en un intermediario financiero autorizado por el Banco de Argelia, anteriormente a cualquier transferencia o repatriación de fondos y antes de desaduanar la mercancía. Excepcionalmente, si se trata de un fabricante local argelino y la importación ayuda, incentiva a la producción local, ya sean máquinas o inputs por ejemplo, existe la figura de la transferencia libre. Siempre y cuando no supere al año los 33.000 euros.

Es posible también la remesa documentaria a plazo, pero no es recomendable utilizar este método de pago, ya que no existen garantías ni fórmulas para asegurar el cobro.

 

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

Argelia es un país con control de cambios, de ahí que solo se autoriza la salida de divisas del país en los casos contemplados por la reglamentación.

Los inversores extranjeros pueden repatriar dividendos hasta el límite del capital aportado a la sociedad de derecho argelino (es decir, la inversión extranjera no puede tener nunca un saldo deficitario en divisas). Para transferir los dividendos correspondientes al inversor extranjero de la sociedad de derecho argelino, la empresa debe dirigir su demanda a los bancos comerciales, ya que el Banco de Argelia efectúa el control a través de dichos bancos. El inversor extranjero debe presentar los siguientes documentos :

-          Copia del registro de comercio

-          Justificación de las aportaciones exteriores

-          Copia del balance certificado por el Comisario de Cuentas

-           Certificado de haber realizado las liquidaciones fiscales correspondientes al ejercicio correspondiente al pago de los dividendos.

La transferencia de dividendos al extranjero está sometida a una imposición del 15%.

 

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex