Sistema financiero

Sistema financiero

Si se atiende a estadísticas tales como la proporción de créditos bancarios concedidos al sector privado no-petrolero, o se considera que la implantación de cajeros automáticos y terminales de punto de venta (TPVS) en los principales hoteles es relativamente reciente, se puede concluir que el sector financiero de Guinea Ecuatorial está muy poco desarrollado.

A pesar de la liberalización del sistema bancario guineano, existe una preocupante limitación a la financiación de empresas. Las empresas del sector de la construcción son las que registran la mayor proporción de créditos bancarios, más del 60% sobre el total, generalmente todas aquellas que están llevando a cabo algún proyecto público de infraestructura. Suelen ser préstamos a corto plazo y con un coste muy por encima de la media regional.

El volumen de financiación a la pequeña y mediana empresa es muy reducido, destacando la no existencia de microcréditos, instrumento recurrente en otros países de la zona.

Cabe señalar que la mayor parte de las compañías multinacionales del sector del petróleo y gas, así como también del resto de sectores, reciben financiación exterior.

Actualmente, cinco entidades crediticias conforman la oferta de servicios financieros a los operadores económicos nacionales: la Société Générale des Banques en Guinée Équatoriale (SBGE, filial de Société Générale); la Caisse Commune d’Épargne et d’Investissement (CCEI), filial del grupo camerunés Afriland First Bank, el BGFI, filial de la Banca Gabonesa y Francesa internacional; el Banco Nacional de Guinea Ecuatorial (BANGE), único banco propiedad del Gobierno ecuatoguineano; y Ecobank, de orígen togolés, que forma parte del grupo Pan-African Ecobank, autorizado desde 2010 junto al marroquí Attijariwafa Bank a instalarse en el país.

La solidez del sector bancario se ha deteriorado en los últimos años como consecuencia del aumento de la morosidad. Según el FMI, la ratio de insolvencia o morosidad ha superado el 20% desde 2013. Desde 2016, los depósitos del Gobierno ecuatoguineano han disminuido a niveles muy bajos, y la morosidad interna ha alcanzado aproximadamente 25% del PIB. Este problema se debe en gran medida a los atrasos en los pagos de la Administración ecuatoguineana. Dado que la Administración no paga sus deudas a las empresas, fundamentalmente constructores, estos no pueden devolver sus créditos bancarios.

Como se ha señalado, Guinea Ecuatorial pertenece a la CEMAC, institución subregional integrada por seis Estados (junto con Camerún, Gabón, República Centroafricana, Chad y Congo). Dentro de la CEMAC, la política monetaria y financiera es común y se implementa a través de dos instituciones: el Banco de los Estados de África Central (BEAC) y la Comisión Bancaria de África Central (COBAC). El primero de ellos, el BEAC, realiza las funciones de banco central, encargándose de la emisión monetaria del franco CFA, que tiene curso legal dentro de los países miembros de la CEMAC y cuya cotización se establece en base a una relación fija con el euro, actualmente de 1 euro igual a 653,85 francos CFA. La segunda institución, la COBAC, se encarga de la supervisión de la actividad y el control bancario.

En cuanto al sector financiero no bancario, es importante puntualizar asimismo su falta de desarrollo. El sector de los seguros está compuesto de tres compañías aseguradoras y una de reaseguros, todas ellas obstaculizadas por inadecuadas regulaciones y mecanismos de cumplimiento, según el FMI. Frente a la práctica ausencia de microfinanciación y la reciente introducción del leasing como nuevo instrumento de financiación bancaria, la mayoría de los empresarios encuentran fuertes dificultades para asegurar la financiación en vías de expandir sus actividades comerciales en el país. 

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

En 2009 China abrió una línea de crédito de 2.000 millones de dólares que se amplío en 2015 con un préstamo de 500 millones adicionales. 

En 2015 se firmaron tres acuerdos en el Banco Africano de Desarrollo (AfDB) por los que el mismo concedía préstamos por valor de unos 70 millones de euros. El primer acuerdo tenía por objeto la financiación de proyectos de formación de jóvenes emprendedores y el refuerzo de capacidades de funcionarios. El segundo acuerdo tenía por objeto la financiación de un proyecto de apoyo a la gestión de las finanzas públicas y el tercer acuerdo la financiación del proyecto de apoyo al desarrollo del sistema sanitario. Los proyectos de estos dos últimos acuerdos ya están en ejecución.

Asimismo, en 2019 el AfDB aprobó otro proyecto de financiación para el país a través del cual concede un préstamo por valor de unos 55 millones euros, destinados a la financiación de un proyecto destinado a apoyar el desarrollo de cadenas de valor en el sector pesquero y de acuicultura (PASPA). Empezado en el segundo trimestre del 2019, se espera que finalice a principios del año 2025.

Debido a la crisis económica que sufren los países de África Central, en diciembre de 2016 el FMI y otras instituciones financieras internacionales se comprometieron a ayudar a la región de CEMAC a través de programas trienales (2017-2019). Camerún, Gabón, Chad y República Centroafricana, llegaron a acuerdos sobre sus programas de ayuda financiera y ajuste económico con el FMI, sin embargo, Guinea Ecuatorial por el momento se quedó al margen.

Hasta entonces, lo que se había conseguido es la implementación de un Staff-Monitored Program (Programa Monitoreado por el personal Tecnico —PMP—) que se esperaba constituyera un paso previo a la concesión de un programa de apoyo financiero.

Un PMP es un acuerdo entre las autoridades del país y el personal técnico del Fondo para monitorear la implementación del programa económico de las autoridades. El PMP no implica respaldo por parte de la Junta Ejecutiva del FMI.

El PMP para la República de Guinea Ecuatorial incluye como medidas reducir aún más el déficit fiscal, aumentar los ingresos no petroleros y abordar las debilidades críticas de la gestión financiera pública, al tiempo que se protege el gasto social. El programa tiene como objetivo, por tanto, sentar las bases para mejorar la gobernanza y la transparencia en la administración pública y el sector de hidrocarburos.

El PMP también ha contemplado medidas para mejorar el clima de negocios y fomentar la diversificación económica. Además, el programa también proporciona un marco para fortalecer la capacidad del sector público a través de la provisión de asistencia técnica por parte del FMI.

El PMP para Guinea Ecuatorial, que teóricamente abarcaba el periodo enero-julio de 2018, se alargó hasta 2019, cerrándose con éxito, según autoridades locales. Gracias a esto, el país ha entrado en una nueva fase de negociación con el FMI para la firma de un acuerdo financiero.

El FMI considera que las autoridades ecuatoguineanas han realizado importantes esfuerzos por estabilizar la economía, han dado pasos para reducir el gasto público y contener el déficit fiscal, al mismo tiempo que se están adoptando algunas iniciativas para poner en marcha la diversificación económica (disminuye el peso del sector de los hidrocarburos) a fin de lograr un crecimiento sostenible e incluyente a mediano plazo. No obstante, el FMI considera que queda mucho por hacer, sobre todo en el ámbito de la reforma estructural. 

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

Las transferencias bancarias al exterior están reguladas por el Reglamento CEMAC de 30 de marzo del año 2000, sobre la armonización de la reglamentación de cambios en los Estados miembros de la CEMAC y por la Orden Ministerial 2/2008 que regula las transferencias de los bancos comerciales de la República de Guinea Ecuatorial.

El Reglamento 02/00/CEMAC/UMAC se rige bajo el principio de control en donde las labores de supervisión recaen principalmente sobre la banca comercial. Los movimientos de capitales pueden ser objeto de autorización previa del Ministerio de Hacienda en ciertos casos, entre ellos:

·         Transacciones relativas a la obtención o concesión de créditos de más de 100 millones de francos CFA (unos 150.000 euros).

·         Transacciones relativas a las inversiones directas de más de 100 millones de francos CFA (más de 150 000.euros). Se considera, por ejemplo, inversión directa la compra de al menos un 10% del capital de una empresa

·         Transacciones relativas a valores mobiliarios extranjeros de más de 10 millones de francos CFA (más de 15.000 euros).

Según el Reglamento, las transferencias interiores de la CEMAC son, con excepciones, efectuadas libremente, siendo obligatoria su declaración para fines estadísticos. Para transferencias superiores a 1 millón de francos CFA (1.500 euros), es obligatoria la presentación en el banco de documentación justificativa. Según el Art. 11, todas las transferencias cuyo beneficiario tenga una cuenta dentro de la CEMAC están sujetas a una comisión regulada nunca superior al 0,25%, que se reparten el intermediario y el BEAC.

La repatriación de beneficios de los no residentes es libre, siempre que la operación económica que los haya propiciado esté autorizada o no sujeta a autorización —artículo 55—. En las transferencias al exterior, se aplica una comisión regulada que no puede superar el 0,50%. Asimismo, hay que tener en cuenta que las personas físicas o jurídicas residentes tienen prohibida, salvo autorización ministerial, la tenencia de cuentas en divisas.

El personal no residente puede repatriar su salario sin límites, mientras que el personal extranjero residente está autorizado a transferir regularmente al extranjero una parte de su salario presentando su nómina. Las transferencias de salario justificadas para atender cargas familiares fuera de la CEMAC no están limitadas.

El reglamento impone también requisitos para el caso de las transferencias superiores a 5 millones de francos CFA (unos 7.600 euros) cuando correspondan a operaciones de importación. Deben de estar aseguradas por un intermediario financiero acreditado, estar domiciliadas en un banco local —artículo 41—, constar de una factura proforma y de un atestado profesional emitido por el importador. Lo anterior también es válido para exportaciones y para el intercambio internacional de servicios. Por último, las inversiones de más de 100 millones de francos CFA (más de 150.000 euros) deben ponerse en conocimiento del Ministerio de Hacienda y presentarse junto a los documentos exigidos en el artículo 96.

La Orden Ministerial 2/2008 dispone en su artículo 1 que todas las personas jurídicas que deseen transferir fondos desde Guinea Ecuatorial al exterior quedan obligadas a presentar en los bancos comerciales locales la siguiente documentación:

·         Las facturas definitivas del proveedor original. No se admitirán las que provengan de la central de compras ni de la empresa matriz.

·         Certificado previo de importaciones (CPI), expedido por la agencia de certificación autorizada, de haber realizado la inspección física de los bienes a importar.

·         Declaración jurada sobre la procedencia de los fondos a ser transferidos.

También se establece (Art.2) una obligación especial de abrir, en un banco local, una carta de crédito irrevocable sobre los bienes y equipos a importar, para toda persona que realice obras públicas en Guinea Ecuatorial.

Las personas físicas o jurídicas que reciban transferencias de fondos procedentes del extranjero presentarán en los bancos una Declaración Jurada sobre la procedencia y destino de estos.

Para las personas físicas se limitaban los envíos rápidos de dinero a través de las agencias autorizadas en el país (reguladas a su vez por la O.M.01/2007) a un millón de francos CFA (unos 1.500 euros) por persona y día. Sin embargo, ante la escasez de reservas en el país, en junio de 2017 el Gobierno publicó una normativa que establece que las transferencias de dinero al exterior mediante estos sistemas de pago - tipo Western Union - no pueden exceder de un millón de francos CFA al mes.  

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

El derecho a la repatriación de capitales aparece recogido tanto en la ley 7/1992 sobre Régimen de Inversiones —apartados 4 y 5 del artículo 12— como en el Acuerdo para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (APPRI) firmado entre Guinea Ecuatorial y España en 2003.

El Estado guineano no exige una tasa ni impuesto por los capitales enviados fuera del país, aunque cuando se trata del pago de dividendos, hay que tener en cuenta lo dispuesto en el artículo 237 de la Ley Tributaria que establece que las rentas del capital mobiliario, cuando benefician a personas, físicas o jurídicas que no tienen domicilio habitual o su sede en Guinea Ecuatorial, están sujetas a un ingreso a cuenta del 25% en concepto de IRPF.

Por otra parte, dado que Guinea Ecuatorial participa en la unión monetaria del franco CFA, es necesario cumplir con la normativa del Banco de Estados del África Central (BEAC) de repatriación de capitales.

Cabe destacar que para abrir una cuenta corriente en España o justificar una transferencia del exterior, las entidades bancarias españolas deben cumplir la ley 10/2010 de 28 de abril de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo. Para entradas de capital en efectivo en España superiores a los 10.000 euros es obligatorio declararlo por propia iniciativa, antes de cualquier actividad fiscalizadora de los agentes aduaneros o policiales, mediante la presentación del modelo S-1 juntamente con el efectivo durante el traslado de los fondos, debiendo ser exhibido, en su caso, a requerimiento de los agentes aduaneros o policiales. 

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex