Sistema financiero

Sistema financiero

Tradicionalmente, el Estado ha jugado un papel importante en el sistema financiero islandés, más allá de lo habitual en otros países de nuestro entorno europeo. Desde la firma del Acuerdo del Espacio Económico Europeo en 1994, este país adaptó el sector a las directivas europeas. Los mercados financieros se liberalizaron, y las instituciones financieras ubicadas en Islandia pudieron operar más allá de sus fronteras en cualquier otro país del EEA, y viceversa.

Antes de la crisis bancaria del año 2008, los bancos sufrieron un proceso de privatización, por el cual el estado desapareció como accionista de la mayoría de los bancos comerciales. Tras está restructuración, los bancos comenzaron una fuerte expansión internacional, centrando principalmente sus operaciones de adquisición en otros países nórdicos.

Esta fuerte expansión internacional provocó que el sector se endeudara fuertemente en moneda extranjera. De hecho, el sector financiero islandés llegó a suponer 8 veces el PIB del país. De modo que cuando sobrevino la crisis financiera internacional en 2008 y la corona islandesa se depreció hasta mínimos históricos, el sistema financiero se colapsó de un modo irreversible, llegando a producirse prácticamente la quiebra del sistema bancario. Fue en este momento, cuándo el Gobierno tuvo que intervenir y poner en práctica un plan de rescate, cuya principal medida era que todo el sector bancario quedaría bajo control estatal. Con las nuevas medidas aprobadas se permitió al Estado intervenir todos los bancos, obligarlos a fusionarse o a declararse en bancarrota. Como se indicó previamente, el Gobierno recurrió al FMI y a créditos de otros países para poder financiar toda esta operación de rescate.

Desde esta reestructuración, y tras imponer un control de capitales que ha estado vigente desde el año 2008 hasta el año 2017, la mayor parte del sector bancario vuelve a ser de capital público. En la actualidad, el sector bancario de Islandia está formado por tres bancos globales, un banco de inversión y cuatro bancos de ahorro de menor tamaño orientados a áreas rurales. El total de activos de estos bancos en el año 2018 era de 3,6 billones de coronas islandesas, lo equivalente al 140 % del PIB en 2018.

Los pasivos de los bancos son principalmente depósitos locales por valor de 1,8 billones de coronas islandesas, en torno a un 70 % del PIB. Durante los últimos seis años, todos los bancos han conseguido beneficios, situándose el retorno en la inversión en un 6 %. Por otra parte, cuentan con niveles controlados de capital de riesgo, cumpliendo con la nueva legislación bancaria del país.

Progresivamente, los bancos han aumentado su financiamiento a través del Mercado de Bonos Europeos, lo que ha contribuido a una mejora en su calificación crediticia. En marzo de 2017, las autoridades terminaron de forma definitiva el control de capitales impuesto durante la crisis del año 2008.

Desde octubre de 2015, el propietario mayoritario de dos de los tres principales bancos del país ha sido el gobierno de Islandia (Landsbankinn, Islandsbanki). El gobierno no ha detallado ningún plan sobre el futuro de estos dos bancos. El tercer banco (Arion Banki) cotiza en la bolsa de Reikiavik y Estocolmo, mientras que el único banco de inversión del país (ALMC) también cotiza en Reikiavik.

La Bolsa de Islandia inició sus actividades en 1986, pero su rendimiento se ha visto limitado por el tamaño del país. En la actualidad, forma parte del grupo Nasdaq Nordic, que engloba las bolsas de los países nórdicos y los países bálticos (con la excepción de la Bolsa de Oslo).

En octubre de 2008, la bolsa de Reikiavik tuvo que cerrar por la crisis financiera, reabriéndose tres días después, con una pérdida histórica del 77%. Tras alcanzar valores cercanos a los 7400 puntos, la bolsa cayó hasta mínimos de 550 puntos. Desde entonces, su valor se ha recuperado hasta los 1500 puntos, quedando muy lejos de los valores alcanzados antes de la crisis financiera.

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Como país desarrollado sus fuentes de financiación son las mismas que en la mayoría de los países de la OCDE, es decir, las que provienen de los Bancos e Instituciones Comerciales, sin que exista financiación concesional.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

Islandia desde la crisis financiera de 2008 ha venido aplicando un sistema de control de cambios hasta el año 2017, durante este periodo era necesaria la autorización del banco central para la salida de capitales.

Esto ha supuesto en la práctica que grandes y medianos capitales e inversores estaban "cautivos" en el país. En junio de 2015 el Gobierno presentó un Plan para eliminar progresivamente este control, comenzando este año por negociar acuerdos con entidades financieras y celebrar subastas de moneda. En 2017 se ha liberalizado el control de capitales en todas las operaciones que hacen referencia a la banca al por menor, quedan por liberar operaciones relativas a inversiones de fondos de inversión.

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

Como se ha comentado era muy complidado desde el año 2008 por la vigencia de un sistema de control de cambios. Desde finales de 2015 el Gobierno inició un plan para eliminar progresivamente este control de capitales que dio unos avances importantes en el mes de marzo de 2017.

Volver a índice de Sistema financiero