Sistema financiero

Sistema financiero

Marruecos posee uno de los sistemas financieros más desarrollados de África que ha sido y está siendo objeto de una serie de reformas para apoyar la apertura de la economía del país y su integración en los mercados financieros internacionales.

A principios de la década de los 90 se inició la primera reforma del sector financiero que tuvo un impacto relevante sobre el sector bancario, el mercado de capitales, el Tesoro, los organismos de movilización del ahorro público y el mercado de cambios. La modernización de la bolsa de valores de Casablanca, el fortalecimiento de la supervisión bancaria, la eliminación de la segmentación preexistente entre banca comercial y de desarrollo, la creación de instrumentos financieros como los títulos negociables y el establecimiento de un mercado hipotecario fueron las principales innovaciones de esa reforma.

Ya en el siglo XXI, una segunda oleada de reformas fue necesaria para impulsar la modernización del mercado financiero y consolidar la seguridad, la integridad y la transparencia del mercado. En el año 2006 se promulgaron dos nuevaas leyes: Ley 76-03 promulgada relativa a los estatutos de Bank Al Maghrib, BAM (banco emisor) y la Ley 34-03 relativa a los establecimientos de crédito y organismos asimilados. Esta nueva legislación consagraba la autonomía del banco emisor respecto a los órganos del Gobierno y ampliaba de manera sustancial el ámbito de actuación de los bancos. La consecuencia más relevante de los nuevos estatutos del BAM era la prohibición de participar en el capital de las entidades que están bajo su control y de proceder a cualquier tipo de anticipo o de concurso financiero al Estado.

En 2008 la reglamentación y entorno legal sobre la actividad bancaria de Marruecos se reforzó con la aprobación de nuevas normas entre las que destacan: la entrada en vigor en enero de 2008 de las normas contables internacionales IAS/IFRS y la revisión en las condiciones de aplicación de actividades ligadas a los sectores de Mercados de Capital y de Seguros, para reforzar la integridad de ambos mercados y la calidad de la información financiera así como la consolidación de la mejora en la supervisión del sector.

En abril de 2010, el Rey anunció la creación de un nuevo polo financiero en Casablanca, la Casablanca Finance City (CFC). El objetivo de este proyecto era atraer inversores internacionales que ayudasen a convertir Casablanca en un hub financiero para el Magreb y el África Occidental. Para atraer a los inversores internacionales, CFC ofrece varias ventajas fiscales y de cambio para aquellas empresas que obtengan el estatus de residentes en la zona. En 2016 ya eran más de 80 las empresas que habían obtenido el estatus de CFC, entre las que destacaban las empresas del sector bancario y seguros, los fondos de inversiones, las prestadoras de servicios a empresas y las sedes regionales de multinacionales.

El 2015 se ha publicado la nueva ley 103-12, relativa a los establecimientos de crédito y organismos asimilados. La principal novedad de la nueva ley es la introducción de nuevas formas de establecimientos de crédito y organismos asimilados, y en particular los denominados bancos participativos, fórmula que hace referencia a los denominados bancos islámicos, a los que se permite actuar “en conformidad con los preceptos de la Charia”, pudiendo recibir depósitos de inversión y conceder créditos al público, además de otras operaciones comerciales, financieras o de inversión “con exclusión de toda operación que implique la percepción o el pago de intereses”. Bank Al Maghrib ha recibido 10 solicitudes para la constitución de bancos islámicos y las primeras autorizaciones podrían concederse hacia finales de 2016.

Actualmente se está debatiendo un proyecto de nuevo estatuto para el BAM (Bank Al Maghrib) que pretende revisar sus misiones principales. Se busca en primer lugar otorgarle una total independencia en materia de política económica. En segundo lugar, se le atribuiría la responsabilidad de mantener la estabilidad financiera de la economía y se le proporcionarían nuevas competencias como la administración provisional o la liquidación total de las entidades financieras en dificultades. Finalmente, se le quiere atribuir un mayor control sobre los sistemas de pago.

Estructura del sistema financiero

Los principales operadores del sistema financiero marroquí son:

  • Bank Al Maghrib (Banco emisor, equivalente al Banco de España).
  • Bancos comerciales.
  • Instituciones financieras especializadas (Organismes financiers specialisés).
  • Otras entidades de crédito: sociedades de crédito y compañías de leasing. Estas entidades financian determinadas actividades (arrendamiento financiero y crédito al consumo) pero no están autorizadas a captar fondos y depósitos.
  • Instituciones de inversión:
    • Sociedades de inversión (Banques d’affaires).
    • Fondos de inversión.
    • Sociedades y fondos de capital-riesgo.
  • Intermediarios en Bolsa:
    • Sociedades de valores.
    • Bancos.
    • Entidad depositaria (Depositaire Central).
  • Intermediarios del ahorro institucional:
    • Caja de Depósito y Gestión (Caisse de Dépôt et Gestion).
    • Compañías de seguros y cajas de jubilación.
    • Bancos off-shore (se permite que se gestione parte del ahorro institucional en divisas a partir de 2007).

Los bancos privados y los organismos financieros especializados desempeñan una función clave en el sector financiero marroquí. Los bancos locales ofrecen todo tipo de servicios que se pueden encontrar en países de la OCDE. Según el último informe del BAM, en junio de 2015, el número de establecimientos financieros era de 84, entre ellos 19 bancos, 34 sociedades de financiación (de las cuales 16 eran sociedades de crédito al consumo), 6 bancos off-shore, 13 asociaciones de microcrédito, 10 sociedades de transferencia de fondos, la Caja de Depósito y Gestión y la Caja Central de Garantía. Considerando el ejercicio 2014, los bancos con mayores activos y beneficio neto son, por este orden, Attijariwafa Bank (AWB), Banque Populaire du Maroc, BMCE Bank, Société Générale du Maroc (SGMB) y BMCI (BNP Paribas), figurando los dos primeros dentro del top 10 de bancos africanos

La tasa de bancarización (nº cuentas bancarias/población), no ha dejado de aumentar los últimos años, en 2016 alcanzó el 69% lo que significa un 4% más que el año anterior. La estructura del sistema bancario se caracteriza por su fuerte concentración (en 2016 los tres primeros bancos concentraban más de la mitad de los activos). En cuanto al accionariado, dos tercios está en manos del sector privado: bancos extranjeros (especialmente franceses), compañías de seguros, sociedades de previsión social y holdings. En 2014 el estado salió completamente del capital de Banque Centrale Populaire (BCP), pero sigue siendo accionista mayoritario en 5 bancos y 4 sociedades de financiación.

Actividad bancaria

Los bancos sigue siendo los principales operadores en los mercados tanto monetario como financiero y, a pesar de la reducción relativa de los márgenes bancarios, los préstamos bancarios siguen siendo el principal recursos del inversor. La mayoría de las sociedades de leasing y de crédito al consumo son filiales de los bancos importantes del país y se financian a través del sistema bancario, el cual canaliza más del 90% del ahorro privado hacia la financiación del sector privado y de las necesidades del Tesoro. En clasificación del crédito, según el último informe disponible de Bank Al Maghrib, predominan los préstamos a corto plazo que en junio 2015 representaban en torno al 34,8% de los créditos bancarios. La financiación bancaria a medio y largo plazo suponía en junio de 2015 el 25,8% y 32,2% respectivamente de los compromisos bancarios. En consonancia con la estructura a corto plazo de los balances, la composición del crédito sobre la clientela está mayoritariamente inclinada hacia el protagonismo de los descubiertos y los créditos al consumo, seguidos en segundo lugar por los créditos hipotecarios y en tercer lugar se encuentra la financiación de maquinaria y equipos a empresas (a corto y medio plazo).

En cuanto a la estructura del pasivo, la banca marroquí goza en general de una situación privilegiada en términos de composición del pasivo, dada la representatividad de los depósitos sobre el total (70,1% en 2015). El incipiente desarrollo de los productos financieros, el moderado desarrollo de los mercados de capitales  y del ahorro institucional y la escasa cultura financiera de gran parte de la población se traducen en que la mayor parte del pasivo del sistema sea en forma de depósitos.

Los tipos de interés siguen relativamente altos a pesar de los esfuerzos de la administración monetaria por forzarlos a la baja. La utilización de los activos bancarios en operaciones de bajo riesgo (la adquisición de bonos del tesoro básicamente o en crédito hipotecario), el importante déficit presupuestario, un endeudamiento interior alto y la todavía insuficiente competitividad bancaria favorecen el incremento del coste de intermediación bancaria y no permiten que bajen los tipos de interés. El tipo de interés interbancario varió de un promedio mensual del 3,24% en junio de 2007 al 2,07% registrado para junio de 2016, llegando incluso al 2,28% en el primer semestre de 2017.

Implantación de bancos marroquíes en el exterior

Como parte de una estrategia para asegurarse oportunidades de crecimiento en el exterior y con el fin de para acompañar a las empresas marroquíes en su expansión internacional, los grandes bancos marroquíes han aumentado su presencia en el extranjero, especialmente en África. Los tres mayores grupos bancarios marroquíes (AWB, BCP y BMCE) están presentes en el extranjero a través de 40 filiales bancarias y 15 sucursales. Estas filiales cuentan con cerca 1300 agencias localizadas en 23 países africanos y una docena de países europeos. Están presentes en el África subsahariana, principalmente en dos zonas monetarias de África del Oeste (UMAO) y África Central (CEMAC). También se encuentran en el Magreb (Túnez y Mauritania), así como en algunos países de África anglófona. Del mismo modo, los bancos marroquíes disponen de casi 50 oficinas de representación establecidas principalmente en los países europeos. En cuanto a Asia, BMCE se encuentra presente en China en las ciudades de Pekín y Shanghai y en Emiratos Árabes Unidos.

Bancos españoles en Marruecos

La presencia de la banca española en Marruecos en la actualidad es bastante limitada. Se reduce a la participación del 5,3% del Grupo Santander en el Attijariwafa Bank, las sucursales del Banco Sabadell y Caixabank y las oficinas de representación del Banco Popular.

Mercado de valores

Siguiendo la misma línea de liberalización y de ampliación del margen de actuación del mercado monetario y financiero, las autoridades financieras protagonizaron, a mediados de los años 90, una profunda reforma de la Bolsa de Valores de Casablanca, cuya gestión ha sido privatizada. Esta nueva reglamentación dio lugar a la creación de la Sociedad de la Bolsa de Valores de Casablanca (SBVC) que, a través de una concesión, gestiona la bolsa. Del mismo modo, se estableció una nueva reglamentación de los intermediarios en bolsa que para constituirse como sociedad de bolsa necesitan una autorización de las autoridades monetarias. Estas sociedades son los principales accionistas de la Sociedad de Bolsa de Casablanca. El sistema de cotización electrónica en mercado continuo y la creación de la entidad depositaria Maroc Clear fueron las medidas que culminaron este proceso de reforma iniciado en 1993. La Autorité Marocaine du Marché des Capitaux, AMMC (ex Consejo Deontológico de Valores Mobiliarios, CDVM), organismo estatal creado para asegurar el control deontológico y la transparencia del funcionamiento del mercado bursátil, gracias a la supervisión de la información financiera y del funcionamiento del mercado, tiene el poder de tomar todas las medidas necesarias para salvaguardar la ética de la SBVC.

Todas estas medidas tienen como principal objetivo dar confianza a los inversores en bolsa y dinamizar así el mercado financiero con la captación de un mayor número de inversores. Tales medidas favorecieron la constitución de sociedades de valores, operando según los últimos datos disponibles, al margen de los bancos, trece sociedades. Existen noventa entidades de inversión colectiva en la Bolsa de Casablanca. El mercado de capitales marroquí presenta, sin embargo, un aspecto estrecho y segmentado por la falta de emisión. No obstante, el ejercicio 2005 marcó un punto de inflexión con la sonora y exitosa introducción de la primera compañía de telecomunicaciones del país, Maroc Telecom, dominada en aquel momento por capital francés, lo que ha supuesto la ampliación de la oferta en un nivel jamás alcanzado por el mercado marroquí de valores mobiliarios. Las medidas para incentivar a las empresas a introducirse en la Bolsa, concretamente las relacionadas con exenciones fiscales, permitieron conseguir que a agosto de 2016, 75 empresas estén cotizadas en bolsa, resultado que sin embargo dista del objetivo de 150 empresas propuesto en la estrategia 2009-2015.

Entre las principales introducciones destaca la de la CGI (Compañía General Inmobiliaria), una de las primeras empresas del sector inmobiliario local, Maroc Telecom o JLEC. Mientras que en 2006 el volumen total de las transacciones fue de 166 000 millones de dírhams, para el 2007 está cifra se había más que duplicado situándose en 360.000 millones, sin embargo se volvió a contraer en 2010 a 240.000 millones de dírhams. A partir del 3 de enero de 2011 y para adaptarse a las normas internacionales, Bank Al Maghrib empezó a contabilizar el volumen de transacciones de la bolsa sobre la base de un solo sentido de la transacción (la compra), en lugar de los dos sentidos (compra y venta). En 2011, y siguiendo esta nueva forma de medición, el volumen total de transacciones fue de 103.300 millones de dírhams (en 2010 y con este nuevo método de medición, habría sido de 120.000 millones). En 2012 el volumen de transacciones total bajó hasta los 61.000 millones de dírhams. Los últimos años el volumen de transacciones está descendiendo, situándose en 2014 en 44.700 millones de dírhams. En 2016 destaca la fuerte entrada en bolsa de Marsa Maroc.

La capitalización de la Bolsa a finales de 2016 era de unos 583.000 millones de dírhams, lo que representaba más dl 47% del PIB; La repartición del capital al finalizar el año 2016 correspondía en un 39% a bancos como Attijariwafa Bank, Banque Centrale Populaire, o BMCE Bank, un 25% a la Caisse de Dêpot et de Gestion, el 20% a sociedades de bolsa independientes, el 11% a compañías de seguros y por último, el 5% restante pertenece a las autoridades financieras de la ciudad de Casablanca. Esta capitalización bursátil tuvo su máximo en el año 2007 llegando a representar el 95,1% del PIB marroquí, descendiendo en el ejercicio siguiente al 72,2%. Por sectores, en 2015 la capitalización correspondía en un 37% a la banca, un 22% a las telecomunicaciones, un 12% a la construcción y los materiales de construcción, un 5% a industria agroalimentaria y un 24% a otros sectores.

En diciembre de 2016 el Consejo de Administración adoptó un nuevo Reglamento Interior y una Carta de Administración. Esta medida se enmarca en el establecimiento de una política conforme a los estándares internacionales exigido por la sociedad gestora de la Bolsa de Valores de Casablanca.

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Marruecos es miembro numeroras instituciones financieras internacionales y bancos de desarrollo, entre ellos destacamos:  

Fondo Monetario Internacional (FMI). El FMI aprobó en agosto de 2012 una línea de liquidez de 6.200 M$ a Marruecos para ayudar a proteger al país contra oscilaciones de los precios del petróleo y de las posibles consecuencias de la crisis en Europa. En junio de 2016 Marruecos renovó por 3ª vez la Línea de Precaución y Liquidez (LPL), por valor de 3.470 M$, para los próximos 2 años.

Banco Mundial (BM). El BM ha aprobado en abril 2014 el nuevo Country Partnership Strategy (CPS) para el periodo 2014-2017. Este programa sustituye a la anterior Country Assistance Strategy (CAS) y supone un paso más en materia de cooperación, elevando el programa de créditos desde los 600M$ a los 1.000M$ anuales. Se basa en tres pilares: impulso al crecimiento, la competitividad y el empleo; crecimiento sostenible y respetuoso con el medioambiente y la prestación de servicios a los ciudadanos (sanidad, gestión de residuos, agua, saneamiento, etc.).

En 2016 el Banco Mundial (BIRF e IDA) tenía un total de 1.051M$ de créditos comprometidos para ese año. Entre los nuevos proyectos destaca: Programa de gestión integrada de riesgo de desastres y resiliencia (200 M$).

En 2017 el Banco Mundial (BIRF e IDA) ha aprobado 6 nuevas operaciones:

Proyecto de identificación y targeting para protección social (100 M$).
Proyecto de financiamiento de Startups innovadoras y pequeñas y medianas empresas (50 M$).
MA-Segundo Desarrollo de Mercado de Capitales y Financiamiento de PYMES DPL (350 M$).
Programa de apoyo municipal de Casablanca (200 M$).
Fortalecimiento de las cadenas de valor agroalimentarias (200 M$).

También en 2017, el Banco Mundial ha aprobado un programa de financiación con Marruecos para el período 2018-2021 de 650 M$, para el empleo y el empresariado juvenil, el desarrollo de las cadenas de valor agroalimentarias y el desarrollo de la energía solar.

Corporación Financiera Internacional (IFC). La ICF en 2017 ha aprobado financiación para 3 nuevos proyectos: Public Service Delivery (0,5M$), Morocco Secured Transactions (0,66M$) y DCM BCP Green Financing (100M$).

Banco Africano de Desarrollo (BAD).La Estrategia-País 2017-2021 del BAD se basa en dos pilares básicos: apoyo a la industrialización verde a través de las pymes y el sector exportador y la mejora de las condiciones de vida a través del empleo de los jóvnes, la mujer y las zonas rurales. Marruecos es tradicionalmente el primer beneficiario de los programas de financiación del banco. A finales de diciembre de 2015, la cartera activa del Banco en Marruecos, constaba de 54 préstamos de 329M$, lo que suponía un 18,99% del total los préstamos concedidos por el banco. Las operaciones del sector privado, comprenden un préstamo de 250M$ al Grupo OCP (fosfatos) o el préstamo de 73M€ a Attijariwafa Bank para extender sus actividades en Marruecos y África. En 2015 la aprobación más importante correspondió a la financiación de 94M$ concedida a la 2º Fase del Plan Maroc Vert, mientras que en 2016 destaca la aprobación de un préstamo de 156M$ para el sector financiero. En 2017 el BAD aprobó distintos préstamos, todos ellos con el objetivo de llevar a cabo una transformación de la economía y aumento del empleo sostenible. Haciendo especial hincapié en la industrialización verde e infraestructuras de energías renovables. Los préstamos fueron los siguientes: un préstamo de 88M€ para regadío, 200 M€ para apoyo al plan de aceleración industrial y 50 M€ para el Banco Central Popular (BCP).

Banco Europeo de Inversiones  (BEI). El BEI tiene un peso específico importante dentro de los flujos de ayuda que recibe Marruecos, país que se encuadra dentro del FEMIP, Facilidad Euro Mediterránea de Inversión y Asociación. Entre 2004 y 2014 el BEI ha financiado con más de 4.000 M€ diferentes proyectos en sectores clave para Marruecos como la energía, la industria, el transporte, las infraestructuras viales o el saneamiento. Entre los proyectos más relevantes destacan: la construcción del tranvía de Rabat, circunvalación de Rabat y ampliación de la autopista Rabat-Casablanca, planta de fabricación de automóviles Renault y puerto de Tangermed, proyectos Noor 1 y Noor 2 o el Plan Eólico. En 2016 destaca la aprobación de un crédito de 150M€ a favor de a BMCE para la financiación de pymes y midcaps, así como otros 10M€ para la finaciación de proyectos privados en el sector de los residuos sólidos, así como los dos créditos, de 16,8 y 53,2M€, a favor de la Universidad Euromediterránea de Fez. En junio 2017 el BEI aprobó un crédito de 100 M€ a favor de Attijariwafa bank, para la financiación de las pymes..

Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD). Marruecos, junto con Egipto, Jordania y Túnez, es miembro del accionariado del BERD en la región del Mediterráneo Meridional y oriental. En 2012 el BERD incluyó la región del Mediterráneo Meridional y Oriental entre sus zonas de inversión y abrió una oficina en Casablanca. Hasta fianles de 2016 el BERD había invertido un total de 1.300 M€ en 30 proyectos en Marruecos. Entre las últimas operaciones de 2016 cabe destacar el préstamo de 28 M€ a la compañía minera de Toussit, 40 M€ a la ANP para protección y rehabilitación de varios puertos, 120 M€ acueducto de Saiis a TFZ, 24M€ a la empresa de biofertilizantes Elephant Vert. En 2015 destacan el préstamos de 100 M€ a la banca BCP, para la financiación de las pymes, los 51,5M€ de financiación para el parque eólico de Khalladi (Tánger) o el préstamo de 200M€ para el proyecto Nador West MED. En julio 2017 el BERD concedió un crédito de 120 M€ a Marruecos para el riego de la región del Saiss. En 2017 el BERD firmó un acuerdo con Caixa Bank con el objetivo de destinar una línea de crédito de 20 millones de euros a la financiación de proyectos de pymes. Además, abrió una segunda oficina en Marruecos, lo que confirma su voluntad de reforzar las actividades en el país.

Unión Europea (UE): la Estrategia de Cooperación de la Unión Europea en Marruecos, con una dotación indicativa de entre 728 y 890M€ para el periodo 2014-2017, ha definido los siguientes ejes prioritarios:

  • Acceso equitativo a los servicios sociales básicos.
  • Apoyo a la gobernanza democrática, el estado de derecho y la movilidad.
  • Empleo, crecimiento sostenible e inclusivo.
  • Apoyo a la sociedad civil. 

Fondo Árabe de Desarrollo Económico y Social, FADES: entre los proyectos financiados por FADES destacan, en 2013, el proyecto de abastecimiento de agua en la región de Tetuán (130M€) y la segunda fase de construcción del puerto de Tánger Med II (50M€); en 2014 el proyecto de irrigación con agua desalada de Chtouka (160M€) y, en 2015 la autopista El Jadida-Safi (97M€) y el proyecto de abastecimiento de agua potable de Chaouen (48M€). En 2016 FADES ha concedido 46M€ a Crédit agricole du Maroc para facilitar el acceso a la financiación de las pymes marroquíes.

Banco Islámico para el Desarrollo(BID): Marruecos es miembro del BID desde 1976, habiendo recibido casi 6500M$ de financiación desde entonces. En 2014 se han aprobado 310,3M$ en créditos, destacando financiación acordada a los proyectos de abastecimiento de agua potable de Agadir y Chtouka, mientras que en 2016 se han anunciado 101,5M$ de financiación para la línea de TGV Tánger-Casablanca. En la Estrategia de Cooperación con Marruecos 2013-2016, el BID define los siguientes sectores prioritarios:

  • Reforzar la competitividad comercial.
  • Desarollo rural integrado.
  • Desarrollo del sector privado.
  • Desarrollo de beneficios recíprocos entre los países miembros del BID.

Millennium Challenge Corporation (MCC): agencia de ccoperación internacional dependiente del Congreso de los Estados Unidos, en 2016 ha firmado con Marruecos su segundo programa de cooperación para los próximos 5 años (Compact II) por un importe de 450M$. Los proyectos estarán centrados en la educación y la formación para la empleabilidad y en la productividad de la tierra.

En cuanto a la financiación bilateral, podemos destacar las siguientes líneas de crédito oficial a la exportación con Marruecos como país elegible.

Alemania. ERP Export Financing Programme: programa gestionado por el KfW IPEX en nombre del Gobierno alemán y financiado por el Fondo Especial ERP. Se otorgan préstamos a importadores de bienes y servicios alemanes. Son elegibles las exportaciones de capital, bienes y servicios alemanes a países en desarrollo que aparezcan en la lista del Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE. El préstamo máximo por transacción individual será de 85 millones de euros correspondiente a un contrato con un exportador alemán por valor de 100 millones de euros.

Bélgica. Línea valona Fonds Pays émergents: Se trata de apoyo público mediante créditos a la exportación para financiar proyectos de desarrollo económico en el que participen empresas valonas. Máximo: 250.000€. Beneficiarios: empresas valonas exportadoras de bienes y servicios. Concesionalidad mínima: 35%.

España. Fondo para la Internacionalización de la empresa (FIEM). El objeto del FIEM es promover las operaciones de exportación de las empresas españolas, así como las de inversión española directa en el exterior, mediante la financiación de operaciones y proyectos de interés especial para la estrategia de internacionalización de la economía española. El FIEM en Marruecos se encuadra en el Programa de Cooperación Financiera Hispano-Marroquí aprobado en la RAN 2008, tiene una concesionalidad del 42% y los beneficiarios de los créditos son instituciones o empresas públicas. Las empresas con proyectos interesadas en este instrumento en Marruecos pueden dirigirse a: Subdirección General de Política Comercial con Países Mediterráneos, África y Oriente Medio, sgmedafom.sscc@comercio.mineco.es. Línea PYMES: por valor de 25M€ y 42% de concesionalidad, destinada a financiar la compra de bienes y servicios por parte de pymes marroquíes e hispano-marroquíes, todavía en negociación.

Francia. Réserve pays émergents: Se inscribe en el marco de ayudas al desarrollo de Francia y de las reglas OCDE. Beneficiarios: entidades públicas en los países elegibles para ayuda ligada y los proyectos de infraestructuras no viables comercialmente, que contribuyan al desarrollo durable de los países receptores. Se destina a las empresas francesas (al menos el 70% del valor añadido de un contrato financiado sobre este fondo debe estar realizado en territorio francés). Fonds d'étude et d'aide au secteur privé (FASEP): Se inscribe dentro del cuadro de Ayuda Pública al Desarrollo. Se pueden beneficiar entidades públicas en países que formen parte de los gropos prioritarios de ayuda al desarrollo francés y proyectos que respondan a las necesidades e desarrollo económico durable en los países receptores, con un fuerte componente de RSC. Se destina a empresas francesas que aporten valor añadido, sobre todo, empresas de ingeniería. Debe existir un acuerdo de cofinanciación entre el gobierno local y/o la empresa francesa. Las cantidades oscilan entre los 100 000 y los 300 000 euros. Francia también ha aprobado una línea de cofinanciación para la compra de bienes y servicios franceses, prestaciones de estudio y formación por parte de pymes marroquíes.

Portugal: línea de crédito concesional bilateral (Portugal-Marruecos) de 200 M€ (se prevé ampliar la línea a 400M€), a conceder por la Caixa Geral de Depósitos, destinada a la financiación de la importación de bienes y servicios de origen portugués. Plazos de reembolso de hasta 30 años. La aprobación de la inclusión de los proyectos en esta línea corresponde a AICEP - Agência para o Investimento e Comércio Externo de Portugal, y su montaje financiero al Ministerio de Finanzas. Los beneficiarios son normalmente organismos y empresas públicas locales. Los desembolsos se realizan directamente en la cuenta del proveedor portugués en la Caixa Geral de Depósitos. 

Reino Unido. Direct Lending Facility: línea gestionada por el departamento de UK Export Finance. Beneficiarios: exportadores que realicen actividades en Reino Unido  o agentes designados que cumplan los requisitos, para exportar bienes de capital, semi-capital y servicios de cualquier sector. Para préstamos inferiores a 5 millones de libras se ofrecerán alternativas financieras, y si se exceden los 50 millones, la financiación será combinada con financiación comercial (Export Refinancing Facility). El periodo de repago mínimo es de dos años. El valor máximo del préstamo será el 85% del valor del contrato. El comprador debe pagar un 15% del contrato de forma directa al exportador antes del repago del préstamo y el 5% antes de la firma del contrato.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

La Office des Changes (Oficina de Cambios) es el organismo competente en el control de cambios. Su intervención directa se está reduciendo, sustituyéndose por un control a posteriori de los bancos, que actúan como entidades delegadas de la Office des Changes. La normativa cambiaria ha sido objeto de grandes reformas en estos últimos años a fin de contribuir al programa de liberalización económica emprendido con vistas a alcanzar la libre convertibilidad de la moneda nacional. En este sentido, el control de cambios se ha suavizado progresivamente y, desde 1993, la convertibilidad del dírham es efectiva para las operaciones corrientes.

En 1996 se instituyó un mercado de cambio que permitía a las empresas o a los operadores autónomos del comercio exterior la compra o la venta de divisas, constituyendo así un paso más en la liberalización y desarrollo del sector financiero involucrándole de este modo con el sistema financiero internacional. El mercado, reservado inicialmente a las operaciones entre bancos locales, se abrió desde enero de 1997 al autorizar a los bancos locales a realizar operaciones al contado de compra y venta de divisas por divisas con los bancos extranjeros.

Cada año la Office des Changes suele publicar una una instrucción (la última es la Instruction Générale des Opérations de Change de 31 de diciembre de 2013) en la que refunde y organiza la normativa preexistente. Esta instrucción, junto con las directivas que van saliendo a lo largo del año constituyen la normativa básica del régimen cambiario.

En 2017, en paralelo al proceso de flexibilización del dírham, se anunció una reforma de la legislación cambiaria de base (todavía siguen en vigor textos legislativos de los años 30 y cuyo fundamento era la prohibición de circulación y retirada de capitales fuera del país) y la publicación de una nueva instrucción (la versión en vigor data de 2013, y las versiones posteriores fueron aplazadas a la espera de que se anunciase definitivamente la liberalización). El proyecto de nueva instrucción presentaba diversos cambios acordes con la apertura comercial y de capitales: paso de la justificación de operación por operación a un sistema donde una misma justificación pueda cubrir varias operaciones, autorización de la compensación en ciertos casos, autorización de los instrumentos de cobertura de tipo de cambio para no residentes o la flexibilización de la apertura de cuentas en el extranjero (medida frecuentemente solicitada por empresas marroquíes con proyectos en África). El proceso de liberalización del dírham se ha retrasado a 2018 (en enero se ha pasado a una banda de fluctuación de +/- 2,5%) y por el momento no se ha aprobado la nueva instucción, aunque sí se ha publicado una circular sobre operaciones de cobertura.

Cuentas bancarias

En lo referente a las cuentas bancarias, el extranjero residente puede optar por cuentas en dírhams interiores y cuentas en dírhams convertibles, así como por cuentas en divisas. El extranjero no residente podrá elegir entre una cuenta abierta en dírhams convertibles, cuentas en divisas, cuentas especiales y cuentas en dírhams convertibles a plazo.

Ente las principales características de las distintas cuentas cabe destacar que las cuentas en dírhams interiores son idénticas a las cuentas abiertas por los nacionales y requieren las mismas condiciones de funcionamiento. Las cuentas en dírhams convertibles son cuentas en dírhams, aprovisionadas en divisas, abiertas a cualquier persona extranjera, física o jurídica, residente o no residente. Son utilizadas para cualquier pago en Marruecos, para la apertura de crédito en otra cuenta en dírhams convertibles y para la constitución de depósitos a plazo.

Las cuentas en dírhams interiores y las cuentas en dírhams convertibles no necesitan autorización previa de la Office des Changes para su apertura. Las cuentas en divisas se pueden abrir en cualquier divisa cotizada en el mercado marroquí. Las cuentas especiales son cuentas abiertas por los bancos a favor de personas físicas no residentes, destinadas a atender las necesidades de su actividad temporal y contractual en Marruecos. Precisan de autorización previa de la Office des Changes para su adeudamiento. Las operaciones realizadas en estas cuentas son los diversos pagos en dírhams derivados de la ejecución del contrato, los gastos en dírhams realizados en Marruecos y los reembolsos por cancelación de anticipos de fondos.

Las cuentas en dírhams convertibles a plazo son cuentas cuyo fin es recibir fondos en dírhams pertenecientes a personas extranjeras no residentes. Los depósitos de estas cuentas pueden ser repatriados a lo largo de 4 años y en cuotas anuales equivalentes.

Declaración de divisas en frontera

Importación de divisas: las divisas importadas a Marruecos bajo la forma de billetes de banco por las personas físicas deben ser declaradas a los servicios aduaneros en frontera cuando su valor sea igual o superior a 100.000 dírhams. Las cantidades inferiores pueden ser también declaradas a petición de la persona (por ejemplo por necesidades de justificación de su origen para su reexportación o para su ingreso en cuentas en dírhams convertibles).

Exportación de divisas:

- Por personas físicas no residentes: las personas físicas no residentes están autorizadas a exportar las divisas en billetes de banco previamente importadas a Marruecos o las divisas resultado de la recompra de dírhams no utilizados. En caso de control aduanero a la salida, su origen puede ser justificado por la presentación de chequeras, tarjetas o certificados bancarios de cuentas en el extranjero o mediante presentación del resguardo de cambio de divisas. Cuando el contravalor de las divisas supere los 100.000 dírhams se debe justificar su origen mediante la declaración de importación de divisas suscrita a la entrada en el territorio nacional.

- Por personas físicas residentes (extranjeros residentes incluidos): los residentes en Marruecos tienen derecho a una asignación turística (dotation touristique) en divisas por el contravalor de 20.000 dírhams por viaje, con un máximo de 40.000 dírhams al año (esta asignación puede ser mayor si se viaja con hijos menores de edad, viajes de negocios, etc). En caso de control en frontera, la dotación turística puede ser justificada por:

- Resguardo de cambio de divisas del banco que emitió la asignación turística en divisas en billetes.
- Pasaporte con el sello del banco que emitió las divisas.
- Una autorización de exportación de divisas expedida por la Office des Changes.

Ingresos por exportación de bienes

Las empresas exportadoras marroquíes deben repatriar el producto de sus exportaciones en un plazo de 150 días (180 en el caso de ventas a consignación de productos perecederos) desde la imputación aduanera. Este plazo se eleva hasta 8 años en el caso de créditos a la exportación concedidos por el exportador a favor de su cliente extranjero. Las empresas exportadoras pueden mantener en divisas hasta el 70% de sus ingresos por exportación.

Pago por adelantado de las importaciones

En la instrucción de 2013, desaparece la posibilidad de pago del 100% por anticipado de las importaciones de bienes de un valor igual o inferior a 200.000 DH (antiguo artículo 245). Sin embargo, la Office des Changes en su circular 04/2014 de 5 de febrero dirigida a los intermediarios autorizados, les recuerda que están autorizados al pago por anticipado de las importaciones de bienes realizadas por personas jurídicas residentes con los límites siguientes:

  • 100.000 DH, cualquiera que sea la naturaleza de los bienes a importar.
  • 200.000 DH para los siguientes productos:
    • Mercancías importadas en régimen de admisión temporal para perfeccionamiento activo con pago.
    • Bienes de equipo.

Estos pagos deben realizarse en base a un contrato comercial que prevea el pago por anticipado y bajo cobertura de un título de importación domiciliado en la sucursal bancaria encargada de efectuar el pago. La nueva instrucción también introduce medidas en favor de las industrias aeronáuticas y espaciales, a las que se permite el pago por anticipado de importaciones de hasta 1.000.000 DH, presentando en las sucursales de domiciliación las facturas originales definitivas y los títulos de transporte u otro documento que justifique la expedición de las mercancías con destino directo y exclusivo a Marruecos (no es imprescindible la utilización de créditos o remesas documentarias).

Por último, en Marruecos las sucursales bancarias están autorizadas al pago parcial por adelantado de importaciones con el límite del 30% (50% en el caso de industrias aeronáuticas y espaciales) del valor total de las mercancías. No se establece un límite para el valor total de las mercancías. Estos pagos deben realizarse bajo cobertura de un título de importación domiciliado en la sucursal bancaria encargada de efectuar el pago y en base a un contrato comercial que prevea el pago por anticipado. El contrato comercial debe prever, además, la modalidad del pago del saldo restante: o bien pago tras la entrada de la mercancía en Marruecos, o bien pago tras la producción de los documentos de transporte justificando la expedición de las mercancías con destino directo y exclusivo a Marruecos en el marco de un crédito o remesa documentaria.

Cualquier pago por adelantado que supere los límites anteriores debe ser sometido a autorización de la Office des Changes.

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

La Office des Changes (Oficina de Cambios) es el organismo competente en el control de cambios. Su intervención directa se está reduciendo, sustituyéndose por un control a posteriori de los bancos, que actúan como entidades delegadas de la Office des Changes. La normativa cambiaria ha sido objeto de grandes reformas en estos últimos años a fin de contribuir al programa de liberalización económica emprendido con vistas a alcanzar la libre convertibilidad de la moneda nacional.

Cada año la Office des Changes publica una una instrucción (la última es la Instruction Générale des Opérations de Change de 31 de diciembre de 2013) en la que refunde y organiza la normativa preexistente. Esta instrucción, junto con las directivas que van saliendo a lo largo del año constituyen la normativa básica del régimen cambiario. La Carta de Inversiones y la Instruction Générale des Opérations de Change 2013 de la Office des Changes garantizan a los inversores extranjeros plena libertad para la transferencia de los beneficios así como del producto de la cesión o liquidación total o parcial de la inversión, incluidas las plusvalías, sin limitación de cuantía ni plazos. Dichas transferencias podrán efectuarse una vez satisfechos los impuestos correspondientes.

Repatriación del producto de la cesión o liquidación de una inversión.

En aplicación de la normativa recogida en la instrucción general, las personas físicas o jurídicas de nacionalidad extranjera, residentes o no, y las personas físicas marroquíes establecidas en el extranjero que realicen inversiones financiadas en divisas, se beneficiarán de un régimen de convertibilidad que les garantiza la plena libertad para:

  • La realización de todo tipo de operaciones de inversiones extranjeras directas o a través de la Bolsa.
  • La transferencia de los beneficios netos, liquidados los impuestos, sin limitación de montante ni de duración.
  • La transferencia del producto de cesión o de liquidación total o parcial de la inversión, incluidas las plusvalías.

Los inversores extranjeros, en el plazo de 6 meses a partir desde la fecha de realización de la inversión, deben notificarla a la Office des Changes directamente o a través de su banco, fiduciario, notario, abogado, etc. El informe debe incluir la identidad, la nacionalidad y el lugar de residencia del inversor, el sector de actividad, el importe de la inversión y la forma de la inversión. Se adjuntarán además, los documentos justificativos de la operación. Es importante conservar el acuse de recepción por la Office de Changes de esta notificación, ya que servirá para justificar la futura transferencia al extranjero del producto de la cesión o liquidación de la inversión.

En el caso de que la inversión haya sido realizada en dírhams o no se pueda demostrar la entrada de divisas, el producto de la venta del bien debe ser depositado en una cuenta en dírhams convertibles a plazo. En el art. 44 de la instrucción regula la transferencia de fondos desde cuentas en dírhams convertibles a plazo. Estas cuentas están destinadas a recibir fondos en dírhams no transferibles, que pertenezcan a personas físicas o jurídicas no residentes. Los fondos contenidos en estas cuentas pueden ser transferidos al extranjero en un plazo de 4 años, a razón de una transferencia anual por un importe del 25% de los fondos depositados.

Repatriación de los beneficios de la inversión.

La Instrucción considera beneficios o rentas generadas por las inversiones extranjeras realizadas en Marruecos las siguientes:

  • los dividendos o los beneficios distribuidos por las sociedades marroquíes.
  • las remuneraciones a los consejos de administración.
  • los beneficios realizados por las sucursales en Marruecos de sociedades extranjeras.
  • las rentas locativas.
  • los intereses producidos por los préstamos y los adelantos en cuenta corriente de socios consentidos conforme a las disposiciones de la Instrucción presente por no residentes a favor de las personas jurídicas residentes.

Los bancos están habilitados a transferir libremente estas rentas, sin limitación en el importe y en el tiempo, una vez pagados los impuestos y las tasas aplicables en Marruecos, en provecho de:

  • extranjeros, personas físicas o jurídicas no residentes, cualquiera que sea el modo de financiación de sus inversiones.
  • extranjeros residentes y marroquíes que residen en el extranjero cuando estas inversiones hayan sido realizadas por aportación de divisas.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex