Sistema financiero

Sistema financiero

El sistema financiero mauritano está regulado por el Banco Central Mauritano, BCM, que goza de prestigio e independencia. Creado en 1973, es el emisor de la moneda del país tiene encomendadas como principales misiones la emisión de monedas y billetes, la fijación de los tipos de cambio de moneda, la política monetaria y el  control en su cumplimiento, la gestión de las reservas y el tesoro público  y la supervisión y control del sistema financiero.

El sistema financiero privado mauritano lo componen diez bancos comerciales, dos establecimientos financieros, ocho compañías aseguradoras, numerosas instituciones de micro financiación y los servicios financieros del servicio de correos. Con el objeto de que el sector juegue el papel fundamental en el desarrollo del país, el gobierno ha puesto en marcha importantes reformas de cara a la modernización del sector.

Estas reformas se han basado en las recomendaciones del programa de evaluación del sistema financiero (FSAP) y hacen hincapié en el entorno jurídico e institucional del sistema financiero en su conjunto, así como en las políticas monetarias y de cambio. La independencia del Banco Central Mauritano ha salida reforzada en sus funciones en materia de supervisión y regulación del sistema financiero.

Los bancos comerciales son los siguientes:

 

BMCI

Banque Mauritanienne pour le Commerce  International

BNM

Banque Nationale de Mauritanie

CHINGUITY BANK

Chinguitty-Bank

BAMIS

Banque El Wafa Mauritanienne Islamique

GBM

Générale de Banque de Mauritanie

BEA

Banque El Amana

BCI

Banque pour le Commerce et l’Industrie

BACIM BANK

Banque pour le Commerce et l’Investissement en Mauritanie

SGM

Société Générale de Mauritanie

ABM

Attijari Bank Mauritanie

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Mauritania es elegible para recibir apoyo internacional en el marco de la iniciativa a favor de los países más pobres y endeudados (HIPC). En 2002 alcanzó el llamado “Punto de culminación” de la misma, beneficiándose de medidas de alivio de su deuda bilateral y multilateral, por importe estimado en 1.100 millones de dólares, que han permitido reducir el Valor Actualizado Neto de su deuda en un 50%.

El golpe de Estado de agosto de 2008 provocó la cancelación de muchas líneas de crédito con países y organismos internacionales. Tras el retorno a la normalidad política, Mauritania ha obtenido de nuevo dicha colaboración financiera.

La cooperación con la Unión Europea se remonta a 1958, a través de fondos FED. El último proyecto 11º FED finalizó en 2015.

Por su parte, el Banco Europeo de Inversiones, en diciembre 2009, junto a otros organismos bancarios, participó con 75 M€ en el plan de financiación de la modernización de la mina Guelb II de la SNIM, para aumentar la producción minera en 4 millones de toneladas/año. También hay inversiones en telecomunicaciones, energía e industria.

En marzo 2011, Mauritania firmó con el Fondo Árabe de Desarrollo Económico y Social (FADES) un convenio de crédito por importe de 30.000 Millones de MOU (75 M€ aprox.) para financiar el proyecto de sistemas de producción y transporte de electricidad a Nouakchot. Se prevé, en el marco de este convenio, la construcción de una central de producción eléctrica de una capacidad de 120 KW, la rehabilitación de la central eléctrica de Arafat y obras conexas.

En abril de 2011, Mauritania firmó en Damasco tres acuerdos de financiación en el Banco Islámico de Desarrollo (BID), por importe de 44,5 M $USA para financiar los siguientes proyectos:
• red de conducción de agua en Nouakchott (barrios de Ryadh y Arafat) 26,8 M $USA.
• construcción y equipamiento de una centro nacional de cardiología, 17,7 M $USA.
• donación de 300.000 dólares como apoyo institucional a favor de la Escuela Normal Superior

Mauritania ha recibido préstamos de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) y del Fondo Kuwaití para el Desarrollo Económico Árabe (KFAED). El primero apoyaba la rehabilitación de la red eléctrica del país, con tres aportaciones de 15 M € para el periodo 2011-2012. Por su parte, el KFAED financió con 37,4 M US$ la expansión y mejora del sistema de distribución de agua en la capital hasta el año 2015.
Por otra parte, el Banco Mundial incrementó su financiación entre 2012-2014, financiación orientada fundamentalmente a los sectores de la pesca, telecomunicaciones, salud, seguridad alimentaria, empleo de jóvenes, desarrollo local, educación e investigación agrícola.

En septiembre de 2011, el Presidente visitó China, país con el que Mauritania mantiene crecientes intercambios comerciales y del que recibe crecientes flujos de inversión. Durante el mencionado viaje oficial, se firmaron dos acuerdos de asistencia financiera y préstamos sin interés.

Con respecto a España, Mauritania es un país que ha recibido en la última década una especial atención en la asignación de los recursos del Fondo de Ayuda al Desarrollo, con cargo a los cuales se han firmado dos Protocolos Financieros sucesivos. Un primer Protocolo entre 1999-2001 con 31 millones de dólares en crédito mixto y 1 millón $ de donación con cargo al FEV; y un segundo Protocolo, suscrito en 2001 para 2 años, con 50 millones € de crédito FAD (50% de liberalidad) y 2 millones € de donación para estudios de viabilidad con cargo al FEV.

En el marco del Protocolo firmado en 1999 se financiaron dos proyectos:
• Construcción y equipamiento del Hospital de Nouadhibou por importe de 6,75 millones de dólares.
• Construcción y rehabilitación de instalaciones de descarga y almacenamiento de productos petrolíferos, por un importe total de 38,8 millones de dólares, que agotó el Protocolo Financiero 1999-2001 y absorbió parcialmente recursos del siguiente.
En el marco del segundo Protocolo, se financiaron 4 proyectos, de los cuales dos han sido concluidos, y otros dos se encuentran en curso de ejecución:
• Balizamiento del Puerto de Nouadhibou, por importe de 2,3 millones €. y finalizado en abril de 2010 con la entrega del barco balizador.
• Electrificación rural fotovoltaica para la Agencia Mauritana de Electrificación Rural (ADER), por importe de 2 millones €. Finalizado.
• Línea de media tensión entre Rosso-Boghé por un importe inicial de 7 millones €, ampliado en 3,5 millones de € en 2009.
• Ampliación del Puerto Pesquero de Nouadhibou, por importe de 18,29 millones €.

Fuera del Protocolo Financiero 2001-2003, y a petición del entonces Jefe del Estado mauritano en su viaje a Madrid de noviembre de 2006, el Consejo de Ministros aprobó en marzo de 2007 un crédito FAD para la financiación de 7 generadores móviles para la Central de la SOMELEC en Nouadhibou. Y, en otro viaje de Estado efectuado por el general Abdul Aziz a Madrid en octubre de 2009, se comprometió la financiación de un nuevo proyecto con cargo al FAD para conducción de aguas potables a la localidad de Magtaa Lahjar. No obstante, la ejecución del proyecto de abducción de agua con financiación propia ha supuesto la pérdida de este FAD.
 

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

La ley nº 2004-042 sobre régimen de cambios regula el régimen aplicable a las relaciones con el exterior y su registro estadístico. La ley precisa que las transferencias de divisas con destino y origen extranjero son libres. Entre este tipo de transferencias, figuran la distribución de dividendos y las operaciones en capital sobre producto real neto de la cesión o la liquidación de las inversiones realizadas por importación de divisas.

 

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

No existen restricciones legales ni políticas para convertir y transferir los fondos asociados con las inversiones. Los inversores tienen garantizada la libre transferencia de divisas convertibles al cambio legal de mercado, sujeto a la disponibilidad de las mismas. De igual forma, los trabajadores extranjeros trabajando en Mauritania tienen garantizado el derecho a transferir sus salarios profesionales.

Para transferir fondos, se requiere la apertura de una cuenta en divisas en Mauritania ante un intermediario autorizado mauritano, salvo excepciones como ocurre en el caso de los hidrocarburos. Las transferencias de origen extranjero destino Mauritania están limitadas a 100.000 euros por transacción, si bien cada inversor puede cerrar un número ilimitado de transferencias cada día. Por su parte, no existen límites legales de transferencia de los inversores en Mauritania a cuentas en el extranjero, aunque las regulaciones para ordenar dichas transferencias pueden ser complicadas. Las salidas de capital son objeto de controles, para los cuales se necesitan documentos justificativos, que debe exigir el intermediario. Hay que tener en cuenta que los ingresos procedentes de las exportaciones y reexportaciones están sujetos al requisito de repatriación pero no a la conversión a ouguiyas.

La moneda local, la ouguiya, es libremente convertible dentro del territorio mauritano y su exportación está legalmente prohibida. Las principales divisas pueden encontrarse fácilmente en los bancos comerciales. El Banco Central liberalizó el sistema de cambios y actualmente mantiene subastas regulares que permiten a las fuerzas del mercado fijar el valor de moneda local. Los particulares y las empresas pueden obtener divisas fuertes en bancos comerciales para el pago de importaciones o para repatriación de dividendos. Si el banco dispone de las divisas, no existe retraso en la transferencia. Sin embargo, las divisas extranjeras son muy demandadas y los bancos no disponen de cantidades suficientes. En este caso, el banco comercial debe obtenerlas del Banco Central para poder ejecutar la orden de transferencia, y pueden ocasionarse retrasos. El Banco Central prioriza las transferencias del gobierno. Los retrasos, a pesar de ser relativamente escasos, han llegado a alcanzar de una a tres semanas.
No existen, por su parte, mercados ilegales paralelos en Mauritania que permitan a los inversores transferir por otros medios. No existe limitación en la entrada y salida de fondos para transferencias de beneficios, servicio de la deuda, capital, beneficios de la propiedad intelectual o importaciones.
 

Volver a índice de Sistema financiero