Sistema financiero

Sistema financiero

 La regulación esencial del sistema financiero está contenida en la “Banking & Financial Institutions Act” de 1989, que recopiló toda la normativa anterior. Esta ley recoge los poderes normativos y supervisores del Banco Central de Malasia, el Bank Negara, el cual regula la propiedad y el control de los bancos y compañías financieras y establece los requisitos financieros y las normas de operativa que deben cumplir. De hecho, para establecer un nuevo banco en Malasia, el Bank Negara Malaysia tiene que expedir una licencia junto al Ministro de Finanzas. Además, el banco ha de ser estructurado como compañía pública (Berhard o Bhd) y el director del banco tiene que ser aprobado por Bank Negara. Una oficina representativa de una institución extranjera puede ser abierta en Malasia, pero después de obtener permiso de Bank Negara. Dicha oficina no puede llevar a cabo ningún negocio bancario, tan sólo puede realizar aquellas actividades o negocios que hayan sido especificados por Bank Negara.

La estructura del sistema financiero de Malasia ha evolucionado hasta quedar menos fragmentada a través de la consolidación y la racionalización. La evolución comenzó cuando el gobierno tomó medidas para fortalecer el sistema bancario de Malasia después de la crisis financiera regional a mediados de 1997. El banco central del país, Bank Negara Malaysia (BNM) otorga licencias y regula negocios tales como banca comercial, banca de inversión, banca islámica e intermediación monetaria.

Malasia inició la banca islámica en agosto de 2006 con la creación de la iniciativa del Centro Financiero Internacional Islámico de Malasia (MIFC) y tiene la aspiración de ser un líder bancario islámico. En ese momento, el gobierno alentó a los bancos locales a ingresar al mercado financiero islámico. Al mismo tiempo, permitió a los bancos islámicos extranjeros operar en Malasia. En 2021 hay dieciséis bancos islámicos locales y extranjeros que operan en Malasia. Los bancos extranjeros con operaciones en Malasia tienen permitido el 100 por ciento de participación en el capital. La banca islámica se basa en la ley Sharia que prohíbe el pago de intereses a favor de la participación en las ganancias.

En 2020, la economía de Malasia registró una caída del PIB del 5,6%. Las reservas internacionales de BNM estaban en US $ 107,6 mil millones a finales de diciembre de 2020. La reserva internacional puede mantener 8,6 meses de importaciones retenidas y 1,2 veces la deuda externa a corto plazo. Tras el descubrimiento de deudas y pasivos que ya estaban fuera de los libros, a partir del segundo trimestre de 2018, la deuda externa de Malasia se había revisado hasta aproximadamente RM879,768 millones / US $ 219.9 mil millones o el 79.5% del PIB de Malasia. El gobierno anterior había informado incorrectamente una ración de deuda a PIB de aproximadamente 52%.

Actualmente Bank Negara Malaysia (BNM) se encuentra en la etapa de finalización del Proyecto de exposición sobre el marco de concesión de licencias para los bancos digitales emitido el 3 de marzo de 2020. Con este desarrollo, Malasia espera establecer varios bancos digitales en un futuro próximo, allanando el camino para un panorama de servicios financieros más dinámico. 

Estructura del sector financiero

El sistema bancario, que comprende bancos comerciales, bancos de inversión y bancos islámicos, es el principal movilizador de fondos y la principal fuente de financiación que respalda las actividades económicas en Malasia. Las instituciones bancarias operan a través de una red de más de 2.400 sucursales y 7.190 bancos agentes en todo el país. También hay 17 oficinas de representación de bancos extranjeros en Malasia que no realizan actividades bancarias, pero realizan investigaciones, servicios de enlace e intercambio de información. Seis grupos bancarios de Malasia tienen presencia en 23 países a través de sucursales, oficinas de representación, subsidiarias, participación accionaria y empresas conjuntas en todo el mundo, incluidos todos los países de la ASEAN.

Las instituciones financieras no bancarias, más concretamente, las instituciones financieras de desarrollo, las compañías de seguros y los operadores takaful, complementan a las instituciones bancarias en la movilización de ahorros y la satisfacción de las necesidades financieras de la economía. Las compañías de seguros y los operadores takaful que operan a través de una red de más de 690 oficinas y 170.000 agentes registrados en todo el país brindan vías para la gestión de riesgos y soluciones de planificación financiera para empresas y particulares.

Cabe destacar el papel de la banca comercial como pieza básica del sistema, así como la importancia que tienen el conjunto de las compañías financieras y el Fondo de Pensiones de los Trabajadores (Employees Provident Fund o EPF) que es por sí solo la institución financiera más importante de Malasia.

Employees Provident Fund (EPF)

El EPF es un fondo de ahorro para la jubilación: los empleados y los patrones contribuyen todos los meses con un porcentaje preestablecido del sueldo, y el empleado puede retirar la cantidad ahorrada una vez se jubile. El sistema es obligatorio para los empleados del “sector formal” y optativo para los autónomos (que suponen aproximadamente la mitad de la población activa).

El fondo se capitaliza a interés variable en función de la rentabilidad de las inversiones realizadas. En septiembre de 2020, el tamaño del activo de EPF era de 941,77 mil millones de RM . (US $ 229 mil millones).

El EPF era hasta recientemente el tomador de deuda pública por excelencia. Sus estatutos le obligan a invertir el 50% de los recursos generados anualmente en títulos públicos a medio y largo plazo. En los últimos años se ha producido un cambio de estrategia en las inversiones del EPF hacia una mayor participación en los grandes proyectos de infraestructura que se han acometido. Este cambio es de gran trascendencia para el sistema financiero malasio, dada la envergadura de los fondos.

Fondos de inversión

En cuanto al sector de Fondos de Inversión en Malasia, está dominado por Permodalan Nasional Bhd (PNB), una compañía creada en 1978 con el objetivo de estimular el ahorro e incrementar la participación de los bumiputra como propietarios del capital empresarial del país.

Su rasgo diferencial con respecto a otras compañías creadas al amparo de la NEP (New Economic Plan) con objetivos similares es la comercialización y gestión de varios Fondos de Inversión cuyas participaciones son comercializadas entre al mayor número posible de pequeños inversores bumiputras. Su actuación típica ha consistido en adquirir una amplia cartera de acciones de sociedades malasias solventes y con buenas perspectivas de crecimiento y transferirlas a esos Fondos.

PNB, invierte directamente en empresas, con diversos objetivos: mantenimiento del control público, adquisición de tecnología para el desarrollo de la industria doméstica, operaciones de salvamento de empresas con problemas o inversiones temporales para reestructurar una empresa y transferirla a uno de sus fondos de inversión. Es una de las compañías de administración de fondos más grandes de Malasia con activos bajo administración (AUM) de 312 mil millones de ringgit (diciembre 2019).

El control directo o indirecto de semejante volumen de recursos, en su mayoría invertidos en la Bolsa, hace de PNB una de las herramientas de política económica más importantes del Gobierno, no solo por su finalidad redistributiva sino también desde un punto de vista industrial o, incluso, financiero. Es además el accionista mayoritario de algunos de los bancos y empresas industriales más grandes del país.

Instituciones financieras de desarrollo (development financial institutions -DFIs-)

Existen en Malasia varias instituciones financieras de desarrollo cuya función es facilitar créditos en condiciones favorables a sectores claves de la economía: industria manufacturera, exportación, PYMEs, y sectores de agricultura, infraestructuras y marítimo. Los recursos que manejan proceden predominantemente del sector público de Malasia. Los gobiernos federales y estatales, el Banco Central y diversas agencias gubernamentales son el origen principal de los fondos manejados, ya se trate de capital o créditos. La importancia de estas instituciones de desarrollo industrial en el conjunto del sistema financiero es escasa. En general, se trata de Bancos o instituciones financieras dependientes de Ministerios sectoriales (Banco de la Industria, Banco Agrícola...) o de instituciones estatales (Sabah Development Bank...).

Dentro del sector, tienen especial importancia las siguientes entidades:

-Malaysian Industrial Development Finance Bhd (MIDF): institución creada por iniciativa del Gobierno Federal en 1960, con la participación de la Banca comercial. En la actualidad MIDF se ha convertido en un grupo financiero de relativa importancia.

-SME Bank (Bank Perusahaan Kecil & Sederhana Malaysia Berhad): Creado en el 2005 para facilitar créditos a las start-ups y PYMEs en nuevas áreas de crecimiento, especialmente en las áreas de servicios, actividades orientadas a la exportación y franquicias.

Emisión de deuda
A mediados de la década de 1980, el sector privado asumió un papel más importante en el desarrollo estratégico de la economía de Malasia, con el objetivo de convertirlo en el principal motor del crecimiento y las finanzas. Durante ese período, el sector corporativo dependió en gran medida de las finanzas de los bancos, lo que llevó al gobierno a perseguir el desarrollo del mercado de bonos corporativos como una prioridad estratégica clave. La crisis financiera asiática de 1997-98 trajo demasiada confianza en los préstamos bancarios. Las lecciones aprendidas de la crisis llevaron al gobierno a intensificar sus esfuerzos para desarrollar el mercado de bonos corporativos, a fin de ofrecer al sector privado fuentes alternativas de financiamiento y reducir los desajustes en los fondos. Históricamente, debido a la falta de un mercado de bonos bien desarrollado, la mayor parte de la intermediación crediticia en el país se realizó a través del sistema bancario. Los posibles retiros de crédito y la posible restricción crediticia que sufrió el sector corporativo durante la crisis asiática resaltaron la importancia de la diversificación del riesgo dentro del sistema financiero. En consecuencia, el desarrollo del mercado de deuda corporativa ganó mayor importancia y se aceleró para permitir una mayor diversificación del riesgo de crédito entre los agentes económicos, así como para proporcionar fondos con las estructuras de vencimiento adecuadas. Los esfuerzos para desarrollar el mercado de bonos de Malasia han sido fructíferos. En términos del tamaño relativo del mercado de bonos frente al crédito bancario nacional, el crecimiento en el primero ha sido bastante significativo.

Otro logro notable es la promoción exitosa del mercado de bonos islámicos. Los bonos islámicos, que cumplen con los principios de la Shariah, han jugado un papel importante en el desarrollo del mercado de capitales de Malasia, contribuyendo al importante crecimiento del sistema financiero. A través de este nicho de mercado, Malasia está preparada para desempeñar un papel estratégico en las finanzas islámicas globales. La creciente demanda del sector privado por formas innovadoras de financiamiento continúa impulsando el desarrollo del mercado de bonos corporativos de Malasia. El crecimiento, que ha convertido a Malasia en la sede del tercer mercado de bonos más grande de Asia después de Japón y la República de Corea (medido por el total de bonos en circulación), también se ha visto estimulado por la creciente presencia de inversores institucionales, como los fondos de pensiones, los fondos fiduciarios de las unidades y las compañías de seguros. El mercado de deuda corporativa de Malasia ha experimentado un enorme crecimiento, al pasar de los 4,1 mil millones de MYR en bonos corporativos y Sukuk en circulación en 1989 a aproximadamente 1,6 billones de ringgit en noviembre de 2020. Durante este mismo año la mayor parte de las emisiones de bonos fueron pagarés a mediano plazo, que representan el 92,1% del total de bonos corporativos. La mayoría de los fondos fueron recaudados por el sector de finanzas, seguros, bienes raíces y servicios empresariales, lo que representa el 72% de las nuevas emisiones de bonos corporativos. Los fondos se destinaron principalmente a proyectos de infraestructura, capital de trabajo y actividades comerciales. A raíz de las incertidumbres económicas mundiales y los crecientes riesgos geopolíticos, la recaudación de fondos en el mercado de capitales nacional sigue siendo prometedora, impulsada por proyectos estratégicos en curso y reanudados. El Gobierno emitirá su primer bono de sostenibilidad en Malasia para iniciativas ambientales y sociales en 2021, con el fin de crear un Centro Financiero Sostenible y posicionar a Malasia como un centro regional de un estilo de vida sostenible (http://bondinfo.bnm.gov.my).

El mercado financiero offshore de Labuan

El desarrollo económico de Malasia generó un crecimiento muy sustancial del negocio asociado a los ámbitos financiero y de seguros. La financiación de los proyectos de desarrollo en Malasia, muy a menudo liderados por empresas públicas y de una envergadura muy significativa, requería la captación de ahorro extranjero. Esta se procuraba a través de mercados financieros internacionales como Singapur o Hong Kong. Igualmente, la contratación de seguros para cubrir la mayor actividad financiera y mercantil se venía realizando desde plazas no ubicadas en Malasia.

Bajo la perspectiva de recuperar estos mercados y desde la confianza de la envergadura y credibilidad de sus necesidades financieras, Malasia optó en 1990 por el desarrollo de un mercado financiero offshore propio, que le permitiese la captación directa en divisas del ahorro externo suficiente para financiar sus necesidades domésticas. Este mercado es el desarrollado en la isla de Labuan como mercado financiero Offshore. Limitado a bancos internacionales de primera fila, no se permite la domiciliación de individuos, pero sí de sociedades tenedoras de acciones, con el fin de proporcionar un paraíso fiscal para domiciliación de este tipo de sociedades. Los sectores comerciales del Centro de Negocios y Finanzas Internacionales de Labuan (Labuan IBFC) registraron 664 nuevas compañías en el año 2020, un número algo menor que en años anteriores, aún así hay un total de 16.905 nuevas compañías registradas.

Banca islámica

Malasia lleva años promoviendo el desarrollo de un sistema de banca islámica, tanto en el país como internacionalmente. En 2006, el Gobierno lanzó una serie de iniciativas para convertir a Malasia en un centro internacional de las finanzas islámicas. El órgano encargado de coordinar estas iniciativas es el Malaysia International Islamic Financial Centre (MIFC)
Las cinco áreas principales que se quieren desarrollar son:

Sukuk, o “pagarés islámicos”. Son títulos relativamente novedosos, que empezaron a emitirse a comienzos de los 2000.

Fondos islámicos

Banca islámica internacional: El país quiere convertirse en un centro donde se establezcan distintos bancos islámicos que ofrezcan una amplia gama de servicios financieros.

Takaful y re-takaful: Malasia quiere convertirse en un centro internacional de los seguros y reaseguros islámicos.

Desarrollo de capital humano para la industria de las finanzas islámicas.

Los principales bancos en Malasia son:

Maybank
Maybank es el banco más grande del país en términos de activos totales y capitalización de mercado. También es uno de los bancos más grandes del sudeste asiático. Proporciona una amplia gama de productos y servicios bancarios a través de su extensa red de 2,629 oficinas, que abarca 18 países de la ASEAN y centros financieros globales. Maybank Islamic, el brazo bancario islámico, es el principal banco islámico en la región de Asia y el Pacífico. También es el quinto mayor banco islámico del mundo por activos. Maybank fue fundada en 1960, con sede en Kuala Lumpur.Ganancia neta: RM6,48 mil millones (2020). Activos totales: RM834,413 mil millones (2020). Capital total: RM84,069 mil millones (2020).
Banco CIMB
CIMB Bank es la unidad de banca de consumo del Grupo CIMB. El banco universal proporciona servicios bancarios que incluyen banca mayorista y de consumo, inversiones estratégicas y tesorería y mercados a través de una red de 1,080 sucursales. Aparte de Malasia, los mercados principales del banco incluyen Singapur, Tailandia e Indonesia. Establecido en 2006, CIMB Bank tiene su sede en Kuala Lumpur y atiende a más de 16 millones de clientes en todo el país. Activos totales: RM585,813 mil millones (2020). Capital total: RM55,813mil millones (2020).

Banco público berhad
Fundado en 1966, Public Bank Berhad es uno de los bancos más grandes de Malasia, así como en el sudeste asiático. Es el banco más grande del país en términos de fondos de accionistas y el segundo más grande en capitalización de mercado. Con sede en Kuala Lumpur, el banco ofrece una gama de productos y servicios como banca personal y comercial, banca de inversión, banca islámica, venta y administración de fondos fiduciarios de unidades, corretaje de acciones y seguros. Activos totales: RM438,394mil millones (2020). Capital total: RM44,494 mil millones (2020).

Banco RHB
RHB Bank ofrece una amplia gama de productos y servicios financieros a través de sus numerosas subsidiarias. Aparte de Malasia, sirve a Singapur, Tailandia, Vietnam, Camboya, Brunei, Laos, Indonesia y Hong Kong. En 1994, se incorporó como sociedad anónima en Malasia, luego cambió su nombre a RHB Bank en 1997. El RHB Islamic Bank Berhad fue establecido en 2005 por el RHB Banking Group, la primera institución financiera nacional que creó una subsidiaria bancaria islámica. El grupo emplea actualmente a 11,651 empleados y administra 278 sucursales / oficinas. Activos totales: RM257,768 mil millones (2020). Capital total: RM26,083 mil millones (2020).
Banco de Hong Leong
Uno de los bancos más grandes de Malasia es el Hong Leong Bank Berhad, un importante grupo bancario que cotiza en bolsa en el país. Proporciona servicios bancarios a clientes en Malasia, así como en China, Hong Kong, Singapur, Vietnam, Camboya y los Estados Unidos. Con sede en Kuala Lumpur, el Hong Leong Bank se estableció en 1905 como Commerce International Merchant Bankers. El banco forma parte del Grupo Hong Leong, que ofrece negocios diversificados en servicios financieros, propiedad, fabricación y desarrollo de infraestructura. Activos totales: RM216,715 mil millones (2020). Capital total: RM26,373 mil millones (2020).
Grupo AmBank
Con sede en Kuala Lumpur, AmBank Group proporciona servicios de banca minorista y mayorista, banca islámica y seguros en Malasia. El banco opera a través de una red de 175 sucursales y 884 cajeros automáticos. También opera bajo diferentes marcas como AmInvestment Bank, AmInvest, AmMetLife y AmGeneral Insurance. Formado en 1975 como Banco de Desarrollo Árabe-Malayo, el grupo emplea actualmente a 11,000 empleados y atiende a más de tres millones de clientes. Activos totales: RM169,203mil millones (2020). Capital total: RM19,560 mil millones (2020).

Banco de los Estados Unidos en el extranjero (Malasia)
El grupo bancario multinacional de Singapur, United Overseas Bank Limited (UOB), ofrece una gama de servicios bancarios como banca comercial y corporativa, finanzas personales, gestión de activos, inversiones, finanzas corporativas y seguros. UOB supervisa una red de 68 sucursales en Singapur y más de 500 oficinas en 19 países en la región de Asia y el Pacífico, así como en Europa occidental y América del Norte. El banco fue fundado en 1935 como United Chinese Bank (UCB). Activos totales: RM120,127 mil millones (2020). Capital total: RM11,263 mil millones (2020).

Banco Rakyat
Bank Kerjasama Rakyat Malaysia Berhad, o Bank Rakyat, es el mayor banco cooperativo islámico de Malasia. Es una entidad que está gobernada por el Ministerio de Comercio Nacional, Cooperativas y Consumismo desde 2004. Se estableció en 1954 después de la fusión de 11 bancos sindicales en Malasia en virtud de la Ordenanza de la Cooperativa de 1948. A través de sus 147 sucursales, Bank Rakyat ofrece una gama de productos y servicios, que incluyen banca de consumo, financiamiento comercial e inversiones. Su sede se encuentra en Kuala Lumpur. Activos totales: RM109,477mil millones (2020). Capital total: RM19,420 mil millones (2020).

Banco OCBC (Malasia) Berhad
Banco OCBC (Malasia) Berhad es una subsidiaria de Oversea-Chinese Banking Corporation Limited o OCBC, el banco local más antiguo de Singapur. El banco proporciona una gama de soluciones financieras que incluyen banca de consumo y de negocios, inversión, banca islámica y tesorería. Con operaciones en más de 40 sucursales, es uno de los bancos extranjeros más grandes de Malasia en términos de activos. Activos totales: RM96,120 mil millones (2020). Capital total: RM8,390 mil millones (2020).

Banco HSBC de Malasia Berhad
Como subsidiaria de HSBC Holdings plc, HSBC Bank Malaysia Berhad es el mayor banco extranjero en el país, con una red de más de 60 sucursales en todo el país. Constituido en Malasia en 1994, el banco ofrece servicios financieros islámicos, incluidos servicios bancarios personales y comerciales. En 2007, creó HSBC Amanah Malaysia Berhad, su filial de banca islámica. Activos totales: RM86,532mil millones (2020). Capital total: RM10,901 mil millones (2020).

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Destacan las fuentes locales con un conjunto de bancos públicos con amplios y sofisticados programas de financiación.

En Labuán existe un centro "off-shore" para la financiación en moneda extranjera, como ya se mencionó anteriormente.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

 El Exchange Control Act, 1953 es la principal normativa que regula las transacciones en moneda extranjera. A esta hay que añadir las Comunicaciones en materia de Control de Cambios del Banco Central (Bank Negara).

Como parte del esfuerzo continuo del Banco Central de Malasia para mejorar el entorno empresarial, aumentar la eficiencia del sistema de prestación reglamentaria y promover opciones más amplias de gestión de riesgos, se relajaron las normas de administración de divisas a partir del 1 de abril de 2005 y estas son revisadas anualmente.

En marzo de 2021, Bank Negara Malaysia perfeccionó las políticas cambiarias (FEP) y anunció una mayor liberalización de las mismas para seguir apoyando y mejorando la competitividad de la economía mediante la creación de un entorno más favorable y facilitador para las actividades comerciales, empresariales y de inversión. Para más información y actualización visitar https://bnm.my/fep.

 A. La inversión extranjera

Los requisitos de capital se han relajado sustancialmente después de la desregulación de las directrices del Comité de Inversión Extranjera ("FIC"). A pesar de la liberalización, las regulaciones de equidad aún están vigentes para ciertos sectores. Las compañías en dichos sectores continuarán estando sujetas a las condiciones de capital impuestas por sus respectivos reguladores sectoriales.

Se requiere la aprobación de la autoridad para la adquisición de lo siguiente, excepto propiedades residenciales: 

Adquisición directa de propiedad por un valor de 20 millones de RM o más, lo que resulta en la dilución de la propiedad mantenida por los intereses de Bumiputera y/o la Agencia del Gobierno.

 Adquisición indirecta de propiedad a través de la adquisición de acciones en la compañía, lo que resulta en un cambio de control de la compañía propiedad de Bumiputera y/o de la Agencia del Gobierno, que posee más del 50% de sus activos totales y dicha propiedad está valorada en más de 20 RM millónes.

Está sujeto a las siguientes condiciones:

 La empresa debe tener al menos el 30% de las acciones de Bumiputera.

La empresa debe tener al menos 250.000 RM de capital pagado.

No se permite la adquisición de intereses extranjeros en los siguientes casos: 

 Propiedades valoradas menos de RM 1,000,000 por unidad.

Unidades residenciales en la categoría de bajo y bajo-medio costo según lo prescrito por la Autoridad Estatal.

Propiedades construidas en tierras reservadas a malayos.

Propiedades asignadas al interés de Bumiputera en cualquier proyecto de desarrollo inmobiliario determinado por la Autoridad Estatal.


Para dar una mayor flexibilidad a la inversión extranjera, se realizaron cambios en los límites de inversión en el extranjero, incluyendo la extensión de líneas de crédito a los no residentes y la colocación de fondos por residentes a los siguientes:

 Los residentes (individuo o sociedad) sin líneas de crédito nacionales son libres de invertir en el exterior en moneda extranjera sin límite de cantidad, inversión financiada ya sea desde su propia moneda extranjera o mediante conversión de ringgit.

Las empresas residentes con líneas de crédito nacionales también tienen la libertad de utilizar sus fondos en moneda extranjera sin límite o convertir ringgits hasta un máximo de RM50 millones por año (valor conjunto del grupo corporativo) para la inversión en activos en el exterior. Estas empresas deben tener un fondo de los propios mínimos de RM100. 000 y deben operar durante al menos 1 año.

Las personas físicas con líneas de crédito nacionales pueden invertir en el extranjero cualquier cantidad de sus fondos en moneda extranjera o convertir ringgits hasta RM1 millón por año para su inversión en moneda extranjera.

Los gestores de fondos pueden invertir en el extranjero cualquier cantidad de fondos que pertenecen a clientes no residentes y clientes residentes que no cuentan con líneas de crédito nacionales. También son libres de invertir hasta el 50% del valor neto de los fondos en ringgits de los clientes residentes con líneas de crédito nacionales. En la actualidad se pueden invertir sólo el 10% de los fondos de residentes.

Un inversor no residente es libre de;

Realizar cualquier tipo de inversión en activos en ringgit o activos en moneda extranjera (FC) en Malasia (inversión directa o de cartera).

Abrir una cuenta en ringgit o en FC en un banco onshore autorizado. Los fondos pueden entrar y salir libremente de dichas cuentas, con sujeción al proceso normal de diligencia debida por parte del banco onshore autorizado.

Repatriar el producto de la desinversión, los beneficios, los dividendos o cualquier ingreso derivado de las inversiones en Malasia. La repatriación se hará en FC.

 Un inversor no residente también tiene la flexibilidad de cubrir la exposición al cambio de divisas que surja de sus inversiones en Malasia, ya sea a través de un banco onshore autorizado o de una Oficina Designada en el Extranjero (AOO).

Bank Negara Malaysia anuncia ahora una mayor liberalización en el marco de la administración de divisas (FEA), cuyo objetivo es proporcionar una mayor flexibilidad de cobertura para que los residentes puedan gestionar mejor su riesgo de divisas:

 Los residentes pueden cubrir sus obligaciones en moneda extranjera por una permanencia más larga.La flexibilidad para que los residentes cubran sus obligaciones en moneda extranjera se extiende a 12 meses, lo que facilitaría una planificación financiera eficiente por parte de las empresas. Los residentes también pueden obtener la aprobación del Banco para cubrir sus obligaciones en moneda extranjera más allá de 12 meses.

Las PYME con obligaciones de importación netas pueden recibir pagos en moneda extranjera de los exportadores residentes.Al reconocer las limitadas capacidades de cobertura de las PYMES, que son importadoras netas dentro de la cadena de suministro global de bienes y servicios, pueden recibir pagos en moneda extranjera de los exportadores residentes por su comercio interno de bienes y servicios.


B. Cuenta en Moneda Extranjera (FCA)

B.1 Para residentes

Los residentes (personas físicas, propietaros únicos o sociedad general) son libres de abrir FCA onshore y offshore. No se requiere permiso previo específico. Los dos tipos de FCA que se pueden abrir son:

Comercio FCA

 La fuente de los fondos aprobada puede ser (1) Hasta el 100% del producto de la exportación de bienes que no exceda el equivalente de RM200.000 por transacción; (2) para la exportación de bienes de más de RM200.000 equivalente por transacción, hasta el más alto de: 25% del producto de la exportación de bienes; o seis meses de obligaciones en moneda extranjera o pagaderas; (3) conversión de ringgit de hasta seis meses de obligaciones en moneda extranjera; y (4) otros fondos en moneda extranjera.

Inversion FCA

El origen de los fondos puede ser cualquier cantidad utilizando moneda extranjera (excepto los ingresos de la exportación de bienes). Así como de un préstamo de un no residente, que no sea en moneda extranjera (FC). También hasta 10 millones de ringgit equivalentes a un préstamo en moneda extranjera de un banco autorizado local o de uno no residente. Por otro lado, hasta un equivalente de 1 millón de RM * en total por año calendario utilizando fondos de: conversión de ringgit, intercambio de activos financieros o transferencia de Comercio FCA. Estos fondos pueden ser usados para cualquier fin.

* aplicable al residente individual, propietario único o sociedad general con préstamos de ringgit nacionales.

Las condiciones para entidades residentes son similares salvo por algunos detalles en el caso de inversión. Principalmente la diferencia está en el origen de los fondos que puede ser de hasta RM50 millones equivalentes a un préstamo en moneda extranjera de un banco autorizado local o de uno no residente

B.2 Para no residentes

Los no residentes pueden abrir y mantener: cuentas en moneda extranjera con bancos locales autorizados en Malasia, individual o conjuntamente con otro no residente; o una persona residente que es su familiar inmediato; y una cuenta externa, que es una cuenta en ringgit abierta con cualquier institución financiera en Malasia.
Los fondos en estas cuentas son libres de ser remitidos al extranjero en moneda extranjera.

Cualquier pago, recibo o transferencia hacia o desde una cuenta externa está sujeto a los siguientes límites:

Hasta RM10,000 por cheque.

Hasta 10.000 RM por cuenta por día a través de un cajero automático (ATM).

Hasta 10.000 RM por cuenta por día a través de cualquier otro medio electrónico, incluida la banca por Internet, la banca móvil o cualquier pago móvil.

Hasta RM10,000 de depósito por cuenta externa por día en efectivo.

Los límites anteriores no se aplicarán a:

Un consulado, una alta Comisión, una embajada, una persona que participa en el programa Malasia mi segundo hogar, o una persona que trabaja o estudia en Malasia (incluido el cónyuge, el hijo o el padre de la persona que reside en Malasia).

No hay límite para ningún retiro de efectivo de una cuenta externa.

C. Métodos de pago en Malasia

 El Bank of Negara los divide en dos grupos: Large Value Payment System (RENTAS) y Retail Payment Systems. El RENTAS es un método de pago interbancario para grandes cantidades de dinero. A su vez el Retail Payment systems incluye métodos de pago tales como cheques, tarjetas de crédito, transferencias bancarias etc. El cheque, a pesar del desarrollo de nuevos métodos de pago, ha sido y sigue siendo en Malasia el sistema preferido de pago de no efectivo.

En el caso de una empresa que no esté establecida en el país o no disponga de una cuenta bancaria en Malasia, el método de pago más común para proveedores sería o bien una transferencia bancaria o una carta de crédito. Si, por el contrario, la empresa dispusiera de una cuenta bancaria en Malasia, el método de pago sería o bien una transferencia bancaría o un cheque bancario. En ambos casos no hay ningún problema de pagar en USD o en EUR. En el caso de que el destinatario tuviera cuenta en la moneda local, se le ingresaría dicha cantidad en ringgits. El problema con ello es el tipo de cambio aplicable por la entidad bancaria, así como las posibles comisiones de cambio de divisa.

 D. Servicios de Crédito en Moneda Extranjera

 Para ampliar el acceso a la financiación en moneda extranjera, los límites para las líneas de crédito en moneda extranjera que pueden obtener los residentes de los no residentes se han incrementado:

Una sociedad residente, a nivel de grupo empresarial, ahora puede obtener líneas de crédito sin límite de cantidad, aunque en el caso de obtenerla de un no residente se establece un límite de 100 millones de ringgit. El endeudamiento en moneda extranjera puede ser utilizado para financiar inversión en el extranjero hasta 10 millones de ringgit.

El límite total de los préstamos en moneda extranjera por los individuos también se incrementa a 10 millones de ringgit y sin límites en el caso de obtenerlo de un miembro inmediato de su familia. Los fondos se pueden usar para cualquier propósito, incluyendo la financiación de inversiones en el extranjero.

 E. Cobertura (Hedging)

Para facilitar una mejor y más eficiente gestión de los riesgos de exposición a las divisas, las normas de cobertura también se liberalizaron aún más para permitir tanto a residentes como a no residentes utilizar mecanismos de cobertura mediante bancos onshore autorizados. Los no residentes son libres de cubrir sus exposiciones al ringgit para transacciones de cuentas corrientes y financieras con bancos locales autorizados (excluidos los bancos islámicos internacionales autorizados) y oficinas en el extranjero designadas.  

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

 Tras la crisis económica asiática de 1998 y hasta el 21 de julio del 2005, el ringgit malasio (RM) mantuvo un cambio fijo con el Dólar en 3,80 RM/$. Desde el 2005, se encuentra en flotación dirigida y los cambios a marzo de 2021 se sitúan en torno a 4,05 RM para el USD y a 4,8 RM para el EUR.

No hay límite sobre las divisas extranjeras con las que pueden entrar los viajeros en el país, sin embargo, en caso de transportar más del equivalente a 10.000 USD en metálico, tanto los residentes como los no residentes necesitan ser declarados en un Formulario de Aduanas (Borang Kastam 22).

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex