Sistema financiero

Sistema financiero

El BANGKO SENTRAL NG PILIPINAS (BSP) es el banco central de la República de Filipinas. Se estableció el 3 de julio de 1993 de conformidad con las disposiciones de la Constitución de Filipinas de 1987 y la Nueva Ley del Banco Central de 1993. El BSP se hizo cargo del Banco Central de Filipinas, que se estableció el 3 de enero de 1949, como la autoridad monetaria central del país. El BSP goza de autonomía fiscal y administrativa del gobierno nacional en el cumplimiento de sus responsabilidades encomendadas. El BSP es la autoridad monetaria independiente con poder regulatorio y de supervisión sobre las demás instituciones financieras. La solicitud para abrir un banco en Filipinas debe ser aprobada por el Consejo Monetario (principal organismo legislador del BSP) y el Gobernador del BSP.

El sistema financiero filipino está compuesto por instituciones financieras bancarias y no bancarias. Dentro de las bancarias se incluyen los bancos comerciales (universales y ordinarios), instituciones de ahorro (cajas de ahorro, bancos hipotecarios, bancos de desarrollo privado, asociaciones de préstamo y asociaciones de capital), bancos rurales y bancos gubernamentales.

Banca comercial ordinaria

Bancos que aceptan depósitos, otorgan préstamos comerciales y ofrecen servicios relacionados. Los bancos comerciales también permiten una variedad de cuentas de depósito, tales como cuentas corrientes, ahorros y depósitos a plazo. Si bien los bancos comerciales ofrecen servicios a individuos, su principal función es obtener depósitos y otorgar préstamos a empresas. En 2018 había 22 bancos comerciales en funcionamiento en Filipinas, la mayoría de origen extranjero.

Banca universal

Aquellos bancos que ofrecen una amplia gama de servicios financieros, más allá de la banca comercial. La banca universal es una combinación de la banca comercial, la banca de inversión y otras actividades como por ejemplo el seguro. En 2018 había 21 bancos universales con actividad en Filipinas, tanto nacionales como extranjeros.  

Instituciones de ahorro

Los bancos de ahorro se dedican principalmente a movilizar pequeños ahorros y proporcionar fondos para la agricultura y la industria. Están principalmente dirigidos a pequeños productores como agricultores, pescadores, artesanos y consumidores de bajos ingresos para financiar sus actividades productivas y su consumo. En 2018 hay 57 bancos de ahorro en funcionamiento en Filipinas.

Bancos rurales

Permiten a los pequeños agricultores financiar sus necesidades a través de la concesión de préstamos para capital u otros usos. Son propiedad de entidades privadas.

Cooperativas

Son organizaciones empresariales propiedad y operadas por un grupo de individuos para su beneficio mutuo. La Alianza Internacional de Cooperativas las define como asociaciones autónomas de personas unidas voluntariamente para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes a través de empresas de propiedad conjunta y controladas democráticamente.

Instituciones financieras gubernamentales

El Banco de Desarrollo de Filipinas. El Development Bank of the Philippines (DBP) comenzó a operar en 1935 como la Junta Nacional de Préstamos e Inversiones. Su primera misión fue coordinar y gestionar los fondos fiduciarios.

El Land Bank of the Philippines. El Código de Reformas Agraria creó el LBP para financiar la adquisición y distribución de fincas agrícolas para la división y revender a estos pequeños terratenientes.

El Banco Islámico de Inversiones Al-Amanah de Filipinas. El Al-Amanah Islamic Investment Bank of the Philippines (Islamic Bank) fue creado bajo la Ley de la República Nº 6848 con el fin de promover y acelerar el crecimiento socioeconómico de Mindanao, en particular las provincias de Maguindanao, Sultan Kudarat, Cotabato, Lanao del Sur, Lanano del Norte, Zamboanga del Sur, Zamboanga del Norte, y Sulu. Es propiedad del Banco de Desarrollo de Filipinas desde 2008.

El Banco Nacional de Filipinas, (PNB, Philippine National Bank) era el banco nacional del país, llegando a actuar como banco central y Tesoro Nacional. Sin embargo, su privatización, que se realizó de manera paulatina comenzando en 1989, se completó en 2005.

Un porcentaje mayoritario del United Coconut Planters Bank (UCPB) es propiedad pública; sin embargo, se encuentra, en 2019, en proceso de privatización.

El sistema bancario representa alrededor del 82% de los recursos totales del sistema financiero. A finales de junio de 2018, Filipinas contaba con 587 instituciones financieras con 11.485 sucursales, de los cuales 22 eran bancos comerciales ordinarios con 533 sucursales, 21 bancos universales con un total de 5.993 oficinas, 55 eran instituciones de ahorro con 2.470 oficinas, 458 eran bancos rurales con 2.358 sucursales y 25 cooperativas con 131 sucursales. La mayoría de ellos ofrecen servicios electrónicos. Asimismo, el sistema financiero filipino también cuenta con 48 oficinas fuera del país. Aunque son menos numerosos, los bancos comerciales dominan el sector y representan más del 90 por ciento de los recursos totales del sistema bancario.

Los servicios de los bancos comerciales incluyen préstamos y descuentos que pueden ser garantizados o no, créditos, letras de crédito o derechos de garantía e hipotecas sobre inmuebles.

Todas las obligaciones garantizadas tanto al sector privado como al público por acreedores extranjeros, unidades bancarias exteriores (OBUs) y unidades extranjeras de depósitos de divisas (FCDUs) requieren la aprobación previa del BSP. Los préstamos que requieren aprobación del BSP deben en la medida de lo posible financiar proyectos orientados a la exportación, proyectos registrados en el Board of Investments (BOI) u otros proyectos prioritarios para el desarrollo socioeconómico del país.

Las empresas extranjeras están autorizadas a solicitar crédito sin limitaciones. No obstante, las empresas exportadoras, empresas de industrias prioritarias y aquellas registradas en el BOI están obligadas a mantener un determinado ratio deuda-patrimonio neto por el BOI y el PEZA.

A junio de 2018, los cuatro bancos comerciales más importantes del país concentran más del 50% de los activos totales del sistema financiero. El banco comercial más importante con respecto a activos totales es el Banco de Oro (BDO), seguido del Metropolitan Banking Corporation (o Metrobank). El tercero es el Land Bank of the Philippines, seguido de cerca por el Bank of the Philippines Islands (BPI). El banco extranjero más importante en el país es el Citibank que ostenta un volumen de negocio algo inferior al 50% entre los bancos extranjeros. Los dos bancos europeos que tienen sucursales con servicios de banca comercial minorista son HSBC y Standard Chartered.

El capital mínimo necesario en función de la licencia bancaria queda establecido según la Circular Nº 854 de 2014 de la siguiente forma:

TIPO DE LICENCIA BANCARIA

CAPITAL MÍNIMO

(EN MILLONES DE PHP)

Banca Universal

Oficina central

3.000

Hasta 10 sucursales

6.000

Entre 11 y 100 sucursales

15.000

Más de 100 sucursales

20.000

Banca Comercial

Oficina central

2.000

Hasta 10 sucursales

4.000

Entre 11 y 100 sucursales

10.000

Más de 100 sucursales

15.000

Instituciones de ahorro con oficina central en Metro Manila

Oficina central

500

Hasta 10 sucursales

750

Entre 11 y 50 sucursales

1.000

Más de 50 sucursales

2.000

Instituciones de ahorro con oficina central fuera de Metro Manila

Oficina central

200

Hasta 10 sucursales

300

Entre 11 y 50 sucursales

400

Más de 50 sucursales

800

BANCOS RURALES Y COOPERATIVAS

En Metro Manila

Oficina central

50

Hasta 10 sucursales

75

Entre 11 y 50 sucursales

100

Más de 50 sucursales

200

Fuera de Metro Manila en ciudades de hasta 3ª clase

Oficina central

20

Hasta 10 sucursales

30

Entre 11 y 50 sucursales

40

Más de 50 sucursales

80

Fuera de Metro Manila en ciudades de 4ª a 6ª clase

Oficina central

10

Hasta 10 sucursales

15

Entre 11 y 50 sucursales

20

Más de 50 sucursales

40

Fuente: Banco Central de Filipinas

Las instituciones financieras no bancarias, clasificadas en gubernamentales y privadas, con o sin cuasi funciones de banca, se dedican principalmente a la financiación a largo plazo para la expansión y modernización de empresas productivas y, en menor medida, a facilitar la colocación a corto plazo en otras entidades financieras. Estas instituciones incluyen casas de inversiones, compañías financieras, compañías de inversión, agentes y corredores de valores, prestamistas, (instituciones financieras no bancarias, NBFI) del Gobierno, empresas de capital riesgo, casas de empeño o compañías de tarjetas de crédito. Las NBFIs pueden ser filiales o sucursales de bancos o de otras NBFI, y cuentan, a finales de 2017, con 111 oficinas con funciones cuasi bancarias y 11.406 sin funciones de este tipo. Están clasificadas en dos grupos, las que tienen funciones cuasi bancarias, que están supervisadas por el BSP y las que no tienen estas funciones, que están reguladas por la Comisión de Valores (Securities and Exchange Commission, SEC). A finales de junio de 2018, Filipinas contaba con 120 oficinas con cuasi funciones bancarias y 8.644 sin funciones de este tipo.

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

El Banco Mundial, el Banco Asiático de Desarrollo y la Comisión Europea operan en Filipinas en diversos sectores. Además, las principales agencias de Naciones Unidas (Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo, UNICEF, Fondo de Población de la Naciones Unidas…) y la mayoría de donantes bilaterales tienen programas de desarrollo en el país. En este caso, cada vez más se trata de operaciones desligadas, donde las empresas españolas pueden presentarse o bien asociarse con empresas filipinas o extranjeras.

En 2017 (último dato disponible) Japón, a través de la Agencia de Cooperación Internacional del Gobierno de Japón (JICA) fue el mayor proveedor de préstamos de ayuda al desarrollo en el país con el 42 por ciento de la cartera (5.177 millones de dólares), seguido por el Banco Mundial (BM) y el Banco Asiático de Desarrollo (BAsD), con el 25% (3.000 millones de dólares) y el 23% (2.870 millones de dólares), respectivamente.

 

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

La base jurídica es el Manual de Regulaciones de Transacciones Exteriores del Banco Central, que es actualizado periódicamente por distintas Circulares del mismo.

Las transacciones exteriores están liberalizadas desde 1993. Los movimientos de divisas se realizan bajo un tipo de cambio libre fijado por la oferta y la demanda del mercado, a través del sistema bancario comercial y sin limitaciones para la apertura de créditos documentarios.

-Compra de divisas para operaciones no comerciales (como viajes o gastos médicos), por parte de residentes a Agentes Bancarios Autorizados (Authorized Agents Banks, AAB): La documentación a presentar dependerá de si se superan los 60.000 USD o su equivalente.

-Compra de divisas por parte de turistas y emigrantes: Limitado por la cantidad que inicialmente hayan cambiado a pesos. En los puntos de salida como aeropuertos, podrán cambiar los pesos que no se hayan gastado, hasta un máximo de 5.000 USD o su equivalente.

-Importación/exportación de moneda local: Se necesita autorización del BC para movimientos físicos de monedas y billetes, medio de pago, o transferencia,  por importe superior a 10.000 USD, siempre que suponga una importación o exportación de pesos filipinos que supere dicho límite.

-Importación/exportación de divisas: Deben declararse en la aduana los movimientos físicos de divisa por importes superiores a 10.000 USD, incluyendo cualquier medio de pago denominado en divisas.

No necesitan autorización del BC, independientemente de su importe, las siguientes operaciones:

  • Importaciones financiadas con una cuenta en divisas del importador.
  • Importaciones de materias primas, accesorios y suministros para la producción o procesamiento de productos que van a ser exportados a los mismos proveedores extranjeros. Se incluye la maquinaria que se dedique exclusivamente a estos productos.

Las exportaciones filipinas pueden ser pagadas en cualquier divisa aceptada por el BC. Incluso, cuando se destinen a países ASEAN, podrán ser pagaderas en pesos filipinos. Los exportadores pueden mantener en moneda extranjera el 100% de los ingresos por exportaciones, y depositarlo en cuentas en divisas en Filipinas o el extranjero.

Existe libre repatriación de capitales y dividendos, no existiendo necesidad de aprobación del BC.

Respecto a las condiciones para abrir cuentas corrientes, los extranjeros residentes pueden operar con total normalidad. Los no residentes pueden abrir una o varias cuentas,  denominada en USD y cualquier otra divisa, en los bancos que operen bajo la regulación del Banco Central “Expanded Foreign Currency Deposit Unit”, (EFCDU, o solo FCDU), presentando el Certificado de Registro de Extranjeros (Alien Certificate of Registration, ACR). Estos bancos son los principales que operan en el país, tanto filipinos como extranjeros. También pueden abrir cuentas denominadas en PHP con las limitaciones del Memorandum del BC de agosto de 1969, y la Circular 222 de diciembre de 1999:

  • Las cantidades que disponen las cuentas deben provenir de pagos del exterior o de divisas convertibles, salvo que los ingresos provengan de propiedades del no residente localizadas en Filipinas.
  • Para evitar la especulación contra el peso, el BSP no permite la concesión de préstamos denominados en moneda local a los no residentes sin su previa aprobación.

La RA 9160 de 2001 contra el lavado de dinero establece como medidas para combatir las actividades terroristas y de grupos criminales la prohibición de tener cuentas anónimas.

 

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

La Orden Ejecutiva del año 1992 liberalizó las transacciones exteriores y la libre repatriación del capital, dividendos y beneficios, el capital y los beneficios. Para poder optar a la repatriación de capitales o la remesa de dividendos en divisa extranjera a través del sistema bancario filipino, será necesario registrar la inversión ante el Banco Central de Filipinas en el plazo de un año desde la fecha de la operación. Para inversiones en cartera, el registro se podrá llevar a cabo a través de un banco local (AAB – Authorised Agent Banks). Las divisas necesarias para la repatriación de capital y el envío de dividendos, beneficios y ganancias de inversiones extranjeras no registradas pueden obtenerse fuera del sistema bancario.

Las inversiones extranjeras debidamente registradas en el Banco Central o con un banco depositario debidamente designado por el inversor extranjero, tendrán derecho a la repatriación total e inmediata del capital y el envío de dividendos y ganancias. Sin la aprobación previa del Banco Central, los bancos comerciales están autorizados a vender y enviar divisas ligadas a ventas / desinversiones o dividendos y ganancias de inversiones extranjeras debidamente registradas.

Para fines de registro, las inversiones extranjeras pueden ser: (1) inversiones directas de capital extranjero en empresas o empresas filipinas; (2) inversiones en valores gubernamentales y/o valores que cotizan en la Bolsa de Valores de Filipinas; o (3) inversiones en instrumentos del mercado monetario y/o depósitos bancarios. Las inversiones en cartera tendrán que ser obligatoriamente convertidas a pesos filipinos.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex