Sistema financiero

Sistema financiero

El sistema bancario en Polonia se basa en tres pilares: el Banco Nacional de Polonia, en polaco Narodowy Bank Polski (NBP), los bancos comerciales,  los bancos cooperativos.

Desde 2008, la supervisión bancaria la ejerce la Autoridad de Supervisión Financiera (Komisja Nadzoru Finansowego - KNF) que se encarga de la supervisión bancaria y financiera, que incluye supervisión del mercado de capitales, seguros, régimen de pensiones y entidades de dinero electrónico. Cabe señalar, que el KNF es supervisado por el Presidente del Consejo de Ministros.

Banco Nacional de Polonia (NBP): es el banco central de la República de Polonia. Diseña y ejecuta la política monetaria siendo el objetivo prioritario mantener la estabilidad de los precios. Desde el 2004 el objetivo de inflación se sitúa en el 2,5% con una banda de fluctuación permitida del +-1%. Se encarga asimismo de vigilar la estabilidad del sistema bancario junto con KNF. Organiza el sistema de compensación monetaria y participa activamente en el mercado de dinero interbancario. Es también el banco emisor por lo que tiene derecho exclusivo de emisión de la moneda de curso legal en Polonia, el zloty.

Bancos comerciales y cooperativos:  En diciembre de 2017, según los datos de KNF, Polonia cuenta con 35 bancos comerciales, 553 bancos cooperativos y 28 sucursales de instituciones de crédito. Cabe señalar que a lo largo de los años uno de los métodos de expansión más utilizados han sido las fusiones y adquisiciones, y como resultado el número de entidades ha ido disminuyendo.

Actualmente destaca la elevada presencia de capital extranjero en el mercado, puesto que gran parte de los activos bancarios del país pertenecen a grupos bancarios extranjeros. Sin embargo, cabe destacar la renacionalización del sector bancario; sirva como ejemplo que  en mayo de 2017 la Autoridad Financiera (KNF) dio luz verde a PZU para la compra de una participación del 32,8% del italiano UniCredit en el banco Pekao.

 Las mayores entidades del mercado son PKO BP, Bank PEKAO S.A., seguidos de Bank Zachodni WBK, mBank, ING BSK y Citi Handlowy. Los dos primeros están directa o indirectamente controlados por el Estado. El resto tienen una mayoría de capital extranjero el español Banco Santander (Bank Zachodni WBK), el alemán Commerzbank (mBank), el holandés ING (ING BSK) y el estadounidense Citibank (Citi Handlowy).

Por contra, los bancos polacos presentan un reducido grado de internacionalización. Así, según datos de KNF a diciembre de 2017 el número de sucursales y de centros de atención al cliente en el exterior es de 39, frente a los 10.411 existentes en el mercado doméstico.

Cabe destacar su elevado grado de concentración. El sector está viviendo un momento de fusiones, absorciones y en el país debido al crecimiento económico, así como al desarrollo del mercado inmobiliario y la correspondiente necesidad de financiación. Según KNF, a diciembre de 2017, los cinco bancos más importantes en activos poseen un 47,84% de cuota de mercado y los cinco más importantes en depósitos alcanzan un 47,09%.

Debido a su extensión geográfica, Polonia se caracteriza por poseer una de las redes de sucursales y una de las plantillas más amplias del continente europeo, si bien es cierto que ha ajustado su gestión de recursos humanos. A diciembre de 2017 trabajan en el sector 164.385 personas frente a los 168.821 de diciembre de 2016.

La liberalización del sector bancario polaco y su incorporación a la UE ha tenido como consecuencia la eliminación de gran parte de las barreras a la entrada. Sin embargo, persisten como barreras las economías de escala, sobre todo en el segmento de la banca minorista; las barreras legales, no sólo por los requisitos de capital y reservas, sino por la gran burocracia que requiere conseguir autorizaciones para operar en el país y el nivel de gestión informatizada. Otro factor es la entrada de la banca extranjera en el país. La banca al por menor no se ha visto significativamente afectada por la globalización del sistema debido a su amplia red de distribución de oficinas y al mayor conocimiento del cliente nacional.

Por otra parte cabe destacar las medidas adoptadas por el actual Gobierno polaco que afectan al sector bancario:

  • El 15 de enero de 2016, se aprobó un impuesto anual del 0,44% de los activos de la banca, de las compañías aseguradoras y de los prestamistas. Para calcular los activos no se tendrán en cuenta los bonos del Tesoro, igualmente habrá unas cantidades mínimas exentas del impuesto, que variarían en función del tipo de entidad financiera. Serán 1.000 millones, 500 millones y 50 millones de euros para bancos, compañías aseguradoras y compañías prestamistas respectivamente. El impuesto se recauda mensualmente
  • En enero de 2016 se presentó un proyecto de ley de conversión de los préstamos en moneda extranjera donde se contempla la posibilidad de convertir las hipotecas en moneda extranjera en zlotys a una tasa considerada como “justa” que se calculará individualmente para cada prestatario. El tipo de cambio calculado sobre esta base ha de nivelar las diferencias del coste del crédito pagado por el prestatario. El NBP estima unas pérdidas para el sector bancario de 44.000 millones de zlotys.
  • El 25 de noviembre de 2015 se decidió que los bancos contribuyan en 2016 al Fondo de Garantía Bancaria con un 0,167% anual de sus activos en función de su riesgo.

 

Expertos han mostrado su preocupación por el riesgo que estas medidas podrían suponer sobre la estabilidad financiera con una reducción significativa de la actividad crediticia, resultando incluso en una crisis bancaria.

Bancos españoles

La presencia de la banca española en Polonia es muy relevante. A continuación se detallan las instituciones financieras españolas presentes en Polonia:

Banco Santander

El Banco Santander está presente en Polonia tras la compra del Bank Zachodni BWK, propiedad del irlandés Allied Irish Bank (AIB). La operación se llevó a cabo en febrero 2011 y el desembolso total superó los 4.000 millones de euros. El BZ BWK es el banco comercial que cuenta con la tercera red de distribución más grande del país, con 2,4 millones de clientes. Su foco es la banca minorista y las empresas, complementado con negocios de gestión de activos, intermediación de valores y leasing. 

Asimismo, en febrero de 2012, el Banco Santander alcanzó un acuerdo de inversión con el banco belga KBC Bank, a través del cual compró su filial polaca Kredyt Bank para posteriormente fusionarla con BZ WBK. La entidad resultante de la fusión opera bajo el nombre BZ WBK y es el tercer banco comercial  por activos del país.

A finales de 2017 Bank Zachodni WBK, compró el negocio minorista y de banca privada de Deutsche Bank Polska, excluyendo su cartera de hipotecas en divisa extranjera por un importe de 305 millones de euros.

Además en Polonia, el Banco Santander también desarrolla negocios de financiación al consumo  y de banca comercial a través de Santander Consumer Bank Polonia. Su oferta de productos se centra en la financiación para la compra de automóviles, y se completa con créditos personales, tarjetas de crédito y préstamos para la compra de bienes duraderos.

Su objetivo es  mantener  una alta rentabilidad y eficiencia, continuar siendo la entidad financiera de referencia para los fabricantes de automóviles.

Las acciones del Banco Santander iniciaron su cotización en la Bolsa de Varsovia el 3 de diciembre de 2014, consecuencia del compromiso con la autoridad de supervisión financiera polaca (KNF, Komisja Nadzoru Finansowego), tras la autorización para fusionar su filial polaca BZ WBK Zachodni con Kredyt Bank.

Caixabank

La sucursal de Varsovia fue abierta en 2007 siendo la primera plenamente operativa fuera de España. Presta servicios principalmente a empresas españolas, corporaciones internacionales, así como entidades polacas. Gracias a soluciones a medida en financiación y garantías bancarias para transacciones comerciales y proyectos, la sucursal presta apoyo a clientes de sectores claves de la economía. Además, ofrece productos y servicios de gestión diaria para la actividad de la cada compañía.

Banco Sabadell

La Caja de Ahorros del Mediterráneo se implantó en Polonia en septiembre de 2006 a través de una oficina de representación. La caja fue absorbida por parte del Banco Sabadell, y este ha mantenido la oficina, que ahora opera bajo su nombre.

En cuanto a los servicios disponibles por parte de la oficina de representación del Banco Sabadell, destacan: asesoramiento general (inversiones, legislación, riesgos país, indicadores económicos, requisitos administrativos…), relaciones bancarias con los bancos del país y consultoría. 

En su día también hubo otras instituciones financieras españolas con presencia en Polonia, Bancaja, Caja Duero y Caja Madrid (Bankia, pero actualmente han cesado su actividad como consecuencia del Proceso de Restructuración del sector bancario en España.

La Bolsa de Valores de Varsovia (WSE) es una Sociedad Anónima fundada por el Tesoro Público, que comenzó sus actividades en 1991. Su finalidad es organizar la negociación de instrumentos financieros.

Su funcionamiento y el del mercado de capitales en Polonia se basa en tres leyes de 29 de julio de 2005: “Ley sobre licitaciones públicas y condiciones de introducción de instrumentos financieros en el mercado organizado y sobre las empresas públicas”, “Ley sobre el mercado de instrumentos financieros”, y “Ley sobre la supervivencia de los mercados de capitales”. A mayo de 2013 la Bolsa de Valores pertenecía al Tesoro Público en un 35% y en un 65% a otras entidades, incluyendo bancos y casas de corretaje. 

Por otra parte, la Bolsa de Varsovia opera en dos mercados:

- El mercado principal de la WSE, supervisado por la Autoridad de Supervisión Financiera (KNF). Este mercado ha sido comunicado a la Comisión Europea como mercado regulado.

- NewConnect, organizado y mantenido por la Bolsa. Actúa como sistema de negociación alterno. Se creó para las empresas jóvenes y en pleno crecimiento que utilizan nuevas tecnologías. Comenzó sus operaciones en 2007. Los instrumentos negociados en este sistema alternativo son acciones, derechos de suscripción (PDA), derechos, certificados de acciones y otros valores de especulación.

Sector Seguros: La legislación polaca establece dos categorías de seguros: los seguros de vida, y todos los demás tipos de seguros personales y de propiedad. Las sociedades de seguros no pueden desarrollar actividades de seguros en ambas categorías simultáneamente. El mercado de seguros polaco es supervisado por la KNF. Para su funcionamiento, las aseguradoras deben obtener un permiso de las autoridades locales.

La Oficina Estatal de Control de Seguros y Fondos de Pensiones (KNUiFE) es la autoridad competente de la regulación del sector.

Las mayores aseguradoras de Polonia en seguros distintos a los de vida son PZU (su accionista mayoritario es el Tesoro Público), Warta y Ergo Hestia. Mientras que en los seguros de vida destacan las aseguradoras PZU Zycie del grupo PZU, Open Life y TUnZ Warta.  

 Para más información, consultar la página web de la KNF (www.knf.com) y del Banco Nacional de Polonia (www.nbp.pl). 

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

La principal fuente de financiación externa de la economía polaca son los Fondos Europeos, especialmente los Fondos Estructurales y de Cohesión. Polonia se mantiene como líder en la recepción de fondos comunitarios también en el Marco Financiero Plurianual 2014-2020 donde se le asignan 82.500 millones de euros en Política de Cohesión.

 La ayuda se otorga en el marco de los Programas Operativos, de los cuales el más importante es el de Infraestructura y Medioambiente, al que la UE asigna más de 27.000 millones de euros. Además de los Programas Operativos Nacionales, cada región tiene su propio Programa Operativo Regional, esto es, existen 16 Programas Regionales, que contarán con financiación del FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) y del FSE (Fondo Social Europeo) y se gestionarán a nivel regional y/o local.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

La libertad de circulación de capitales entre Polonia y el resto de países de la UE está asegurada, ya que es una de las cuatro libertades del Tratado Europeo.

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

Desde la entrada de Polonia en la Unión Europea, se le aplica en esta materia el artículo 56 del Tratado constitutivo de las Comunidades Europeas (TCCE), que consigna la libre circulación de capitales como libertad fundamental. Su objeto es suprimir todas las restricciones a los movimientos de capitales para que los ciudadanos europeos puedan beneficiarse plenamente de las ventajas del mercado único. Sin embargo, en las sucesivas adhesiones de nuevos Estados miembros a la Comunidad el 1 de mayo de 2004 -entre ellos Polonia- se negociaron algunos períodos transitorios sobre la posibilidad de adquirir bienes inmuebles y/o terrenos cultivados y zonas de bosque, aplicándose durante dichos períodos la legislación nacional.

La adquisición de bienes inmuebles por parte de extranjeros está regulado por la Ley de 24 de marzo de 1920 y requiere de un permiso emitido por el Ministro del Interior que se concederá si no hay peligro que afecte a la defensa, la seguridad del Estado o el orden público, o si se establece que hay circunstancias que confirman sus lazos con Polonia.

La obligación de obtener un permiso existe si, al adquirir acciones en una empresa propietaria o en el usufructo perpetuo de un bien inmueble, el extranjero toma el control del mismo.

Desde la entrada de Polonia en la UE, la autorización para la adquisición de bienes inmuebles por extranjeros no se aplica a los ciudadanos y empresas con un residente en el Área Económica Europea (UE, Islandia, Noruega y Liechtenstein).

Para más información se puede consultar:

 http://www.paih.gov.pl/polish_law/purchase_of_real_estate_in_poland

CONTROL DE CAMBIOS

Las divisas están disponibles a través de bancos comerciales y en las oficinas de cambio (Kantor). Los pagos y remesas en moneda convertible pueden ser realizados y recibidos en un banco autorizado a realizar operaciones de cambio de divisas, que lo son en su mayoría.

Los inversores extranjeros no han encontrado dificultades o retrasos en la transferencia de los rendimientos de sus inversiones.

La ley Polaca de 1 de octubre de 2002 de Cambios, en su versión modificada, se ajusta plenamente a los códigos de la OCDE de liberalización de los movimientos de capitales y operaciones invisibles corrientes.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex