Sistema financiero

Sistema financiero

Actualmente, las entidades financieras reconocidas por el Banco Central de Paraguay son un total de 26: 17  bancos y 9 financieras.
 
De los 17 bancos con presencia en el país, uno es de propiedad mayoritaria estatal, el Banco Nacional de Fomento; 4 son bancos de propiedad extranjera mayoritaria (Banco Itaú, Sudameris Bank, BBVA y GNB), 3 son sucursales directas extranjeras (Banco de la Nación Argentina, Banco do Brasil SA, Citibank) y 9 bancos de propiedad mayoritaria local (Banco Regional, BASA, Banco Continental, Visión Banco, Banco Itapúa, Banco Familiar, Banco Atlas, Interfisa y Bancop). 
 
Hay además un total de 9 Financieras en la actualidad, de distinto tamaño; así como varias casas de cambio y depósito. Del mismo modo, existe un elevado número de cooperativas de crédito de tamaño medio o pequeño.
 
Las financieras privadas reconocidas por el BCP son: FIC, Río, El Comercio, Solar, Finlatina, Finexpar, Tú Financiera, Paraguayo Japonesa y CEFISA. A ellas hay que sumar al Fondo Ganadero, la Agencia Financiera de Desarrollo y el Crédito Agrícola de Habilitación, de participación estatal.
 
La Firma del acuerdo Stand-By entre el Fondo Monetario Internacional y Paraguay, en diciembre de 2003 y su renovación en 2006, marcó de manera determinante la evolución reciente del sistema financiero al condicionarse dicho acuerdo a la introducción de importantes reformas en este sector.
 
A partir de este acuerdo, se aprobó la Ley de  Garantía de Depósitos y Resolución de Entidades de Intermediación Financiera, la Ley 2157, que regula la supervisión de las cooperativas y la Reforma de la Banca Pública, que ya venía siendo considerada por el FMI y otros organismos internacionales y nacionales como una medida urgente y prioritaria antes de ser uno de los puntos incluidos en el acuerdo Stand-By. Se intenta establecer que la intermediación financiera del Sector Público sea realizada exclusivamente por dos instituciones.
 
En primer lugar, la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD), denominada banca de segundo piso y en la que se fusionan el Fondo de Desarrollo Industrial, el Fondo de Desarrollo Campesino y la Unidad Técnica Ejecutora de Proyectos del Banco Central de Paraguay.
 
En segundo lugar, un banco de primer piso, el Banco Nacional de Fomento, que tiene como objetivo principal el desarrollo de la economía nacional, y que en la práctica opera como un banco más, destinando más de la mitad de sus créditos al consumo.

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Los bancos de desarrollo BM, BID y CAF tienen oficinas de representación en Paraguay, con una actividad financiera importante en el país. Financian tanto proyectos como asistencias técnicas o estudios de consultoría. 
 
Apoya los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo (crecimiento económico inclusivo, inserción de Paraguay en el mundo y combate de la pobreza extrema), priorizando sus intervenciones en: transporte y conectividad, agua y saneamiento, energía, desarrollo productivo, sector financiero y gestión pública.
 
Hasta la fecha, los préstamos han ascendido a $1.330 millones y la Estrategia para 2014 – 2018 estima un nivel de desembolsos de $125 millones anuales de promedio.
 
  • EL BM (http://www.bancomundial.org/es/country/paraguay) apoya también los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo, centrando su actividad en 3 áreas: fortalecimiento de la resiliencia frente a los riesgos y la volatilidad, fomento de la provisión de bienes y servicios públicos que favorezcan a los pobres y promoción de los mercados inclusivos.
Ha aprobado compromisos (BIRF e IFC) en periodo 2010 – 2014 por importe de $2.262 millones.
 
La Estrategia de Alianza de trabajo para los años 2015 – 2018 prevé financiación por importe de $900 – 1.100 millones.
 
  • La CAF (https://www.caf.com/es/paises/paraguay/ impulsa iniciativas en los sectores público y privado, a través de operaciones de crédito y cooperaciones técnicas; en infraestructura, movilidad urbana, agua y saneamiento, energía y transformación productiva.
En periodo 2010-2014 aprobó operaciones por valor de $956 millones.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

Régimen cambiario.
 
El régimen de cambio en la República del Paraguay es libre.  El art. 1º  del Decreto 216/89 establece el sistema de cambio libre fluctuante para las importaciones y exportaciones de bienes y servicios y el movimiento de capitales, incluyendo los pagos financieros públicos y privados. 
 
Este Sistema de Cambio será regulado por el Banco Central del Paraguay para contrarrestar oscilaciones bruscas del tipo de cambio, sin interferir las tendencias fundamentales del mercado.
 
Esta misma norma, en su art. 4º, suprime los aforos cambiarios de las exportaciones.  El exportador ingresará al Sistema Bancario del país la totalidad de las divisas provenientes de las exportaciones.
 
Pagos al exterior.
 
El monto de dinero físico que pueden llevar consigo las personas físicas en el momento de cruzar la frontera y viajar al exterior, por cualquier razón, es de hasta US$ 9.999 o su equivalente en otras monedas.
 
La Resolución Nº 6 del Banco Central del Paraguay, aprobada por Acta Nº 31 de 17 de febrero de 1995, establece que podrán llevarse hasta US$ 9.999 o su equivalente en otras monedas, sin necesidad de trámite previo alguno. Por encima de esta suma se debe llenar un formulario único, que se denomina “Informe sobre Transacciones en Divisas”.  Este formulario se debe completar al realizar depósitos, extracciones, operaciones de cambio y cualquier otra transacción en moneda extranjera de cualquier naturaleza que exceda diez mil dólares americanos (US$ 10.000.-) o su equivalente en otras monedas.
 
Existe una excepción que amplía los términos de la Resolución Nº 6. La Resolución Nº 11, aprobada por Acta Nº 177, de fecha 25 de Octubre de 1995, establece que los Bancos y las Casas de Cambio que deseen realizar transporte internacional de divisas (billetes y monedas) deberán informar previamente a la Superintendencia de Bancos, a efectos estadísticos, del tipo de moneda, monto y destino geográfico de las remesas.
 
Cualquier suma de dinero se puede transferir por banco o entidad de crédito para realizar negocios en el exterior, pero para remitir sumas de dinero a partir de US$ 10.000, se exige autorización o Notificación previa.
 
La Ley Nº 1.015/97, “Que previene y reprime los Actos Ilícitos  destinados a la legitimación de dinero o bienes” establece en su art. 12º, que sus disposiciones se aplican a todas las operaciones que superen los 10.000 dólares americanos o su equivalente en otras monedas y a aquellas operaciones menores al monto señalado en el inciso anterior, que puedan derivarse del fraccionamiento, con el fin de eludir las obligaciones de identificación, registro y reporte. Los sujetos obligados son: bancos, financieras, compañías de seguros, casas de cambio,  sociedades y agencias de valores (bolsa de valores), las sociedades de inversión, las sociedades de mandato, las administradoras de fondos mutuos de inversión y de jubilación, las sociedades de ahorro y préstamos para la vivienda, las cooperativas de crédito y de consumo, las que explotan juegos de azar, las inmobiliarias, las fundaciones y organizaciones no gubernamentales (ONG’s), casas de empeño, y cualquier otra persona física o jurídica que se dedique de manera habitual a la intermediación financiera, al comercio de joyas, piedras y metales preciosos, objetos de arte, antigüedades, o a la inversión filatélica o numismática.
 
Imposición.
 
Respecto al régimen tributario sobre transferencias de fondos que realizan las entidades sujetas a la Ley 861/96 "General de Bancos, Financieras y Otras entidades de Crédito", cabe señalar que las transferencias realizadas por las entidades bancarias y otras entidades de crédito no están alcanzadas por tributo establecido en la Ley 125/91 "Nuevo régimen tributario" y en sus modificaciones posteriores.
 
Sin embargo, las remuneraciones que éstas entidades perciben por el servicio están alcanzadas (esto varía de acuerdo al Banco en plaza y a las condiciones, actividad y pasivo del cliente). La base imponible lo constituye la comisión o remuneración percibida por los bancos y entidades financieras.          
 
Las letras de cambio, giros, órdenes de pago, carta de crédito y, en general, toda operación que implique una transferencia de fondos o divisas al exterior, están gravados por el Impuesto a los Actos y Documentos.

 

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

No existe ningún tipo de impedimento o limitación a la salida de capitales del país, salvo declaración cuando el importe supere los $10.000, por prevención de lavado de capitales.
 
No existe tampoco ningún tipo de control de cambios.
 
Tras la última reforma fiscal de 2003, los beneficios empresariales se gravan con un tipo general del 10%. Si estos son distribuidos a socios o accionistas domiciliados en el país, se les aplica una retención adicional del 5%, que se eleva hasta el 15% en el caso de que sean repatriados.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex