Sistema financiero

Sistema financiero

El Banco de Sudán (Banco Central) fue fundado en 1959. Oficialmente sus funciones consisten en gestionar la política monetaria, la política de créditos, establecer las necesidades de reservas y capital, así como fijar los tipos de interés.

En Sudán hay 26 bancos comerciales, de los que 17 son completamente privados o con mayoría de su capital en manos del sector privado.

Además de la banca, existe una serie de instituciones financieras, la mayor parte de las cuales son compañías aseguradoras.

El sector bancario en Sudán se puede clasificar en tres categorías: banca comercial, bancos de inversión y bancos especializados.

Entre los bancos comerciales públicos cabe destacar:

  • Bank of Khartoum Group
  • El Nilein Industrial Development Bank
  • Islamic Cooperative Development Bank
  • Farmers and Rural Development Bank
  • Ivory Bank
  • Omdurman National Bank
  • Animal Resources Bank

Dentro de la banca comercial de capital privado, tanto en su totalidad como en su mayoría:

  • Saudi Sudanese Bank
  • Sudanese French Bank
  • Blue Nile Bank
  • Al Shamal Islamic Bank

También existen tres bancos extranjeros, privados, operando en Sudán:

  • National Bank of Abu Dhabi
  • El Mashriq Bank
  • Habib Bank

La banca especializada, pública, cuenta con cuatro entidades dedicadas a los sectores agrario e inmobiliario, entre otros:

  • Agricultural Bank of Sudan
  • Real Estate Bank
  • Savings and Social Development Bank
  • Workers Bank

Entre las compañías de seguros se puede mencionar a las siguientes, públicas y privadas:

  • Blue Nile Insurance Company
  • El Nilein Insurance Company
  • Foja International Insurance Company
  • General Insurance Company (Sudan)
  • Juba Insurance Company
  • National Reinsurance Company (Sudan)
  • Sudanese Insurance and Reinsurance Company
  • Watania Cooperative Insurance Company

Tras el golpe de estado de 1989, el sector bancario se convirtió en uno de los pocos del mundo que sigue completamente criterios financieros islámicos. Este sistema ofrece a los inversores participar en la asunción de riesgos en lugar de ofrecer un tipo de interés. Por ello, se prohíbe el pago de intereses sobre depósitos, préstamos o títulos.

Las instituciones financieras sudanesas obtienen sus beneficios a partir de dos tipos fundamentales de crédito que ofrecen a sus clientes. El primero de ellos, murabaha, es el beneficio que un banco comercial obtiene de sus contratos de compra de bienes realizados a petición de sus clientes. El banco vende los bienes al cliente a un precio acordado y superior al precio de compra y el cliente realiza una serie de pagos diferidos. El segundo de ellos, musharaka, consiste en la formación de una sociedad entre un banco y una empresa. El banco proporciona el capital a la empresa para desarrollar cualquier tipo de actividad. Los beneficios resultantes de ésta se reparten entre el banco ya la compañía.

Todos los bancos comerciales de Sudán tienen la obligación de informar semanalmente al Banco de Sudán de sus beneficios obtenidos a través de sus contratos de murabaha y musharaka. También el estado ha limitado el porcentaje de contratos muraba respecto a musharaka.

Desde 1997, siguiendo un programa de reformas del FMI, se han ido adoptando una serie de medidas dirigidas a fortalecer el sistema. Entre ellas se encuentran el endurecimiento de las ratios de adecuación de capital y el establecimiento de mínimos para el capital desembolsado. Asimismo se han reformado las herramientas de control de liquidez utilizadas por el Banco Central con el fin de desarrollar un mercado de divisas más activo.

Además de estas medidas que pretenden liberalizar el sector, se ha emprendido un proceso de privatización, total o parcial, de una serie de bancos públicos y se ha reestructurado el Agricultural Bank, el Real Estate Bank, el Savings and Social Development Bank y el Workers Bank, todos ellos públicos. Asimismo, en los últimos tres años se han establecido en el país tres bancos extranjeros, dos de ellos emiratíes y el tercero libanés, atraídos por el repunte de la economía así como por el progreso de programas de reformas. La firma del Acuerdo de Paz y la estabilización política del país hacen pensar que el sector ofrece buenas perspectivas de crecimiento.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

Durante la década de los 90 el Gobierno de Sudán experimentó con diferentes sistemas de tipo de cambio, ninguno de los cuales fue capaz de generar la estabilidad que perseguía el Gobierno. Las veces que se adoptó un sistema de flotación la moneda se depreció fuertemente, con lo que el Gobierno nuevamente se vio obligado a imponer restricciones sobre el tipo de cambio.

En 1998, y bajo la tutela del FMI, se estableció un sistema de flotación controlada, que tampoco tuvo éxito porque resultó en un régimen de tipo de cambio fijo en relación con el dólar.

Finalmente, a finales de 2001, el Banco Central introdujo un nuevo sistema de gestión del tipo de cambio, mediante el cual se estableció un tipo de cambio indicativo contra el dólar, basado en una media ponderada de las transacciones entre el banco central, los bancos comerciales y otros tenedores de cuentas en divisas. El banco celebra una subasta cada dos semanas y permite una dispersión del 1,5% con respecto al tipo de cambio indicativo. El gobierno sudanés se muestra reticente a establecer un sistema de flotación libre de la moneda, en parte por miedo a los posibles efectos que pueda tener sobre la inflación.

Actualmente, el embargo de Estados Unidos sobre Sudán y la disminución del precio internacional del petróleo como consecuencia de la crisis financiera internacional ha complicado el acceso del país a divisa fuerte (eso hace que tanto dólares como euros se coticen por encima del tipo de cambio real), reduciendo las reservas internacionales. Como consecuencia de ello, el Gobierno se ha visto obligado a imponer una suerte de régimen de control de cambios temporal, que complica las transacciones comerciales y de inversión, así como la posibilidad sacar dinero del país.

 

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

La repatriación de capital es posible siempre que se disponga de una sucursal en el país.

El problema principal se encuentra a la hora de encontrar financiación o de encontrar divisa fuerte dentro del país (por el embargo al que esta sometido Sudán desde Estados Unidos). Como se ha comentado anteriormente, para evitar problemas de Balanza de Pagos, el Gobierno se ha visto obligado a imponer un régimen de control de cambios temporalmente.

Aparte de los incentivos contemplados en la ley de inversiones sudanesa, se han creado dos zonas francas y un puerto franco. La Zona Franca de Suakin en el Estado Oriental cubre actualmente un área de 1 km2, pero está proyectado que tenga una extensión de 600 km2. La del Al Jeili (todavía en proyecto) cubrirá 20 km2 y está situada al norte de Jartum, en las inmediaciones de la mayor refinería de petróleo de Sudán.

Con el fin de gestionar y controlar los proyectos de inversión en Sudán, se establece la creación de unos Comités de Comisarios, compuestos por un presidente y varios miembros representantes de las partes implicadas en el proyecto de inversión. 

Volver a índice de Sistema financiero