Sistema financiero

Sistema financiero

En el sistema bancario venezolano, la Superintendencia de Bancos y otras instituciones financieras (SUDEBAN), es el organismo de revisión y control del sistema bajo vigilancia y coordinación del Órgano Superior del Sistema Financiero Nacional (OSFIN), en conformidad con lo publicado en  Gaceta Oficial Nº 6.154 extraordinaria, según Decreto presidencial N° 1.402, de fecha 13 de noviembre de 2014 por el que se aprueba la Ley de Instituciones del Sector Bancario,  a fecha de hoy julio 2019 aún vigente.

El decreto N° 1.402 establece que el objetivo principal de la ley consiste en garantizar el funcionamiento de un sistema bancario sólido, transparente, confiable y sustentable, que contribuya al desarrollo económico-social nacional, que proteja el derecho de la población venezolana a disfrutar de los servicios bancarios y que establezca los canales de participación ciudadana, en el marco de la cooperación de las instituciones bancarias y en observancia a los procesos de transformación socioeconómicos que promueve el país.

Por otro lado,  Ley Orgánica del Sistema Financiero Nacional  (publicada en Gaceta Oficial 39.447 del 16/6/2010) también vigente, persigue el propósito fundamental de generar un cambio integral del sistema financiero que apoye el proceso socioproductivo nacional, mediante la socialización bancaria a fin de alcanzar la democratización y equidad de los servicios financieros, y un funcionamiento cónsono con los requerimientos de la economía real, para así contribuir con el cumplimiento de los fines superiores del Estado. Destaca el direccionamiento de las carteras de crédito, mediante la canalización de recursos del sistema financiero al financiamiento de sectores productivos de la economía real necesarios para el desarrollo nacional y la mejora de las condiciones de vida de la población. La ley promueve la regulación de la actividad aseguradora, en el interés de ordenar los derechos y garantías de los tomadores, asegurados y beneficiarios de los contratos de seguros, de reaseguros, los contratantes de los servicios de medicina prepagada, y la ampliación de la cobertura de riesgo en actividades del agro, cooperativas y de otras formas de organización comunal. La reforma financiera incluye además a instituciones públicas, privadas, comunales y cualquier otra forma de organización que forme parte de este sistema, que permita brindar una plataforma de apoyo a las iniciativas comunitarias y a canalizar el ahorro hacia las actividades productivas.    

Estructura Institucional del Sistema Bancario (al 31/12/18):

1) Banco Central de Venezuela

2) Ministerio del Poder Popular de Economía y Finanzas: Órgano Superior del Sistema Financiero Nacional (OSFIN), Superintendencia de Bancos y otras instituciones financieras  (Sudeban) y Fondo de Protección Social de los Depósitos Bancarios (Fogade)

El Sistema Financiero Nacional funciona bajo la rectoría del Órgano Superior del Sistema Financiero (OSFIN) cuyo directorio está conformado por el Ministro de Economía y Finanzas, el Presidente del BCV y tres Directores a ser designados por el Presidente de la República, por períodos de tres años. 

Tanto la Superintendencia de Bancos y otras instituciones financieras (SUDEBAN), como la Superintendencia de la Actividad Aseguradora (SUDESEG) y Superintendencia Nacional de Valores (SUNAVAL) continúan ejerciendo las funciones que les asignan sus respectivas leyes, con arreglo a la Ley Orgánica del Sistema Financiero Nacional y bajo la rectoría del OSFIN.

Según la Superintendencia de Bancos y otras instituciones financieras SUDEBAN, para agosto del año 2018, el número de instituciones bancarias en funcionamiento era de 31: 24 bancos universales, 1 banco comercial, 2 bancos con leyes especiales, 3 bancos microfinancieros y 1 solo instituto municipal de crédito.

El sistema bancario de Venezuela se caracteriza por estar dominado por la banca pública nacional que para agosto de 2018 cubría el 77,14 % de los activos totales del mercado, mientras que la banca privada ocupaba el 21,56 % y el resto en manos de la banca microfinanciera, banca de desarrollo e instituciones municipales de crédito (1,30 %).

A diciembre de 2018, los cuatro bancos más grandes del sistema, medidos a través de las captaciones son: Banco de Venezuela (34,8%), Banesco (15,3%),  BBVA-Provincial (10,6%), Mercantil (7,6%),  representando el 65.47% del total de los depósitos del Sistema Bancario, lo que supone que los bancos restantes compiten por solo un poco menos de la mitad de los depósitos.

Las captaciones del público en la banca venezolana se ubicaron en Bs 7,31 billones al cierre del mes de marzo 2019, lo que representa un alza de 20,7%, comparada con febrero del mismo año.

Por otro lado, la Superintendencia de Seguros es la institución que ejerce las funciones de regulación, supervisión, fiscalización y control sobre el sector asegurador.

La Superintendencia de Seguros es la institución que ejerce las funciones de regulación, supervisión, fiscalización y control sobre el sector asegurador. Para  junio 2017, última cifra disponible, los indicadores para las 47 compañías que componen el Sector Seguros Venezolano, sitúan la utilidad 212.019 MBs. representando un crecimiento 442% con respecto al mismo periodo 2015. Por otro lado, el resultado de la gestión general para junio 2017 se ubicó en 222.268 MBs. reflejando un crecimiento del 414% con respecto a junio 2016.

El ranking del mercado asegurador venezolano al cierre del año 2018, para las principales 10 empresas aseguradoras, las primas netas son: Mercantil Seguros (11,6%); Horizonte Seguros (11,6%); Oceánica Seguros (10,8%); Universitas Seguros (9,5%); Mapfre Seguros (8,5%); Caracas Liberty (7,8%); Pirámide Seguros (7,1%); Constitución Seguros (5,4%); Estar Seguros (2,9%); e Hispana de Seguros (2,8%).  El total de las primeras 10 empresas aseguradoras es el 78,0% el 2018 comparado con 36% del 2017.  El total del mercado 2017 de primas netas fue de 38.318 Miles de BsS mientras que el total del mercado primas netas 2018 fue de 26.591.123 Miles de BsS.  El %Var.2018 Vs. 2017 69.295,69%.

La actividad del sector banca y seguro se contrajo 73,6% entre los primeros nueve meses del año 2013 e igual lapso de 2018 de acuerdo con las cifras publicadas por el Banco Central de Venezuela, al detallar el Producto Interno Bruto por áreas de la economía.

La caída es incluso mayor a la baja general del PIB en el mismo periodo que se ubicó en 47,7%, una muestra del comportamiento de este sector clave de la economía en medio de la peor crisis que ha atravesado el país.

Por último, la Bolsa de Valores de Caracas (BVC) es la única operativa en el país, tras la desaparición de la de Maracaibo. La BVC es una institución de carácter privado que actúa bajo la vigilancia de la Comisión Nacional de Valores (CNV). La BVC está operada mediante sociedades de corretaje, éstas son empresas autorizadas por la CNV para realizar todas aquellas actividades de intermediación de títulos valores y actividades conexas. Cuando una sociedad de corretaje es admitida en una bolsa de valores puede emplear la denominación de Casa de Bolsa. A la Bolsa de Valores de Caracas pertenecen 63 casas de bolsa, siendo cada una propietaria de una acción y habiendo sido aprobado su ingreso como miembro por la institución. La Bolsa de Valores de Caracas se encuentra en el octavo lugar en América Latina, de un total de 17 Bolsas en la región.

Todas las operaciones se realizan a través del Sistema Integrado Bursátil Electrónico (SIBE) La Bolsa de Caracas cuenta con tres índices, uno de carácter general, el Índice Bursátil de Capitalización (IBC), y dos sectoriales, el financiero y el industrial. El IBC es el promedio aritmético de la capitalización de una muestra de 11 títulos escogidos sin discriminar el tipo de actividad a los cuales pertenecen (los 4 con los que se obtiene el índice financiero, y los 7 que conforman el industrial), mientras que los Índices Financiero e Industrial tienen canastas diferentes. Los índices son calculados diariamente por la BVC y de su administración se ocupa un comité creado para tal fin.

Este índice IBC ha mostrado desde el año 2008 una tendencia creciente. En 2014 cerró en 3.974,02 (54,2% respecto al mismo período del año anterior). A diciembre 2016 acumuló un alza de 300% al pasar de 3.980.76 puntos a 15.384,26 puntos y casi un 600% en los últimos 12 meses. Según el Informe semestral del Mercado de Valores (enero a junio de 2018) en 2018 se registró un récord de variaciones elevándose el Índice Bursátil Caracas a niveles de 3.667,80 puntos (+190,37%); el índice financiero a 6.335,55 (+193,40%) y el índice industrial con variación de 145,56% culminando en 1.209,16.  

Aunque Venezuela no registra una cultura en torno a la actividad bursátil, es significativo el dato según el cual las ganancias de la Bolsa de Valores de Caracas cierran el primer semestre de 2018 en 7.409,19% y que el monto efectivo de la Bolsa (el total de las negociaciones realizadas) pasó de Bs 44,9 millardos en el primer semestre de 2017 a Bs 8,6 billones en el mismo período de 2018.

Al comportamiento anterior se suman los siguientes resultados: durante el primer semestre de 2018, se registraron en el mercado regular 21 mil 945 operaciones, lo que representa un incremento de 109,78% respecto al mismo período en el año 2017. La cantidad de acciones transadas se elevó 66,64%, siendo el mayor incremento el registrado en el monto efectivo transado, el cual finaliza el semestre con una variación de 16 mil 418,41%, respecto al primer semestre de 2017.

Según el informe, los inversionistas individuales representan 83,84% y 16,5% son personas jurídicas del país o del extranjero. La cantidad total de inversionistas en la Bolsa se ha incrementado en 196% este año respecto al 2017. En concreto, el número de personas naturales ha aumentado en lo que va del año en 230,5% y la cantidad de personas jurídicas en 101,8%. Una información que revela lo atractivo que resulta hoy la actividad bursátil para los inversionistas.

Los diez títulos más negociados en este período son: Grupo Zuliano, Mercantil Servicios Financieros (clase B), Banco Nacional de Crédito, Fondo de Valores Inmobiliarios (clase B), Banco Provincial, Proagro, Bolsa de Valores de Caracas, Envases Venezolanos, Ron Santa Teresa.

La capitalización en la Bolsa de Valores de Caracas creció 917% respecto al año 2017. En marzo de 2018, alcanzó 696 millardos de bolívares. De los 25 títulos que se transaron, 20 cerraron con valoraciones positivas. 

Entre los sectores que presentaron mayor crecimiento se encuentran: la banca comercial con 491,4 millardos de bolívares, agricultura, pesca con 81,7 millardos de bolívares. También participan manufactura, construcción, servicios, banca hipotecaria, compañías de seguro, y bienes e inmuebles.

Sobre el incremento en la cotización de las acciones en la Bolsa, los inversionistas están volteando su mirada hacia este espacio para combatir la inflación, proteger los bolívares y hacer cobertura.

La tendencia al alza en la Bolsa se ha presentado desde hace cinco años, reflejo de este comportamiento, es que la mayoría de los títulos “se cotizan al alza”.

 

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Venezuela ha ido abandonando progresivamente sus relaciones con los prestatarios mundiales tradicionales, el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional.  En abril de 2007 el Gobierno logró cancelar la totalidad de las deudas con el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. A partir de esos momentos la financiación se ha logrado a través de préstamos bilaterales con determinados países y a través del FONDEN (Fondo de Desarrollo Nacional) que es una institución del Ministerio del Poder Popular para las Finanzas encargada de financiar con fondos propios los diferentes proyectos de la administración pública, del FONCHINVEN (Fondo Chino-Venezolano) y el fondo con Rusia. La buena coyuntura petrolera en su momento permitió a Venezuela durante años no pedir dinero a la banca multilateral. No obstante, la actual coyuntura está obligando a requerir financiación exterior que se ha plasmado en nuevas líneas de crédito con Japón, Brasil, Rusia, etc., y emisiones de bonos denominados en dólares por la República y la petrolera estatal PDVSA.

A nivel regional, Venezuela participa conjuntamente con Bolivia, Cuba, República Dominicana, Nicaragua y San Vicente y Las Granadinas (Honduras está en negociaciones para su ingreso, pero ya forma parte del ALBA) en el Banco del ALBA (Alternativa Bolivariana frente al Acuerdo de Libre Comercio de las Américas o ALCA). Esta entidad busca crear un fondo que financie a las empresas transnacionales de estos países para impulsar el desarrollo de las naciones que integran esta organización. El acta fundacional fue firmada el 26 de enero de 2008. Dentro del ALBA se desarrolla el Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos (SUCRE), como un elemento de integración comercial entre los países latinoamericanos y el Caribe, con el objetivo de evitar la dependencia del dólar como moneda tradicional de reserva internacional. Existe un Acuerdo Marco entre Bolivia, Cuba, Ecuador, Honduras, Nicaragua y Venezuela (el 24 de Marzo de 2013 Uruguay firmó su adhesión al Sucre, convirtiéndose así el primer país que no es miembro del Alba en participar)  para la creación de los cuatros componentes del SUCRE: el Consejo Monetario Regional, máximo organismo de decisión; la unidad de cuenta común “sucre”; el Fondo de Reservas y Convergencia Comercial; y la Cámara Central de Compensación de Pagos.

Venezuela también participa en el Banco del Sur junto a las repúblicas de Argentina y Brasil (cada con no menos del 20% del capital suscrito) y, por Bolivia, Paraguay, Ecuador y Uruguay (cada uno con no menos del del 10% del capital suscrito). Su creación tuvo lugar como alternativa a la dependencia de otras instituciones crediticias como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Aunque todavía no ha empezado a operar, está previsto que su sede central esté ubicada en Caracas, con una subsede en Buenos Aires y otra en La Paz. Asimismo está previsto que la entidad comience a operar con un capital suscrito de 7.000 M$ divididos en acciones Clase A (países integrantes de Unasur), Clase B (Países no miembros de Unasur) y Clase C (bancos centrales, entidades financieras públicas, mixtas o semipúblicas). Sus integrantes son Argentina, Brasil y Venezuela (cada uno con no menos del 20% del capital suscrito) y Bolivia, Ecuador, Paraguay y Uruguay (cada uno con no menos del 10% del mismo). En VI-2013 se celebró en Caracas el primer Consejo de Ministros del Banco  para precisar los detalles operativos de la puesta en marcha de la entidad financiera.

Venezuela es miembro fundador de la Corporación Andina de Fomento (que ha pasado a denominarse CAF-Banco de Desarrollo de América Latina) cuya sede central está ubicada en Caracas desde el inicio de sus operaciones en 1970.

Principales aprobaciones de CAF EN 2018: Préstamo de Apoyo Macroeconómico y de Mitigación de Riesgos de Liquidez a favor del Banco Central de Venezuela Monto: USD 500 millones.

Adicionalmente, se renovó la línea de crédito al Banco de Desarrollo Social y Económico de Venezuela (BANDES) por 100 M$ para financiar proyectos de desarrollo y de expansión de empresas, tanto públicas como privadas, en los sectores asociados a infraestructura, energía, petróleo, turismo, telecomunicaciones, tecnología, agricultura y alimentación, entre otros.   La cartera de préstamos e inversiones de CAF por países 2018,  correspondió para Venezuela el 13,7%.

CAF financió en 2017-2018 por 4.500.000 $ a BFOR quien ejecutó la modernización y actualización del sistema de observación en altitud del INAMEH.   Y en 2018 se adjudicaron dos nuevos proyectos en el sector medio ambiente: fortalecimiento del sistema nacional de observación en superficie para el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología – INAMEH por 16,2 M$ financiado también por CAF,  y  el Sistema de adquisición y monitoreo de los datos mareográficos transmitidos por satélite y sistema de pronóstico por 1,42 M$ convocado y financiado por el PNUD.

Por último, con recursos de cooperación al desarrollo se ejecutaron seis operaciones en el territorio por un monto de USD 0,5millones. De este monto destacan los campos de acción siguientes: desarrollo institucional con 40% y desarrollo social con 29%.Algunas de las acciones emblemáticas de cooperación al desarrollo solicitadas por el país este año fueron: el Apoyo a Niños y Niñas con Desnutrición en Venezuela y SOMOS Pasión Petare en Femenino, que busca el desarrollo de herramientas socio emocionales y de empoderamiento de niñas y mujeres por medio del fútbol.

El Banco Interamericano de Desarrollo.

Desde la incorporación de Venezuela al Banco Interamericano de Desarrollo en 1961 hasta 2018 el Banco ha financiado 306 proyectos en el país por un importe total de  6.845,2 M$.   Como consecuencia de la dimensión de la economía venezolana y de la estrategia de financiamiento seguida por el país, el BID ha tenido un rol relativamente pequeño en el financiamiento público en Venezuela. Sin embargo, en los sectores en que ha brindado su apoyo, el Banco ha sido una importante fuente de asesoría técnica y ha puesto al servicio del país su respaldo. En el marco del Plan Nacional de Desarrollo Simón Bolívar, las autoridades nacionales y el Banco han identificado cuatro áreas estratégicas de cooperación para el periodo 2011- 2014, a saber: energía eléctrica; agua y saneamiento; gestión del riesgo de desastres naturales y protección social, principalmente mediante intervenciones con garantía soberana, además de recursos no reembolsables.

La cartera de proyectos vivos en 2018 alcanza los 1.350 M $, dirigidos a Energía 900 M, agua y saneamiento 300 M $, inversión social 150 M$.

El lunes 14 de mayo 2018, el BID publicó en su web que Venezuela llegó al límite de 180 días que el Banco contempla para pagos en mora por un importe de US$ 88,3 millones, quedando en condición de no devengamiento.

La mora total de préstamos de Venezuela con el BID, incluidos aquellos montos que aún no llegan al límite de 180 días, asciende a US$ 212,4 millones, sobre una deuda total de US$ 2.011 millones. La deuda de Venezuela representa 1,6% de los activos totales del Banco al 31 de marzo de 2018.

Bajo las normas del BID sobre pagos en mora, el Banco no puede realizar ninguna actividad de préstamo con Venezuela hasta que salde su mora. Como una cuestión de política, el BID no reprograma sus préstamos con garantía soberana.

A la fecha, el BID no espera que la situación de no-devengamiento de Venezuela afecte los coeficientes de liquidez y capital del Banco para el 2018, los que se mantienen robustos y en pleno cumplimiento con las políticas financieras del Banco. El BID anticipa que esta situación no afectará su programa de préstamos de 2018.

Venezuela, un miembro fundador de la institución desde 1959, ha reiterado su compromiso con el BID y su intención de realizar pagos regulares. El BID reconoce los esfuerzos de Venezuela y seguirá trabajando con su gobierno para resolver el retraso en los pagos.

En la siguiente tabla aparecen los importes aprobados a Venezuela en los últimos años por la CAF, el BID y el BM:   

Aprobaciones Venezuela(M$)

2013

2014

2015

2016

2017

2018

CAF

417

400

501

541

501

500

BID

0

2,55

0,34

0

0

0

BM

0

0

0

0

0

0

TOTAL IFI

417

402,55

501,3

541

501

500

         Fuente: Informes anuales de CAF, BID y BM.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

La unidad monetaria de la República Bolivariana de Venezuela es el Bolívar Soberano desde agosto del año 2018. Venezuela tiene un régimen de control de cambios, desde 2003 y se han producido diversas devaluaciones de la moneda y diversas modificaciones del sistema cambiario.

La última modificación entró en vigencia en mayo de 2018. En dicha fecha entró en el sistema de cambio libre por medio de mesas de dinero operadas por la banca y tutelado por el BCV. La tasa de cambio a julio de 2019 es de 10.800 Bs/$

 

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

Los inversionistas tendrán derecho de remitir al exterior el producto de la venta de sus acciones, participaciones o derechos, así como los montos provenientes de la reducción de capital o liquidación de la empresa. Asimismo las empresas extranjeras pueden remitir al exterior sus ganancias al cierre del ejercicio económico respectivo. Para ello es indispensable que la inversión esté registrada ante el organismo competente, actualmente el Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Internacional, MCOEXIN. Desde 2007, la repatriación de capitales ha disminuido notablemente debido a que el organismo competente  no aprueba los expedientes de repatriación de dividendos al tipo de cambio oficial, esta restricción afecta a toda la inversión extranjera en el país.

 

 

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex