Sistema financiero

Sistema financiero

El sistema financiero de Serbia prácticamente se reduce al sector bancario, dada la escasa diversificación de la oferta de instrumentos y agentes financieros. En general, el sector bancario serbio ha atravesado la crisis internacional sin sufrir grandes daños, en parte por la aplicación de políticas conservadoras que requieren elevadas ratios de capital y en parte por la elevada liquidez de las entidades que operan en el mercado. Serbia fue de uno de los países que se benefició de la Iniciativa de Viena de 2009 (http://vienna-initiative.com/), auspiciada por el Fondo Monetario Internacional, que pretendía evitar que las necesidades de liquidez de los bancos de la zona euro se tradujeran en el drenaje del capital de sus filiales en Europa central y oriental.

El mercado bancario serbio se caracteriza por una elevada fragmentación. El 77% de los activos del sistema está en manos de bancos extranjeros, destacando la presencia de bancos italianos (Intesa, Unicredit), austriacos (Raiffeisen, Erste, Hypo-Alpe-Adria), franceses (Société Générale, Crédit Agricole, Findomestic) y griegos (NBG, Piraeus, Alpha). Muchas entidades extranjeras han entrado en el mercado en alianza con socios serbios como Delta (Banca Intesa), Meridian (Crédit Agricole), Atlas (Piraeus), Nova Banka (Findomestic Banca), Centrobanka (Laikí), Kulska, Niska y Zepter Banka (OTP), Nacionalna Stedionica (EFG Eurobank), A Banka (KBC), etc. El Banco Nacional de Serbia otorgó la primera nueva licencia a un banco extranjero en 2008, Bank of Moscow, para establecer Moskovska Banka AD Beograd. El Gobierno serbio controla la mayor parte de las entidades locales a través de diversas instituciones. Algunos de estos bancos públicos han sufrido mayores dificultades como resultado de una gestión deficiente o de supuestos casos de corrupción. La Agencia de Garantía de Depósitos (www.aod.rs) se ha hecho cargo de la liquidación de las entidades más débiles y de menor tamaño. En 2012 se adoptó una Ley de asunción de ciertos activos y pasivos bancarios para la preservación de la estabilidad en el sistema financiero, que permite transferir elementos del balance de los bancos públicos con problemas a bancos privados viables. Los niveles de calidad y precios de los servicios bancarios están bastante alejados de lo acostumbrado en la Unión Europea. Esto aboca a un proceso de consolidación y reestructuración, que debería resultar en un menor número de entidades más competitivas y con mejor a los mercados financieros internacionales. Este proceso tiene dos motores.

  • Desinversiones corporativas. Actualmente hay varios bancos que, debido a las condiciones impuestas por la Comisión Europea en el marco de decisiones sobre ayudas de Estado, tienen que vender sus participaciones en bancos serbios. AIK (propiedad de Piraeus tras adquirir Agricultural Bank of Greece) y KBC. La desinversión de Hypo-Alpe-Adria por este mismo motivo se consumó durante 2014. Aunque estas desinversiones se han venido retrasando por la mala coyuntura económica, la recuperación de las economías europeas debería acelerar estos procesos.
  • Privatizaciones pendientes. El Gobierno serbio mantiene participaciones significativas en varias entidades bancarias, entre las cuales destacan Komercijalna Banka (11,9% del mercado) y la Banca Postal (3,0%). Aunque se han hecho algunos intentos previos de venta de estas entidades, hasta el momento las ofertas no se han considerado suficientemente atractivas. No obstante, el Gobierno serbio ha anunciado su intención de deshacerse gradualmente de estas participaciones.

La lista de entidades con licencia bancaria puede encontrarse en el Banco Nacional de Serbia (www.nbs.rs). En la actualidad no existen bancos españoles con presencia comercial u oficina de representación en Serbia.

Las operaciones de leasing están reguladas en la Ley de arrendamiento financiero (BO 61/2005). De acuerdo con dicha ley, en Serbia pueden ser objeto de arrendamiento financiero tanto los bienes muebles como los inmuebles. Existen al menos 16 compañías de leasing, de las cuales 10 son de capital extranjero.  La mayor parte de los contratos están relacionados con el arrendamiento de vehículos de motor o equipos.

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Serbia dispone de un elevado número de líneas de crédito y acuerdos para la financiación de contratos de obras, suministros, servicios y asistencia técnica. Las instituciones financieras internacionales son particularmente activas, predominando los apoyos de Unión Europea (fondos preadhesión IPA), Banco Europeo de Inversiones, Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, Banco Mundial, Banco del Consejo de Europa, etc. Otros tantos contratos son financiados por donantes bilaterales, en cuyo caso la financiación puede estar ligada o desligada. Desafortunadamente, cada vez es más frecuente el recurso a donantes que solo conceden apoyos ligados y lo hacen además con condiciones más favorables que el Acuerdo de Crédito a la Exportación de la OCDE. A continuación se señalan algunas de las líneas de financiación disponibles por Serbia.

  • Fondo Monetario Internacional (2015). En febrero de 2015 Serbia firmó un acuerdo con el Fondo por un importe aproximado de 1.168,5 millones de euros (935,4 millones de derechos de giro). Las autoridades serbias han anunciado que no prevén disponer de este crédito, que tendrá carácter precautorio.
  • Conferencia de donantes de Bruselas (2014). En mayo de 2014 Serbia y Bosnia-Hercegovina sufrieron inundaciones que causaron graves daños. En la conferencia de 16 de julio varias instituciones confirmaron apoyos por un total de 995 millones de euros.
  • Banco Mundial. El total de créditos y donaciones concedidos por el Banco Mundial a Serbia desde 2001 asciende aproximadamente a 740 millones de dólares, a los que deben sumarse compromisos adicionales de 846,5 millones (hasta mayo de 2013). En la actualidad, el Banco cuenta con 12 proyectos en su cartera de inversiones en Serbia.
  • Banco Europeo de Inversiones (BEI). Este banco ha prestado más de 4.100 millones a Serbia desde 2000, fundamentalmente para proyectos en infraestructuras de transporte. También ofrece  financiación a las entidades Raiffeisen y Sberbank para otorgar préstamos a pequeñas y medianas empresas. Otros proyectos recientes se han dedicado a la mejora de la eficiencia energética y a la rehabilitación de la red de carreteras.
  • Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD). Esta entidad apoya la transición de Serbia hacia una economía de mercado. Apoya numerosos proyectos públicos y privados.
  • Italia (2015). Ofrece líneas de crédito intermediado por entidades bancarias locales para la adquisición de bienes y servicios italianos. El último acuerdo de préstamo se firmó en enero de 2015 (30 millones).
  • Rusia (2013). En enero de 2013 Rusia concedió a Serbia un préstamo de 800 millones de dólares para la renovación de la red de ferrocarril y la adquisición de locomotoras.
  • China. Se trata de un donante cada vez más activa. En noviembre de 2014 concedió a Serbia 716 millones de dólares para la construcción de una central alimentada por carbón. En agosto del mismo año otorgó otros 334 millones para la construcción de las autopistas del Corredor 11. En la actualidad impulsa la construcción de una línea de tren de alta velocidad entre Belgrado y Budapest.
  • Emiratos Árabes Unidos. En 2013 Emiratos concedió a Serbia un crédito de 400 millones de dólares, complementado un año después con otro de 1.000 millones. 

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

El régimen de cobros y pagos al exterior de Serbia está regulado en la Ley de operaciones en moneda extranjera (BO 30/2018), así como en los reglamentos de desarrollo del Ministerio de Finanzas y del Banco Nacional de Serbia. En la actualidad, Serbia se encuentra en un sistema de liberalización incompleta, ya que el Banco Nacional serbio puede imponer ciertas limitaciones para preservar el interés público y/o la estabilidad financiera del país. 

Las operaciones corrientes en divisas entre Serbia y el resto del mundo se encuentran plenamente liberalizadas y pueden llevarse a cabo sin restricciones. La ley considera operaciones corrientes los cobros y pagos internacionales por la venta de bienes y servicios, la devolución de préstamos, los retornos de una inversión y la repatriación de beneficios. Así pues, la mayoría de transacciones de comercio internacional se encuentra liberalizada y exenta de restricciones. Se han logrado importantes avances con la adopción del marco para la resolución de los bancos, en la aprobación de las leyes sobre seguros y servicios de pago, y en la legislación en materia de depósitos.

En cuanto a las operaciones de capital, están liberalizados los pagos y transferencias internacionales vinculados con inversiones en el exterior de residentes o con inversiones directas en Serbia de no residentes. La Ley de operaciones en moneda extranjera de 2018 ha aprobado que una entidad residente pueda otorgar préstamos financieros a un deudor no residente y permite que una entidad legal residente emita garantías y otros instrumentos de seguridad en materia de transacciones de crédito. No obstante, la Ley especifica que el Banco Nacional de Serbia puede limitar la concesión de préstamos/garantías a no residentes en casos particulares. De acuerdo al estatuto emitido por el Banco Nacional de Serbia, otorgar préstamos financieros esta limitado a entidades legales con sede en los Estados Miembros de la Unión Europea.  

En lo que respecta a operaciones en divisas en el interior de Serbia, la ley permite formalizar contratos en moneda extranjera pero los pagos deben realizarse necesariamente en dinares. Existen algunas excepciones que afectan al pago de seguros de vida o la venta o alquiler de bienes inmuebles, entre otros casos, que sí pueden saldarse en divisas extranjeras. La Ley de 2018 recoge que los pagos en moneda extranjera también estan permitidos para la compra y venta de software y otros productos digitales.

 

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

Es importante prestar atención a las posibilidades de repatriación de capitales a la hora de invertir en Serbia. Aunque Serbia todavía aplica restricciones a la transferencia de capitales y solo ha llevado a cabo una liberalización incompleta, la inversión extranjera está exento de dichas restricciones, bajo ciertas condiciones. La Ley de operaciones en moneda extranjera (BO 30/2018) garantiza a los inversores extranjeros la repatriación de los capitales relacionados con su inversión, sin limitaciones ni demoras, siempre que hayan satisfecho sus obligaciones fiscales en Serbia. Este derecho afecta a los beneficios realizados por la operativa normal de su compañía; a las plusvalías realizadas tras la liquidación de la inversión; a los activos monetarios por la venta de acciones; a los activos monetarios por reducción de capital de la compañía; a otros pagos adicionales; a las compensaciones por expropiación y a cualquier otra indemnización. No obstante, la Oficina Económica y Comercial de España en Belgrado recomienda utilizar asesoramiento profesional para mitigar riesgos.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex