Sistema financiero

Sistema financiero

Sudáfrica cuenta con un sector financiero muy desarrollado, tanto de banca comercial como de banca de inversión y seguros.

Sector bancario

 En Sudáfrica están registrados un total de 32 bancos comerciales (18 de propiedad nacional y 15 de propiedad extranjera) y 3 bancos mutualistas, según el Bank Supervision Department Annual Report 2017, elaborado por South African Reserve Bank.

El sector está fuertemente concentrado y cuatro bancos comerciales, Amalgamated Bank of South Africa (ABSA, anteriormente propiedad de Barclays), FirstRand Bank, Nedbank y Standard Bank (participado en un 20% por el ICBC), representan más del 80% del total de activos y tienen una fuerte presencia en los demás países del cono sur de África.

Además de los bancos comerciales, se han creado varios bancos/instituciones financieras de desarrollo de propiedad estatal para financiar proyectos en sectores específicos, para ayudar a las PYME, y para prestar servicios bancarios al sector de la población que no tiene acceso a servicios bancarios:

• Corporación de Desarrollo de Sudáfrica (IDC): Financia grandes proyectos industriales, mineros y agropecuarios.
• Banco de Desarrollo de África Meridional (DBSA): Financia proyectos regionales de desarrollo de infraestructuras.
• Business Partners (antes Corporación de Desarrollo de la Pequeña Empresa): Financia a pequeñas empresas.
• National Housing Finance Corporation (NHFC): Facilita el acceso a financiación para adquirir y mejorar la vivienda propia.
• National Development Trust (IDT): ayuda al gobierno a cumplir su mandato social de aliviar la pobreza y mejorar la calidad de vida de las comunidades rurales pobres.
• Khula Enterprise Finance: Financia a pequeñas empresas y microempresas
• Land Bank: Facilita préstamos a corto y mediano plazo, e hipotecas a largo plazo a agricultores para proyectos agrícolas a tipos de interés subvencionados
• National Youth Development Agency (NYDA): Desarrollo económico de la población joven.
• National Urban Reconstruction and Housing Agency (Nurcha): Otorgar préstamos, a través de intermediarios, a hogares de bajos ingresos para vivienda.
• South African Microfinance Apex Fund (Samaf): facilita el acceso asequible a la financiación de las micro, pequeñas y medianas empresas con el fin de aumentar sus propios ingresos y su base de activos.
• Micro Agriculture Finance Scheme of South Africa (Mafisa): esquema financiero micro y minorista para personas pobres económicamente activas.
• Postbank: Institución de ahorros; presta servicios principalmente a la población que no tiene acceso a servicios bancarios. Opera a través de la Oficina de Correos de Sudáfrica. Existen planes para convertirlo en un banco comercial.

La proporción de la población que tiene acceso a servicios bancarios ha ido creciendo desde el 25% en 1994, superando ya el 70%. Ello ha obedecido, entre otras cosas, a la Carta del Sector Financiero, en la que se pide que el sector bancario amplíe su red de sucursales y la Ley del Crédito Nacional, de 2005, que exige el desarrollo de un mercado de crédito accesible a la población de bajos ingresos y las comunidades remotas desfavorecidas.

El Banco de la Reserva de Sudáfrica (SARB) está encargado de la reglamentación y supervisión de la banca comercial.

Seguros

El sector está segmentado en seguros de largo plazo (principalmente de vida), corto plazo (empresariales, generales, automovilísticos personales) y reaseguros. En la actualidad están registradas 170 compañías: 75 en el ramo de largo plazo, 91 en el de corto y 4 mixtas. Las compañías de reaseguros actúan de reaseguradores profesionales en los mercados de largo plazo, de corto plazo y mixtos. Cuatro de los cinco grupos aseguradores principales tienen estrechos lazos con los principales bancos comerciales de Sudáfrica: actualmente, 10 aseguradoras de largo plazo y seis aseguradoras de corto plazo son propiedad de bancos, y un banco es propiedad de una compañía de seguros de largo plazo. La presencia de capital extranjero en el sector se sitúa en torno al 20%. No existe presencia de empresas públicas en el ramo de largo plazo pero si en el de corto, aunque limitada en importancia, en torno al 5%.

Existen unos pocos seguros obligatorios en Sudáfrica. Se trata de los seguros de responsabilidad civil de automóviles, por lesiones corporales o muerte y los seguros de indemnización por accidentes de trabajo. Los residentes en Sudáfrica pueden adquirir pólizas de compañías aseguradoras no residentes. Sin embargo, las aseguradoras extranjeras no pueden realizar actividades en Sudáfrica.

La Junta de Servicios Financieros (Financial Services Board), que depende del Ministerio de, es la encargada de la regulación y supevisión del sector asegurador, además de los fondos e intermediarios de pensiones y los mercados de capitales.

Bolsa de valores

JSE, Johannesburg Stock Exchange: la bolsa de valores de Johannesburgo es la decimoctava del mundo en cuanto a capitalización bursátil se refiere, con 398 compañías cotizando a marzo de 2016. Muchas firmas cotizan además en otros mercados bursátiles, principalmente en los de Londres.

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Sudáfrica, por su nivel de renta, no califica para recibir financiación en condiciones concesionales. Cuenta sin embargo con líneas de crédito del Banco Europeo de Inversiones y de otras instituciones financieras multilaterales, como el Banco Mundial y su Corporación Financiera Internacional y el Banco Africano de Desarrollo, que financian grandes proyectos de infraestructura, líneas de financiación a las pymes y cuentan asimismo con fondos de apoyo a sectores o programas concretos. Sudáfrica también es elegible para operaciones del banco de desarrollo de los BRICS (New Development Bank), banco que en 2018 abrió una oficina regional en Johannesburgo.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

No existen restricciones a los pagos derivados de transacciones por cuenta corriente. Para el pago de importaciones, la norma general es que el pago no se puede realizar antes de la fecha de embarque de la mercancía en el país de origen. Se autorizan, sin embargo, pagos anticipados de hasta un tercio del valor ex-fábrica en el caso de bienes de equipo.

Los exportadores sudafricanos, por su parte, deben cobrar sus exportaciones en un plazo de seis meses desde la fecha de embarque y declarar y vender las divisas obtenidas a un banco autorizado en un plazo de 30 días desde su recepción.

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

En general, no existen restricciones a las transferencias de entrada o salida de fondos de los que sea beneficiario un no residente. El capital extranjero invertido en Sudáfrica podrá ser repatriado libremente al país de origen, aunque para ello será necesaria autorización previa por parte del Banco de la Reserva de Sudáfrica, organismo a quien se deberá haber informado de la entrada de capital extranjero en el momento de realizar la inversión, requisito imprescindible para obtener la autorización de repatriación.

En cuanto a la repatriación de dividendos y beneficios, una vez liquidados los impuestos locales sobre los mismos, la única restricción a su salida es que estos tienen que derivarse de la actividad económica propia de la empresa o de plusvalías obtenidas como consecuencia de la inversión, y la empresa no exceda su límite de endeudamiento como consecuencia de dicha repatriación. Por ello, será necesario que un auditor certifique el nivel de endeudamiento de la empresa antes de que se produzca la repatriación de beneficios (ver más abajo).

Se permitirían los pagos de intereses de un préstamo de un residente a un no residente siempre que el préstamo sea por un período mínimo de un mes y se le cargue al menos el tipo de interés de mercado. En el caso de pago de royalties a empresas extranjeras, es necesario obtener un permiso del Ministerio de Comercio e Industria para que las entidades autorizadas por el Banco Central (la mayoría de los bancos) puedan hacer el pago. Así mismo, el pago de gastos de gestión se podrá realizar a través de las entidades autorizadas contra la presentación de la correspondiente factura.

Existe limitación en las posibilidades de endeudamiento impuesto a las empresas extranjeras. Esta limitación se debe a que se quiere asegurar una adecuada capitalización de la inversión extranjera en la empresa local. El límite para una empresa de capital enteramente extranjero es el 300% de la inversión. En caso de que exista participación local en la empresa, el límite aumenta proporcionalmente según la siguiente fórmula:

                % participación local

300% + (------------------------------------) X 100% del capital

               % participación extranjera

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex