Noticias

Lucha en Australia por la patente de vino en lata

Agosto - 2018 | The Australian FInancial Review | Comentarios (0)

Hace 20 años, nadie hubiera pensado en beber vino de una lata. Ahora, este formato está ganando popularidad entre los consumidores, y sus inventores australianos, la empresa Barokes, pugnan contra Treasury Wine Estates (TWE), primera firma vitivinícola nacional en ingresos, por el derecho a la patente de su uso.

A’Tivo, marca de TWE, se comercializa como una nueva y refrescante bebida local creada para disfrutar con hielo, y la lata de 250 ml se vende a un precio de ocho dólares australianos (alrededor de cinco euros). De acuerdo con la información publicada por el diario ‘The Australian Financial Review’, Treasury Wine Estates -anteriormente, la división de vinos de la compañía cervecera internacional Foster's Group- argumenta que este formato, y la tecnología Vinsafe de Barokes, “no es especialmente creativo ni algo nuevo”, y que por ello no debería estar protegido por leyes de propiedad intelectual.

Según TWE, Barokes ya les amenazó con demandarles por infringir la patente cuando lanzaron A’Tivo; por eso buscan una orden judicial que les prohíba seguir haciéndolo y, además, reclaman costes legales y daños y perjuicios.

Toda esta batalla judicial se deriva de un hecho constatado: el vino en lata se está convirtiendo, cada vez más, en una forma popular de disfrutar de esta bebida. De acuerdo con una encuesta realizada por Mintel, un 13% de los compradores de vino británicos afirma estar interesado esta opción de envasado y presentación, resultado que se podría extrapolar a los gustos de los consumidores australianos. Las personas menores de 35 años son las que más podrían interesarse por este formato. Por todo esto, el vino en lata supone una buena oportunidad para las compañías vitivinícolas de diversificar y aumentar sus ventas.

Barokes concede licencias de este formato de vino en lata a varios grandes productores de vino australianos como Jacob’s Creek o Brown Brothers. Sin embargo, desde la empresa afirman que TWE no está dispuesto a pagar royalties; de ahí el problema.

Por otra parte, la enseña defiende que su tecnología, patentada por primera vez en 2001, fue desarrollada tras años de investigación, por lo que no se puede cuestionar la validez de su propiedad intelectual. Además, dicha tecnología permite que la fecha de caducidad de su vino sea de hasta 12 meses, mientras que sin ella sería de dos o tres.

Ya en 2005, la compañía de embalajes Amcor trató de invalidar la patente australiana de Barokes, sin llegar a conseguirlo. Pero ahora, su futuro no está tan claro.

La nueva regulación del mercado del vino

Wine Australia y CSIRO firman un acuerdo para la investigación y el desarrollo en el sector

Nuevo impulso a la industria vinícola en Australia

El tapón de rosca domina el mercado del vino en Australia


Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones:

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex