Noticias

Detectados intentos de estafa y fraude a particulares y empresas españolas en Indonesia

Diciembre - 2018 | Oficina Económica y Comercial de España en Yakarta | Comentarios (0)

En los últimos años se había constatado un aumento de fraudes y estafas, principalmente vía Internet, a particulares y compañías extranjeras. En la actualidad, como resultado de la crisis económica mundial provocada por la COVID-19, se están incrementando considerablemente, por lo que se pide máxima prudencia a todos los actores interesados en entrar en el mercado indonesio. La mayor parte de las mismas se centran en licitaciones, en el sector alimentario y en el sector sanitario:

Intentos de fraude y estafa en Indonesia que afectan a empresas españolas de alimentación

Licitaciones

La manera de proceder más instaurada consiste en contactar a empresas españolas informando de falsas oportunidades comerciales en el país asiático. Los supuestos agentes comerciales establecen contacto con firmas de dicha industria señalando la posibilidad de acceder a licitaciones -de importante cuantía- por parte del Gobierno de Indonesia, solicitando en último extremo el pago de una elevada cantidad para la retirada de los supuestos pliegos del concurso. Sin embargo, no existen tales licitaciones. A modo informativo, el pago para la retirada de los documentos en concursos de otros sectores (por ejemplo, en el ámbito de las infraestructuras) se expresa en moneda local y puede rondar las 500 000 rupias (en torno a 35 euros).

Productos alimentarios

Las exportaciones de productos de alimentación a Indonesia solo pueden llevarse a cabo una vez que éstos han quedado registrados en la Agencia de Control de Alimentos, Cosméticos y Medicamentos (National Agency of Drug and Food Control, BPOM) tras un largo proceso largo de certificación y registro del envase, producto, etiquetado, etcétera; trámite que debe efectuar el importador (tras la firma de un contrato con el exportador). Así, antes de haber obtenido el número de registro en el BPOM no se pueden realizar exportaciones al mercado indonesio, aplicando esta normativa igualmente a la exportación de muestras de productos. En concreto, en fechas recientes han sido varios los casos de supuestos distribuidores indonesios interesados en vinos de origen español, que contactan a la empresa española pidiendo el envío de muestras, siendo el exportador el responsable de sufragar todos los gastos. En este caso, se debe saber que en Indonesia el número de distribuidores de bebidas alcohólicas está limitado a un número muy reducido, menos de 20 en la actualidad, por lo que se aconseja que antes de enviar cualquier muestra o producto y/o realizar un pago, se pida la documentación pertinente a la empresa indonesia a fin de comprobar que se está tratando con un distribuidor autorizado.

Sector sanitario

Muchas empresas o particulares están intentando sacar provecho de la crisis humanitaria que se está viviendo a nivel mundial. En este caso, han sido varios los fraudes relativos a la supuesta producción y exportación de material sanitario complementario a un reducido precio que es vendido a empresas españolas o europeas, a las que se les pide un importante anticipo. En muchos casos este material médico nunca es producido o enviado y el importador español/europeo pierde toda cantidad que haya dado por adelantado. De nuevo en este caso, se aconseja extremar las precauciones antes de realizar cualquier pago.

Fraudes online

También se ha incrementado el número de reclamaciones de empresas o particulares españoles que han realizado pagos a supuestos proveedores vía Internet y han resultado ser estafas. Las víctimas son generalmente particulares y/o pequeñas empresas europeas con limitada experiencia de negocios y las cantidades defraudadas no suelen ser elevadas (normalmente oscilan entre los 500 y 6000 euros), por lo que no compensa, en muchos casos, emprender acciones legales contra una compañía que, además, no existe. Las posibilidades de llegar al criminal, aunque remotas, sí que pueden prosperar (si bien llevan mucho tiempo) en el caso de obtener los datos completos de la transacción bancaria y/o con pagos con tarjeta de crédito. No obstante, el coste para llegar al individuo, procesarlo y condenarlo puede sobrepasar entre los 4000 y 8000 euros y sin garantías de recuperar el dinero.

Indonesia es uno de los países con mayor volumen de delitos informáticos (Cyber crime y Carding) y el número de casos de ciberdelincuencia va en aumento. Los fraudes a través de la Red ya han sido tratados en varias ocasiones, incluso en la Comisión Europea. Del mismo modo, prensa y televisión local se hacen eco casi con regularidad de este fenómeno y, de hecho, existen noticias con cierta periodicidad sobre desmantelamiento de locales donde determinadas bandas organizadas que cometen este tipo de actuaciones ilícitas.

Por ello, antes de entablar negociaciones y proceder con los pagos se recomienda extremar las precauciones ante este tipo de oportunidades para evitar estafas y fraudes y obtener las mínimas garantías de fiabilidad del interlocutor a través de intermediarios, Cámaras de Comercio, agentes, y/o organismos oficiales, que con un mínimo coste permitirán obtener mejores resultados y se evitarán problemas posteriores.

Del mismo modo, si desean ampliar información al respecto pueden contactar con la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Indonesia en la siguiente dirección de correo electrónico: yakarta@comercio.mineco.es.

 


Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones:

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex